SINDICATO UNITARIO DE LA GOBERNACI√ďN DEL VALLE DEL CAUCA
NOSOTROSCONTACTO 30 Jun, 2022

Nacional

ppotes02/02/2022
Duque.jpg

6min1680

Desesperado por ganar las elecciones, tanto en las corporaciones p√ļblicos como las presidenciales, el mandatario sin legitimidad, Iv√°n Duque M√°rquez, se dio a la tarea de promover una feria de nombramientos. Son m√°s de 1.400 cargos. Ocurre solo en Colombia.

Por Arlene Tickner, Catedr√°tica Universitaria ‚Äď Publicado originalmente en El Espectador

Entre los d√≠as sin IVA programados ‚Äúcoincidentemente‚ÄĚ alrededor de las elecciones legislativas y de la segunda vuelta presidencial, los m√°s de 1.400 nuevos cargos p√ļblicos creados antes de la entrada en vigencia de la (truncada) ley de garant√≠as, revelados por Noticias Uno y los m√°s recientes nombramientos hechos en el Ministerio de Relaciones Exteriores, es dif√≠cil no ver un intento vulgar por influenciar los resultados electorales mediante el uso de dineros p√ļblicos.

En el caso específico de la Cancillería, la feria de puestos diplomáticos no es atípica, tristemente, sino que constituye un patrón general del clientelismo en Colombia.

Todo presidente, sin distingo personal, ideológico o coyuntural, ha manoseado el servicio exterior para retribuir favores, asegurar lealtades y premiar familiares y amistades. Sin embargo, hay varios matices que distinguen al gobierno de Iván Duque.

Como ocurrió en tantos otros espacios de la gestión gubernamental, en los que primaron el bla, bla, bla y la mentira sobre la concreción de resultados, Duque hizo gala al inicio de su administración de la necesidad de despolitizar y perfeccionar el cuerpo diplomático colombiano.

Para esto, tanto él como su entonces ministro, Carlos Holmes Trujillo prometieron aumentar el porcentaje de embajadores de carrera más allá del mínimo establecido por el decreto 274 de 2000, equivalente a tan solo el 20%, reforzar los requisitos poco exigentes de experiencia para quienes se nombran por discreción presidencial, y reformar la Carrera Diplomática y Consular.

Nada de esto se materializó e incluso, la participación de funcionarios profesionales en cargos directivos se redujo a mínimos históricos.

La r√°faga de asignaciones provisionales realizadas en embajadas y consulados a pocos meses de las elecciones y del cambio de mando ejecutivo es imp√ļdica en t√©rminos pol√≠ticos y fiscales.

Cientos de millones de pesos devaluados deberán invertirse en el traslado e instalación de ida y regreso de tres nuevos embajadores y 17 funcionarios nombrados en otros cargos junto con sus familias, pese a que todos tendrán que renunciar prácticamente al aterrizar en sus destinos. Mención aparte merece la sede en Estados Unidos, en donde son siete los recién favorecidos, probablemente por la obsesión irrealista de Duque de concretar la cita con Biden.

Aunado a lo anterior, la mayoría de los designados en el extranjero y en la planta interna se destaca por una notoria falta de credenciales.

Además del polémico nombramiento de un joven abogado sin experiencia como director general de Protocolo, cargo esencial en el mundo de la diplomacia, quienes ocupan la Academia Diplomática, supuesto centro de formación y de pensamiento, la dirección de Derechos Humanos y la secretaria general brillan por su insuficiencia.

Igualmente, inquietante, como reporta Laura Gil en La L√≠nea del Medio la c√©lebre jefe de gabinete de Duque tambi√©n ha agarrado funciones internacionales claves, incluyendo el acompa√Īamiento de los viajes presidenciales, socavando el rol de la Canciller√≠a y de sus profesionales de carrera.

Por m√°s que los asuntos internacionales nunca ocupar√°n el centro del debate p√ļblico en Colombia, la feria del aparato diplom√°tico no puede seguirse ignorando, sobre todo en una coyuntura nacional tan cr√≠tica como la actual en la que la imagen del pa√≠s y los r√©ditos asociados a ella han sufrido un deterioro palpable. ¬ŅQu√© piensan los candidatos presidenciales al respecto?

NOTA IMPORTANTE: El presente artículo compromete solamente al autor ya que no necesariamente interpreta el pensamiento del movimiento sugoviano.


Sugov09/28/2021
FOTO-PRINCIPAL.jpg

7min2830

En un marco de normalidad, pero sin dejar de lado la beligerancia, transcurrieron las movilizaciones en el país y en Cali. El SUGOV hizo presencia en las calles, reafirmando su compromiso con la clase trabajadora y la defensa de sus derechos.

Por Fernando Alexis Jiménez | Fotografías cortesía de Wilson Sáenz Manchola y Rómulo Ramírez 

El 28 de septiembre no fue una fecha m√°s en la agenda de movilizaciones del pa√≠s. Conmemor√≥ la iniciaci√≥n de las acciones m√°s beligerantes, el 28 de abril, pero, tambi√©n, record√≥ a quienes‚ÄĒen defensa de la protesta social y los intereses del pueblo‚ÄĒofrendaron sus vidas en los puntos de resistencia, ante la arremetida inmisericorde y dictatorial del gobierno de Iv√°n Duque.

