SINDICATO UNITARIO DE LA GOBERNACI脫N DEL VALLE DEL CAUCA
NOSOTROSCONTACTO 29 Sep, 2022

La concepci贸n socialista del Che, ayer y hoy

Palabras de presentaci贸n del libro: 鈥淓l pensamiento econ贸mico del Che鈥, de Carlos Tablada


Quisiera comenzar estas palabras recordando hoy a Fernando Mart铆nez Heredia, uno de los intelectuales cubanos que m谩s estudi贸 las ideas y las batallas del Che y que fue tambi茅n un guevariano en la vida. Lamentablemente lo perdimos f铆sicamente hace dos a帽os, cuando aun su mente luminosa segu铆a aportando much铆simo al pensamiento social cubano. Gracias Fernando, por tu ejemplo.

Creo ha sido una idea muy feliz que la editorial Ciencias Sociales haya decidido relanzar El pensamiento econ贸mico del Che,de Carlos Tablada. Con 38 ediciones realizadas y m谩s de 600 mil ejemplares impresos en 14 pa铆ses y nueve idiomas, esta obra contin煤a siendo un cl谩sico entre los estudios del pensamiento revolucionario cubano y latinoamericano, al abordar las ideas de uno de los marxistas m谩s descollantes del siglo XX.

Esta nueva edici贸n aparece ahora con una excelente carta de presentaci贸n, los pr贸logos a impresiones anteriores realizados por Aurelio Alonso, Celia Mar铆a Hart y Fernando Mart铆nez Heredia, quienes no se limitan a destacar los valores del libro de Tablada, sino que lo complementan y dialogan con 茅l a trav茅s de vivencias personales y an谩lisis muy oportunos.

Esta es una obra finalizada en 1984, luego de 15 a帽os de laboreo cient铆fico y cuyos resultados de investigaci贸n tuvieron que enfrentarse de manera audaz y valiente a poderosas fuerzas internas, en una 茅poca donde el Che era recordado y estudiado como guerrillero, internacionalista, hombre de excepcionales cualidades 茅ticas y pol铆ticas, pero desconocido en lo m谩s valioso de su pensamiento te贸rico sobre la transici贸n socialista. Muy poco era lo que se hab铆a publicado tanto de la propia obra del Che, como estudios sobre su pensamiento en el per铆odo 1967-1987, hasta la aparici贸n del libro pionero de Tablada.

Es justo mencionar como excepciones de esta etapa, la compilaci贸n de buena parte de la obra del Che en 7 tomos,[i] bajo la coordinaci贸n de quien en ese momento era su viceministro primero, Orlando Borrego. Estos tomos contaron con el privilegio de haber sido revisados por el Che en 1966 cuando se entrenaba para la lucha en Bolivia, sin embargo saldr铆an en 1970 en una tirada reducida solo para cuadros de direcci贸n.[ii] 

En 1972 el Instituto Cubano del Libro tomando como fuente la compilaci贸n realizada por Borrego, publicar铆a Ernesto Che Guevara. Escritos y discursos.[iii] En el exterior, un a帽o antes, hab铆a salido a la luz el libro El pensamiento del Che Guevara, de Michael Lowy.[iv] Pero lo cierto es que las ideas del Che durante a帽os continuaron siendo patrimonio exclusivo de algunos especialistas. Si a煤n hoy existe desconocimiento y distorsi贸n de sus ideas, hay que imaginarse el contexto de aquellos a帽os, en que la mayor parte de su obra permanec铆a in茅dita o ignorada.

Quiz谩s algunos subvaloraron –ya fuera por desconocimiento o mala intenci贸n–los aportes te贸ricos y pr谩cticos del Che a la construcci贸n del socialismo, considerando en espacios 铆ntimos al Che de voluntarista e idealista, asociando su pensamiento al modelo econ贸mico asumido en la segunda mitad de los a帽os 60. Vale la pena insistir en que nada tuvieron que ver aquellos errores y distorsiones econ贸micas, con la aplicaci贸n del Sistema Presupuestario de Financiamiento (SPF) creado por el Che. De hecho, el SPF nunca lleg贸 a aplicarse a escala nacional y hasta 1965 convivi贸 junto al modelo del C谩lculo Econ贸mico defendido fundamentalmente por Carlos Rafael Rodr铆guez.

