SINDICATO UNITARIO DE LA GOBERNACI√ďN DEL VALLE DEL CAUCA
NOSOTROSCONTACTO 25 May, 2022

Entrevista a Jaime Guaraca desde La Habana – Por Alfredo Molano

Jaime Tarcisio Guaraca, considera que el conflicto armado debe terminar con un Proceso de Paz

Por Alfredo Molano – Tomado de El Espectador

Jaime Tarsicio Guaraca tiene hoy 82 a√Īos y vive en Cuba. Acompa√Ī√≥ a Marulanda desde muy ni√Īo, fue uno de los guerrilleros m√°s aguerridos en Marquetalia y el segundo al mando de las Farc una vez fundadas. Fue detenido y torturado en Palmira. En Cali, un consejo de guerra lo conden√≥ a 35 a√Īos y estuvo preso en la isla de Gorgona. Al levantarse el Estado de sitio fue liberado y regres√≥ a las guerrillas. Hizo parte del secretariado durante las conversaciones de Casa Verde entre el gobierno de Belisario Betancur y la Coordinadora Guerrillera Sim√≥n Bol√≠var.
Lo entrevisté en La Habana y comenzó así la conversación:
 Jaime Guaraca: Primero quiero saludar al vilipendiado y sufrido pueblo colombiano.
Alfredo Molano Bravo: Cu√©ntenos de sus or√≠genes, de sus padres, de su ni√Īez.
 J.G.: Mi padre fue un campesino de Natagaima, que de joven pag√≥ el servicio militar y cuando termin√≥ se cas√≥ con mi madre, que era de San Luis. Ambos tolimenses, medio ind√≠genas pijaos. Se fueron a tumbar monte a un punto de nombre Las Mercedes, municipio de Santiago P√©rez. Abrieron una peque√Īa finca de la que se abastecieron para abrir otra mejora que llamaron San Isidro. Ah√≠ nac√≠ yo. Se cultivaba especialmente caf√©, ma√≠z, fr√≠jol, y se sembraba pasto para criar ganado.
 Cuando mataron a Gait√°n o√≠mos la noticia en el radio de un viejo liberal. La gente ven√≠a ya asustada porque los gallos cantaban a las 8 o 9 de la noche y eso era se√Īal de malas noticias. Va a haber muertos…
A.M.B.: ¬ŅY c√≥mo comenz√≥ la violencia?
 J.G.: Apenas mataron a Gait√°n, el Partido Liberal dio la orden de que todos los reservistas se presentaran en Santiago P√©rez, porque Mariano Ospina, el presidente, orden√≥ armar a los conservadores en muchas regiones del pa√≠s. A La Estrella lleg√≥ un contingente de polic√≠a y de godos civiles armados. Al otro d√≠a mataron tres colonos a puro machete y les pelaron el cuero de la cara. Vino el saqueo, quemaron la escuela, el pueblito mismo, y recogieron reses, caballos y mulas. La vereda qued√≥ desolada. Quemaron nuestro rancho. Muchos vecinos pegaron para Bilbao, para los lados de Herrera, porque se oy√≥ el rumor de que por all√° se estaba organizando algo. Y fue verdad: don Gerardo Loaiza, primo de Manuel Marulanda, estaba organizando la guerrilla liberal. Mis hermanos, como muchos vecinos de La Estrella, comenzaron en el comando de los Loaiza. En el a√Īo 49 se organizaron comandos en La Estrella, Pe√Īa Rica, San Miguel y El Paujil, comandado este por Ciro Trujillo. Las armas eran escopetas de fisto, una que otra de c√°psula y muy contadas veces una carabina 22. Todos segu√≠an el ejemplo que ven√≠a de La Herrera, donde estaban los Loaiza.
A.M.B.: ¬ŅEran todos liberales?
