SINDICATO UNITARIO DE LA GOBERNACI√ďN DEL VALLE DEL CAUCA
NOSOTROSCONTACTO 06 Oct, 2022

Informe del exorcismo a Paloma Valencia (Humor para reflexionar)

La Senadora, Paloma Valencia, se transfigur√≥ cuando sinti√≥ que “atacaban” a Uribe…Se le sali√≥ el demonio
Por Daniel Samper Ospina

(Tomado de la Revista Semana).- Llevaba a√Īos sin practicar exorcismos, pero todo cambi√≥ el d√≠a en que la observ√© por televisi√≥n. Me contaron que se llamaba Paloma. Que era una senadora colombiana y que estaba pose√≠da por una presencia maligna que la impulsaba a lanzar improperios y andar con el pelo electrizado. Pero no lo cre√≠. Hasta que observ√© su comportamiento durante un debate.

            Soy el padre Amorth, experto en exorcismos. Vivo en el Vaticano. Jam√°s hab√≠a visitado Colombia, un extra√Īo pa√≠s del tr√≥pico en el que suceden fen√≥menos tan inexplicables como que, a la fecha, la m√°xima obra del alcalde de la capital haya consistido en pintar de amarillo el borde de los huecos del asfalto, o que el vicepresidente de la Rep√ļblica ande vestido de alba√Īil y afirme en diversas entrevistas que por decisi√≥n de su jefe se convirti√≥ en obrero. 

Uno lo ve por la calle, con su casco blanco y su chaleco de bolsillos, y piensa que es un amable vendedor de Homecenter. Pero tan pronto como comienza a relacionarse con los dem√°s grit√°ndoles groser√≠as, supone que efectivamente es un obrero, o al menos un arist√≥crata que juega a ser zarrapastroso, exactamente al rev√©s de su antecesor.     

       Sin embargo, de todos los asuntos extra√Īos de este cafetal malsano, pocos han sido tan sorprendentes como el de la paciente de mi exorcismo. S√≠. Hablo de Paloma. La senadora Paloma Valencia.    

        Debo decir que en dicha rep√ļblica bananera hab√≠a una cruenta lucha pol√≠tica entre dos bandos: el de la derecha y el de la ultraderecha. Al segundo pertenec√≠a la senadora Paloma. Como en ese pa√≠s todo era asombroso, al bando de la derecha pertenec√≠a un senador de la izquierda radical, de apellido Cepeda, que sol√≠a vestirse con una camisa cuyo dise√Īo estaba inspirado en Mauricio C√°rdenas, porque no ten√≠a cuello, como las de Nehru. Bien. 

El se√Īor Cepeda hab√≠a citado a un debate al l√≠der de la ultraderecha, el doctor √Ālvaro Uribe. Y fue entonces cuando la se√Īora Paloma pidi√≥ la palabra para defender a su jefe, y termin√≥ desencajada: el pelo se le esponj√≥; lanz√≥ alaridos. Y por poco convulsiona.            

Sospech√© que est√°bamos ante un evento demon√≠aco porque la senadora no ten√≠a motivos para entrar en semejante estado de rabia. Cepeda acababa de darse un ba√Īo de popularidad, es cierto, pero, bien mirado, todo ba√Īo que tome alguien de izquierda es motivo de celebraci√≥n: cuando citen un debate en su contra, podr√°n acusarlo de todo, menos de lavado.            

Por eso, en un inicio supuse que la senadora sencillamente se encontraba despeinada, muy despeinada, y me result√≥ parad√≥jico que, mientras ella le echaba cepillo a Uribe, Uribe no hubiese tenido la caridad de hacer lo propio con ella, al menos para la transmisi√≥n televisiva. A lo mejor est√°bamos frente a la verdadera do√Īa Mechas, o alias La mechuda o la mism√≠sima loca de las naranjas del comercial del excandidato y ext√≠tere √ďscar Iv√°n Zuluaga, que ahora se sienta en una sillita en el Congreso, al lado de su jefe, a colorear.            

