SINDICATO UNITARIO DE LA GOBERNACI脫N DEL VALLE DEL CAUCA
NOSOTROSCONTACTO 09 Dic, 2022

驴Se oponen el ser cristiano y tener una mentalidad revolucionaria?

Apreciaciones del te贸logo de la liberaci贸n, Frei Betto, a prop贸sito de quienes creen que no se puede ser cristiano y revolucionario… Entrevista concedida a la Revista Nuevo Mundo, en Brasil.

Pensar la relaci贸n entre religi贸n y pol铆tica en la d茅cada de los sesenta en Am茅rica Latina, implica entender que 茅sta relaci贸n est谩 basada tanto en conflictos como en convergencias, en legitimidades como en oposiciones, en luchas como en acercamientos. Lejos de tratarse de una cuesti贸n 鈥epocal鈥 podr铆amos sostener que 鈥Una mirada de largo plazo nos muestra que en la experiencia hist贸rica particular de Am茅rica Latina […] 鈥榣o pol铆tico鈥 y lo 鈥榬eligioso鈥 鈥搈谩s all谩 de los esfuerzos de racionalizar, controlar y rutinizar ambos espacios- aparecen como 鈥榤odalidades de acci贸n鈥 donde se imbrican creer, so帽ar, crear promesas de futuro y, sobre todo, dar sentido.鈥1 

Es innegable que parte de esa utop铆a socialista recibi贸 una gran influencia del cristianismo. Es m谩s, como sostiene Michael L枚wy, el rol del factor religioso es determinante a la hora de comprender el contexto de efervescencia colectiva2 y el fen贸meno de las guerrillas en Am茅rica Latina3.

Con el objetivo de reflexionar sobre la experiencia brasilera de esta 茅poca, es que Frei Betto4 se refiere en esta entrevista a su militancia, a la relaci贸n entre religi贸n y pol铆tica, al di谩logo entre marxismo y cristianismo, y a la lucha armada como opci贸n de lucha pol铆tica, brind谩ndonos algunas herramientas para comprender la compleja relaci贸n entre religi贸n y pol铆tica.
Paulo Margaria-Comencemos por hablar de su militancia en Acci贸n Cat贸lica, como los inicios de su militancia en la religi贸n y la pol铆tica. 驴Participaba en un grupo particular?
    Frai Betto-Empec茅 en el a帽o 59 en Acci贸n Cat贸lica, que aqu铆 estaba dividida en varios movimientos de acuerdo al 谩rea de inter茅s, por ej. la A, E, I, O, U; la JAC, JEC, JIC, JOC, JUC. Entonces la JAC era Juventud Agraria Cat贸lica, la JUC Juventud Universitaria Cat贸lica, la JEC Juventud Estudiantil Cat贸lica que era de los j贸venes de la secundaria, que era donde yo pertenec铆a. En ese momento yo viv铆a en Belo Horizonte y Helder Camara5 fue un gran impulsor de la Acci贸n Cat贸lica en Brasil, 茅l era obispo auxiliar de Rio de Janeiro. 

    Comenc茅 en el a帽o 59 y en el a帽o 62 fui elegido para integrar el Equipo de Coordinaci贸n Nacional de la JEC en todo Brasil. Fui a vivir a Rio de Janeiro y estuve tres a帽os viviendo en una residencia junto al Equipo de Coordinaci贸n Nacional de la JUC. Los dominicos de Belo Horizonte que asesoraban a la JEC ten铆an una cabeza abierta, progresista. Si bien todav铆a no se hablaba de la Teolog铆a de la Liberaci贸n ya exist铆a una gran influencia del padre Lebret6, de los curas obreros que empezaban en Francia, de Maritain, Mounier y de varios dominicos de Brasil que hab铆an estudiado en Francia y que hab铆an absorbido un cristianismo m谩s abierto y progresista. 

    Entonces, en la JEC y en la JUC nosotros ya ten铆amos una visi贸n muy progresista, de vincular la actuaci贸n pol铆tica con la fe cristiana, evangelizar y concientizar a la gente para cambiar al mundo y a la sociedad. De esta m铆stica result贸 la fundaci贸n de una organizaci贸n de izquierda que se llamaba 鈥淎cci贸n Popular鈥, que al inicio ten铆a un matiz cristiano impl铆cito pero despu茅s del golpe militar de 1964 tom贸 un camino marxista-leninista e incluso se dividi贸, porque un sector abraz贸 al mao铆smo. 

