SINDICATO UNITARIO DE LA GOBERNACIÓN DEL VALLE DEL CAUCA
NOSOTROSCONTACTO 20 May, 2022

Athos

Sugov01/24/2022
thpub_700X400_69023.jpg

9min1060

Aunque han pasado varios meses desde que solicitamos renovar el comodato de la sede del Sugov, ha sido imposible. Como el argumento de una telenovela. Definitivamente, increíble.

A Fernando Gaitán, el célebre libretista colombiano, sin duda le hubiera gustado escribir los capítulos de la telenovela –¿o será culebrón mexicano? —en que se ha convertido la renovación del comodato para el Sindicato Unitario de la Gobernación del Valle del Cauca—SUGOV–.

Primero, debíamos suministrar copia del depósito ante el Ministerio del Trabajo de la Junta Directiva en la que realizamos rotación de cargos. Lo hicimos. Hasta allí, bien.

El segundo capítulo que amalgama sentimientos como la sorpresa, la frustración, la rabia, la desolación, en fin, todo aquello que despierta un novelón, es que ahora, dilatando la decisión, elevarán consulta ante el Consejo Nacional de Patrimonio Histórico.

¿El motivo? Nuestra sede, otorgada en comodato hace muchísimos años, está en el Edificio San Luis. Es un bien público histórico. Entonces desean saber si un sindicato puede funcionar allí. ¡Válgame Dios!

Nos preguntamos si eso mismo ocurre con los diputados o quizá con Fondesarrollo o con la asociación de jubilados del Departamento o, simplemente, es porque se trata del SUGOV. ¡Tan queridos ellos! Detalle de fina coquetería que no nos permite salir de nuestro asombro!

A las otras organizaciones sindicales les han renovado sus comodatos sin problemas, ¿por qué con nosotros está pasando esta situación? ¿Será porque somos una piedra en el zapato para la Administración? ¿Acaso no se está violando el derecho a la equidad?

Ahora, nos gustaría ver las autorizaciones para las modificaciones que le han hecho a la estructura del edificio de San Luis: la fuente de agua, el espacio donde están las sillas para sentarse en la pequeña plazoleta, las imágenes de los diputados muertos en medio del conflicto armado, la recepción y algunas de las oficinas.

Reafirmamos la disposición de irnos a despachar desde la Plazoleta de San Francisco, con un escritorio, una silla, un archivador y una cabina de sonido gigante para denunciar lo que, desde nuestra perspectiva, es una arbitrariedad.

¿Y LAS CABAÑAS DE LADRILLEROS? SE ESTÁN CAYENDO…

Lamentable. Las cabañas de Ladrilleros, en Buenaventura, se están cayendo a pedazos. Y decimos que lamentable, porque nos pertenecen a los empleados. Son de todos. Y también de usted que está meneando la cabeza mientras dice: “No te lo puedo creer.”

Causa grima porque se han deteriorado pese a que hay recursos presupuestados. Y por la magia del birli-birloque, cada año el presupuesto se esfuma o lo trasladan.

Las cabañas las necesitamos para ir con nuestras familias cuando nos encontremos en períodos de vacaciones o un fin de semana. Les invitamos a ver las fotos. Una imagen vale más que mil palabras. 

YA EL PORTAL DEL SUGOV ESTÁ DE NUEVO AL AIRE

Una vez más nos sabotearon el portal del SUGOV https://sugov.co Entendemos que nuestros contenidos, que son de denuncia y no lambiscones (cualquier parecido con algún otro sindicato es mera coincidencia) ni a favor de la Administración, despiertan escozor.

El sábado, después de varias horas de trabajo, se recuperaron la totalidad de las publicaciones y los archivos. No nos van a callar. Quien quiera que sea que está promoviendo estos asaltos informáticos, como dice el filósofo de Vijes: “Taca burro”, es decir, pierde el tiempo.

Y, para terminar, las preguntas fregonas:

… ¿Sabía que desde la Biblioteca Departamental se quejan los empleados porque no tienen servicio funerario?

… ¿Sabía que hay dos compañeras, una de salud y otra que estaba en planeación, que han sido blanco de los ataques de la Administración? Lo último que les recomendaron fue bañarse con riegos de albahaca, ruda y siempreviva, porque se las tienen al rojo

… ¿Sabía que desconocemos porque en una Administración que lidera una mujer, la gobernadora, Clara Luz Roldán, a las mujeres no les ha ido bien?

… ¿Sabía que también estamos viviendo un telenovelón para sacar los permisos sindicales?

… ¿Sabía que a algunas de nuestras cartas les ponen reparos, hasta por lo más mínimo? Ay, bendito, lo que hay que ver y oír…

No se olvide visitar nuestro Portal https://sugov.co antes que el hacker desocupado, sinvergüenza y caradura–como dicen los argentinos–, vuelva a tener la inquietud de sacarlo del aire…


ppotes12/28/2021
7YBMCL7FBRDVJNPWGKOK4TTSCU.jpg

7min1390

La Ley incluye reformas al Código Penal, al Código Nacional de Seguridad y Convivencia Ciudadana, al Código de Extinción de Dominio y a la Regulación de armas, entre otros.

Por Horacio Duque, analista político

El Congreso de Colombia, la Presidencia de la República y el Ministerio de Defensa expidieron una Ley de supuesta seguridad ciudadana que en realidad es un estatuto para establecer una serie de disposiciones e instituciones que remodelan el régimen político para establecer a plenitud una dictadura neonazi que permita aplastar los movimientos sociales y las organizaciones políticas opositoras al Estado oligárquico colombiano e impedir el acceso al poder del Pacto Histórico y su candidato Gustavo Petro.

