SINDICATO UNITARIO DE LA GOBERNACI脫N DEL VALLE DEL CAUCA
NOSOTROSCONTACTO 29 Sep, 2022

Internacional

ppotes02/10/2022
A72DZ3VIAVFYBIAYMT4DNSEEDY.jpg

7min2350

Cada vez que Diego Molano entrega a sus antiguas amigas de Alotr贸pico un jugoso contrato, alg煤n medio pregunta por qu茅 y 茅l se hace el de las gafas. Las preguntas lo tienen sin cuidado.

Por Daniel Coronell – Publicado originalmente en la Revista Cambio Colombia

Esta semana el ministro de Defensa, Diego Molano, le entreg贸 595 millones de pesos en contrataci贸n directa a unas antiguas subalternas a las que viene favoreciendo a帽o tras a帽o e instituci贸n tras instituci贸n. Sucedi贸 el mi茅rcoles pasado 4 de febrero. El contrato, velozmente tramitado bajo el objeto de 鈥fortalecimiento institucional鈥, arranc贸 inmediatamente y terminar谩 a fines de agosto. As铆 el sucesor de Molano, en el nuevo gobierno, alcanzar谩 a disfrutar del recuerdo del hoy ministro y de sus protegidas.

La empresa beneficiada se llama Alotr贸pico SAS y las felices accionistas son Lilian Polan铆a, Martha Isabel Restrepo e Isabel Quiroga. Las socias de la compa帽铆a tienen una cosa en com煤n: todas trabajaron como subalternas de Diego Molano cuando era director del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, ICBF.

Lilian Polan铆a era parte de la oficina de comunicaciones del ICBF, Martha Isabel Restrepo era la coordinadora de comunicaci贸n audiovisual de la misma entidad e Isabel Quiroga era la directora del departamento. En esa condici贸n ten铆an relaci贸n permanente con el ahora ministro.

Muy meritorio que las tres damas se asocien y decidan iniciar una empresa. Lo incre铆ble es que siempre resulten recibiendo contrataci贸n directa de las entidades p煤blicas por donde pasa el viejo jefe.

Debo decirles que no es la primera vez, ni la primera instituci贸n dirigida por Diego Molano, que le entrega contrataci贸n directa a Alotr贸pico SAS. La periodista Ana Mar铆a Cuesta, quien en ese momento trabajaba para La FM de RCN, denunci贸 la situaci贸n a ra铆z de otro contrato con MinDefensa esta vez por casi 900 millones de pesos.

La historia empez贸 unos d铆as antes.

El 1 de febrero del a帽o pasado, Molano se posesion贸 en remplazo del fallecido ministro Carlos Holmes Trujillo. Apenas se hab铆a sentado en su potente silla cuando orden贸 trasladar de Santa Marta a Bogot谩 al teniente coronel de la Polic铆a, Alex Dur谩n. As铆 nombr贸 al uniformado como ayudante personal. El coronel Dur谩n es el esposo de Isabel Quiroga, una de las afortunadas due帽as de Alotr贸pico SAS.

El mes siguiente, en pleno pico del covid, el ministro Molano decidi贸 que era hora de 鈥mejorar la imagen institucional鈥 y destin贸 a ese prop贸sito 898 millones de pesos.

El proceso para contratar esa suma dur贸 apenas unas cuantas horas.

El mi茅rcoles 31 de marzo, por cierto mi茅rcoles de Semana Santa, el Ministerio de Defensa le pidi贸 a la empresa Alotr贸pico SAS 鈥攜 a ninguna otra鈥 que le presentara una oferta de servicios. La propuesta lleg贸 y debi贸 ser de una contundencia asombrosa porque ese mismo Mi茅rcoles Santo firmaron el contrato.

Un contrato ganado contra nadie por la empresa de la antigua subordinada del ministro y esposa de su ayudante.

Antes de ser ministro de Defensa, Diego Molano era el director administrativo de la Presidencia de la Rep煤blica. Y aqu铆 siguen las coincidencias.

En los archivos p煤blicos consta que el 8 de abril de 2020, la Presidencia de la Rep煤blica firm贸 con Alotropico SAS un contrato por 461 millones de pesos, que tiene como finalidad socializar y promover temas de inter茅s nacional 鈥que les sean asignados por el presidente de la rep煤blica mediante la metodolog铆a 鈥榯ransformar comunicando, gu铆a pr谩ctica para transformar imaginarios de la comunicaci贸n social鈥欌.