De la mano con su impopularidad y obsesi√≥n por golpear a las clases populares, est√° la negativa de sacar adelante los diez proyectos presentados por el Comit√© Nacional de Paro y que buscan asegurar mejores condiciones para los trabajadores colombianos. Alrededor del tema y en el marco de las marchas en todo el pa√≠s, la Central Unitaria de Trabajadores trin√≥ en su cuenta de Twitter: “El gobierno de Iv√°n Duque y el Congreso deben darles v√≠a a los proyectos de Ley del Comit√© Nacional de Paro.”

Francisco Malt√©s Tello, presidente nacional de la CUT, entreg√≥ un balance altamente satisfactorio sobre la toma de calles. Destac√≥ una amplia participaci√≥n de diferentes expresiones populares y de los trabajadores. ‚ÄúEs hora de que los senadores y representantes a la c√°mara escuchen el clamor de los colombianos‚ÄĚ, dijo el dirigente a los medios de comunicaci√≥n.

CALI ASUMI√ď EL COMPROMISO CON LA MOVILIZACI√ďN


En Cali y los municipios del Valle del Cauca, la movilización fue exitosa, en palabras de Wilson Sáenz Manchola, presidente de la de la CUT Valle. Junto con los demás integrantes de la Subdirectiva, encabezaron las marchas en las que, diferentes sindicatos y el SUTEV,  reafirmaron su compromiso con la lucha en procura de reivindicaciones.

El Sindicato Unitario de la Gobernaci√≥n del Valle‚ÄĒSUGOV‚ÄĒen la voz de Yesid Gonz√°lez Sabi, uno de sus dirigentes, expres√≥ la necesidad de seguir moviliz√°ndose para frenar las pretensiones del presidente Duque, que alimentan reformas lesivas en materia pensional, laboral y fiscal.

NORMALIDAD ABSOLUTA EN LA MARCHA DE HOY


Contrario al temor que han pretendido vender el presidente Duque, su gabinete y hasta la propia gobernadora, Clara Luz Rold√°n, las movilizaciones transcurren en total tranquilidad. Nada de brotes violentos, como ellos ‚Äútemen‚ÄĚ en sus declaraciones que, adem√°s, resultan provocadoras y estigmatizadoras para quienes protestan.

Las autoridades cale√Īas debieron resaltar el ambiente pac√≠fico de las protestas, aun cuando el lunar negro lo puso el secretario de Seguridad, un exmilitar para quien la protesta social es un peligro. El diario El Pa√≠s anot√≥: “Por su parte, el secretario de Seguridad, Carlos Soler, dijo que, pese a la tranquilidad manifestada en la ma√Īana, no se conf√≠a, “pues sabemos que hay cosas que se mueven a trav√©s de redes, chats de Whatsapp“.

As√≠ las cosas, la pr√≥xima cita en las calles ser√° el pr√≥ximo 20 de octubre, con un ingrediente especial: expresiones art√≠sticas en las v√≠as, seg√ļn inform√≥ el presidente de la CUT Valle, Wilson S√°enz Manchola.

También le puede interesar:

El Comité Ejecutivo Nacional de la CUT, con Francisco Maltés Tello, a la cabeza.


ppotes05/30/2021
paro-colombia-1110x581-1.jpeg

10min3830

Los organizadores advirtieron: “El Paro Nacional continua, y por ello convocaremos a realizar las m√°s grandes organizadas y pac√≠ficas movilizaciones de nuestra historia, a impulsar un gran di√°logo con la juventud y la sociedad sobre las agendas de cambio que la ciudadan√≠a est√° exigiendo en las calles y a convocar a una cumbre social y pol√≠tica en defensa de la democracia.”

La decisi√≥n de presidente Iv√°n Duque M√°rquez de establecer en el Valle del Cauca y otras regiones la ‚Äúasistencia militar‚ÄĚ que no es otra cosa que la militarizaci√≥n rampante, llev√≥ a un empantanamiento los acercamientos del Comit√© Nacional de Paro y el gobierno. Los organizadores de la actividad que inici√≥ el 28 de abril y persiste, publicaron un comunicado en el que cada vez se enreda m√°s la concertaci√≥n preliminar para entrar a negociar medidas que atiendan las necesidades de la gente que sigue manifest√°ndose tras m√°s de un mes de paro nacional.

RECHAZO AL DECRETO NACIONAL DE MILITARIZACI√ďN

El Comit√© Nacional del Paro, que re√ļne a centrales obreras, estudiantes y organizaciones sociales, reproch√≥ el decreto del presidente Iv√°n Duque que lleva ‚Äúasistencia militar‚ÄĚ a varias ciudades y departamentos; mientras que desde Palacio contestaron, una vez m√°s, que se deben levantar los bloqueos para entrar a negociar.

Los voceros del Comité de Paro se quejaron del decreto 575, expedido por Duque luego de que Cali viviera una noche de terror el 28 de mayo.