Sin embargo, la senadora entr√≥ en trance y comenz√≥ a gritar que el doctor Uribe era el nuevo Sim√≥n Bol√≠var. Y ah√≠ lo supe. Supe que el Mal estaba en ella. Que el Maligno la habitaba. Que en el Capitolio estaba sucediendo un fen√≥meno paranormal. Es decir: otro.             

La visit√© al d√≠a siguiente en la diminuta oficina que le asignaron en el Senado. Calent√© una conversaci√≥n anodina con cr√≠ticas al doctor Uribe, para medir su reacci√≥n. Y entonces sucedi√≥: cuando afirm√© que el uribismo estaba incendiando al pa√≠s, la se√Īora Paloma tirit√≥ como epil√©ptica. Emit√≠a desgarradores bufidos. Y se larg√≥ a hablar en lenguas: hablaba en paisa, usaba diminutivos, me dec√≠a ‚Äúhijito‚ÄĚ.Puse los dedos en cruz y me le acerqu√© de frente.            

‚ÄďPresencia maligna, ¬°sal de este cuerpo!La cabeza comenz√≥ a girar sobre su mismo eje y vomit√≥ una retah√≠la verdusca de elogios a la seguridad democr√°tica.            

‚Äď Esp√≠ritu del mal: en nombre de todos los santos, salvo de Pachito, ¬°abandona a esta mujer!‚Äď le orden√©.Pero ella se retorc√≠a como un resorte, y hablaba con una extra√Īa voz de ultratumba sobre la retoma del poder y una divisi√≥n en las fuerzas militares para lograrlo.             

‚ÄאּObedece, Belceb√ļ!‚Äď exclam√©.Entonces me lanz√≥ una mirada de brillo rojo, y me dijo:            

‚Äď Qui√©reme, hijito: yo fui gran amigo de Guillermo Cano; ¬°resp√©teme!
            

‚ÄďEn el nombre de Cristo, y del resto de ministros del despacho, ¬°deja en paz a esta ejecutiva, Maligno!‚Äď dije vehemente.            

‚Äď Jimmy Chamorro me apoyaba antes de recibir cheques de la mafia, hijito.            

‚Äď ¬°Sal ahora, diab√≥lico!Y entonces comenz√≥ a insultarme:            

‚Äď ¬°Santista!, ¬°enmermelado!, ¬°castrochavista!            

Le di una copa de aguardiente, a ver si se le sal√≠a el diablo, pero no obtuve resultados. Le tir√© agua bendita y una Constituci√≥n, y mis ojos vieron c√≥mo se desvanec√≠a entre humos, como el actual gobierno, hasta quedar privada en el suelo.             

Un rato despu√©s se levant√≥ cansada y no recordaba nada de lo que acababa de suceder. Y un poco m√°s tranquila parti√≥ a sesionar. 

            En la calle supe que el Mal√©fico la hab√≠a abandonado ‚Äďal menos parcialmente‚Äď porque seg√ļn las noticias vot√≥ en contra de la reelecci√≥n, y de la emoci√≥n me tropec√© con un hueco pintado de amarillo. Ojal√° lo repare el obrero Vargas Lleras.

Dicen que sin el “demonio” del Uribismo, la Senadora Paloma es hasta buena persona…

Sugov

El Sindicato Unitario de la Gobernaci√≥n del Valle del Cauca-Diverso pero Unitario, es una Organizaci√≥n Sindical de Industria y/o rama de actividad econ√≥mica de primer grado y mixta, que tiene en su seno a Servidores P√ļblicos adscritos en los Niveles Central-Descentralizado, EICES-ESES-de Nivel Dptal. y Funcionaros de Educaci√≥n planta FODE .


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


Nosotros

El Sindicato Unitario de la Gobernaci√≥n del Valle del Cauca-Diverso pero Unitario, es una Organizaci√≥n Sindical de Industria y/o rama de actividad econ√≥mica de primer grado y mixta, que tiene en su seno a Servidores P√ļblicos adscritos en los Niveles Central-Descentralizado, EICES-ESES-de Nivel Dptal. y Funcionaros de Educaci√≥n planta FODE .


CONT√ĀCTENOS

LLAMENOS


  • Registro Sindical No. 00002597 de Noviembre 2 de 2010
  • Nit: 900393920-1


Suscripción


    Categorias