SINDICATO UNITARIO DE LA GOBERNACI脫N DEL VALLE DEL CAUCA
NOSOTROSCONTACTO 01 Feb, 2023

El Cristo de Bojay谩 sigue en pena

El Cristo de Bojay谩 es un mudo testigo de la masacre que se produjo hace 17 a帽os… 


119 personas que se refugiaron en el templo de Bojay谩, murieron producto del bombazo que produjo el tatuco. El 17 de noviembre pr贸ximo se entregan cuerpos identificados de las v铆ctimas.


Por Fernando Alexis Jim茅nez | @misnotasdeldia

Nadie recuerda cu谩ndo lo trajeron ni de d贸nde. La historia se remonta a muchas generaciones, cuando, adem谩s de adquirir el terreno, la iglesia cat贸lica decidi贸 construir un templo para la incipiente comunidad de creyentes en Bojay谩. Y trajeron el Cristo. 

Lleg贸 por el r铆o. Sorte贸 las inclemencias del tiempo, los aguaceros que no avisan en el territorio h煤medo del Choc贸 y llegado al caser铆o, el monumento se convirti贸 en el orgullo de todos. Hubo alegr铆a, procesi贸n, misa y uno que otro aguardiente furtivo que circul贸 despu茅s de la ceremonia.


Sin embargo, esa imagen desmembrada en la masacre del 2 de mayo de 2002, sigue en pena. No la han reconstruido pese a que muchos insisten en acondicionarla para que pueda conservarse en el nuevo asentamiento. Otros, por el contrario, alegan que se debe mantener as铆, como testimonio de la brutalidad de la guerra, la misma que enfrent贸 a paramilitares y guerrilleros del frente 58 de las FARC, infausto suceso en el que murieron 119 personas que se refugiaron en el lugar equivocado.

Macaria All铆n Chaverra relat贸 los momentos cr铆ticos que debi贸 vivir en el templo de Bojay谩. Macaria All铆n Chaverra relat贸 los momentos cr铆ticos que debi贸 vivir en el templo de Bojay谩.

 Cre铆mos que ir a la iglesia, era una buena idea. Ni los unos ni los otros iban a ir hasta all谩. Respetar铆an, porque, al fin y al cabo, era la casa de Dios鈥. Dioselina Mosquera rememor贸 el d铆a de la tragedia. Por muchas horas escucharon disparos de fusil, que son m谩s duros, secos y contundentes. 

Como un tote decembrino, quemado a pocos metros. Las r谩fagas se oyen a kil贸metros. Y poco a poco se percib铆an m谩s cerca. Fue entonces cuando tomaron la decisi贸n. Macaria All铆n Chaverra es una de las sobrevivientes de aquella tragedia, junto con sus dos hijas. 

Lo 煤nico que recuerda del instante en que todo se vino abajo, es el ruido de la explosi贸n del cilindro o tatuco. Crey贸 que sus o铆dos estallaban con el estruendo. Luego y por varios segundos, humo y una densa nube de fino ladrillo volando en part铆culas, cubri贸 el lugar.

Tras la explosi贸n del Tatuco, todo qued贸 sumido en ruinas. 

Tras la explosi贸n del Tatuco, todo qued贸 sumido en ruinas.

A mi ni帽a peque帽a, que en ese momento ten铆a dos a帽os, se le desprendi贸 parte de la piel de la espalda y a煤n tiene las cicatrices. A mi otra hija, que tiene problemas de retraso mental, se le abri贸 la pierna y perdi贸 tres dedos del pie izquierdo. A m铆, una esquirla me abri贸 la pierna, me afect贸 la clav铆cula y la columna vertebral del mismo golpe que gener贸 la onda explosiva. A mi hermana se le reventaron los o铆dos por la detonaci贸n鈥, recuerda al explicar que todo aquello fue un infierno. 
UNO DE LOS M脕S GRANDES EQU脥VOCOS 
La guerrilla crey贸 a pie juntillas que all铆, en el templo, estaban m谩s de cien paramilitares y acudi贸 a la f贸rmula de “tierra arrasada” para acabar con su vestigio. Pero se equivocaron, y mucho, tanto as铆 que la historia no olvida este hecho que empa帽贸 de dolor a Colombia y los corazones de todos aquellos que, en cualquier lugar del mundo, tuvieran sensibilidad humana. 
 De hecho, los moradores hab铆an alertado con antelaci贸n sobre estos enfrentamientos de la insurgencia y los paras, pero las autoridades se hicieron de los o铆dos sordos. Por este motivo, recientemente el Tribunal Administrativo del Choc贸 ratific贸 en segunda instancia, un fallo que condena a la naci贸n a reparar a v铆ctimas de desplazamiento forzado Bojay谩. 

