SINDICATO UNITARIO DE LA GOBERNACIÓN DEL VALLE DEL CAUCA
NOSOTROSCONTACTO 22 Oct, 2021

Romper los Diálogos de Paz, ¿A quién perjudica?


=======================
Lo grave de la ruptura de los Diálogos de La Habana, como ha ocurrido en otras ocasiones, es la alta cuota de sangre y violencia que terminan pagando dirigentes populares, sindicales, y defensores de Derechos Humanos…
=======================
Por Fernando Alexis Jiménez

Los titulares de la prensa compitieron por atraer la atención de los lectores: “Señorita Sucre, la nueva soberana nacional de la belleza.” Y junto al título, la joven sonriendo mientras recibe la corona y el cetro. Pero también había otra noticia muy llamativa: “La continuidad de los diálogos depende de la insurgencia, afirma Santos”. Y podría  asegurarle que un alto porcentaje de compradores del periódico se volcó hacia los detalles de la nueva beldad colombiana porque resulta más atrayente hablar de pompis y puchecas de silicona que del curso de la historia que tomará Colombia si se rompen definitivamente los Diálogos de La Habana.

Al país le parece más interesante ver a Ariadna Gutiérrez Arévalo, de 20 años y quien representó a Sucre en el Concurso Nacional de Belleza, que a Timochenko con su barba espesa hablando de política y de paz, que el rostro sonriente de Uribe después de enviar un trino con información que sólo manejaba la inteligencia militar o quizá de Santos con sus ojeras de trasnocho eterno, haciéndole el juego al Procurador en lo que hace a las condiciones para un eventual post conflicto.

Lo cierto es que, frente a la gravedad de una eventual ruptura del proceso de paz, serán los propios colombianos que están indiferentes y ajenos a la situación, quienes paguen la peor cuota de sangre. Los actores del conflicto volverán a sus trincheras pero la sociedad civil, la que no porta armas, se encontrará a boca de jarro con todas las implicaciones de una decisión impulsiva e irracional del Gobierno.

La desestabilización de las conversaciones en la mesa de La Habana era previsible y, a lo largo de los dos años de negociación, se habían escuchado voces disonantes, evidenciando que hay enemigos del post-conflicto que harán hasta lo imposible por dinamitar la voluntad de las partes.


Y es que el rompimiento es la Crónica de un Fracaso Anunciado. Ha ocurrido en otras épocas. Cuando Belisario Betancur hizo acercamientos con la insurgencia de las FARC, surgieron ataques desde varias alas del mismo Estado.

También en el fallido proceso de diálogos durante la Administración de Andrés Pastrana, entre 1998 y el 2002—que dicho sea de paso estuvieron acompañados por delegados de gobiernos y ONG internacionales–, se rompió convirtiendo El Caguán y sus alrededores en un verdadero infierno, que aceleró procesos de desplazamiento.

Las consecuencias: la otra cara de la moneda

Dinamitar los Diálogos de La Habana, con una actitud guerrerista como la que asumió el Ministro de Defensa –pasando por encima de la actitud prudente que asumió inicialmente Santos–, tendrá consecuencias para los de a pié, para los de ruana, para Juan Pueblo que históricamente ha llevado la peor parte en este tipo de rupturas.  

Le invito sólo a considerar las cifras de muertes que se han producido siempre que un rompimiento de diálogos—con el M-19 y el EPL, por ejemplo—termina cualquier posibilidad de acuerdo. Caen defensores de Derechos Humanos, dirigentes sindicales, dirigentes comunitarios, dirigentes estudiantiles, dirigentes agrarios y quienes—en general—manifestaron su voz a favor de un post conflicto.

Y ligado a esta ola de muerte y cacería de brujas que se suelen desencadenar tras los fracturamientos traumáticos de los diálogos con la insurgencia, están los índices de desplazamiento forzado que se disparan inmediatamente.

Lo mejor que podría ocurrirle a los colombianos, en los actuales momentos, es una recomposición de las conversaciones sepultando de paso las intenciones maquiavélicas de los enemigos de la paz, de los que viven de la guerra, de los que amparados en un fusil, una pistola o un revólver, creen tener en sus manos el futuro del país.

Como todos los compatriotas que creemos en un cambio, en una nación justa, pero con mecanismos distintos a los experimentados hasta hoy, podría decirle una vez más: Lo mejor que puede ocurrir es que no se levante la Mesa de La Habana.

ACLARACIÓN OBLIGATORIA:

La presente columna interpreta el pensamiento del autor y no necesariamente encarna el pensamiento del movimiento sugoviano.

Sugov

El Sindicato Unitario de la Gobernación del Valle del Cauca-Diverso pero Unitario, es una Organización Sindical de Industria y/o rama de actividad económica de primer grado y mixta, que tiene en su seno a Servidores Públicos adscritos en los Niveles Central-Descentralizado, EICES-ESES-de Nivel Dptal. y Funcionaros de Educación planta FODE .


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


Nosotros

El Sindicato Unitario de la Gobernación del Valle del Cauca-Diverso pero Unitario, es una Organización Sindical de Industria y/o rama de actividad económica de primer grado y mixta, que tiene en su seno a Servidores Públicos adscritos en los Niveles Central-Descentralizado, EICES-ESES-de Nivel Dptal. y Funcionaros de Educación planta FODE .


CONTÁCTENOS

LLAMENOS


  • Registro Sindical No. 00002597 de Noviembre 2 de 2010
  • Nit: 900393920-1