    En abril del 64 hubo un golpe militar y en junio fui a la c谩rcel por primera vez, porque los dos equipos de Coordinaci贸n Nacional de JEC y JUC han sido encarcelados por 15 d铆as. Luego ingres茅 en los dominicos al a帽o siguiente, posteriormente a la experiencia de la c谩rcel. Pas茅 un a帽o de noviciado en Belo Horizonte y en el a帽o 66 vine a Sao Paulo y aqu铆 me involucr茅 con Marighella7, con la Acci贸n Liberadora Nacional.

    PM-驴C贸mo lo conoce a Marighella? 驴En qu茅 circunstancias?

    FB-Porque varios estudiantes dominicos, incluso yo, estudi谩bamos en la Universidad de Sao Paulo, y ah铆 hab铆a un movimiento estudiantil muy caliente, muy fuerte, de izquierda鈥 
    En la d茅cada del sesenta hubo una divisi贸n del Partido Comunista Brasile帽o, porque el partido no quer铆a ir a la lucha armada y entonces Marighella rompi贸 y cre贸 su propio grupo y un estudiante que tambi茅n estaba en ese grupo se acerco a Frei Osvaldo8 -que hoy vive en Belo Horizonte- y le dijo que un se帽or, l铆der de su grupo quer铆a contactar a los dominicos y entonces Marighella vino a nuestro convento. 
    Eso est谩 muy bien descripto en Bautismo de Sangre9, vino con otro nombre, 鈥渆l profesor Menezes鈥. Despu茅s al final cuando nos dio su literatura, nosotros no tuvimos duda de que era el propio Marighella y ah铆 empezamos a formar un grupo dominico de apoyo. Entonces fue 茅ste el proceso de acercamiento e involucramiento con la lucha armada.
    PM-El di谩logo entre marxismo y cristianismo que fue una caracter铆stica de los a帽os sesenta e incluso antes, que fue bastante interesante y denso en t茅rminos filos贸ficos, te贸ricos y pr谩cticos, 驴c贸mo vive Ud. ese proceso, esa tensi贸n entre su opci贸n religiosa y su opci贸n pol铆tica de apoyo a la lucha armada?
    FB-Aqu铆 en Brasil ha pasado un fen贸meno distinto al de Argentina y Chile, porque ah铆 pas贸 que muchos curas cuando descubrieron la opci贸n por los pobres y el marxismo se fueron de la Iglesia, y se ha dado una divisi贸n entre curas y obispos por lo cual yo dir铆a que fue un corte horizontal. 
    Aqu铆 en Brasil el corte podr铆a decir que fue un corte vertical, hab铆a cardenales de derecha y cardenales de izquierda, por eso nunca se cre贸 aqu铆 Sacerdotes para el Tercer Mundo, Sacerdotes para el Socialismo, eso no pas贸 en Brasil. La gente que ven铆a de afuera admiraba c贸mo nosotros, de izquierda y en la lucha armada, segu铆amos en la Iglesia, no tuvimos que salir del espacio eclesi谩stico para ir a la lucha porque dentro de nuestro propio espacio hab铆a apoyo a la lucha, nuestro superior apoyaba nuestra lucha, sab铆a que nosotros est谩bamos involucrados en la lucha armada. 
    Entonces a partir de antes de 1960 empez贸 el dialogo entre cristianismo y marxismo aqu铆, yo mismo en el a帽o 61 era vicepresidente de la entidad estudiantil de Belo Horizonte, y nosotros hab铆amos logrado ganar las elecciones en alianza con los comunistas contra la derecha. Entonces la gente de Acci贸n Cat贸lica ten铆a un perfil de izquierda progresista y eso nos acercaba m谩s a los comunistas que a la derecha reaccionaria. 
    Y ah铆 empezamos a estudiar mucho marxismo, pero desarrollando desde el inicio una visi贸n muy clara y con la idea clave de que la fe no es una ideolog铆a y el marxismo no es una fe. Eso que no fue clave en otras partes, ha creado una enorme confusi贸n porque la gente cre铆a que abrazar marxismo era abandonar la fe, no se pod铆a tener fe y adoptar el marxismo. 
