SINDICATO UNITARIO DE LA GOBERNACI√ďN DEL VALLE DEL CAUCA
NOSOTROSCONTACTO 29 Sep, 2022

El Desplazamiento, cruce de todas las violencias

El desplazamiento y la violencia est√°n √≠ntimamente ligados y deben interpretarse con una lectura detenida. Un art√≠culo para leer en detalle, del escritor Arturo Alape, vigente como siempre… 

Por Arturo Alape
En los √ļltimos cincuenta a√Īos* el desplazamiento de campesinos* de ind√≠genas y comunidades negras* ha sido y sigue siendo el conflicto humano de mayores repercusiones en nuestra reciente historia. El desplazamiento revela profundamente lo que somos como naci√≥n¬Ľ Colombia es un pa√≠s de inmensa movilidad humana a la fuerza* su geograf√≠a f√≠sica se ha vuelto como un estallido tel√ļrico de grandes proporciones: hoy d√≠a deambulan por e! territorio nacional cientos de miles de personas que huyen.
El crecimiento de los desplazados, seg√ļn CODHES, en los √ļltimos cuatro a√Īos es simplemente escalofriante: en el 99 228.000, en el 2000* 317.000* en el 2001 342.000, entre enero y junio del 2002 204.00. Por fuera de las fronteras* en Venezuela, en los Estados Unidos y en algunos pa√≠ses europeos* viven desplazados cerca de dos millones de colombianos.
Orígenes históricos