La Ley incluye reformas al Código Penal, al Código Nacional de Seguridad y Convivencia Ciudadana, al Código de Extinción de Dominio y a la Regulación de armas, entre otros. Se trata de un compendio de normas que legalizan prácticas criminales oficiales, neo paramilitares y de particulares. Es un licenciamiento para matar; una aberrante salida fascista del gobierno uribista.

La Ley de seguridad del sub presidente Duque es la repetición de la Ley de los Caballos de la hegemonía conservadora (1886-1930), del régimen chulavita del corporativismo falangista de Laureano Gómez (1950-1954), de la dictadura militar de Rojas Pinilla, del Estado de sitio del Frente Nacional, del Estatuto de seguridad de Turbay Ayala y su sistema de torturas (1978-1982) y de la seguridad democrática uribosantistas (2002-2014), con sus “falsos positivos”, 9 millones de desplazados y las masacres de campesinos.

Es pues la continuidad de la línea de violencia y represión conservadora como elemento estructural del Estado oligárquico colombiano

Esta Ley es una recomposición regresiva y oscurantista del sistema de dominación oligárquico colombiano frente a la potente movilización social registrada en Colombia desde 2019 para exigir la eliminación del modelo neoliberal, la implementación de los acuerdos de paz, la protección de la vida de miles de líderes sociales y excombatientes de las Farc y el fin de las masacres en las que la policía se convirtió en actor central como lo acaba de demostrar varios informes de organismos internacionales de los Derechos Humanos.

La Ley de seguridad de Duque es un esquema neonazi que convierte en delincuencia las protestas sociales y las movilizaciones populares para lo cual tipifica un conjunto de delitos con penas que rayan en la cadena perpetua, establece la plataforma del neo paramilitarismo urbano con la argucia de la “legítima defensa privilegiada” e impone el libre mercado para administrar el régimen carcelario y penitenciario.

Se trata de una Ley de guerra plagada de clasismo y racismo, la cual establece que si una personas es objeto de un atraco en locales comerciales o en vehículos, puede detener el ataque a punta de bala.

Así, con la “novedosa” Ley se da vía libre a la imposición de la pena de muerte para saqueos, atracos y jaladores de vehículos, aceptando que Estado que es incapaz de combatir la delincuencia y la solución que tiene es la de armar a determinados grupos de personajes como lo pudimos observar recientemente con la situación del pistolero caleño Andrés Encobar quien acompañado por la policía y protegido por esta disparo contra los integrantes de la Minga que realizaban sus protestas en la capital del valle del Cauca. Esta Ley se mueve con la idea de que el Estado se apoye en ciertos particulares violentos para supuestamente garantizar la seguridad de las comunidades.

Esta Ley aprobada a las carreras al final de la actual legislatura tiene un propósito político que difícilmente se puede ocultar; todo apunta a golpear la campaña electoral de la Oposición democrática que realiza el Pacto Histórico y su candidato presidencial Gustavo Petro con amplia acogida entre la opinión y muchas posibilidades de acceder a la Presidencia. En Colombia los periodos electorales son los más violentos de su historia, pero esta Ley anuncia un infierno para imponer a plomo y fusil el candidato de la ultraderecha que señale el gran capo del fascismo colombiano (Matarife).

Con la Ley de seguridad desde la Presidencia quieren favorecer los candidatos del Centro democrático y de las otras facciones de la ultraderecha con varias listas al congreso y con pre candidatos presidenciales en las consultas que se adelantaran el 13 de marzo del 2022.

Siendo así es necesario considerar acciones internacionales de denuncia desde la Oposición y procesos de movilización popular que hagan retroceder estas salidas del totalitarismo fascista colombiano.

NOTA IMPORTANTE: El presente artículo fue tomado de portales internacionales de noticias por la actualidad de su contenido y análisis del devenir nacional. Lo que está escrito allí, compromete al autor y no al pensamiento sugoviano.


Perfomance-8.jpg

10min1880

En el marco de las mil y una actividades para no pasar desapercibida la fecha,  la fundación el Teatro Vive, de Palmira, puso en escena una obra especial que denuncia el paramilitarismo, las persecuciones, las desapariciones forzadas y el desplazamiento.


Por Fernando Alexis Jiménez

Noviembre reviste un significado especial para los colombianos. Pero no por ser antesala del período decembrino, porque la pobreza que prevalece en muchos hogares le resta brillo a este período que capitaliza el comercio para sacar ganancias. Noviembre es especial porque se recuerda la firma del pacto con las otrora Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC. Un episodio doloroso de la historia porque muchos de los reinsertados que le apostaron a la paz, han sido asesinados por fuerzas oscuras que todos saben quiénes son, pero pocos lo dicen abiertamente por temor a represalias.

En el marco de las mil y una actividades para no pasar desapercibida la fecha,  la fundación el Teatro Vive, de Palmira, puso en escena una obra especial que denuncia el paramilitarismo, las persecuciones, las desapariciones forzadas y el desplazamiento.

Conocí hace 29 años sobre su nacimiento como grupo,  cuando se presentaron en la sala Cali Teatro, en pleno centro de la capital vallecaucana. Presentaban “La mujer que llegaba a las seis”, con base en un cuento del Nóbel Gabriel García Márquez.

