SINDICATO UNITARIO DE LA GOBERNACIÓN DEL VALLE DEL CAUCA
NOSOTROSCONTACTO 24 Oct, 2021

Colombia, el macondo donde los pobres pagan impuestos y los ricos los evaden

El mayor peso de la carga impositiva de la reforma, recae en la gente de a pie, mientras que los empresarios se especializaron en evadir el pago de tributos.
Por Fernando Alexis Jiménez *
Colombia comparte por igual dos puestos deshonrosos en Latinoamérica y el mundo: Ser el país con el mayor número de reformas tributarias en los últimos veinte años, y de otro lado, la nación donde se registra el mayor índice de evasión de impuestos–protagonizada por supuesto–, por quienes concentran la riqueza.
Esa vieja convicción de que el que trampea es el vivo y el que cumple es el bobo, es la que aflora por parte de los empresarios que procuran hacerle el quite a la carga impositiva, mientras que la DIAN enfila baterías hacia la clase trabajadora, para esquilmarle hasta el último centavo.
Y aun cuando la Ley 1819 de 2016, que contiene la reforma tributaria que comenzó a regir el 1 de enero, habla de una vigencia de 4 años, lo más probable es que el próximo Presidente también impulse otra reforma al comenzar su mandato. La razón es apenas lógica: el déficit que arrastra el país suma 25 billones de pesos y, con el paso del tiempo, el hueco fiscal se agranda. Es un fenómeno exponencial.
Los de abajo son los que pagan

La enorme brecha que enfrenta el Estado entre ingresos y gastos, se agiganta. Es un fenómeno latente en los últimos veinte años.
En cada momento crítico, la salida más fácil que encuentra el Gobierno Nacional es impulsar una nueva reforma tributaria.
Como consecuencia de esa adicción de acudir a aumentar la base gravable y acrecentar la base impositiva, entre  1990 y el 2017 el Congreso de la República dio paso a trece reformas tributarias.

Uno de los campeones en aplicar impuestos, con su habladito paisa y lenguaje nacionalista, fue el Presidente Uribe; pero Santos no se le quedó atrás, y mientras nos vendía el proceso de paz con Premio Nobel incluido, lágrimas en los ojos y una enorme parafernalia mediática, nos trajo de regalo navideño la Ley 1819, que nos gravó con impuestos hasta lo más elemental. Y ya se está cocinando la reforma pensional, que también nos golpeará en las fibras más sensibles del bolsillo.
Fuente: El País
Por supuesto, el proceso de paz era necesario y lo anhelábamos la mayoría de los colombianos, pero para Santos fue un parapeto de cara a darnos el garrotazo decembrino con la reforma administrativa, una de las más agresivas de los últimos veinte años. ¿Y quienes pagan? Los de abajo, es decir, usted y yo.
Volumen de recaudos, sin precedentes

El IVA se ha convertido en un caballito de batalla para los gobiernos de turno. Aunque entre 2006 y el 2016 los ingresos por impuestos se duplicaron, tales recursos aún resultan insuficientes. Natural: los de arriba –que son muy pocos—se están gastando la plata de los de abajo—que somos muchos–.
Durante ese período Colombia pasó de recaudar $52,8 billones en el 2006, a $118,9 billones en el 2016. Y la voracidad del gobierno no cesa, porque ahora proyectan un lograr  $130 billones por cuenta de los tributos en el 2017.
Y algo grave: mientras que en cierta medida los empresarios tuvieron alivio en la carga tributaria, los tenderos deberán pagar un aporte anual que, pese a llamarse mínimo, sumará alrededor del millón de pesos. Los afectados son 300 mil tenderos oficialmente registrados en el país, sin contar con los que abren un pequeño negocito donde venden huevos, gaseosa, pan y dulces. 
Empresarios, hábiles para evadir

Mientras que al colombiano común lo bombardean con mensajes coercitivos a través de radio, prensa y televisión para que pague sus impuestos, los empresarios han marcado la pauta en los últimos veinte años para encontrar mecanismos de evasión. Es un índice de corrupción que el propio Estado admite hoy.
La propia DIAN estima que por  cada $100 de IVA evaden $25 y en renta la cifra es similar. Y como Juan Pueblo siempre es el blanco del seguimiento, la entidad se ha fijado la meta de exprimirle el bolsillo para recaudar $5 billones en el 2017 por cuenta de identificar “dónde está la fuente de drenaje de tributos”.
Otro año de garrote se avecina, pero al mismo tiempo, es un tiempo de avivamiento político ante la proximidad de elecciones para Presidencia y Congreso. Y déjeme adivinar: Millares de colombianos, azotados hoy en su precaria economía, volverán a caer en las mismas redes, votarán por los mismos para –tiempo después—criticar los nuevos impuestos y preguntarse: ¿Cuándo van a cambiar las cosas en Colombia?

* NOTA IMPORTANTE:La nota que acaba de leer refleja el pensamiento del autor alrededor del tema y no necesariamente encarna la posición del movimiento sugoviano. 

Sugov

El Sindicato Unitario de la Gobernación del Valle del Cauca-Diverso pero Unitario, es una Organización Sindical de Industria y/o rama de actividad económica de primer grado y mixta, que tiene en su seno a Servidores Públicos adscritos en los Niveles Central-Descentralizado, EICES-ESES-de Nivel Dptal. y Funcionaros de Educación planta FODE .


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


Nosotros

El Sindicato Unitario de la Gobernación del Valle del Cauca-Diverso pero Unitario, es una Organización Sindical de Industria y/o rama de actividad económica de primer grado y mixta, que tiene en su seno a Servidores Públicos adscritos en los Niveles Central-Descentralizado, EICES-ESES-de Nivel Dptal. y Funcionaros de Educación planta FODE .


CONTÁCTENOS

LLAMENOS


  • Registro Sindical No. 00002597 de Noviembre 2 de 2010
  • Nit: 900393920-1