Hist√≥ricamente* en el origen del desplazamiento confluyen las diversas formas de violencias: la violencia partidista en funci√≥n de aniquilar f√≠sicamente al otro como contrincante potinco* la violencia conservadora corno proyecto de godificaci√≥n territorial que comienza a finales del a√Īo 47 y comienzos de! 48 en Boyac√° y norte de Santander, la cual produce los primeros
Desplazamientos hacia Venezuela por acción criminal de la policía chulavita y civiles armados.
Seg√ļn Semana, enero 3 de 1948, “comienza un lamentable √©xodo de ciudadanos de muchas poblaciones de Boyac√° -Sota, Coper, Leiva, Chiquinqu√≠r√°- donde se han verificado ya cr√≠menes horrendos y no hay seguridad alguna de que las vidas y las haciendas sean respetadas por la autoridad. En el Norte de Santander, todas las semanas tienen lugar cr√≠menes pol√≠ticos, que denuncian un clima de pasi√≥n sedarla y de odio galvanizado”.
Ese clima de odio partidista con innumerables víctimas y desplazados, es lo que fuerza a Gaitán a pronunciar su célebre Oración por la Paz, el 7 de febrero del 48, ante una gigantesca manifestación en donde imperaba el silencio como una actitud de repudio ante los lamentables hechos violencia que azotaba el país.
En el a√Īo 49 comienza por la fuerza de la violencia conservadora la despoblaci√≥n de la cordillera occidental en el valle de! Cauca, El objetivo de la razia; eliminar f√≠sicamente al contrincante pol√≠tico para ganar las elecciones presidenciales de los a√Īos 50.
Los campesinos de La Tulla, La Primavera, Naranjal, Roldanillo, Ceil√°n, Bol√≠var que se resignan a quedarse en las poblaciones deb√≠an declarar en acto p√ļblico frente a las autoridades locales, su decisi√≥n de dejar de pertenecer al partido liberal: “Que  protestamos de! partido liberal y de seguir siendo sus soldados de antes, porque ese partido es el de la anarqu√≠a, disociador mora/, que atenta contra el ornen y fas buenas costumbres y contra la Iglesia Cat√≥lica  como lo demostr√≥ el 9 de abril. Desde hoy perteneceremos al partido conservador, √ļnico que respeta el patrimonio legado por el Padre de la Patria, Juramos defender al partido conservador hasta morir”. Los que huyeron para salvar la vida, emigraron hacia Cali y muchos de ellos mueren en ta masacre de la casa liberal Ser√≠a la primera emigraci√≥n campesina hacia la capital del Valle, orquestada desde la gobernaci√≥n y ejecutada magistralmente por el C√≥ndor Lozano, desde Tuina su fort√≠n pol√≠tico-b√©lico, Al r√≠o Cauca lo convierten en el r√≠o de fa muerte; por sus aguas frotaban cientos de cad√°veres de quienes no alcanzaron a huir.
En el sur del Tolima, el desplazamiento est√° √≠ntimamente ligado con el mapa de la tierra; en los a√Īos treinta con la llamada Ley 200 se promueve un inmenso movimiento campesino alrededor de Chaparra!, en El Lim√≥n que abarcaba con su influencia las haciendas de Calib√≠o, Ic√°reo, Laureles, La Pedregosa, La Caba√Īa que tiene corno objetivo la recuperaci√≥n de la tierra bald√≠a propiedad del Estado, Con e! comienzo de la violencia partidista despu√©s de! 9 de abril, los latifundistas inician la recuperaci√≥n a la fuerza de sus antiguos latifundios; polic√≠as y civiles armados son fa punta de lanza en el despojo sangriento del territorio.
En los a√Īos 50 en los L√≠anos Orientales con las leyes draconianas de los gobiernos conservadores de cerrar entradas y salidas al llano, para acorralar econ√≥micamente a los alzados en armas, la poblaci√≥n civil huye por los r√≠os, se esconde en el pie de monte y busca salvar la vida en los territorios fronterizos con Venezuela.
En el Tolima, el desplazamiento surge como un acto defensivo de la poblaci√≥n civil. Los primeros grupos guerrilleros comunistas se conforman por peque√Īos propietarios y aparceros quienes organizan grupos de autodefensa. Luego por razones militares tienen que marchar o cambiar de territorio: en la vanguardia y en la retaguardia marcha el grupo armado, en la mitad la poblaci√≥n civil. Guerrilla y poblaci√≥n civil eran un solo cuerpo. As√≠ sucedi√≥ con la primera gran marcha campesina de T√°mara hacia El Davis, en et a√Īo 51. La experiencia se repetir√≠a con la m√°s grande evacuaci√≥n campesina cuando la tropa enviada por Rojas Pinilla en 1955, despu√©s de -seis meses de intensa guerra de posiciones, desaloja el territorio de Villarrica: cerca de treinta mil personas abandonan sus pertenencias y se dirigen por el p√°ramo de Sumapaz, atraviesan el departamento del Meta y terminan en el Caquet√°; son los fundadores de Guayabera y el Pato.
Es el mismo per√≠odo cuando la guerrilla comunista coloniza tas regiones de Marqueta!¬Ľ y Rio-chiquito, campesinos combatientes dirigidos por ‘”Charro Negro”, Manuel Marulanda V√©lez y Ciro Trajino. Con te pacificaci√≥n del Frente Nacional el Sur del Tollina queda dividido en dos ejes territoriales: Rioblanco y La Herrera en manos de los ‘liberales limpios” y Marquetalia bajo la influencia de “los comunes”.
Las familias fundadoras de los territorios bajo la influencia comunista deben volver a salir de sus parcelas m tos a√Īos sesenta cuando el ej√©rcito toma militarmente las llamadas “rep√ļblicas independientes” Cientos de personas huyen hacia monta√Īa y la selva adentro. Contin√ļa et proceso de movilizaci√≥n masiva a la fuerza en el cruce de las tres codilleras.
Con la fundación de las FARC, éstas determinan que para su proyecto político-militar deben conformar grupos móviles sin la presentid de la población civil Es et desprendimiento histórico de la guerrilla y población civil. En lo sucesivo, guerrilla y ejército trataréis de ganarse con la aplicación de sus tácticas políticas, a la población civil que queda expectante en la mitad del conflicto armado, dispuesta solamente a huir en el momento propicio.
A finales de tos artos 60, en el departamento de C√≥rdoba, a rafe de tos enfrentamientos entre el EPL y el ej√©rcito, el desplazamiento forzado hacia la monta√Īa se vuelve un hecho cotidiano.
Y como s√≠ se tratara de una iron√≠a hist√≥rica, en et a√Īo 82 el ej√©rcito vuelve a tornar militarmente las regiones del Pato y Guayabera. Entonces la marcha campesina, despu√©s de soportar intensos bombardeos por parte del ej√©rcito, deja la selva adentro y se dirige hacia la carretera central para luego, despu√©s de caminar agotadores kil√≥metros, invadir poblados, ciudades intermedias hasta llegar a Bogot√° y comenzar a construir el sue√Īo de vivienda en Ciudad Bol√≠var.
E! mismo sue√Īo de vivienda en las Comunas de Medell√≠n, en la periferia de Cali, en las afueras de Barrancabermeja. La marcha campesina duerme moment√°neamente con sus historias guardadas en la memoria de la trashumancia. Y en los extramuros urbanos, los desplazados viven en la pobreza absoluta, excluidos y criminalizados por su origen campesino, por ser “huidores” de la violencia y de la guerra.
En el desplazamiento campesino de los a√Īos 80 fue determinante el surgimiento del paramilitarismo, que ha venido desarrollando creado una inmensa capacidad criminal para desaparecer la vida, despoblar grandes territorios geogr√°ficos e imponer sus dominios guerra. En el desplazamiento de cientos de miles de personas influye tambi√©n el narcotr√°fico con su enorme y destructivo poder econ√≥mico y militar y su voracidad para convertirse en los grandes y nuevos se√Īores de la tierra.
En los actuales procesos de desplazamiento campesino confluye la violencia guerrillera con sus diversos orígenes históricos y sus actuales procesos de deformación de ideales y principios y fa prepotencia militarista impuesta por la lógica perversa y criminal de la guerra.