Lea aquí el pronunciamiento completo del CNP

La norma aplica para Cauca, Valle del Cauca, Nari√Īo, Huila, Norte de Santander, Putumayo, Caquet√°, Risaralda, Cali, Buenaventura, Pasto, Ipiales, Popay√°n, Yumbo, Buga, Palmira, Bucaramanga, Pereira, Madrid, Facatativ√° y Neiva; cuyos alcaldes y gobernadores deben acordar con Polic√≠a y Ej√©rcito la ‚Äúasistencia militar‚ÄĚ, para ‚Äúafrontar y superar los hechos que dan lugar a grave alteraci√≥n de la seguridad y la convivencia, en sus respectivas jurisdicciones‚ÄĚ.

Las protestas seguir√°n en Colombia hasta tanto el presidente Iv√°n Duque se disponga a negociar.

En pocas palabras es coordinar con la fuerza p√ļblica las acciones para levantar los bloqueos existentes y se evite la instalaci√≥n de nuevo.

Organizaciones de derechos humanos y constitucionalistas criticaron la medida, pues se asimila una figura de la conmoci√≥n interior sin serlo, pues no pasar√° por una revisi√≥n de la Corte Constitucional. ‚ÄúSe trata de una conmoci√≥n interior parcial y de facto, que elude el control constitucional, involucra a los militares en el manejo de la protesta y subordina las autoridades civiles a los mandos militares, configurando con ello un golpe de Estado‚ÄĚ, dijo el Comit√© del Paro en su comunicado.

De hecho, citaron un pronunciamiento de la Comisi√≥n Interamericana de Derechos Humanos, instituci√≥n multilateral que, tras conocer el decreto del Gobierno Duque, manifest√≥ que, ‚Äúreitera las obligaciones internacionales del Estado en seguridad interna, y los est√°ndares interamericanos que disponen que la participaci√≥n de las fuerzas armadas en tareas de seguridad debe ser extraordinaria, subordinada, complementaria, regulada y fiscalizada‚ÄĚ.

 Organizaciones no gubernamentales como Human Rights Watch también manifestaron su preocupación.

LOS DESBLOQUEOS, REQUISITO PARA NEGOCIAR

El gobierno nacional, por su parte, cerr√≥ filas en torno a pretender el desbloqueo en diferentes puntos, como requisito √ļnico para entrar a negociar.

En su comunicado plantea: “Para nosotros es claro que, con ocasi√≥n de la protesta, las personas expresan su inconformidad, de m√ļltiples maneras, dentro de las cuales est√° la manifestaci√≥n por las v√≠as y espacios p√ļblicos, por tiempos muy cortos. Sin embargo, abusando de este derecho no se pueden violentar los intereses de los dem√°s ciudadanos, priv√°ndolos de sus propios derechos. El ejercicio de la protesta no puede afectar el derecho a la vida, el derecho a la salud, el derecho a la alimentaci√≥n, el derecho al trabajo, el derecho a la libre circulaci√≥n por el territorio nacional, o cualquier otro derecho fundamental.”

Lea aquí el pronunciamiento completo del gobierno nacional.

Como es natural, la posición de la administración del presidente Duque ha avivado la inconformidad de diversas expresiones populares, al tiempo que, desde diversos sectores, tanto nacionales como internacionales, se ha cuestionado el que no esté en disposición de negociar y abra puertas para la negociación del conflicto.

Las declaraciones del ministro de Justicia, Wilson Ruíz, han sido consideradas como una burla.

POSICI√ďN C√ćNICA DEL MINISTRO DE JUSTICIA

Otro elemento que puso una cereza al helado, fue la aseveraci√≥n del ministro de Justicia, Wilson Ru√≠z, en el sentido de que las muertes del √ļltimo mes obedecen a ri√Īas, robos y situaciones aisladas y que no se pueden asociar con el Paro Nacional, ni tampoco, abusos de la fuerza p√ļblica.

De acuerdo con el funcionario, se ha difundido informaci√≥n falsa, incluyendo las causas de muerte de los fallecidos en el marco de la movilizaci√≥n social. ‚ÄúLo que he podido leer es que muchos muertos no son consecuencia del paro, sino que son hechos aislados por ri√Īas y por intentos de hurto‚ÄĚ, y a√Īadi√≥ que: ‚ÄúDecir que los muertos que ha habido son exactamente consecuencia del paro nacional eso es totalmente falso‚ÄĚ.

Las declaraciones las dio a un periodista de la revista Vice y le han dado la vuelta al mundo.¬† El ministro asegur√≥ que detr√°s de varias de las acciones en el marco del paro estar√≠an organizaciones criminales de √≠ndole internacional. ‚ÄúFue una situaci√≥n muy bien orquestada, yo la siento as√≠. Fue una situaci√≥n que organizaron a nivel internacional para desprestigiar al pa√≠s. Por eso he salido a los medios internacionales a desvirtuar muchas cosas‚ÄĚ, agreg√≥ Ruiz.