Cada vez que Diego Molano entrega a sus antiguas amigas de Alotr贸pico un jugoso contrato, alg煤n medio pregunta por qu茅 y 茅l se hace el de las gafas. Las preguntas lo tienen sin cuidado.

Para despedirse no pod铆a faltar el cari帽ito. Esta semana fue firmado el nuevo contrato por casi 600 millones de pesos para que la empresa de las se帽oras emprenda 鈥acciones de transformaci贸n y protecci贸n de imaginarios que tiene la poblaci贸n en relaci贸n con los temas relacionados con seguridad y defensa del Estado鈥.

Este es el triste ep铆logo del gobierno de Iv谩n Duque que se proclam贸 palad铆n de la austeridad. Mientras el presidente recorre el mundo con su hermano en el avi贸n presidencial, su ministro de Defensa raspa la olla con cargo al presupuesto nacional.


ppotes01/07/2022
Padre-Javier-Giraldo.jpg

16min3740

EL sacerdote jesuita Javier Giraldo, dedicado a la defensa de los Derechos Humanos, y acompa帽ante de la Comunidad de Paz de San Jos茅 de Apartad贸, habl贸 sobre las amenazas a ese corregimiento, la captura de Otoniel y el balance del Acuerdo de paz .

Nota publicada originalmente en el Diario El Espectador

Javier Giraldo聽pasa al tel茅fono con la voz m谩s apagada a causa de una gripa que lo afect贸 los 煤ltimos d铆as del a帽o. Contesta desde el Urab谩, donde acostumbra a pasar la Navidad junto a los miembros de la聽Comunidad de Paz de San Jos茅 de Apartad贸, fundada a finales de los noventa en una peque帽a localidad rural de Apartad贸 (Antioquia), y una causa que 茅l acompa帽a y que ha resistido las embestidas de todos los grupos armados de la regi贸n.

El padre Javier, como se lo conoce de forma coloquial, ha sido un referente en la defensa de los Derechos Humanos en el pa铆s desde que en la d茅cada del ochenta encabez贸 la Comisi贸n Intercongregacional de Justicia y Paz. Autor de varios libros sobre el conflicto armado,聽Giraldo fue muy cr铆tico con el proceso de paz con los paramilitares y ahora muestra sus reparos a los聽acuerdos de La Habana, a los que seg煤n 茅l despojaron de 鈥渢oda su fuerza鈥.聽Colombia+20聽convers贸 con el padre Giraldo la 煤ltima semana de diciembre de 2021 sobre este y otros temas.

A cinco a帽os de los acuerdos de La Habana, 驴cu谩l es su balance?

Creo que no se toc贸 ninguna de las ra铆ces de la violencia en Colombia. En primer铆simo lugar el problema de la tierra, pero tambi茅n estaba el problema de la democracia y todo el problema de la manipulaci贸n medi谩tica. Nada de eso se toc贸 en los acuerdos. De como se desarroll贸 el acuerdo de paz yo hice un cierto seguimiento los primeros a帽os y saco una evaluaci贸n muy negativa de todo.

Entre lo firmado en La Habana en septiembre de 2016 y lo firmado en Bogot谩 despu茅s de pasar por Cartagena, hay unas diferencias enormes.聽Despu茅s vino el paso por el Congreso, que fue fatal. El Congreso y la Corte Constitucional metieron la mano y creo que le quitaron todos los dientes que el acuerdo pod铆a tener, o lo que quedaba, porque ya lo hab铆an despojado de toda su fuerza. Es muy distinto a lo que se pens贸 en La Habana.

Algo positivo es que casi 13.000 hombres y mujeres que estaban en armas ya no lo est谩n鈥

S铆, pero han asesinado a muchos de ellos. Es como una constante de todos los acuerdos de paz anteriores: primero, no se tocan las ra铆ces del conflicto; segundo, se asesina a los que se desmovilizan; tercero, se reciclan siempre los factores de la guerra y termina recicl谩ndose la guerra.