Los espectadores fuimos pocos. Podíamos contarnos con los dedos de las manos. En ese momento, eran unos “Ilustres desconocidos” para el mundo de las tablas. Hoy es diferente. Con el paso de los años son referente a nivel nacional e internacional en materia escénica.

Ana Rosario Grisales y Luis Eduardo Jiménez Barco están al frente de esta fundación. Su más reciente puesta, fue un performance sobre la paz, que se difundió mucho al cumplirse cinco años del pacto con la insurgencia. Impactan. Los espectadores literalmente “se meten en la película” y reaccionan con rabia ante la representación de los violentos.

¿Qué es el Perfomance Teatral por la Paz?

Es un trabajo teatral fruto de la investigación en torno al conflicto social y armado en Colombia, sus consecuencias, sus víctimas. Aborda aspectos como la violencia y el desplazamiento, con el objetivo de expresar la realidad pero logrando sensibilizar al espectador de manera impactante, que colme de reflexión que es lo que hace posible avanzar en una cultura hacia la paz.

Estamos tomándonos un cafecito en pleno centro de Palmira. Lo que me agrada de Ana Rosario y Luis Eduardo, es que no se han dejado permear por el reconocimiento que vienen teniendo últimamente. Son unos quijotes de las artes, sin duda, pero ahora, los referencian en muchas partes. Luis Eduardo es extrovertido, y tiene la risa de una vajilla de cristal cuando se rompe contra el pavimento. Ana Rosario es otro cuento. Más bien, mide cada palabra.

¿Cómo es el asunto de que quieren involucrar al espectador con el teatro?

El performance se hace inicialmente desde el teatro invisible y también desde la estética de un teatro participativo con el espectador. Cuando nos presentamos, buscamos que reflexionen y se planteen acciones de solidaridad y paz con quienes padecen la violencia y desarraigo de sus territorios en Colombia y el mundo. En pocas palabras, vivenciar directamente la narración de lo que significa la guerra para las víctimas en el campo es cambiar el imaginario del conflicto en las ciudades.

Luis Eduardo está concluyendo una maestría con una reconocida universidad española, ahora que es posible el estudio virtual. Por eso, junto con su esposa, son unos dedicados investigadores del arte teatral. Mientras me apuro ese café con pandebono, no dejo pasar la oportunidad para preguntarles:

¿Y sí tiene acogida el performance como representación, más cuando hablamos de los cinco años del pacto de paz?

Por supuesto. En este caso, el perfomance es el final de la puesta en escena de algo que llamamos teatro antropológico.

No puedo ocultar que casi me atraganto con el refrigerio. A mí, que soy un parroquiano de Vijes, uno de los pueblos más hermosos del Valle del Cauca, eso de teatro antropológico me suena como a mandarín o un idioma extraño:

¿Y esa vaina, qué es?

Luis Eduardo me mira y estalla en una de sus típicas  carcajadas atronadoras, tanto así que la dueña del negocio se queda mirando, sorprendida. Al final, se contagia de la risa, sin saber por qué.

Te explico: en el teatro antropológico se vivifican los símbolos la tierra, el agua y la luz para abrir la expectación de que sí es posible dar paso pasos firmes para avanzar una paz duradera en Colombia. Queda dentro del performance la participación en la reconciliación, que es el camino para construir una mejor sociedad en paz. 

Vi otros actores, ¿Quiénes son?

Sí, la compañía el Teatro Vive ha sumado actores muy buenos. Además de nuestra participación con Ana Rosario, tenemos a Luis Montenegro, Leidy Juliana Jiménez, Margarita Grisales, Juan Manuel Gómez y Pilar Colorado. Las luces y el sonido están a cargo de nuestro hijo menor, Camilo Ernesto.

Y en la pandemia, ¿no quebraron? ¿Cómo hicieron para permanecer vigentes?

Quien responde es Ana Rosario:

Acudimos a la virtualidad. No podíamos permitir que el encierro obligatorio ahogara la voz del teatro, porque el Teatro Vive.

El sitio donde estamos es acogedor. En la distancia, por encima de los techos de las casas, se ve la cúpula de la catedral. Palmira es hermosa y, hoy por hoy, una cuna del arte y semillero de nuevos artistas.

Afortunadamente los miembros de El Teatro Vive no han sufrido los rigores de la persecución, como sí ocurrió en tiempos aciagos en Paraguay, Argentina y Chile.

Yo mismo siento reservas. Soy consciente de que, para el gobierno, quienes estamos en el mundo de las letras, como en mi caso, bloguero, somos enemigos del sistema aun cuando tengamos una clara vocación por la paz. Pero esas no son circunstancias que nos impidan seguir viendo la realidad y escribiendo sobre el sufrimiento de nuestro pueblo.

Compartimos con ustedes algunas fotografías sobre la puesta en escena del Perfomance sobre la Paz.


IMG-20210613-WA0100.jpg

9min3860

Muchachos, nadie los ha olvidado. Viven en la memoria de todos. En adelante, cada vez que pasen por Puerto Resistencia, recordarán el tiempo en que todo un país soñó con una realidad distinta, de igualdad y justicia para todos.

Por Fernando Alexis Jiménez – Dirigente sugoviano

La escena es única en toda la historia de la humanidad. Todos están atentos. Sin quitar los ojos del picadito de fútbol en el cielo. Ese cielo del Dios justo en el que creo. Ese Dios que no rechaza a los que piensan diferente y que jamás le cerraría las puertas a quienes murieron convencidos de su lucha por un mejor país, con igualdad de oportunidades para todos, en el que se acaban las fronteras y las odiosas distinciones entre pobres y la “gente de bien”.