    Para nosotros el marxismo era un m茅todo de an谩lisis, no un dogma, no un cat谩logo de creencias. Entonces en la c谩rcel por ej. nosotros los dominicos d谩bamos clases de marxismo a los comunistas porque curiosamente el mejor manual de marxismo que hab铆a en este momento era de un cura jesuita franc茅s llamado Jean-Yves Calvez que ha escrito dos tomos sobre el marxismo10: en el primero presenta el marxismo y en el segundo critica el marxismo; el primero es una perfecta presentaci贸n del marxismo, con un lenguaje que es muy accesible y muy fiel a lo que es el pensamiento de Marx, entonces nosotros utiliz谩bamos ese libro para dar clases de marxismo a los marxistas. 
    Entonces yo dir铆a que el dialogo cristiano-marxista se ha dado en la pr谩ctica porque no puede haber di谩logo entre cristianos y marxistas, como no puede haber di谩logo entre cristianos y musulmanes si no hay una pr谩ctica com煤n. Cualquier otro di谩logo fuera de la pr谩ctica es una discusi贸n bizantina, un sinsentido.
    PM-En cierta medida esa cuesti贸n dogm谩tica que Ud. habla y no haber entendido el marxismo de una manera m谩s abierta y como un proyecto o un m茅todo de an谩lisis, creo que es una de las razones de la 鈥渄errota鈥 de las izquierdas en Latinoam茅rica en las d茅cadas del sesenta y setenta. 驴Qu茅 conclusiones saca de esas experiencias?
    FB-Yo creo que la lucha armada en aquel momento fue justificada, en ning煤n momento yo he afirmado o he escrito que haya sido un equ铆voco, no. 
    Ha sido la 煤nica posibilidad de lucha que hab铆a en determinado momento a fines de los a帽os sesenta y principios de los setenta, pero evaluamos mal el enemigo, subestimamos el enemigo, y a partir de ah铆 fue que fuimos descubriendo otras formas de lucha, sobre todo porque en aquel momento nuestra forma de luchar era una forma muy elitista, porque no ten铆amos base popular. 
    脡ramos vanguardia de una retaguardia que no exist铆a a no ser en nuestra imaginaci贸n. Yo siempre afirmo lo siguiente: ten铆amos ideolog铆a, ten铆amos coraje 鈥搈ucha gente ha dado su vida- , ten铆amos dinero de las expropiaciones bancarias, ten铆amos dedicaci贸n, pero no ten铆amos un detalle. 
    S贸lo que ese detalle era el noventa por ciento de todo, que era el apoyo del pueblo, por eso fuimos todos derrotados. Pero despu茅s empezamos a construir otros canales de lucha como el Partido de los Trabajadores, el Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra, la Central de Movimientos Populares y todo eso; y empezamos a hacer trabajo popular desde las comunidades eclesiales de base, desde los movimientos populares sindicales. 
    Ah铆 si construimos una fuerza pol铆tica que llevo a Lula y a Dilma a la presidencia de la Rep煤blica y algunos cambios no estructurales pero significativos en la historia pol铆tica de Brasil.
    PM-驴En ese sentido la Iglesia aqu铆 en Brasil en la d茅cada del setenta se transforma en un paraguas que permite desarrollar la lucha pol铆tica?
    FB-Exactamente. En Brasil la Iglesia en el inicio ha apoyado el golpe militar, pero despu茅s cuando la dictadura empieza a perseguir a la iglesia, la Iglesia asume una defensa corporativa de su cuerpo eclesi谩stico y se va a ir distanciando de la dictadura y torn谩ndose cada vez m谩s cr铆tica. 
    El propio Vaticano pasa a ser cr铆tico con el papa Pablo VI. Pasa a tener una actitud muy cr铆tica y a apoyarnos a los que luch谩bamos contra la dictadura, incluso en la c谩rcel nos ha manifestado apoyo por escrito, nos ha dado un rosario de regalo. 
    Claro realmente es un proceso en el que la Iglesia se torna un paraguas para todos aquellos que luchan por los derechos humanos y contra la dictadura que no ten铆a ning煤n respeto por los derechos.
