SINDICATO UNITARIO DE LA GOBERNACIÓN DEL VALLE DEL CAUCA
NOSOTROSCONTACTO 30 Jun, 2022

Covid19

Álvaro Ruiz10/15/2020
bible_family-1.jpg

6min3300

En el curso de la pandemia, 3 directivos del SUGOV han resultado contagiados con el covid 19. Como organización sindical, hemos reafirmado nuestro compromiso. Y sí, hemos ido a trabajar juiciosos, pero comprobamos en la práctica, que arriesgarnos termina siendo contraproducente. Por eso hemos sido tan insistentes en el asunto de los aforos. A la fecha, una compañera dirigente sugoviana, está muy afectada.

Pero vamos más allá: lo está Francisco de Paula Santander, a quien todos conocemos y apreciamos; pero igualmente apreciamos a los funcionarios de Pasaportes que están contagiados, a los de Salud, de Planeación y el listado sería largo. Cada día se suman más.

No entendemos qué espera la Administración Departamental para tomar medidas de emergencia. Por estos días las filas de los contratistas han sido enormes. Se pudo hacer virtual, pero no, la actitud obsesivo compulsiva del nivel directivo lleva a que deban traer la documentación al edificio. ¿Y si se contagian? Que los ayude Dios, porque lo que es en la Gobernación, nadie les quiere ayudar.

¿Y qué decir de los compañeros en general citados a presencialidad? En los listados que se remiten al DADI figuran solamente los empleados de planta; sin embargo, en las jornadas también van los compañeros contratistas. El aforo está hoy por encima del 30%. ¿Qué debemos hacer? ¿Pedir intervención de la Procuraduría, la Defensoría del Pueblo y llevar nuestro caso a instancias como las organizaciones de Derechos Humanos de Colombia y el exterior?

Insistimos una vez más: el asunto está muy complejo y amerita que la Administración tome decisiones. En una semana, este es el segundo comunicado. Y no lo publicamos por publicarlo, sino porque estamos dejando evidencias…

EL SUGOV EN SU PRIMERA DÉCADA DE LUCHA

Sí, diez años. El tiempo pasa. No en vano hemos crecido desde ese momento aciago en el que asumimos la arriesgada y quijotesca decisión de constituir el Sindicato Unitario de la Gobernación del Valle del Cauca—SUGOV–.

Ha sido toda una historia de lucha que publicaremos en un documento especial, para que las nuevas generaciones conozcan toda nuestra trayectoria. Llegar hasta aquí no ha sido fácil. Como suele repetir Álvaro Ruíz Erazo, hemos derramado muchas lágrimas, sudor y hasta sangre en una marcha en la que el Esmad repartió garrote de manera generosa a diestra y siniestra.

Nos hemos jugado todo por la causa. Incluso, poniendo en riesgo nuestra vida cuando en medio de la matanza de líderes sociales, hemos seguido con una posición beligerante, en defensa de la clase trabajadora. Bien lo decía Ernesto del Che Guevara: “Avanzar es peligroso. Detenerse, más peligroso aún, y retroceder es la muerte”. El SUGOV, en consecuencia, ha decidido avanzar por cada uno de ustedes.

Los dirigentes sugovianos somos padres y madres de familia, amamos a los nuestros, pero ha habido momentos en que debimos poner en una balanza “echarnos pa´tras” o seguir adelante. Y siempre ha prevalecido una decisión: “Pa´delante es pallá” Aquí seguimos, enarbolando la bandera en defensa de la clase trabajadora.

Esa posición berraca la han reconocido sindicatos a nivel regional y nacional, porque cuando hablamos y hacemos denuncias, no decimos las cosas por decirlas sino porque tenemos soporte. Nos hemos ganado el respeto a punta de esfuerzo y de “probar finura”, no sobando chaqueta al nivel directivo.

NOS VAMOS DE PARO EL 21 DE OCTUBRE

Si, como clase trabajadora y, en nuestra condición de estatales, este 21 de octubre nuevamente a las calles.

Lo animamos a participar, pero si decide no ir, simplemente exprese solidaridad ya que estamos dando la pelea por todos. No se concibe a un empleado expresando temor ante las marchas y diciendo: “Hay que desalojar el edificio porque ya vienen los manifestantes”. Los que están movilizándose en las calles, son personas como usted, con un ingrediente: marchan por la defensa de los derechos que nos asisten.

Por nuestra parte, vamos a las calles y traemos a colación esa frase de nuestra época de estudiantes que no ha perdido vigencia: “Mi voz, la que está gritando. Mi sueño, el que sigue entero. Y sepan que solo muero, si ustedes van aflojando; porque el que murió luchando, vive en cada compañero…”

Por último, a raíz de la pregunta de cómo afiliarse al SUGOV, por favor escríbanos un correo a sugov0102@gmail.com si está interesado.