–¿Qué es esa bullaranga? –, pregunta Pedro de camino hacia la enorme ventana. Luego, sonriendo, comienza a llamarlos a gritos:

–Muchachos vengan, rápido. Vengan.

–¿Y el partidito de fútbol?

–Tranquilos, tienen toda una eternidad para retomarlo. Vengan, no se pueden perder esto…

Y en cuestión de segundos, todos arremolinados. Hay jóvenes de Cali y del resto de Colombia. Murieron acribillados cuando ejercían su derecho a la protesta social. Los asesinaron con balas oficiales. Dieron su vida por el Paro Nacional.

–Bacanísimo ese monumento de Puerto Resistencia–, comenta uno, con los ojos brillando de emoción.

–Parcero, mirá a Luis Enrique, a Carlos, a Julio y a Sandrita…

–Pillate, mis cuchos están allí entre la multitud…

–Hasta la vecina, la que nos cuestionaba tanto, está entre la gente…

La sonrisa amplia alumbra el rostro de Pedro. Comparte el gozo de los muchachos. “¿De primera línea, dizque les decían?”, murmura antes de decir, con voz emocionada:

–Muchachos, nadie los ha olvidado. Viven en la memoria de todos. En adelante, cada vez que pasen por Puerto Resistencia, recordarán el tiempo en que todo un país soñó con una realidad distinta, de igualdad y justicia para los marginados. Y los padres les dirán a sus hijos que ese monumento se construyó para no olvidar a los que regaron con su sangre, las semillas de esperanza que jamás morirán, porque están sembradas en la historia de un país que está despertando del letargo de muchos años.

Y las risas de todos celebran ese momento único e irrepetible porque saben que Colombia se puso de pie para aplaudir con gratitud, su actitud valerosa y que ese rumor de los aplausos no se terminará jamás porque viven en los corazones de quienes creemos en un cambio con justicia social.

MONUMENTO A LA RESISTENCIA

Hace mucho tiempo no se erigía un símbolo gigantesco—algo más de doce metros—que recogiera la esperanza de todo un pueblo. El “Monumento a la Resistencia” fue construido en tiempo récord, desde mediados de mayo pasado.

“Es la representación de un puño que sostiene la palabra ‘resiste’ con los colores de nuestra bandera de Colombia como mensaje de unidad de que esto no sólo lo hizo nuestro pueblo caleño sino el colombiano. Estamos haciendo un sentido homenaje a las víctimas del paro”, indicó Juan, vocero de los manifestantes de esa zona.

En su diseño y armazón se invirtieron muchas horas, algunas de ellas bajo el sol incandescente de una ciudad como la Sultana del Valle, que arde desde que amanece hasta que cae la noche. Nada los detuvo, hasta que dieron por concluida la tarea, hoy visible varios kilómetros a la distancia.

AUTORIZACIÓN OFICIAL

Aunque al alcalde, Jorge Iván Ospina, no lo quieren ver ni en pintura por considerarlo un traidor de las clases populares, no tuvo más remedio que aprobar la construcción.

Una comisión del Departamento Administrativo de Planeación de la Alcaldía realizó una inspección al monumento para que fuera seguro para quienes estuvieran en la zona.

Hay que reconocer ese monumento como una expresión cultural del momento histórico que estamos viviendo como ciudad y eso no necesariamente está mal”, afirmó el director, Roy Alejandro Barreras.

De haber dependido plenamente de una firma del pretendido mandatario local o de la gobernadora, Clara Luz Roldán, hubieran negado la autorización. Comprensible. Hiere su sensibilidad. Desde su perspectiva militarista, el momento puede parecerles una expresión de extrema izquierda o la reivindicación del terrorismo.

UNA INAUGURACIÓN SINGULAR

La celebración del acto inaugural rompió los esquemas. Hubo música, alegría desbordante en los rostros, lágrimas entre quienes han perdido sus familiares a manos de las fuerzan del establecimiento y algo fuera de serie: un cacerolazo con acordes de sinfonía.

¿Cuántos estuvieron? Miles. Y cuando decimos miles, son miles. Por supuesto, los que dejaron de asistir, fueron los pocos privilegiados que se sienten –equivocadamente, por cierto—con la capacidad de definir qué está bien y qué está mal.  Se quedaron en casa mordiéndose el codo, porque esa gigantesca mano empuñada, les recuerda una y otra vez, que sus esfuerzos de acallar la protesta social, han sido vanos y con el tiempo, perderán toda su fuerza.

El monumento luce mejor y debe convertirse en un referente de Cali, antes que el Sebastiano de Belalcázar, que recordaba el genocidio del pueblo indígena americano…

NOTA IMPORTANTE: Los planteamientos expresados en este artículo comprometen a su autor, quien se hace responsable, y no necesariamente reflejan el pensamiento político-sindical del movimiento sugoviano.

Blog del autor: https://cronicasparalapaz.wordpress.com/


ppotes05/16/2021
608d6d75d313f.jpeg

10min3180

Entre los jóvenes de Cali, como en gran parte de la sociedad caleña, hay indignación con el despilfarro y los señalamientos de corrupción de la actual alcaldía de Jorge Iván Ospina, quien aún no ha rendido cuentas de lo sucedido con los $22.000 millones que gastó tanto en la Feria Virtual de 2020, como en un alumbrado navideño que la ciudad le pidió a gritos que no hiciera.