    PM-Hay una frase en el libro 鈥淐artas de prisi贸n鈥 que me llamo mucho la atenci贸n, Ud. en una de las cartas se pregunta 驴santo o terrorista? Y en cierta medida la tensi贸n entre religi贸n y pol铆tica implica l铆mites difusos y en ese sentido el juzgamiento legal que le hacen a Ud. est谩 basado en enc铆clicas, 驴qu茅 sentido ten铆a esa pregunta?
    FB-Para nosotros era muy claro que no hay posibilidad de separar religi贸n y pol铆tica, el arzobispo de 脕frica del Sur Desmond Tutu11 ha dicho que 鈥渘o hay nada m谩s pol铆tico que afirmar que la religi贸n no tiene nada que ver con la pol铆tica鈥. 
    No existe religi贸n o Iglesia pol铆ticamente neutral, existe Iglesia que est谩 muy satisfecha con el sistema como el caso de Argentina y los obispos que apoyaron la dictadura. O se apoya o hay oposici贸n, no hay un t茅rmino medio. 
    Hay un discurso que intenta justificar la separaci贸n, este es un primer dato. 
    El segundo, yo siempre afirmo que nosotros los cristianos somos disc铆pulos de un prisionero pol铆tico: Jes煤s no ha muerto por una enfermedad en la cama, ni por un accidente con un camello en una esquina de Jerusal茅n, ha sido muerto como muchos compa帽eros en Argentina y Brasil, ha sido encarcelado, torturado, llevado a un juicio y condenado a la pena de muerte en la cruz. 
    Entonces decir que Jes煤s no se meti贸 en pol铆tica es una ingenuidad, sobre todo porque en aquel momento la divisi贸n cartesiana entre religi贸n y pol铆tica que hay hoy, no hab铆a; qui茅n ten铆a un poder religioso ten铆a un poder pol铆tico, qui茅n ten铆a un poder pol铆tico ten铆a un poder religioso. 
    Ahora bien, hay que saber comprender que la religi贸n es una dimensi贸n distinta de la esfera pol铆tica, son complementarias en nuestra vida y en la vida social, pero no voy a una misa para recibir un programa de un partido pol铆tico como tampoco voy a una reuni贸n pol铆tica para decir 鈥渧amos a hacer ahora una oraci贸n鈥. 
    Hay que hacer las distinciones modernas que son necesarias, pero tambi茅n hay que tener la conciencia de que no puede haber neutralidad. La religi贸n tiene siempre impl铆citamente una clara posici贸n pol铆tica, o de legitimaci贸n del sistema de injusticia y opresi贸n capitalista, o de acusaci贸n, denuncia y deslegitimaci贸n.
    PM-Su experiencia en la c谩rcel lo acerca mucho m谩s a la experiencia religiosa鈥
    FB-S铆, mucho m谩s, porque la c谩rcel es una experiencia de catacumba como los m谩rtires. En la c谩rcel uno se vuelve loco o tiene que cambiar muchas cosas en la vida, y para m铆 la c谩rcel fue un gran retiro espiritual, un momento de profundizar mucho mi vida de fe y mi experiencia religiosa. En ese sentido fue una escuela y no lamento haber pasado por la c谩rcel, a pesar de todo el sufrimiento, es una cosa que est谩 muy incorporada en mi vida, no fue un hiato.
    PM-驴C贸mo fue la experiencia de la convergencia en los a帽os setenta, de grupos que se acercan a la Iglesia como forma de seguir la militancia pol铆tica, en la medida en que la dictadura suspendi贸 los derechos pol铆ticos?
    FB-Es una experiencia muy rica, porque el punto de encuentro no era la fe sino luchar contra la dictadura, luchar por la democracia y por los derechos humanos. Todos los grupos de izquierda, marxistas, que estaban en esta l铆nea se acercaban a la Iglesia porque como t煤 has dicho la Iglesia funcion贸 como paraguas. 
    Mucha gente que nunca profes贸 una fe cristiana, nunca se acerc贸 a la iglesia, particip贸 activamente incluso en la Comisi贸n Justicia y Paz de la Arquidi贸cesis de Sao Paulo y Don Paulo Evaristo Arns12 abrazaba a toda esa gente sin pedirle ning煤n documento de bautismo ni nada. 