 

 


Sugov08/12/2020
BOTAR-10-e1523647573282-1.jpg

7min2220

La situación de los agentes de tránsito del Departamento es complicada. Entérese.

Con gran preocupación advertimos que la situación con los compañeros agentes de tránsito de la Secretaría de Movilidad sigue igual. No tienen garantías para la prestación de su servicio en las carreteras y, además, denunciar se ha convertido en el catalizador para que los persigan, como retaliación. ¡No hay derecho!

Desconocemos si la Gobernadora, Clara Luz Roldán, está al tanto de lo que viene ocurriendo con una de las Dependencias clave de la Administración, y que puede convertirse en la “piedra en el zapato” para que se hable de un “Valle invencible”.

Por si no lo sabe, le enumeramos las irregularidades que han ido tomando fuerza, con la pasividad manifiesta del Secretario Lañas.

  1. Desde hace más de un año no se les entrega dotación. Grave porque diariamente deben estar de servicio y como es natural, los uniformes se van desgastando. ¡Es una vergüenza los que están utilizando y desdicen de un Departamento emprendedor como el Valle del Cauca! Sin exagerar, algunos presentan remiendos.  Pero, ¿qué más hace sin no les dan dotación?
  2. Trabajan fines de semana (incluyendo por supuesto domingos y festivos) y no les pagan viáticos. La Administración sistemáticamente se los ha negado, pese a que no es legal ese proceder. Para no pagar, acuden a múltiples argucias.
  3. Esos fines de semana no les son pagados con el respectivo ajuste, como sí ocurre con las Secretarías de Tránsito de Cali, Bogotá, Medellín y hasta de los municipios pequeños que tienen estas Secretarías.
  4. No tienen vehículos asignados por la Administración. Deben desplazarse en sus propias motocicletas. Por supuesto, pagar el seguro e impuestos, ¿y la Secretaría de Movilidad? “Bien, gracias a Dios”. No se justifica que esto esté ocurriendo en el que aspira a ser “Valle Invencible”.
  5. No se les entregan elementos de bioseguridad. Los han lanzado a ejercer su labor, sin tapabocas y demás. De hecho, fue la organización SUGOV la que les ofreció inicialmente algunos elementos, pero con una Pandemia de cinco meses, no aguantaron más.
  6. No tienen radios de comunicación. Sí, aunque le parezca imposible en el “Valle Invencible” es a los propios agentes de tránsito a quienes les toca asumir un plan de datos para comunicarse con el personal administrativo. Esos celulares no los paga la Gobernación, sino los propios agentes. En otras palabras: “Paguen para trabajar”. No se justifica, definitivamente.
  7. Gravísimo. Tienen un radar y no lo operan los agentes de tránsito sino un particular y pretenden—válgame Dios—que, pese a la irregularidad del procedimiento, sean ellos como agentes estatales quienes impongan los comparendos. Hay pronunciamientos del Ministerio de Transporte que advierten sobre lo irregular de que ese tipo de dispositivos electrónicos (radar para medir velocidad), lo operen particulares. De hecho, hay un vídeo que, si se convirtiera en viral, levantaría tierrero. Allí veedores ciudadanos preguntan por qué se está procediendo así. Si la Gobernadora lo necesita, se le suministra. Como dicen por ahí, “Se le tiene”

La organización sindical SUGOV, ante la gravedad de lo que viene ocurriendo, solicita una reunión específica para el tema de los agentes de tránsito, reunión que solicitamos sea presidida por la Gobernadora, Clara Luz Roldán, o a quienes ella designe, pero que tengan capacidad decisoria y disposición de ponerle de una vez por todas, tope y solución a esta situación que se agudiza cada vez más. Los compañeros están cansados de las “bananas” o promesas dilatorias. Estamos elevando esta voz de alerta porque, de lo contrario, si no hay soluciones, ellos no pueden seguir prestando sus servicios en esas circunstancias y se pediría el acompañamiento de la Defensoría del Pueblo y el Ministerio Público.

Preguntas fregonas

Para terminar, las “preguntas fregonas” porque si no salen en un comunicado, nos entutelan…

… ¿Sabía usted que en la Secretaría de Educación hay un archivo en el que no cabe un folio más? Hay arrumes de cajas, tanto así que ni siquiera el Coronavirus se aparece por allá porque le da miedo que se vaya a contagiar de cualquier bicho…

… ¿Sabía usted que la sustancia que se deben untar los empleados y usuarios al entrar al edificio de la Gobernación es tan concentrada que serviría para construir cometas, ya que es muy parecida al engrudo de las viejas épocas? Está bien lo que se está haciendo, pero no tan espeso, por favor…

… ¿Sabía usted que la Administración no ha dado la pelea con la ARL Positiva para que se de cobertura a quienes resulten contagiados por el Covid 19 que son bastantes? No podemos olvidar que el coronavirus deja secuelas… ¿Y quién paga?