El panorama para una eventual negociaci√≥n termin√≥ de enrarecerse en las √ļltimas horas, de un lado por la radicalidad del gobierno de Duque y, de otro, por las desacertadas declaraciones del ministro de Justicia que desestima las muertas de civiles, como consecuencia de los abusos por parte de la fuerza p√ļblica.


ppotes04/23/2021
REFORMA-TRIBUTARIA.jpg

8min2080

Una voz conocido el texto de esta andanada alcabalera, que busca imponer tributos por todo, la reacción no se ha hecho esperar y el rechazo ha sido generalizado entre los trabajadores y los sectores sociales intermedios del país. Será un aliciente para la movilización nacional del 28 de abril del 2021.

Por Nepomuceno Mar√≠n ‚Äď Analista Pol√≠tico Internacional

En medio de la crisis econ√≥mica, social y sanitaria m√°s grave de las √ļltimas d√©cadas, con el PIB en ca√≠da libre, con el d√©ficit fiscal cercano al 10% del PIB, con las mayores tasas (420 en un d√≠a) de fallecidos por el coronavirus, con el desempleo en cifras suicidas, el hambre generalizada, la violencia por fuera de control (con el asesinato sistem√°tico de l√≠deres sociales y de excombatientes de las Farc) y la tensi√≥n al m√°ximo en las relaciones binacionales con el gobierno bolivariano de Nicol√°s Maduro, el fantasmag√≥rico gobierno de la ultraderecha fascista colombiana que encabeza Iv√°n Duque, la marioneta uribista del Caballista del Ub√©rrimo, largo una parrafada de reforma tributaria con una cascada de impuestos para sacarle a la gente casi 25 billones de pesos colombianos (la media bobada de 110 mil millones de d√≥lares).

Con esta sería la tercera reforma tributaria del actual gobierno, mismas que han sido despilfarradas en corrupción y saqueo por parte de los gamonales del Centro Democrático y su red de contratistas e intermediarios ubicados en la sombra del aparato gubernamental.

Hay que ver lo que es esa máquina de asalto en que se ha convertido el Departamento para la Prosperidad Social/DPS, verdadera cloaca del régimen imperante. Ojala que alguien con un mínimo de independencia y decencia se atreviera a escarbar en ese lodo purulento del despojo burocrático de una rosca delincuencial que opera sin controles en esta área del gasto social del gobierno. En todo caso los senadores Iván Cepeda y Aida Avella, conocedores de tal desmadre, se hacen los de la visa gorda no obstante la abundante  información que se les ha entregado.

La reforma tributaria radicada en el poder legislativo por el Ministro de Hacienda y su equipo asesor es un sartal de alcabalas que tiene el fin de exprimir hasta la √ļltima gota de sangre de los trabajadores y las clases medias diezmadas por la debacle sanitaria y el desempleo.

Esa andanada tributaria pretende tres cosas. Primero hacer el mayor recorte al gasto p√ļblico mediante la actualizaci√≥n de la denominada regle fiscal. Segundo oficializar unas limosnas de hambre que designan como ‚ÄúIngreso solidario‚ÄĚ, que en realidad es la implantaci√≥n fiscal del sistema de compra de votos del uribismo para asegurar el control y manejo de la pr√≥xima elecci√≥n presidencial. Y tercero, establecer nuevas cargas de impuestos en la cadena de producci√≥n de alimentos, en los combustibles, en las pensiones y en los servicios p√ļblicos

En los términos del Proyecto conocido lo que se quiere es “articular los siguientes instrumentos, que operan en conjunto, así:

‚Äú(i) La redefinici√≥n de la regla fiscal, fortaleci√©ndola para garantizar niveles prudenciales del nivel de pasivos p√ļblicos para salvaguardar la capacidad econ√≥mica del Estado y permitir la adecuada y perdurable implementaci√≥n de los ajustes propuestos en materia de gastos e ingresos;

“(ii) El fortalecimiento y focalización del gasto social mediante la adopción de mecanismos que permitan mejorar su capacidad redistributiva, así como la implementación de medidas de austeridad y eficiencia en el gasto; y

‚Äú(iii) La redistribuci√≥n de las cargas tributarias y ambientales para fortalecer los ingresos del Estado necesarios para financiar el aumento en el gasto social, promover la progresividad del sistema tributario e incentivar el del desarrollo sostenible y el crecimiento limpio‚ÄĚ.

Las reacciones de los colombianos frente a la arremetida de tributos que pretende Duque, se har√°n sentir el 28 de abril

Conocido el texto de esta andanada alcabalera la reacción no se ha hecho esperar y el rechazo ha sido generalizado entre los trabajadores y los sectores sociales intermedios del país.

Para el pr√≥ximo jueves 28 de abril est√° convocada una gran movilizaci√≥n popular por toda Colombia que haga hundir este esperpento y permita provocar la debacle pol√≠tica del fascismo uribista que ahora maniobra para tomar distancia de la descomunal metida de patas del incapaz y mediocre Jefe de la Casa de Nari√Īo.

Pero la movilización no se queda allí. La misma está levantando la bandera de una Renta especial de Un Millón de pesos para 9 millones de hogares colombianos afectados por la pobreza y miseria que agravo la actual crisis.