Seg煤n el fallo, Procuradur铆a, Ej茅rcito y Polic铆a deben responder por su “omisi贸n” al no atender los llamados de la comunidad. Todo en el templo qued贸 destruido. Solo quedaban ruinas... Todo en el templo qued贸 destruido. Solo quedaban ruinas…
驴POR QU脡 EL CRISTO DE BOJAY脕 SIGUE EN PENA? 
 La pregunta que rodea todo este incidente, uno de los m谩s graves en la historia de Colombia, es si se ha hecho justicia. Y la respuesta debe ser contundente: Definitivamente no. 
 Si bien es cierto se produjo el traslado de buena parte de los familiares de los muertos hasta Bellavista Nuevo, el nombre que adopt贸 Bojay谩 en procura de olvidar su pasado, un terreno y una casa no reviven a los muertos. 
Y menos en esa forma tan aleve como cayeron, encerrados en las cuatro paredes del templo, que para muchos era un refugio, un lugar que respetar铆an los actores de la guerra. Pero no lo hicieron, como tampoco han respetado escuelas, hospitales o casetas comunales trasgrediendo arbitrariamente los postulados del DIH.
  En camino a Vig铆a del Fuerte ten铆an que enarbolar trapos blancos y explicar, a gritos, que eran civiles... En camino a Vig铆a del Fuerte ten铆an que enarbolar trapos blancos y explicar, a gritos, que eran civiles…
La situaci贸n era de tal magnitud, que Domingo Chal谩, el eterno sepulturero del caser铆o, relata que arrojaban los cad谩veres a las fosas, sin que nadie los rezara, que es uno de los mayores dolores para ellos, que guardan tradiciones desde sus ancestros que incluyen velorio y cantos para despedir al difundo. Sin discriminaci贸n, adultos y ni帽os, en bolsas pl谩sticas, sobre un costado del r铆o Bojay谩. El padre Ant煤n Ramos lider贸 el traslado de los heridos a Vig铆a del Fuerte. 
Otra odisea, porque ten铆an que gritar a cuanto parroquiano ve铆an, que ellos eran civiles. Lo hac铆an enarbolando trapos blancos, embargados por la incertidumbre, sin saber si se trataba de paramilitares o guerrilleros a quienes encontraban a su paso. Y en ese instante, la prioridad era salvar la vida de muchos de los agonizantes.  
UN ASOMO DE ESPERANZA 
 Cuando sepultaron a sus muertos, no pudieron identificarlos en su gran mayor铆a. Estaban desmembrados o desfigurados. De tal magnitud fue el bombazo que les cay贸 encima. Ahora tienen un asomo de esperanza aun cuando no resuelve todo. A trav茅s de muestras de ADN de las v铆ctimas y familiares fueron identificados plenamente 54 cuerpos 鈥揷on nombres y apellidos鈥 y en otros 12 se logr贸 la identificaci贸n gen茅tica y del grupo familiar. En ocho casos, por el deterioro de los tejidos, no ha sido posible obtener el perfil gen茅tico. 
 La ceremonia se cumplir谩 el 17 de noviembre pr贸ximo en Bellavista Nuevo, el nombre con el que se ha pretendido que renazca Bojay谩, en ese rinc贸n olvidado del Choc贸. Les permitir谩 hacer parte del duelo que tanto esperado por 17 a帽os, pero coinciden en asegurar que no es suficiente. Nada podr谩 suplir a quienes no est谩n ni llenar el vac铆o que los acompa帽a. Por eso, el Cristo de Bojay谩 sigue en pena.
  El mapa de Bojay谩 y la nueva ubicaci贸n de Bellavista Nuevo, como se le denomina al nuevo asentamiento del poblado, en el Choc贸. El mapa de Bojay谩 y la nueva ubicaci贸n de Bellavista Nuevo, como se le denomina al nuevo asentamiento del poblado, en el Choc贸. 
 驴Ya te diste un vuelt贸n por mi Columna de Opini贸n? Es hora de hacerlo en www.lacronicadeldia.wordpress.com

脕lvaro Ruiz

Cali, Abril/58. Economista con estudios pos universitarios Universidad de la Habana-Cuba. Especializaci贸n Administraci贸n P煤blica UNIVALLE. Directivo Sugoviano y L铆der Comunitario 鈥揓AC, Coordinador de Cuadra. Escribe desde 1984, siendo su primer fragmento 鈥淭risteza y Alegr铆a鈥. Desde entonces no ha cesado de trazar unas cuantas l铆neas denominadas MI VOZ. Su escuela literaria su T铆o el Escritor cale帽o Arturo Alape. Prepara compilaci贸n de sus trazos diversos pero unitarios: Imaginar Futuro como lo dec铆a Galeano.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


Nosotros

El Sindicato Unitario de la Gobernaci贸n del Valle del Cauca-Diverso pero Unitario, es una Organizaci贸n Sindical de Industria y/o rama de actividad econ贸mica de primer grado y mixta, que tiene en su seno a Servidores P煤blicos adscritos en los Niveles Central-Descentralizado, EICES-ESES-de Nivel Dptal. y Funcionaros de Educaci贸n planta FODE .


CONT脕CTENOS

LLAMENOS


  • Registro Sindical No. 00002597 de Noviembre 2 de 2010
  • Nit: 900393920-1


Suscripci贸n


    Categorias