A partir de los an谩lisis cr铆ticos de las fallas cometidas en la conducci贸n de la econom铆a se pas贸 a otro modelo dise帽ado a inicios de los a帽os 70, pero implementado a partir de 1976: el llamado Sistema de Planificaci贸n y Direcci贸n de la Econom铆a (SPDE), tomando como base la experiencia de los pa铆ses del campo socialista. Recordar que Cuba hab铆a entrado al Consejo de Ayuda Mutua Econ贸mica (CAME) en 1972. 

Con el nuevo modelo comenzar铆an a sentirse entonces en pocos a帽os los efectos nocivos del pragmatismo economicista: la ganancia y rentabilidad al margen de las consecuencias sociales; el est铆mulo material como 煤nico instrumento para incentivar a los trabajadores –deformado adem谩s en su comprensi贸n y aplicaci贸n–, confianza excesiva en los mecanismos, entre otros males muy similares a aquellos que desde mucho antes ven铆an corroyendo las bases ideol贸gicas y culturales de las sociedades del llamado “socialismo real” y que el Che tan premonitoriamente como 1965 hab铆a advertido:

“Creemos importante la tarea porque la investigaci贸n marxista en el campo de la econom铆a est谩 marchando por peligrosos derroteros. Al dogmatismo intransigente de la 茅poca de Stalin ha sucedido un pragmatismo inconsistente. Y, lo que es tr谩gico, esto no se refiere solo a un campo determinado de la ciencia; sucede en todos los aspectos de la vida de lospueblos socialistas, creando perturbaciones ya enormemente da帽inas, pero cuyos resultados finales son incalculables (…) Nuestra tesis es que los cambios producidos a ra铆z de la NEP han calado tan hondo en la vida de la URSS que han marcado con su signo toda esta etapa. Y sus resultados son desalentadores: la superestructura capitalista fue influenciando cada vez en forma m谩s marcada las relaciones de producci贸n, y los conflictos provocados por la hibridaci贸n que signific贸 la NEP se est谩n resolviendo hoy a favor de la superestructura. Se est谩 regresando al capitalismo”.[v]

Aquellas armas melladas del capitalismo utilizadas para construir el socialismo, lejos de ser eliminadas o controladas, fueron robustecidas con la Perestroika y la Gl谩snot de Gorbachov y penetraron hasta el coraz贸n mismo del sistema sovi茅tico, terminando en aquel derrumbe vergonzoso que conocemos.

Fue en ese convulso y peligroso contexto de mediados de los a帽os 80 [vi] que el libro de Tablada adquiri贸 una fuerza inusitada, luego de caer en las manos de quien m谩s pod铆a comprender a cabalidad su importancia y trascendencia: Fidel Castro. El l铆der de la Revoluci贸n se convirti贸 en el principal divulgador de la obra. En discurso pronunciado el 8 de octubre de 1987 expresar铆a: 

“Recientemente se hizo una compilaci贸n de todas estas ideas y un economista escribi贸 una obra por la cual recibi贸 un premio en la Casa de las Am茅ricas, que tiene el m茅rito de haber recopilado, estudiado y presentado en un libro la esencia de las ideas econ贸micas del Che, recogidas de muchos de sus materiales hablados o escritos, art铆culos y discursos sobre cuesti贸n tan decisiva para la construcci贸n del socialismo. La obra se titula El pensamiento econ贸mico de Ernesto Che Guevara”.[vii]

El libro se convirti贸 en una referencia obligada para acometer en la Isla a partir de 1986 lo que se conoci贸 como Proceso de rectificaci贸n de errores y tendencias negativas. As铆 el Che, con esa capacidad de seguir naciendo, vino nuevamente a combatir junto a nosotros todas las deformaciones que pod铆an conducirnos irremediablemente hacia el capitalismo, en un momento donde muchos se ilusionaban y defend铆an la posibilidad de extrapolar las reformas impulsadas por el liderazgo sovi茅tico a nuestra realidad. Gracias al empe帽o de Tablada las ideas del Che sirvieron entonces no solo para rectificar en la b煤squeda de nuestro propio camino, sino tambi茅n como muro de contenci贸n a los entusiastas del calco y la copia.