… ¿Por qué la Administración no se pronunció lamentando el fallecimiento del compañero Gilberto Montoya, fallecido por el Covid 19? Invirtió varios años de su vida al servicio del Departamento y pareciera que partió “sin pena ni gloria”…


Sugov05/29/2020
CRISIS.jpg

20min2020

 

La situación en Colombia como consecuencia de la pandemia mundial, se está tornando cada vez más crítica y a los problemas latentes, se suma el hambre en amplios sectores de la población.


Por Fernando Alexis Jiménez | @misnotasdeldia
Rostros diversos encarnan el mismo común denominador que viven millares de colombianos:  la disyuntiva de morirse de hambre o contaminarse con el covid-19. Inevitable. Una realidad que no se puede ocultar.
Una veintena de niños y adolescentes del Medio Baudó, en el Chocó, camina por espacio de una hora por una empinada montaña—salpicada de barro– hasta el punto más alto para captar la señal de internet. Se turnan un teléfono móvil y un computador. ¡No quieren dejarse arrastrar por las circunstancias y dejarse enredar por la falta de conocimientos!
En Bogotá, Néstor es un sexagenario que vende dulces en una caja de madera. Sin embargo, la fuerza pública le recrimina estar en la calle y lo ayuda a “entrar en razón”. ¿De qué manera? Golpeándolo y llevándolo esposado a la estación de policía más próxima. Las personas alrededor gritaron con rabia e impotencia ante tremenda injusticia.
En el pacífico una negra grande y de voz ronca y penetrante, rompe en llanto: “¿Qué puedo hacer sino estar en la calle si no tengo trabajo?”. Su gesto desesperado fue captado por un curioso desde el teléfono móvil e hizo viral el vídeo. Una radiografía de lo que están viviendo muchos colombianos.
La situación que vive el país tiene rostros. Son la infinidad de imágenes de hombres, mujeres, adolescentes y niños que están viviendo las secuelas de la pandemia en todas las áreas: la salud, el estado anímico, las consecuencias derivadas del confinamiento y, por supuesto, la desnutrición.
“El hambre nos está matando”, le dijo Jonathan Rodríguez, trabajador informal a uno de los noticiarios de televisión adeptos al gobierno nacional y que, ante lo contundente de la declaración delante de varios testigos, no pudo censurarla. La grabación se hizo en el Distrito de Aguablanca, en Cali, que concentra más del 60% de la población de la ciudad y que, no se puede ocultar, constituye el mayor segmento de quienes viven del rebusque.
Quedó claro que el país, sometido por una larga historia de politiquería, no estaba preparado para esta contingencia y que el reducido grupo que concentra el poder y la economía, quiere que sea la base la que pague los costos. En pocas palabras, compartir las pérdidas, pero, cuando hay períodos de “vacas gordas” no socializan los beneficios económicos. La ley del embudo.
CRECIMIENTO DEL DESEMPLEO
Los índices de desempleo se multiplicaron con motivo de la pandemia. Las centrales obreras coinciden en un punto: rebasa el 20% y su alcance es indeterminado y no se circunscribe al 19.8% del que habla el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (DANE).
En las principales ciudades, la desocupación está por encima del 23%, es decir, se aumentó en menos de dos meses. Probó que la base de la economía la compone Juan Pueblo, y fue a Juan Pueblo al que extorsionaron a comienzos del 2020 cuando el ajuste salarial del 6% quedó desmoronado ante la escalada alcista.
Un caso emblemático de las acciones desmedidas, tiene su representación en el despido de 20 médicos del Hospital San Vicente, de Medellín.  Como reza el dicho latinoamericano: “En la que estamos Pedro, y tú cortando orejas”. En otras palabras, lo que más se requiere es personal de salud, pero ni siquiera con ellos hay consideración pese a la contingencia.
Una modalidad que se ha generalizado, es la suspensión de contratos de trabajo. Quienes padecen ese drama, se encuentran en el limbo. No están trabajando, pero se encuentran amarrados con la promesa de: “Apenas pase esta situación, vuelven a sus puestos.” Entre tanto a endeudarse o aguantar hambre, porque no hay ahorro que aguante.

La actitud de los empresarios colombianos: compartir las pérdidas, pero, cuando hay períodos de “vacas gordas” no socializan los beneficios económicos. La ley del embudo.