 J.G.: S√≠, pero tambi√©n se organiz√≥ otro comando mandado por Isauro Yosa, un campesino comunista que form√≥ su guerrilla con j√≥venes de las veredas de Irco, Charal√° y Horizonte, municipio de Chaparral. Desde el comienzo lo acompa√Īaron Luis Alfonso Casta√Īeda, capit√°n Richard, Canario y Joselito, muertos ambos con el grado de capit√°n. Gerardo Loaiza los invit√≥ a unirse con los de La Herrera. Isauro, mayor Lister, acept√≥, pero se fue con familias, ancianos, ni√Īos, puercos y gallinas. Fund√≥ el comando de El Davis en socia con don Gerardo, general Loaiza, y Leopoldo Garc√≠a, general Peligro.
 A.M.B.: ¬ŅC√≥mo era El Davis?
 J.G.: Era una meseta muy hermosa que se eligi√≥ para hacer el comando. Con la gente que lleg√≥ huyendo del Tolima y del Huila se form√≥ una ciudad chiquita. No eran 50 familias, pasaban de 200. Fue un campamento muy bien montado, con varias organizaciones: de los 15 a√Īos hasta los 40, y a veces hasta los 50, eran guerrilleros de fila que cumpl√≠an cualquier misi√≥n militar. Con los mayores de 50 se constru√≠an ranchos, cultivaban comida, hac√≠an alpargatas y trabajaban el cuero para hacer cartucheras. Las mujeres remendaban, cocinaban, lavaban; algunas eran enfermeras y otras ense√Īaban a leer a ni√Īos y a ancianos. Los hombres de fila sal√≠an a pelear o a llevar abastecimiento porque lo que se cultivaba no alcanzaba.
 Cuando yo llegu√© no hab√≠a cumplido 12 a√Īos. Dur√© unos d√≠as en el Batall√≥n Sucre, donde participaban los ni√Īos de 10 a 14 a√Īos; a los 15 ya se pod√≠a pasar a la fila de guerrilleros. Un d√≠a desert√© de los pioneros, me present√© en la fila de los disponibles y me aceptaron como guerrillero. No hab√≠a cumplido los 13 todav√≠a.
 A.M.B.: ¬ŅC√≥mo fue el rompimiento entre liberales y comunistas?
 J.G.: Cuando la direcci√≥n liberal supo, protest√≥ y le dijo a Gerardo que no admit√≠a ese tipo de socias. Don Gerardo le hizo caso, reuni√≥ a los comunistas, los comunes, y les dijo: ‚ÄúLos comunistas nos han traicionado con una ideolog√≠a tra√≠da de Rusia. Aqu√≠ rompemos‚ÄĚ. La asamblea aprob√≥. Pedro Antonio Mar√≠n, que todav√≠a no era Marulanda, y Jacobo Pr√≠as Alape, que ya era Charro Negro, se opusieron y templaron Gaitania.
 En eso recibi√≥ el poder Laureano G√≥mez y fue peor, meti√≥ al Ej√©rcito. Tirofijo, Charro Negro y Lister, Isauro Yosa, mandaron evacuar las familias a Pe√Īarrica, donde se fund√≥ el comando de Marquetalia.
A.M.B.: ¬ŅCon Rojas Pinilla cambiaron las cosas?
 J.G.: Rojas tom√≥ el poder y promulg√≥ una amnist√≠a general para los alzados en armas. Marulanda, Charro Negro y Lister desconfiaban. Nos formaron y Charro dijo: ‚ÄúLos que quieran seguir peleando, den un paso al frente‚ÄĚ. Lo dimos s√≥lo 10 muchachos y un adulto que se llam√≥ Mundo Viejo; despu√©s nos juntamos 26 hombres y cuatro muchachas y salimos del Tolima a R√≠o Chiquito. El resto se fue a Villarrica a coger caf√©. La otra gente armada se fue a sus regiones a tumbar monte y a hacer finca, sobre todo en El T√°maro, que Charro bautiz√≥ Marquetalia. Hasta que Rojas rompi√≥ fuegos y bombarde√≥ Villarrica en 1955. Mucha gente lleg√≥ huyendo al Pato y al Guayabero; otra regres√≥ al sur del Tolima. Rojas cay√≥ al a√Īo siguiente.