    Y ah铆 se fueron creando muchas herramientas de lucha, la Comisi贸n es una de ellas, pero tambi茅n se cre贸 Clamor que fue un grupo que tambi茅n investig贸 la desaparici贸n de ni帽os durante la dictadura en Argentina, apoy贸 la elaboraci贸n del 鈥淏rasil Nunca M谩s鈥 que fue un trabajo clandestino y hab铆a mucho miedo y fue un libro muy impactante porque no hay noticias de peri贸dicos, sino que todos los datos fueron sacados de los documentos oficiales y de la justicia militar. En fin, fue apoyando tambi茅n muchas iniciativas relacionadas con la lucha.
    PM-驴Por qu茅 el estado brasilero nunca ha investigado los cr铆menes de la dictadura?
    FB-Porque tiene miedo de los militares todav铆a, los militares son una instituci贸n muy fuerte y todav铆a no hubo ning煤n grupo pol铆tico que haya tenido el coraje de enfrentarlos. 
    Sin embargo hubo presi贸n y reci茅n ahora se est谩 conformando una Comisi贸n de la Verdad, que deber铆a ser de Verdad y Justicia pero no se va a hacer Justicia porque en Brasil se cre贸 una amnist铆a esdr煤jula, porque no se puede amnistiar a alguien que no ha sido imputado ni juzgado. 
    Amnistiar significa que t煤 has cometido algo que la ley reconoce como crimen y entonces ahora vas a ser amnistiado. Pero esta gente nunca fue imputada ni juzgada, fue amnistiada pero como una operaci贸n jur铆dica. Hay gente de la izquierda que apoy贸 esa amnist铆a y eso es tremendo. No hay presi贸n suficiente como para llevar los militares a juicio.
    PM-Por 煤ltimo, las dictaduras en general en el Cono Sur tuvieron el efecto de -en cierta medida- quebrar el lazo social y con esto tambi茅n la posibilidad asumir responsabilidades, de poder realizar un duelo. 驴C贸mo luchamos para crear memoria sobre este trauma? Y 驴c贸mo se sigue con la lucha desde la izquierda para que no pase nunca m谩s, pero tambi茅n para que deje de pasar?
    FB-Bueno dos cosas. Primero, hay muchos trabajos en Brasil de mantener viva esta memoria, por ejemplo la novela Amor y Revoluci贸n13, y es muy dura con los militares. Tambi茅n hay muchas piezas de teatro y pel铆culas sobre esta 茅poca, entonces creo que hay un esfuerzo por mantener viva esta memoria. 
    Y segundo la reconstrucci贸n del lazo tambi茅n depende de la gente, hay gente que no quiere hablar de este pasado, hay gente que vive de este pasado y hay gente que, como yo, hice todas mis memorias sobre este tiempo y ya puse un punto final a este tiempo y no hay m谩s nada que decir. 
    E hice tres libros: Bautismo de Sangre, Cartas de la Prisi贸n y Diario de Fernando. Ahora, hoy cada uno sigue una forma de lucha diferente, en mi caso sigo asesorando a Movimientos Sociales, intentando abrir espacios de modo de fragilizar el sistema capitalista. Organizar la esperanza para m铆 es organizar las bases.

    Sugov

    El Sindicato Unitario de la Gobernaci贸n del Valle del Cauca-Diverso pero Unitario, es una Organizaci贸n Sindical de Industria y/o rama de actividad econ贸mica de primer grado y mixta, que tiene en su seno a Servidores P煤blicos adscritos en los Niveles Central-Descentralizado, EICES-ESES-de Nivel Dptal. y Funcionaros de Educaci贸n planta FODE .


    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *


    Nosotros

    El Sindicato Unitario de la Gobernaci贸n del Valle del Cauca-Diverso pero Unitario, es una Organizaci贸n Sindical de Industria y/o rama de actividad econ贸mica de primer grado y mixta, que tiene en su seno a Servidores P煤blicos adscritos en los Niveles Central-Descentralizado, EICES-ESES-de Nivel Dptal. y Funcionaros de Educaci贸n planta FODE .


    CONT脕CTENOS

    LLAMENOS


    • Registro Sindical No. 00002597 de Noviembre 2 de 2010
    • Nit: 900393920-1


    Suscripci贸n


      Categorias