Actos de vida y fundación
En el campesino corno eje tem√°tico esencial de nuestra historia reciente, confluyen todas las posibles historias humanas, individuales y colectivas. Se vive Intensamente la Par√°bola del Retomo, cuando la marcha campesina deja a fas espaldas los sue√Īos de fa vida anterior: la tierra, lo que se ha construido como bien de familia, los hijos y las antiguas costumbres. A las espaldas que como sombra maligna la imagen del territorio abandonado, que no huye de la conciencia y por el contrario, se vuelve un permanente llamado de los inconfundibles. En la espesura de la monta√Īa, en tos escondrijos del pie de monte y de la selva, los enmontados construyen el lenguaje del silencio como una tenaz forma de sobrevivencia. Se regresa al habla cotidiana cuando el peligro del enemigo ha dejado de acechar.
A mitad de camino, despu√©s de un mes o quiz√° mes meses de marcha, se inicia para cientos de desplazados, el Sue√Īo de la Tierra Prometida: la vida se juega al juego terrible de la persecuci√≥n por se√Īalamientos pol√≠ticos, la vida se enfrente a una naturaleza inh√≥spito, en el camino se queda el ni√Īo o el viejo porque no resisten e! agotamiento del cuerpo y la carretera sigue desaparecida en los l√≠mites de lo imposible.
En la marcha cambia el Sentido de la Vida ya sujeta a una mentalidad del perseguido que huye, se desplaza y conserva gracias at valor individual que tiene como semilla metida en el cerebro, la solidaridad y el desprendimiento humano. En la marcha Cambia el sentido de la Muerte cuando se pierde el ritual cotidiano del duelo que expresa la muerte natura! y ahora se despide m ser querido muerto por muerte violentada. En el trasegar de la evacuación, el duelo se preservará en la memoria.
En la evacuaci√≥n campesina se producen los Actos de Fundaci√≥n Humana: nunca se olvida el abrigo de! monte o de la selva, en fas cortezas de los √°rboles se dejan se√Īales para un posible regreso; el caleter√≠o levantado para apaciguar el cansancio o el sue√Īo ser√° el pr√≥ximo abierto en la monta√Īa que dar√° nombre a la futura nueva poblaci√≥n; ef r√≠o que se cruza a la fuerza ser√° el puente de paso de la nueva se√Īal fronteras que corren; con asombro de memoria adulta, et siguiente desplazamiento ser√° otra demarcaci√≥n territorial desconocida de la geograf√≠a nacional: y detr√°s de las huellas profundas de los desplazados, vendr√° la present√≠a formal e in√ļtil del Estado, as√≠ como fas present√≠as de fas guerrillas, el paramilitarismo y el narcotr√°fico.
En la reciente historia colectiva del pa√≠s, las huellas del desplazamiento se volvi√≥ tambi√©n por arte del caminar, relato oral. En la marcha campesina se cuentan con un esp√≠ritu de sobrevivencia -la memoria no debe enterrarse en el olvido- complejas historias de amor, abrazos filiales, historias de sangre y venganza, haza√Īas Individuales, reencuentros con ros espacios perdidos, historias de peque√Īos y grandes poderes econ√≥micos, historias de sue√Īos so√Īados y sue√Īos por realizar, historias de espantos que recogen un mirar cultural, historias de aventuras, en un especie de caj√≥n m√°gico de recuerdos de un nuevo Imaginario cultural, expresado en otro lenguaje; luci√©rnaga de voces que se disgrega tras el olor penetrante de “huidores” que deja impregnada la monta√Īa, la selva, la carretera y llega a la ciudad, pidiendo espacio de acomodo para el cuerpo. Relatos que se cantan, danzan y teatralizan para exorcizar el miedo, tatuaje en la piel, et alma y la conciencia.