A.M.B.: ¬ŅAlgo cambi√≥ con el Frente Nacional?
 J.G.: Lleras Camargo dio unos d√≠as de paz, que llam√≥ la Pacificaci√≥n. Contrataron a Marulanda para trabajar en la carretera entre El Carmen y Gaitania; Charro se puso a negociar en bestias; Lister, a hacer finca. Pero no entregaron armas; el Gobierno no las pidi√≥. Preparaba el ataque. A Mariachi, que hab√≠a sido compa√Īero nuestro, se lo ganaron y nos lo pusieron de frente: el 11 de enero de 1960 mataron por la espalda a Charro Negro. Manuel nos dijo: ‚ÄúEl Gobierno se nos viene‚ÄĚ. As√≠ fue. La tropa entr√≥ a Gaitania. Comenz√≥ el acoso. El Ej√©rcito se embosc√≥ en los caminos, amanec√≠an, rode√≥ casas, instal√≥ un mortero y nos intimidaba a bombazos. Despu√©s meti√≥ la acci√≥n c√≠vico-militar a sacar muelas. Hicieron un censo, apuntaban hasta las gallinas. Marulanda, al ver reducido el espacio, a comienzos de 1961 prepar√≥ un grupo de muchachos en el arte militar para convertirlos en guerrilleros; a ese grupo entr√≥ Miguel Pascuas. Por primera vez, financiados por la regional del Partido Comunista, nos dieron cobija, hamaca y tenis en vez de alpargatas de fique. Manuel preguntaba: ¬Ņqu√© hacer? ‚ÄúEl √ļnico que tiene armas nuevas y buenas es el Ej√©rcito; va tocar salir a cogerle uno que otro fusil‚ÄĚ. Y por ese camino nos fuimos.
 En el 62 el Ej√©rcito decidi√≥ lanzar un operativo grande. Le hicimos resistencia. Alcanz√≥ a llegar a San Miguel, pero se devolvi√≥, en parte por la protesta que se le hizo en Bogot√° y Cali. Pero cerr√≥ la puerta en Gaitania, donde se aposent√≥. Nada entraba ni sal√≠a del pueblo.
A.M.B.: ¬ŅC√≥mo fue la Operaci√≥n Marquetalia?
 J.G.: El 25 de julio de 1961, √Ālvaro G√≥mez Hurtado, el hijo de Laureano, habl√≥ de las rep√ļblicas independientes, que en realidad eran comandos que tuvo la guerrilla en las dictaduras de Mariano Ospina P√©rez, Laureano G√≥mez, Urdaneta Arbel√°ez y Rojas Pinilla. En marzo del 62 comenzaron los operativos; en abril ya est√°bamos esper√°ndolos.
 Hubo que evacuar la poblaci√≥n civil, que era nuestro problema, y quedamos solos. Fue un l√≠o muy tremendo convencer a las mujeres para irse. No quer√≠an. Ten√≠an raz√≥n. No era justo perderlo todo despu√©s de haber ayudado a trabajar la tierra para hacer finquita durante cinco a√Īos. 
La resistencia se hizo con 48 varones y cuatro mujeres. De esos no estamos vivos sino tres: Miguel Pascuas, Jaime Bustos y quien le habla. La evacuaci√≥n civil termin√≥ en mayo. El 18, a las 11 de la ma√Īana, el Rep√≥rter Esso de Caracol anunci√≥ que Guillermo Le√≥n Valencia, el presidente, hab√≠a dado la orden de comenzar la Operaci√≥n Marquetalia con 16.000 hombres del Ej√©rcito. 
El 27 de mayo se inici√≥ la pelea por el camino ind√≠gena de La Suiza, con un grupo de seis compa√Īeros que nos hab√≠an asignado detener la entrada por los m√°rgenes del r√≠o At√°. Nosotros dimos la primera pelea y, a mucho honor, yo dispar√© el primer tiro. 