Por Santiago Cruz Hoyos – Cronista del diario El País

El 1 de mayo de 2021, Día del Trabajo, y pese a la pandemia del coronavirus, miles de caleños se congregaron en la Calle Quinta, a la altura de la Loma de la Cruz, para protestar pacíficamente contra la Reforma Tributaria que proponía el Gobierno, reivindicar los derechos de los trabajadores y reclamar mejores oportunidades, en un país donde, según el Dane, 21 millones de personas son pobres; subsisten con $331.688 mensuales (87 dólares).

Fue tanta la gente que acudió, que en las tomas aéreas no es posible distinguir el asfalto de la Calle Quinta. El ambiente, pese a que se trataba de una jornada de protesta, era festivo. La orquesta Cuerda y Son interpretaba ‘Buenaventura y Caney’, y, en la calle, los manifestantes bailaban.

Casi todos eran jóvenes, y esa es una de las primeras respuestas al porqué Cali hoy es llamada ‘epicentro de las protestas sociales en Colombia’.

—Demográficamente, Cali es una ciudad joven. Y aunque casi toda la sociedad muestra descontento por la situación del país, la población joven es la que está viendo mayor desesperanza. Los jóvenes están endeudados con el Icetex para acceder a la educación superior, pero no tienen certeza si van a conseguir trabajo. Y las condiciones laborales son cada vez más difíciles. Si hace 15 años era necesario ser bachiller y tener una carrera para acceder a un empleo, ahora se exige maestría, hablar varios idiomas, invertir un montón de dinero en una educación cada vez más costosa, a cambio de un salario de enganche al mercado laboral de apenas dos salarios mínimos. Y ese mercado laboral tampoco tiene la capacidad de absorber a todos los jóvenes—, dice Lina Martínez, la directora de Polis, el Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Icesi.

La psicóloga Mara Tamayo, quien trabaja con muchachos tanto de las universidades más prestigiosas como de los sectores populares, asegura que ese sentimiento de desesperanza es generalizado en los jóvenes, no importa los estratos.

Dos de sus pacientes viven en Francia y España, respectivamente. Tuvieron la posibilidad de irse del país, pero en estos días de protestas ciudadanas le han dicho que se sienten “energúmenos”: se fueron de Cali y de Colombia porque no les quedó otra opción. No encontraron oportunidades.

— Toda esa desesperanza, esa ansiedad de no lograr los objetivos, la depresión de ver que por más de que se esfuercen no cumplen sus sueños y tienen que dedicarse a otro campo distinto al que estudiaron porque no encuentran más, todo ese resentimiento, se acumula. Y en momentos como este, de paro y protestas, explota. Le dan rienda suelta a la rabia—, dice Mara.

Según la encuesta ‘¿Qué piensan, sienten y quieren los jóvenes en Colombia?’, un proyecto de la Universidad del Rosario que nació a raíz de las movilizaciones de noviembre de 2019, lideradas en gran parte por los jóvenes, la tercera emoción que predomina en ellos, después de la alegría y el miedo, es la ira.

Gustavo Andrés Gutiérrez es un escritor que se ha dedicado a desactivar la rabia de los muchachos en el oriente de Cali a través de la literatura.

Creó una biblioteca ambulante – Biblioghetto – con la que, entre otras iniciativas, les enseña a leer y a escribir a los niños y jóvenes del barrio Petecuy que no han accedido a la educación.

Gustavo está de acuerdo en que Cali es una ciudad de grandes movilizaciones sociales por la desesperanza de esos muchachos.

— En los sectores populares los jóvenes han estado olvidados. No han gobernado para ellos. En las alcaldías no son prioridad, no hacen parte del eje transversal. Destinan programas mínimos, de corto plazo y de bajo presupuesto, para quienes están inmiscuidos en la violencia urbana. ¿Y a los que no están vinculados a esa guerra qué les han ofrecido? Por eso están en las calles —.

El descontento, entonces, no es solo con el Gobierno Nacional. Entre los jóvenes de Cali, como en gran parte de la sociedad caleña, hay indignación con el despilfarro y los señalamientos de corrupción de la actual alcaldía de Jorge Iván Ospina, quien aún no ha rendido cuentas de lo sucedido con los $22.000 millones que gastó tanto en la Feria Virtual de 2020, como en un alumbrado navideño que la ciudad le pidió a gritos que no hiciera.

En febrero de 2021, la desaprobación de Ospina fue del 60% en la encuesta Gallup Poll.

— La respuesta que han dado los gobiernos locales frente a la pandemia ha sido de miseria. Repartieron mercados pírricos. En cambio, los entes de control y la prensa revelaron presuntos hechos de corrupción. $11.000 millones que costó la Feria Virtual no es mucha plata en el erario, pero sí es un montón de dinero en medio de tantas necesidades que viven los ciudadanos por la pandemia. Hay una indignación en la gente, que ve cómo se gastan esas millonadas en eventos innecesarios. La forma en que el Alcalde ha respondido a la pandemia ha sido solo con garrote, con gastos que claramente no son austeros y que no se direccionan a quienes más lo necesitan, y eso también explica la movilización masiva. Yo no recuerdo unas protestas sociales de este calibre—,dice Lina Martínez, la directora de Polis.

Las manifestaciones, en su mayoría, han sido pacíficas aunque los medios tradicionales muestran lo contrario


Sugov05/05/2021
Principal.jpg

7min3420

En medio de la solidaridad y respaldo de la comunidad internacional a la protesta pacífica y el rechazo a los desmanes de la fuerza pública, se realizó este 5 de Mayo el Paro Nacional en su segunda fase. Lo feo, los actos represivos de los policiales en varias ciudades del país. Lo positivo, la disposición pacífica de los manifestantes.