II

Recientemente se hizo p煤blico un discurso in茅dito de Fidel en un encuentro con el Consejo Nacional de la Asociaci贸n Hermanos Sa铆z, el 12 de marzo de 1988, donde se observa claramente la fuerte conexi贸n de Fidel con las ideas del Che, que evidentemente hab铆a vuelto a analizar a partir del libro de Tablada. Me permito citar algunos fragmentos:

“Nosotros no vamos a descuidar, ni en lo m谩s m铆nimo, todo lo que se refiere a la eficiencia econ贸mica, pero hab铆amos ca铆do en un mercachiflismo terrible; ni se sabe las consecuencias que hab铆amos tenido con esas empresas que actuaban como empresas capitalistas, es decir, tuvimos un bache serio.
Yo me imagino lo que ha pasado en algunos pa铆ses por ah铆, porque todos esos mecanismos estuvieron funcionando veinticinco o treinta a帽os; aqu铆 estuvieron diez y por poco acaban con nosotros, esa es la verdad, en el cual se estaba aplicando una experiencia de otros pa铆ses. Pudi茅ramos decir que el Che previ贸, porque el Che –y nunca hab铆a vivido esa experiencia por un pa铆s del Tercer Mundo– ten铆a una desconfianza terrible en aquellos mecanismos y dec铆a que no se pod铆a construir el socialismo a base de aquellas categor铆as capitalistas.
Cuando en el a帽o 1975 se empez贸 a aplicar aqu铆 el sistema similar a los dem谩s pa铆ses socialistas, tuvimos todas esas cosas. Despu茅s las empresas no quer铆an terminar un edificio porque ganaban dinero moviendo tierra, poniendo columnas y no ganaban dinero terminando, que es lo m谩s dif铆cil, lo que menos ganancia daba, y se empezaron a convertir en unos capitalistas de pacotilla. Yo digo, bueno, podemos decir que la Revoluci贸n pas贸 un per铆odo de eso, iba en estancamiento y descenso. Esa es la realidad.
(…)
驴Qu茅, nos vamos a poner a competir con la sociedad de consumo yanqui? 驴Vamos a entrar en la competencia para que la gente se quede aqu铆 a base de darle m谩s zapatos, m谩s lujos, m谩s cosas? 驴Cu谩ntos se quedar铆an aqu铆, si el cemento que une al ciudadano a su patria no es otra cosa que el bienestar material?
(…)
Recuerdo lo que dije que significaba la cultura cuando hab铆a los criterios de que “esto cuesta tanto”, “esto es improductivo”, como si lo 煤nico productivo fuera aquello que produjera cemento, acero, cosas materiales.
(…)
Si se cree en el hombre, y es un punto de vista del que yo parto, 驴es un animalito que obedece solo al palo o a la zanahoria? Yo no creo que el hombre sea esa porquer铆a realmente. Yo creo que el hombre es mil veces superior a eso”.[viii]
III

A pesar de que el Che se adelant贸 como nadie en la cr铆tica al socialismo real existente y alert贸 sobre la restauraci贸n del capitalismo en los pa铆ses europeos, todav铆a hoy algunos siguen considerando la visi贸n del Che sobre lo que deb铆a ser y lo que no deb铆a ser el socialismo, como idealista. Creo que tener esa valoraci贸n a estas alturas solo es posible sobre la base del desconocimiento o la tergiversaci贸n de la propuesta te贸rica y pr谩ctica del Che sobre la transici贸n socialista. 

Basta con leer el libro de Tablada para entender cuanto realismo hab铆a en las propuestas del Che. Ese Che realista es que llega a plantear: “pensar que un pa铆s entero va a responder a est铆mulos superiores teniendo hambre…., eso a m铆 me parece un sue帽o (…); hay una cantidad de necesidades que son vitales, y 茅sas hay que satisfacerlas, si no las satisfacemos, dif铆cilmente podamos avanzar”.[ix] 

Pero para leer y entender al Che hay que hacerlo desde su visi贸n totalizadora del socialismo, donde no se pueden segmentar sus propuestas econ贸micas, de la ideolog铆a, la pol铆tica y la cultura. El Che tom贸 distancia tanto del idealismo voluntarista como del pragmatismo economicista.