Lo previsible es que las manifestaciones y acciones del 28A nos regresen a la potencia de las movilizaciones del 21 de noviembre del 2019, después del repliegue que supuso la presencia de la peste del C19.

Hay mucha indignación y rabia en el pueblo colombiano por lo cual es pensable que un septiembre como el de 1977, que registro protestas, bloqueo de vías, movilizaciones campesinas y disturbios se repita hoy, con duros enfrentamientos con los aparatos violentos del gobierno en ciudades y carreteras.

Hay que llevar la potencia de la multitud hasta momentos insurreccionales que tiren por el suelo este podrido régimen de la ultraderecha.

NOTA IMPORTANTE: Las columnas y artículos de opinión aquí publicadas en torno a acontecimientos nacionales e internacionales, no expresan necesariamente el pensamiento del movimiento sugoviano y son responsabilidad de su autor.


DIADELAMUJER-e1615341353839.jpg

5min2880

Clara Zetkin, militante comunista alemana, fue quien propone  en 1910, la Resolución que convierte el 8 de marzo, como día internacional de la mujer, en memoria de las 129 trabajadoras incineradas en la fábrica Cotton de Nueva York

Compa√Īeras‚Ķ 8 marzo

No es Rumba. No es Desfile de modas. No es Conversatorio virtual sobre temas baladíes, no es un desenfrenado día para consumir las baratijas ofertadas a bajos precios y sobre todo el aproveche la crisis generada por la pandemia

8 marzo

Es un d√≠a para conmemorar las mil y una luchas de ustedes ¬†¬†como seres humanos y no como objetos-valores de cambio en la Colombia pand√©mica, en manos de un pu√Īado de mercaderes arrodillados a los dictados del nuevo inquilino de casa blanca, mr Biden

Es un día de organización, unidad, movilización, por una nueva nación…

Es un día de exigir y no pedir toda la verdad, justicia, reparación y no repetición.

Es un día de exigir y no pedir todas las garantías, por una paz estable y duradera

Compa√Īeras

Todos los días son ninguneadas por el modelo neoliberal

Todos los días son desplazadas por el conflicto social y armado  

Todos los días son víctimas de los feminicidios

Todos los días y todos los días los diarios publican, mujeres expulsadas, violadas, mercantilizadas, ignoradas, precariados, contrariadas, discriminadas, pisoteadas, prostituidas y un largo y tendido listado de derechos violentados.

Compa√Īeras

Nos están jodiendo el presente y confiscando el futuro. Únanse a P.U.T.A.SPor Una Transformación Autentica de la Sociedad.

Cuando la sangre es de una Mujer maltratada, la herida es de todos. Únanse a P.U.T.A.SPor Una Transformación Autentica de la Sociedad.

Mu√©vanse, luchen, reivindiquen sus derechos √ļnanse a P.U.T.A.S –Por Una Transformaci√≥n Autentica de la Sociedad.

Juntemos todas las voces y todas las rebeldías. Únanse a P.U.T.A.SPor Una Transformación Autentica de la Sociedad.

El capitalismo mata. Matemos al capitalismo. Únanse a P.U.T.A.SPor Una Transformación Autentica de la Sociedad.

Compa√Īeras

Todos los días, se corrobora que, sin ustedes nada es posible

Compa√Īeras,

La lucha no es contra el hombre. Es contra el hambre

La lucha no es contra los síntomas.  Es contra la enfermedad

Ustedes deciden

Hasta la victoria siempre

Venceremos

Nota importante: Los escritos que publicamos en el Portal comprometen a sus autores y no necesariamente interpretan el pensamiento sugoviano.


DECOMISO.jpeg

6min3080

Por el momento, los refritos noticiosos se limitan a anunciar que 20, 30 o 50 personas del sector salud, fueron vacunadas. A ese ritmo, se necesitar√°n por lo menos 20 a√Īos para alcanzar la meta‚Ķ El tremendo oso de la vacunaci√≥n nacional contra el covid-19.

Solo en un pa√≠s como Colombia que encarna el realismo m√°gico que describi√≥ Gabriel Garc√≠a M√°rquez en Macondo, un alto n√ļmero de electores puede seguir considerando al expresidente √Ālvaro Uribe V√©lez como el redentor, aun cuando en su administraci√≥n se hayan registrado 6.402 victimas de los ‚Äúfalsos positivos‚ÄĚ.

La Jurisdicci√≥n Especial para la Paz (JEP) no se invent√≥ las cifras de este drama que vivi√≥ el pa√≠s entre el 2002 y el 2008 y que prosigue hoy con el asesinato sistem√°tico de l√≠deres sociales. Sin embargo, Uribe atribuye esta informaci√≥n a una andanada persecutoria. Ahora resulta que es v√≠ctima. En pocas palabras: ‚ÄúLos p√°jaros tir√°ndole a las escopetas‚ÄĚ.