Por Fernando Alexis Jiménez – Dirigente sugoviano

Si las movilizaciones que iniciaron el 28 de abril, fueron multitudinarias y las protestas se han mantenido, las marchas de hoy 5 de mayo, rebasaron todas las expectativas.

A pesar de las amenazas de la fuerza pública, el enardecimiento ciudadano es cada vez mayor, aunque se mantienen los límites de la pacificidad en todos los escenarios. La diferencia es que ahora el movimiento popular cuenta con el respaldo de la comunidad internacional que ha rechazado los desmanes de la policía y del ejército y, particularmente, su pronunciamiento frente a las evidencias de cómo el Esmad y los policías han disparado abiertamente contra población en situación de indefensión.

En las principales ciudades del país, marcharon todos. Obreros, estudiantes, indígenas, campesinos y diversas expresiones populares que se han organizado alrededor de la convocatoria, que prosigue. Todos enarbolando una sola bandera: el retiro de la Reforma a la Salud, el establecimiento de la Renta Básica Única para los desempleados y sin ingresos, y el desmonte del Esmad, como fuerza represiva.

Esmad
La comunidad internacional ha rechazado el uso desmedido de fuerza por parte del Esmad contra la población civil

Un aliciente para la rabia contenida de los colombianos, es que el presidente Iván Duque Márquez, insiste en que, de cara a la protesta social, no descarta la declaratoria del estado de conmoción interior. En otras palabras, parapetarse en argucias constitucionales manipuladas, para ejercer mayor represión en las calles.

¿Y el Sindicato Unitario de la Gobernación del Valle—SUGOV—? En las calles. Participando activamente de la gigantesca movilización que partió desde el sector de La Luna, en el sector suroriental de Cali, en dirección hacia Puerto Resistencia, en el Sur.

LA MESA DE DIÁLOGO NACIONAL

El gobierno del presidente Duque ha propuesto una Mesa de Diálogo Nacional. El problema fundamental estriba en la falta de credibilidad porque igual ocurrió en noviembre del 2019. Días después de instalada, esa mesa se rompió.

Para ese momento, Diego Andrés Molano Aponte, fungía como el coordinador de ese espacio de concertación. ¿Qué hizo? Salir a burlarse de las 140 pretensiones que fueron reunidas en un pliego que consultó

Como se recordará, el 27 de noviembre del 2019 y ante las mentiras del gobierno nacional, los integrantes de la Mesa de Diálogo se levantaron.

a todos los actores populares. Tal como lo dijo a los medios “…son peticiones ridículas que no pueden atenderse”. Era su visión y la del gobierno nacional.

Hoy ese mismo personaje es el ministro de Defensa. El escenario, el mismo. Un llamamiento al diálogo. Pero, ¿está bien creerles? Un gran interrogante que, además de desconfianza, está motivando a que los organizadores de la protesta social, pidan la intervención de veedores internacionales para que, si se dan los diálogos, fluyan y no terminen permeados por las mentiras del gobierno.

Con la reportería gráfica del compañero Oliverio Montealegre, los dejamos con registros de la participación sugoviana en la marcha y en el Paro..

Sugov

Sindicato Sugov

Sugov

Sugov

Sugov

Sugov

 


ppotes04/19/2021
44578512_401.jpg

9min2260

Expresiones de júbilo entre las organizaciones obreras y populares. Da Silva, de 75 años, dice que va por el gobierno que el actual presidente ha llevado a la peor crisis de su historia.

Nota tomada de BBC Mundo

Lula da Silva, expresidente de Brasil, quedó plenamente habilitado para ser candidato en las elecciones presidenciales de 2022.

Así lo determinó la Corte Suprema de ese país, que ratificó este jueves la decisión adoptada por uno de sus jueces que anulaba las condenas dictadas contra el exmandatario.

De esta manera, Luiz Inácio Lula da Silva recupera todos sus derechos políticos.

La resolución fue aprobada por ocho votos a tres y respaldó la posición del magistrado Edson Fachin.

Fachin falló el pasado 8 de marzo a través de una medida cautelar la anulación de las condenas contra Lula.

En 2017, el expresidente recibió penas que sumaban más de 25 años de cárcel.

ANTECEDENTES

Fachin consideró que los dos juicios por los que Lula fue condenado a prisión, y otros dos en los que todavía no se llegó a una sentencia, fueron irregulares.

Uno de sus argumentos fue que los procesos se realizaron en tribunales de la ciudad de Curitiba, a cargo del exjuez Sergio Moro. Según el magistrado, su colega no tenía competencia sobre esos asuntos.

Posteriormente, Moro ejerció durante un año y medio como ministro de Justicia del actual presidente brasileño Jair Bolsonaro.

El argumento de Fachin, encargado por la Corte Suprema para seguir los juicios relacionados con la operación de sobornos bautizada como Lava Jato (que luego se hizo conocida en otros países como el caso Odebrecht), fue que los procesos por los que Lula fue juzgado no tenían vínculos con las posibles acciones irregulares en la empresa estatal Petrobras y por tanto estaban fuera de la jurisdicción de Curitiba.

Este mismo jueves, antes de la sesión que lo exoneró, Lula declaró a una radio local que estaba “muy tranquilo” y “confiado” en que la justicia de su país respaldaría a la decisión de Fachin.