Son la Sociedad Civil
Los desplazados de la violencia son parte fundamental y esencial de la llamada Sociedad Civil, que cuando habla, lo hace como supuesta representaci√≥n urbana. El desplazado no existe o quiz√° ha dejado de existir para aquellos que han asumido √≠a representaci√≥n del pa√≠s civil. En cincuenta a√Īos de desplazamiento forzado, el Estado nunca ha tenido una pol√≠tica en relaci√≥n con este fen√≥meno. Los desplazados tampoco estuvieron en mente de los pol√≠ticos porque en su constante movilidad no son votos contables.
Los desplazados que han vivido como experiencia vital las consecuencias de la contienda armada, que seguir√°n viviendo en carne y pensamiento tos horrores de la guerra total declarada por el gobierno y la insurgencia,  son una profunda voz que debe escucharse en todos los √°mbitos que vislumbren un nuevo proceso de paz.
Medellín, junio 16 de 2003.

√Ālvaro Ruiz

Cali, Abril/58. Economista con estudios pos universitarios Universidad de la Habana-Cuba. Especializaci√≥n Administraci√≥n P√ļblica UNIVALLE. Directivo Sugoviano y L√≠der Comunitario ‚ÄďJAC, Coordinador de Cuadra. Escribe desde 1984, siendo su primer fragmento ‚ÄúTristeza y Alegr√≠a‚ÄĚ. Desde entonces no ha cesado de trazar unas cuantas l√≠neas denominadas MI VOZ. Su escuela literaria su T√≠o el Escritor cale√Īo Arturo Alape. Prepara compilaci√≥n de sus trazos diversos pero unitarios: Imaginar Futuro como lo dec√≠a Galeano.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


Nosotros

El Sindicato Unitario de la Gobernaci√≥n del Valle del Cauca-Diverso pero Unitario, es una Organizaci√≥n Sindical de Industria y/o rama de actividad econ√≥mica de primer grado y mixta, que tiene en su seno a Servidores P√ļblicos adscritos en los Niveles Central-Descentralizado, EICES-ESES-de Nivel Dptal. y Funcionaros de Educaci√≥n planta FODE .


CONT√ĀCTENOS

LLAMENOS


  • Registro Sindical No. 00002597 de Noviembre 2 de 2010
  • Nit: 900393920-1


Suscripción


    Categorias