GOLPEAR A LA CLASE TRABAJADORA
A lo anterior se sumó la propuesta del Consejo Gremial de Colombia de introducir cambios en el sistema laboral, el detrimento de la clase trabajadora. Entre la “genialidad” de sus iniciativas, se encontraba la reducción de salarios de manera concertada, pagar la prima semestral de forma diferida o aplazar su cancelación, suspender el reconocimiento por horas extras o trabajo nocturno para mencionar solo algunos de los puntos que afloraron en las mentes de los empresarios que han salido al paso para defender sus intereses.
La exministra del Trabajo y hoy diputada del Valle del Cauca, Griselda Yaneth Restrepo, cuestionó tales planteamientos aduciendo que “van en contravía de empleados y trabajadores”. Con esta posición coincidió Francisco Maltés Tello, dirigente nacional de la Central Unitaria de Trabajadores tras advertir que va en contra de la Constitución Nacional y de los Convenios suscritos con la Organización Internacional del Trabajo.
SE DISPARÓ EL CARRUSEL DE LA CORRUPCIÓN
En medio de la crisis, Colombia mostró la cara oculta de una realidad que ha estado latente por años, a todas luces reprochable: politiqueros y gobernantes aprovecharon la ocasión para aceitar y hacer girar con celeridad el carrusel de la corrupción. La situación es grave y quedó consignado en un informe de la Procuraduría General de la Nación.
Este mes la Procuraduría General de la Nación abrió investigaciones y 512 procesos disciplinarios por presuntas irregularidades en 26 gobernaciones y 272 alcaldías ya que realizaron contratos irregulares con motivo de la emergencia sanitaria por covid-19.
En el caso del Valle del Cauca, se investiga a la gobernadora, Clara Luz Roldán González, y a la secretaria de Salud del departamento, María Cristina Lesmes Duque, por presuntos sobrecostos en el contrato para la compra de 400 mil tapabocas N95, 50 mil caretas de protección, 300 mil tapabocas 3 capas, 54 mil polainas desechables, 50 mil batas antifluido y 100 camas hospitalarias con la empresa Medical Pharmacy, por un valor de $15.132.829.976, para atender emergencia por la covid-19. La investigación busca establecer presuntos sobrecostos e irregularidades en la celebración y ejecución del contrato, que fue adjudicado de manera directa tras la declaratoria de la urgencia manifiesta.
En un segundo proceso se investiga al secretario de Ambiente, Agricultura y Pesca de la gobernación de Valle, Andrés Murillo, por presuntas irregularidades en el contrato de compraventa Nro. 1.340-59.9-3340, suscrito el 31 de marzo de 2020 con la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco) Seccional Valle.
El órgano de control investiga la existencia de supuestas faltas disciplinarias relacionadas con la ejecución del negocio jurídico y la metodología empleada por la secretaría para proveer ayudas alimentarias a la población vulnerable del departamento, afectada por emergencia generada por el covid-19.
La ex ministra del Trabajo y diputada vallecaucana. Griselda Yaneth Restrepo, pidió a los entes de control celeridad en las investigaciones, al tiempo que dijo, no se justifica que se presenten este tipo de situaciones en momentos en que se concita solidaridad.
PRESIONES DEL SECTOR ECONÓMICO POR LA REAPERTURA
Mientras que en varios países que han venido sobreponiéndose a la pandemia, la reapertura se produjo doce semanas después de declarar la cuarentena, en Colombia las compuertas se abrieron a las ocho semanas como consecuencia de la fuerte presión que ha ejercido el sector económico.
Dos ciudades están pagando las consecuencias: Cali y Bogotá. Lo complejo del asunto es que se produjo un rebrote de la enfermedad y las señales de alerta se encendieron porque las Unidas de Cuidados Intensivos tienen alta ocupación.
Lo que vive hoy Colombia es una encrucijada. La clase trabajadora, que es la inmensa mayoría: se encuentra en la disyuntiva de salir a trabajar para comprar alimentos, o exponerse al contagio del covid-19. ¿Qué decisión tomar?


Nosotros

El Sindicato Unitario de la Gobernación del Valle del Cauca-Diverso pero Unitario, es una Organización Sindical de Industria y/o rama de actividad económica de primer grado y mixta, que tiene en su seno a Servidores Públicos adscritos en los Niveles Central-Descentralizado, EICES-ESES-de Nivel Dptal. y Funcionaros de Educación planta FODE .


CONTÁCTENOS

LLAMENOS


  • Registro Sindical No. 00002597 de Noviembre 2 de 2010
  • Nit: 900393920-1


Suscripción


    Categorias