Y es en un pa√≠s como Colombia, en donde el presidente Iv√°n Duque M√°rquez monta un show con discursos veintijulieros cuando lleg√≥ la vacuna contra el Covid 19 que incluy√≥ un desfile con carro de bomberos, sirenas, selfies y sonrisas triunfalistas como si se hubiera descubierto el ‚Äúagua tibia‚ÄĚ. Un verdadero ‚Äúoso‚ÄĚ que pone en evidencia la mentalidad tercermundista de la clase pol√≠tica y que involucra a los colombianos, lamentablemente.

De la mano con el presidente Duque, los miembros del gabinete, como la Vicepresidenta, Martha Luc√≠a Ram√≠rez; el ministro de Salud, Fernando Ru√≠z; el alcalde de Medell√≠n, Daniel Quintero; el Gobernador de Sucre, H√©ctor Espinosa; el alcalde de Barranquilla, Jaime Pumarejo; el ministro de Defensa, Diego Molano; el ministro de Justicia, Wilson Ru√≠z y la alcaldesa de Bogot√°, Claudia L√≥pez‚ÄĒentre otros–, tom√°ndose fotos ‚Äúmesi√°nicas‚ÄĚ con las biol√≥gicas y con las personas a las que est√°n vacunando.

No se necesita ser muy agudo en los análisis para concluir que están haciendo política con las jornadas de protección a la ciudadanía. Comerciando votos con una necesidad colectiva.

En Colombia están haciendo política con las vacunaciones.
En Colombia estás haciendo política con la vacunación. En pocas palabras, se juega con la salud de los necesitados.

Otro hecho sorprendente por su ridiculez que raya con lo inveros√≠mil, son los bajos niveles de distribuci√≥n en las regiones apartadas. Una entrega a ‚Äúcuenta gotas‚ÄĚ con la que abren noticias en la prensa, la televisi√≥n y los portales digitales como si se tratara de un avance comparable al arribo del robot Perseverance a Marte.

Preocupa y sigue en el imaginario colectivo la inquietud de que pese, a la programación anunciada por el gobierno nacional, el cronograma no se cumpla. Que pasen los días y después de la efervescencia del show mediático liderado por el presidente Duque, los resultados resulten distantes de las expectativas.

¬ŅAlguna raz√≥n en particular? Por supuesto que s√≠. Vacunar 35 millones de colombianos como anunci√≥ el mandatario s√≥lo ser√° posible si diariamente se vacunan alrededor de doscientas mil personas, y no hay la log√≠stica para alcanzar ese nivel. Por el momento, los refritos noticiosos se limitan a anunciar que 20, 30 o 50 personas del sector salud, fueron vacunadas. A ese ritmo, se necesitar√°n por lo menos 20 a√Īos para alcanzar la meta‚Ķ

¬ŅComprenden ahora por qu√© me reafirmo en que Colombia es un pa√≠s macondiano? Un territorio donde ocurren los hechos m√°s inveros√≠miles, producto sin duda, de la imaginaci√≥n desbordada de un escritor frente a su vieja m√°quina Remington.

Blog del autor https://cronicasparalapaz.wordpress.com/

Escuche las columnas del autor en formato de Podcast…

Escucha”Pido la Palabra” en Spreaker.


ppotes02/14/2021
mateo-7-3-2-2.jpg

16min2730

El pensamiento de Camilo Torres Restrepo sigue vigente. Su propuesta de unidad popular en procura de cambios, no muere. Fiel seguidor de la teología de la liberación, logró en su momento acogida en los barrios populares, en los extramuros de las ciudades, pero también entre los obreros, dirigentes sindicales, estudiantes e intelectuales de Colombia.

 

Tomado del Semanario Voz | Art√≠culo publicado originalmente Diego Monta√Īa Cu√©llar

Aunque no se conoce sino la versión oficial que nos lo presenta caído en combate con una patrulla del ejército regular y no se ha despegado la sospecha de que haya sido emboscado y fusilado, o delatado por indicadores de la acción cívico-militar, o vendido por los truhanes que, con careta de extremoizquierdista y lenguaje de cloaca, trabajan para el imperialismo, la trágica realidad es que Camilo ha caído prematuramente en la guerra a muerte decretada por la oligarquía contra el pueblo colombiano.

Muerte heroica, muerte de titanes, muerte consagratoria de pr√≥ceres y dioses. Cuando, seg√ļn la doctrina cristiana, Dios padece y muere por el hombre, en la profunda significaci√≥n quiere decir que quien padece y da la vida por los dem√°s hombres obra divinamente y se convierte en Dios para sus pr√≥jimos.

Si extraemos de las representaciones religiosas todas las fantas√≠as sobre poder y acciones sobrenaturales, queda como divinidad ennoblecida lo m√°s alto de los valores humanos. As√≠ los despojos de Camilo, hurtados al pueblo, lanzados a la metamorfosis incesante de la selva colombiana, perdidos en la entra√Īa de las monta√Īas insurgentes, convierten su memoria y su esp√≠ritu en ser vivo y actuante, en el Prometeo encadenado por las deidades del Olimpo olig√°rquico: los jerarcas enemigos del hombre y amigos del dinero; los plut√≥cratas que beben su orgia de lucro en el cr√°neo del pueblo; los pol√≠ticos de levita que todos los d√≠as entonan la plegaria: ‚Äúv√©nganos en tu reino el soborno de cada d√≠a‚ÄĚ; los altos mandos militares soberbios ante los inermes y meneando la cola ante sus amos norteamericanos; la prensa falsaria y vendida; y el s√©quito repugnante de subalternos, escritores, cronistas, gacetilleros prostituidos.