“El socialismo econ贸mico sin la moral comunista no me interesa –expresaba el Che–. Luchamos contra la miseria, pero al mismo tiempo luchamos contra la alienaci贸n”.

Marx se preocupaba tanto de los hechos econ贸micos como de su traducci贸n en la mente. El llamaba a eso un “hecho de conciencia”. Si el comunismo descuida los hechos de conciencia puede ser un m茅todo de repartici贸n, pero deja de ser una moral revolucionaria”. [x]

Y es que para el Che, como destaca Tablada: “los 茅xitos econ贸micos ser铆an realmente tales en la medida en que, tanto por sus resultados finales como por la manera en que fueran logrados, implicaran un impulso decisivo a la formaci贸n de nuevas relaciones sociales m谩s humanas y, por tanto, de nuevas formas de conciencia social”.[xi]

Siendo uno de los grandes humanistas del siglo XX al igual que Fidel, para el Che siempre estuvo claro que la meta fundamental no era solo crear una nueva sociedad como ant铆poda de la sociedad capitalista, sino crear seres humanos distintos y que, de hecho, era imposible llegar al comunismo si por el camino no se forjaba al “hombre nuevo”. El Che colocaba al hombre en el centro de toda su concepci贸n del socialismo, como actor consciente de la historia, y al factor subjetivo como la palanca principal para crear nuevas realidades. 

El Che no solo rechazaba al orden de subordinaci贸n que realizaban algunos te贸ricos al subordinar el desarrollo de la conciencia al “gradual aumento de los bienes de consumo para el pueblo”, sino que incluso defend铆a el criterio que el desarrollo de la conciencia ayudaba a que el individuo pudiera comprender, controlar y guiar los hechos econ贸micos y acelerar m谩s la creaci贸n de la base econ贸mica en funci贸n del proyecto social.

A lo largo de todo el libro de Tablada, se nos presenta a un Che enfrentado a la vulgarizaci贸n m谩s extendida del marxismo: el llamado determinismo econ贸mico. Para el Che no hab铆a econom铆a sin pol铆tica, tampoco pol铆tica sin econom铆a, pero era fundamental que la pol铆tica fuera la que condujera a la econom铆a y no viceversa. No desconoc铆a los l铆mites impuestos por las condiciones objetivas, pero tampoco se subordinaba a ellas. 

El Che entend铆a que las circunstancias hacen al hombre, pero tambi茅n 茅ste es capaz de hacer sus circunstancias. La herej铆a de la Revoluci贸n Cubana y del propio Fidel, ante los supuestos imposibles hist贸ricos, hab铆an sido para 茅l mejor ejemplo pr谩ctico.

Por supuesto, eso no significa –y estoy seguro que nunca fue la intenci贸n de Tablada– que estemos llamados a adoptar como camisa de fuerza las f贸rmulas en el sistema de direcci贸n econ贸mica que el Che ideo para un contexto muy particular, como era aquel de la Cuba de los a帽os 60, pero s铆 a profundizar en un pensamiento que aun tiene mucho que decirnos en las circunstancias actuales para evitar que “los 谩rboles nos impidan ver el bosque”. Hay esencias en el pensamiento del Che que son y ser谩n 煤tiles para todos los tiempos, y en cualquier circunstancia de un proyecto que pretenda convertirse en una alternativa real y superior al capitalismo.

La ense帽anza del Che, como tambi茅n se desprende de este libro, es que debemos incentivar siempre el pensamiento cr铆tico y por supuesto –si nos decimos revolucionarios y marxistas–, no contentarnos solo con interpretar el mundo, sino transformarlo. “驴Por qu茅 pensar que lo que “es” en el per铆odo de transici贸n, necesariamente “debe ser?”[xii] 

Es una pregunta que continuamente se hac铆a el Che y que debiera acompa帽arnos siempre para evitar el anquilosamiento y las verdades eternas, y a que prevalezca la “creaci贸n heroica” que propon铆a tambi茅n ese gran marxista latinoamericano que fue Carlos Mari谩tegui.