Como los procesos se tramitaron en Curitiba pasarán a tribunales federales de Brasilia, donde deberán ser juzgados nuevamente.

LAS ACUSACIONES

Las causas contra el expresidente tienen que ver con un apartamento y una casa de campo que Lula recibió, según las acusaciones, a modo de soborno de empresas.

Se señaló que las entidades privadas vinculadas obtuvieron contratos posiblemente fraudulentos con Petrobras y realizaron supuestas donaciones a una organización del exmandatario llamada Instituto Lula.

En el primero de los casos (el apartamento), Lula fue condenado a 12 años de prisión. En el proceso de la casa de campo la sentencia fue de 17 años, y en el juicio referido al instituto aún no hay sentencia.

Lula, quien llegó a pasar 580 días en prisión por esos casos ahora anulados, proclamó su inocencia desde el primer momento y recurrió a otras instancias judiciales.

“Desde hace cuatro años defendemos que los tribunales de Curitiba no podían juzgarme”, declaró este jueves Lula, quien también reiteró que no le preocupa que los procesos sean reiniciados en Brasilia.

“Yo ya probé mi inocencia. Quiero ver ahora que aparezca alguien a probar mi culpa”, aseguró el líder del Partido de los Trabajadores.

Luiz Inácio Lula da Silva presidió Brasil entre 2003 y 2010, y con 75 años no descarta su posibilidad de buscar un nuevo mandato.

De hecho, en las últimas semanas recuperó protagonismo por sus severas críticas a la gestión de Jair Bolsonaro.


Sugov04/07/2021
clamando-e1617831108142.jpg

7min2550

¿Tenía pensado jubilarse e irse a las playas de Juanchaco—claro está, si la Administración les mete mano a las cabañas–, al Club del Departamento los fines de semana—si no se ha quebrado antes, por supuesto—o quizá irse de viaje por el circuito turístico del Valle del Cauca? Muchos de nosotros también pensábamos así. Pero como dice el corrido mexicano de Cornelio Reyna: “Me caí de la nube en que andaba”.

¿Por qué motivo? Porque en el Congreso hará tránsito un proyecto que aumenta la edad de jubilación. Están proponiendo 62 años para las mujeres y 65 para los hombres, bajo el presupuesto de que “las expectativas de vida han aumentado”. ¡Por Dios, usted después de 50 años dónde consigue trabajo!

Y en cuanto a llevarnos al límite de la pobreza. ¿Por qué pensarlo? Sencillo. El presidente Duque—que quedará jubilado con más de 30 millones mensuales de manera vitalicia–y el ministro de Hacienda, Tomas Carrasquilla—que es empresario y no le duele una muela—, con un nutrido grupo de congresistas, piensan aplicarnos también la reforma tributaria.

Así las cosas, si usted es compañero contratista y gana $2.5 millones de pesos, deberá pagar renta y, si está por encima de ese valor, $400 mil pesos mensuales como mínimo. A ese valor súmele lo que se le paga a la contadora por el trámite. En pocas palabras, apenas llegue la “prima de junio” no le haga coquitos ni la invite a darse un borondo por un centro comercial junto con su familia, porque ya está comprometida para pagar tributos.

Si Chuky Santos nos robó el sueño, Iván Duque se ha convertido en el mejor protagonista de las “Pesadillas de Fredy”, porque con esas manos afiladas, quiere quitarnos hasta el último pesito del bolsillo mientras que todas las noches sale en televisión, haciéndonos sentir que la plata que reparte, es por su generosidad y de su pecunio. ¡Culebrero de pueblo!

SI ESTÁ BERRACO, ENTONCES A MARCHAR…

Ya estamos viendo sus gestos. Sí, incluso dejó el tintico a un lado del escritorio al leer el comunicado. Mira alrededor. Tiene el ceño fruncido. Está berraco, y si es una compañera, está “embravecida” para que suene más diplomático.

Estos son muchos ¡#$?¡%&/(“# –murmura usted entre dientes.

Cálmese. Deje esas palabrotas, mire que lo pueden oír. Comprendemos su indignación. La alternativa es emberracarse y salir a marchar. Este 9 de abril—el viernes—empleados, trabajadores y diversas expresiones populares saldremos a marchar desde el Parque de las Banderas hasta la Plazoleta de San Francisco.

Acompáñenos. Los sugovianos estaremos allí. Si quiere, una comisión sale a las 8:50 am, desde la sede sugoviana. Se va con nosotros en los vehículos. Azotar las calles es la única vía. No sea que después, cuando le apliquen la reforma tributaria y la pensional, se esté quejando. Será entonces cuando nosotros, los sugovianos, le diremos como en la propaganda del Circo de los hermanos Gasca: “Luego no diga que no se lo advertimos”.

Para terminar, las preguntas fregonas, más necesarias que tapabocas en un ascensor…

… ¿Sabía que despedimos con dolor a una compañera, Lucia de los Remedios Sastoque, quien fue una de las fundadoras del SUGOV? Paz en su tumba…

… ¿Sabía que ayer llamamos a Condorito para que se pronunciara, pero fue imposible encontrarlo? El pajarraco andaba comprando tapabocas importados de $5.000. Ay, bendito, tan tacaño…

… ¿Sabía que acogiendo los diferentes pronunciamientos del SUGOV sobre el aforo, desde el DADI endurecieron los controles y desde ayer están haciendo control para evitar saturación en las dependencias?

… ¿Sabia que eso era lo que estábamos esperando hace rato?