Camilo, como Prometeo, ha robado el poder del fuego a los dioses y lo ha entregado al pueblo. Los dioses irritados ordenan que lo aten a las rocas para que se rinda a su poder. Por no se rinde. De su garganta seccionada brotan imprecaciones contra tales dioses, implacables reproches a su orgullo, a su egoísmo, a su brutalidad. Puede resistir y resiste porque conoce el secreto que envuelve la destrucción del Olimpo. Ya está en proceso de desarrollo un poder superior al dinero, a las armas, a la prensa, al imperialismo: la conciencia de los explotados, la solidaridad militante de los oprimidos, la unidad orgánica de millones de desposeídos.

***

‚ÄúYo vengo de la oligarqu√≠a y conozco su podredumbre‚ÄĚ, dijo Camilo el a√Īo pasado en Barrancabermeja ante la m√°s grande multitud que se haya congregado en la capital petrolera.

Su ni√Īez durada recibi√≥ los halagos de las altas capas sociales. En ellas se ense√Īa que la miseria, el sufrimiento y la guerra son castigos; que toda tendencia al cambio del orden tradicionalmente establecido renovar√≠a con creciente virulencia los males. Nada cambia, nada puede cambiar. Sin embargo, el universo al parecer incoherente y est√°tico reviste la forma del movimiento. A nadie que tenga una visi√≥n profunda podr√° imped√≠rselo que proclame el movimiento.

Camilo fue por naturaleza el movimiento. Su visi√≥n del mundo fue del mundo en movimiento. Frente al are√≥pago que decreta que nada se mueve, toma el cristianismo en su esencia, como trasmutaci√≥n de Dios en hombre y de hombre en Dios. La religi√≥n de la Encarnaci√≥n de un Dios Confundido con el hombre, unido al mundo para unificarlo y para incorporarlo a √Čl.

De ahí partió su rebeldía contra la concepción inquisitorial de una Iglesia de cruzada contra los que piden la abolición de los privilegios y de la explotación humana.

***

Camilo nunca fue marxista, y cuando afirmaba que no era comunista, dec√≠a la verdad. Pero su humanismo cristiano lo llev√≥ a la comprensi√≥n de que la teor√≠a de la encarnaci√≥n llevada hasta sus √ļltimas consecuencias exige concordancia entre la g√©nesis de la humanidad en el mundo de la naturaleza y la g√©nesis de Cristo en la humanidad.

Como muchos otros cristianos modernos, remplazó el concepto individual por el concepto social en la ética; la actitud de humillación por el pecado original por una actitud de exaltación de la condición humana, rompiendo así con el Sillabus del Pío XII y la intransigencia inquisitorial del primer Concilio, derogados por el pastor campesino Juan XXIII.

En el marco del espíritu del padre Teilhar de Chardin se hizo sociólogo en la Universidad de Lovaina. Allí aprendió a pronunciarse contra la tradición católica que presenta las estructuras sociales y económicas existentes, la explotación capitalista, como queridas por Dios, refrendadas por la voluntad divina y, por consiguiente, inmutables.

El ejercicio del sacerdocio al servicio de sus ideas de progreso y cambio en la cátedra universitaria y en la docencia de la acción comunal, le abrió las puertas de la confianza y la adhesión cálida de estudiantes y campesinos.

Muchos sacerdotes franceses, belgas, chilenos, brasileros y peruanos predican y trabajan en la misma línea de pensamiento. Pero en Colombia la jerarquía eclesiástica tiene cerrados sus palacios a los nuevos vientos del segundo Concilio y al espíritu humanista de Juan XXIII. Más subordinados a Roma, siguen las orientaciones del cardenal Spellman, líder de la militancia proimperialista de la Iglesia Católica.

Fueron tales jerarcas y no los comunistas, los que obligaron a Camilo a dejar las aulas universitarias, a clausurar sus actividades de investigación sociológica y quienes lo colocaron ante la alternativa de sacrificar el ejercicio del culto externo o abjurar de su fe en la misión liberadora del cristianismo.

***

A diferencia de los socialcristianos que hablan de ‚Äúrevoluci√≥n en Am√©rica Latina‚ÄĚ, de ‚Äúreformas revolucionarias‚ÄĚ en el marco del imperialismo, que predican la necesidad de la ‚Äúalianza para el progreso‚ÄĚ, nueva estrategia del imperialismo, que se colocan del lado de los monopolios y que, como el grupo chileno, son enemigos de las nacionalizaciones, Camilo era antimperialista. Su concepci√≥n del desarrollo econ√≥mico independiente y de la toma del poder por el pueblo lo enfrentaron al imperialismo y sus t√≠teres. No fue la alianza con los comunistas lo que llev√≥ a Camilo a posiciones antimperialistas, sino su patriotismo lo que lo llev√≥ a luchar junto con los m√°s abnegados y antiguos antimperialistas que somos los comunistas en Colombia.