Despu√©s hubo varios combates hasta que llegamos al alto de Socorre√Īo y se produjo el desembarco de tropas en los helic√≥pteros al ladito de Marquetalia. Nosotros est√°bamos ah√≠ con Isa√≠as Pardo. Dijimos: no tiene sentido seguir aqu√≠, ya se toman Marquetalia. Entonces cruzamos el r√≠o At√° y fuimos a buscar a Manuel al alto de Trilleras.
Esa noche nos dijo: ‚ÄúA dormir porque es la √ļltima noche que vamos a dormir en casas‚ÄĚ. Al otro d√≠a a las 5 de la ma√Īana √©l ya ten√≠a organizada una emboscada y le orden√≥ a Isa√≠as: ‚ÄúH√°gale, camarada‚ÄĚ. Estuvimos tres d√≠as esperando la tropa hasta que entr√≥ en la emboscada. La pelea empez√≥ a las 9 de la ma√Īana y la orden de retirarnos de las trincheras se dio a las 6 de la tarde. 
El Ej√©rcito no pudo recoger ni sus heridos ni sus muertos. M√°s adelante Isa√≠as hab√≠a preparado la Anastasia, una bomba de gran poder que Marulanda mand√≥ estallar al paso de los soldados. Se les hizo mucho da√Īo. Nos bombardearon y de ah√≠ naci√≥ la viruela negra, que nosotros llamamos ‚Äúespuela de gallo‚ÄĚ. Eran ampollas que al reventarse dejaban la llaga. Cuando Marulanda vio eso, dijo: ‚ÄúHay que sacar inmediatamente la gente de aqu√≠ porque ah√≠ tiraron algo infeccioso‚ÄĚ. Nos fuimos para la hacienda San Miguel, desde donde hicimos varios asaltos en Pe√Īa Rica, Juntas y carretera al Carmen. Bombardeaban a la loca desde los T-33. El secretariado, que eran Marulanda, Isauro Yosa, Isa√≠as, Jacobo y Hernando Gonz√°lez, acord√≥ la movilidad total de las guerrillas. Yo sal√≠ con Isa√≠as y Dar√≠o Lozano a guapearles por el lado de Canoas, para distraerlos; en una de esas peleas mataron a Isa√≠as. Marulanda se esfum√≥. 
El Ej√©rcito dec√≠a que nosotros √©ramos m√°s de 600 hombres… si hubi√©ramos tenido al menos cien, no los habr√≠amos dejado moverse. √Čramos 52 y s√≥lo 25 con armas buenas. La direcci√≥n del secretariado march√≥ hacia el Cauca a hacer la convocatoria del bloque Sur y detr√°s de ellos sali√≥ toda la poblaci√≥n civil.

Sugov

El Sindicato Unitario de la Gobernaci√≥n del Valle del Cauca-Diverso pero Unitario, es una Organizaci√≥n Sindical de Industria y/o rama de actividad econ√≥mica de primer grado y mixta, que tiene en su seno a Servidores P√ļblicos adscritos en los Niveles Central-Descentralizado, EICES-ESES-de Nivel Dptal. y Funcionaros de Educaci√≥n planta FODE .


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


Nosotros

El Sindicato Unitario de la Gobernaci√≥n del Valle del Cauca-Diverso pero Unitario, es una Organizaci√≥n Sindical de Industria y/o rama de actividad econ√≥mica de primer grado y mixta, que tiene en su seno a Servidores P√ļblicos adscritos en los Niveles Central-Descentralizado, EICES-ESES-de Nivel Dptal. y Funcionaros de Educaci√≥n planta FODE .


CONT√ĀCTENOS

LLAMENOS


  • Registro Sindical No. 00002597 de Noviembre 2 de 2010
  • Nit: 900393920-1


Suscripción


    Categorias