… ¿Sabía que nuestra expectativa es que no se relajen con estas medidas?

… ¿Sabia que esta creciendo el número de afiliados al SUGOV entre quienes recién entraron en carrera administrativa? Y, ¿sabía que puede hacernos llegar su solicitud de afiliación al correo sugov@valledelcauca.gov.co ?

Visite ahora nuestro portal web https://sugov.co/ y manténgase al tanto de las noticias sugovianas y del movimiento sindical…


ppotes03/30/2021
GOBERNACION-1.jpg

3min3330

Desde el movimiento sindical sugoviano rechazamos el crimen agotado en la vida del compañero, Carlos Alberto Vida. En evidencia que resulta altamente peligrosa la defensa de los derechos de la clase trabajadora.

Carlos Alberto Vidal, presidente del Sindicato de Trabajadores de Cosecha Castilla en Florida, Valle, fue asesinado este lunes, informaron las autoridades.

El hecho se registró cerca de las 7:00 p.m., cuando Vidal se desplazaba por la Calle 18A con Carrera 9, en el barrio La Casilda.

La organización que lideraba a la víctima, denominada ‘Sintraccos’, está dedicada a velar por los derechos de los trabajadores del sector azucarero en el Valle y rechazó el hecho de violencia.

Además, según cifras del Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz, Indepaz, con la muerte de Vidal ya son 38 líderes sociales, sindicales y defensores de derechos humanos asesinados en Colombia, en lo corrido del 2021.

La víctima también era miembro de la Junta de la Junta de Acción Comunal, JAC, del sector donde fue asesinado.

La Administración Municipal expidió un comunicado en el que rechazó el homicidio y recordaron que días atrás participó en actos de inauguración de una obra adelantada en la localidad. Extendieron un mensaje de condolencia a su familia y exigen a las autoridades dar con el paradero de los responsable.

El alcalde Alexánder Orozco y el secretario de Gobierno, Iván Cerón, liderarán este martes un consejo extraordinario de seguridad para iniciar las investigaciones y establecer el monto de la recompensa que permita el esclarecimiento del asesinato.

En el Valle se han registrado varios hechos de violencia contra líderes sociales y defensores de Derechos Humanos en los últimos días.

En el corregimiento de Villacolombia, en Jamundí, se presentó uno de estas acciones. Allí, al parecer disidentes de las Farc, asesinaron a dos hombres y una mujer.


Sugov07/24/2017

7min1710
Es vergonzoso lo que ocurre con los ascensores. Las filas son largas para abordar uno de estos peligrosos aparatos.
Por Athos| La voz de los que no tienen voz en la Gobernación

Las colas que se hacen para ingresar a los ascensores de la Gobernación del Valle, son interminables. Subir a cualquier piso es toda una odisea. Si usted tiene cita a una hora determinada, debe llegar cono mínimo una hora antes. A eso hemos llegado, caso único en el Departamento.

***********************
Funcionan uno o dos aparatos. Y aun cuando la hoy candidata, Norma Hurtado, prometió soluciones, pareciera que sus palabras se disolvieron en el tiempo. Y quienes llevan la peor parte, por supuesto, son los usuarios internos y externos. Una anciana que hacía cola, dijo apesadumbrada: “Vamos como el cangrejo. Con Ubeimar entramos en crisis, y con Pachita vamos de culo pal estanco.” Nadie le dijo nada, porque la mayoría compartía su opinión. Las fotografías hablan por sí solas.

***********************
El arreglo costaría alrededor de mil millones de pesos, aun cuando lo mejor es cambiarlos todos. Sin embargo, no es un costo tan alto, si se tiene en cuenta que en la nómina paralela se invierten alrededor de nueve mil millones de pesos.

***********************
Los servicios sanitarios del segundo piso, llevan más de ocho meses en reparación. Y nada que los terminan. Gravísimo. A los empleados de las Oficinas de Control Disciplinario y las Secretarías de las TICs y Paz Territorial y Reconciliación, les toca ir a otros pisos a cumplir sus necesidades básicas. Inhumano.

***********************
Nos preguntamos qué pasó con el contrato. En qué momento se acabó la plata. Y de otra parte, algo apenas natural: ¿por qué no se ha hecho efectiva la póliza del contrato? Si hay incumplimiento que alguien responda. Por favor, que no siga fantomas en la Gobernación, es decir, el que se ampara en las tinieblas para no responder.

***********************
Otra dependencia que está pasando por mal momento es la Oficina de Pasaportes Empleados y usuarios deben enfrentar unos calores tremendos. No hay aire acondicionado ni tampoco ventiladores. En las afueras del edificio alguien puso una venta de abanicos, pero rápidamente los vendió todos. Le prohibieron traer más. Y por supuesto, empleados y usuarios siguen en el mismo infierno.

***********************

¿Será que como decía la viejecita, vamos de culo pal estanco? El tiempo dirá…
Si tiene cita, por favor llegue con una hora de anticipación y tráigase un periódico para leer…




Nosotros

El Sindicato Unitario de la Gobernación del Valle del Cauca-Diverso pero Unitario, es una Organización Sindical de Industria y/o rama de actividad económica de primer grado y mixta, que tiene en su seno a Servidores Públicos adscritos en los Niveles Central-Descentralizado, EICES-ESES-de Nivel Dptal. y Funcionaros de Educación planta FODE .


CONTÁCTENOS

LLAMENOS


  • Registro Sindical No. 00002597 de Noviembre 2 de 2010
  • Nit: 900393920-1


Suscripción


    Categorias