El humanismo cristiano honestamente practicado llev√≥ al padre Camilo Torres a ver en los comunistas, no los enemigos de la propiedad en general, sino del monopolio de la propiedad por la burgues√≠a; no a los destructores de la familia, sino de las formas sociales que descansan en la supresi√≥n forzosa de toda familia para los que trabajan, con el complemento de la prostituci√≥n p√ļblica; no a los ap√°tridas que quieren abolir la nacionalidad, sino la patria concebida como coto cerrado de los monopolios extranjeros. Sus ojos limpios pudieron ver en los comunistas una organizaci√≥n de revolucionarios que pide a los obreros que se constituyen en naci√≥n para que se acabe la explotaci√≥n de unas naciones por otras y de unos hombres por otros hombres.

***

Por esto, como dijo recientemente el camarada Gilberto Vieira, los comunistas ten√≠amos un gran respeto y cari√Īo por el padre Camilo Torres. Lo acompa√Īamos decididamente cuando lanz√≥ su plataforma de unidad de todas las fuerzas revolucionarias, como camino hacia el poder popular. Cre√≠amos que su personalidad di√°fana, su inteligencia clara, su bondad y su fraternal amor a los hombres, le abr√≠an las m√°s grandes posibilidades hist√≥ricas en nuestro pa√≠s: unir en la acci√≥n a todos los sectores revolucionarios dispersos y procurar formas de colaboraci√≥n entre las fuerzas de izquierda y las masas populares cat√≥licas.

El Frente Unido tuvo una gran respuesta popular. Inmensas multitudes en las aldeas y en las ciudades rompían el estado de sitio para proclamar su adhesión a la plataforma unitaria. A pesar de las dificultades e incomprensiones tácticas, se avanzaba hacia la etapa de la organización.

Camilo abandon√≥ sorpresivamente, sin consulta con sus compa√Īeros del Frente Unido, ni con los sacerdotes amigos (tal vez para no compromete a nadie en su decisi√≥n cicl√≥pea) la v√≠a perseverante y larga del esclarecimiento, la movilizaci√≥n y la organizaci√≥n de las masas rurales y urbanas, que en fuerte proporci√≥n siguen la ideolog√≠a de las clases dominantes, para unirse al frente guerrillero de Santander.

Cualesquiera que hayan sido las razones determinantes de su paso heroico y los responsables del gesto que interrumpi√≥ el proceso de construcci√≥n del frente de masas m√°s amplio de los √ļltimos tiempos, su actitud merece el respeto, la admiraci√≥n y la glorificaci√≥n de todos los colombianos que creemos que la segunda independencia de nuestra patria, tarde o temprano exigir√° seguir la ruta de los libertadores de 1819.

Pero objetivamente considerada, su determinaci√≥n fue sentimental: la lucha armada no es todav√≠a la √ļnica ni la principal forma de lucha y donde surge como necesidad depende de las condiciones concretas del desarrollo, de la politizaci√≥n de las masas y de la correlaci√≥n de fuerzas que participan en la acci√≥n.

En la mayoría de las regiones colombianas todavía hay un largo trecho por recorrer para que las masas populares por su propia experiencia y en la medida en que vayan siendo cegadas todas las demás formas, se incorporen a la insurrección armada patriótica y liberadora. Para muchos sectores del pueblo colombiano la más amplia acción de masas se expresa en huelgas, en luchas de clase reivindicativas, en las protestas estudiantiles, en las manifestaciones y paros cívicos, en la ocupación de tierras ociosas o de predios urbanos por multitudes sin techo.

La lucha armada se convertir√° en la forma principal ante la creciente intervenci√≥n imperialista y ser√° factor decisivo para el asalto a la fortaleza del poder que arroje la dominaci√≥n extranjera y a sus agentes nacionales usufructuarios del neocolonialismo y siente las bases para la rep√ļblica popular y socialista.

***

Ante el sacrificio del padre Camilo Torres, como ante el sacrificio de todos los mártires de la liberación colombiana, no cabe actitud distinta a la de seguir la ruta luminosa de su ejemplar entrega total a la causa del pueblo y cumplir el mandato de continuar la obra inconclusa para que sus ideas revolucionarias se conviertan en fuerza material capaz de romper definitivamente las cadenas que paralizan la acción de su espíritu encarnado hoy en la fe en el porvenir del hombre colombiano.



Nosotros

El Sindicato Unitario de la Gobernaci√≥n del Valle del Cauca-Diverso pero Unitario, es una Organizaci√≥n Sindical de Industria y/o rama de actividad econ√≥mica de primer grado y mixta, que tiene en su seno a Servidores P√ļblicos adscritos en los Niveles Central-Descentralizado, EICES-ESES-de Nivel Dptal. y Funcionaros de Educaci√≥n planta FODE .


CONT√ĀCTENOS

LLAMENOS


  • Registro Sindical No. 00002597 de Noviembre 2 de 2010
  • Nit: 900393920-1


Suscripción


    Categorias