IV

La influencia que desempe帽贸 el libro de Carlos Tablada en la pol铆tica cubana de la segunda mitad de los a帽os 80, constituye una muestra ejemplar del papel que pudieran –y est谩n llamadas a desempe帽ar– las ciencias sociales en nuestro pa铆s en la coyuntura actual, en tiempos de trascendentales cambios y transformaciones en nuestra realidad econ贸mica, pol铆tica y social. 

En un momento en que se han multiplicado los diversos actores y estructuras que hoy intervienen en nuestra econom铆a, sigue teniendo gran vigencia el llamado que hizo Tablada a partir de sus profundos estudios del pensamiento del Che: “La forma en que cada una de las nuevas estructuras econ贸micas e instituciones condiciona y se expresa en las motivaciones del hombre corriente, resulta un aspecto vital que debe ser estudiado en cualquier ensayo sobre el per铆odo de transici贸n”. [xiii]
El libro de Tablada que es m谩s que el pensamiento econ贸mico del Che, pues aborda su concepci贸n amplia y sist茅mica del socialismo, nos reafirma que el pensamiento y el ejemplo Ernesto Guevara siguen siendo actuales y necesarios para encarar los viejos y nuevos entornos subjetivos que vienen reproduci茅ndose en nuestro pa铆s –acompa帽ados de nuevas expectativas y paradigmas de 茅xito–, que se alejan del ideal de socialismo al que aspiramos y por el que luchamos; para enfrentar adem谩s del imperialismo y el capitalismo, al colonialismo cultural m谩s sutil que nos invade, ya sea en la educaci贸n, en el lenguaje, en las costumbres o en los m茅todos. 

El Che sigue convoc谩ndonos a combatir el burocratismo, la corrupci贸n, el derroche, las indisciplinas sociales, la doble moral, la apat铆a y el derrotismo. 

El Che sigue motiv谩ndonos a que a contracorriente nos aferremos a lo mejor el humanismo y a que junto al desarrollo de las fuerzas productivas desatemos las fuerzas espirituales de la naci贸n cubana. El Che sigue llam谩ndonos a ser patriotas, solidarios e internacionalistas.

Este es un libro pertinente para Cuba, pero tambi茅n para toda la izquierda mundial, en especial en Latinoam茅rica. Las derrotas que han sufrido los procesos progresistas en Am茅rica Latina y el Caribe, han demostrado que el cambio revolucionario m谩s trascendente y perdurable no est谩 en lograr mejores patrones de distribuci贸n, en crear nuevos consumidores, sino en forjar nuevos sujetos para el cambio revolucionario, consientes y protagonistas de las principales transformaciones. Muchas de esas ideas ya fueron adelantadas desde el siglo pasado por el Che y podemos verlas n铆tidamente en esta obra que presentamos hoy

脕lvaro Ruiz

Cali, Abril/58. Economista con estudios pos universitarios Universidad de la Habana-Cuba. Especializaci贸n Administraci贸n P煤blica UNIVALLE. Directivo Sugoviano y L铆der Comunitario 鈥揓AC, Coordinador de Cuadra. Escribe desde 1984, siendo su primer fragmento 鈥淭risteza y Alegr铆a鈥. Desde entonces no ha cesado de trazar unas cuantas l铆neas denominadas MI VOZ. Su escuela literaria su T铆o el Escritor cale帽o Arturo Alape. Prepara compilaci贸n de sus trazos diversos pero unitarios: Imaginar Futuro como lo dec铆a Galeano.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


Nosotros

El Sindicato Unitario de la Gobernaci贸n del Valle del Cauca-Diverso pero Unitario, es una Organizaci贸n Sindical de Industria y/o rama de actividad econ贸mica de primer grado y mixta, que tiene en su seno a Servidores P煤blicos adscritos en los Niveles Central-Descentralizado, EICES-ESES-de Nivel Dptal. y Funcionaros de Educaci贸n planta FODE .


CONT脕CTENOS

LLAMENOS


  • Registro Sindical No. 00002597 de Noviembre 2 de 2010
  • Nit: 900393920-1


Suscripci贸n


    Categorias