El pa铆s rechaza los asesinatos de l铆deres sociales, por el simple hecho de apoyar el proceso de paz.

驴Qu茅 ha cambiado en la situaci贸n de violencia y amenazas contra la Comunidad de Paz de San Jos茅 de Apartad贸?

Mirando un poco m谩s atr谩s la situaci贸n comenz贸 a modificarse, aunque no con cambios sustanciales, desde la desmovilizaci贸n del a帽o 2016 porque se fueron estos grupos de las Farc que hac铆an presencia,聽pero el paramilitarismo fue tomando control de todas las veredas. Hoy en d铆a ya todas las veredas del corregimiento tienen un control mediante presencia de por lo menos una persona o una familia que ellos llaman 鈥減untos鈥, que es propiamente un sistema de espionaje.

Ellos convocan permanentemente asambleas de juntas de veredas, ponen sus puntos de vista sobre la agricultura,聽qu茅 se puede sembrar, qu茅 no se puede sembrar, ponen impuestos ilegales, imponen su modelo de desarrollo, que es antiecol贸gico聽y va en contra de todo lo que la comunidad ha pensado siempre. En esas asambleas de veredas lanzan amenazas y quieren dejar siempre sentado que ellos son la autoridad de la regi贸n.

Nadie se puede oponer a ellos. Todo el mundo se tiene que someter y el que no se someta pagar谩 las consecuencias. Hasta ahora no han obligado a la Comunidad de Paz a asistir a esas asambleas, pero cada vez la presi贸n y la amenaza es m谩s fuerte. Las respuestas que da el Gobierno y las Fuerzas Armadas a todas las quejas que la comunidad le transfiere a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, siempre son evasivas diciendo 鈥渘o sab铆amos, no est谩bamos presentes en la zona鈥 o 鈥渧amos a investigar鈥 y nunca se investiga, as铆 va avanzando este tipo de control.

El padre Javier Giraldo expresa su preocupaci贸n por el desarrollo de los acuerdos de paz.

Otoniel dijo que lo suyo fue una entrega y adem谩s que busca una negociaci贸n de paz con el gobierno, 驴qu茅 opina de ambas afirmaciones?

Creo que es muy ambiguo. Pocas personas en Colombia se tragaron聽esa versi贸n de la captura de聽Otoniel, eso fue una obra de teatro demasiado mal preparada. La presencia del Clan del Golfo ha sido ciertamente de un paramilitarismo coordinado y articulado con la Fuerza P煤blica. Entre octubre y diciembre en la regi贸n del Choc贸 y el norte de Antioquia hubo tal agresi贸n de los paramilitares coartando todas las actividades, incluso religiosas, que hubo misiones de verificaci贸n en las que participaron varios obispos, organismos internacionales y humanitarios.

Esas misiones sacaron unos comunicados muy fuertes y resulta que el Ministerio de Defensa est谩 enfurecido contra la Iglesia por esa denuncia y exigi贸 retractaci贸n por una de las afirmaciones que aparecen en esas denuncias: la que dec铆a que hay s铆ntomas de que el Clan del Golfo y el Ej茅rcito est谩n actuando conjuntamente.

El Ej茅rcito est谩 enfurecido exigiendo retractaci贸n, pero uno se pregunta, 驴qu茅 pruebas van a exigir? Si quienes estuvieron en estas misiones escucharon聽el testimonio de la gente que ha vivido en carne propia las cosas terribles que est谩n haciendo los paramilitares. Las mismas religiosas que est谩n en esas zonas rurales les dec铆an 鈥渁qu铆 est谩 la base militar y a pocos metros est谩 la base paramilitar鈥. 驴C贸mo van a negar que est谩n actuando juntos?.

Hay una connivencia muy evidente que ya se ha denunciado, no solamente en el norte de Antioquia y el Choc贸, sino en el Caquet谩, en Putumayo, en Guaviare, que muestra lo mismo: se nota una articulaci贸n y connivencia incluso con algunas disidencias, con el Clan del Golfo y otros grupos paramilitares. La situaci贸n se ve muy grave.

El Ej茅rcito tiene a su favor que ha dado golpes duros al Clan del Golfo y eso es lo que reclama en su carta de retractaci贸n el brigadier 脫scar Murillo, comandante de la Fuerza Tit谩n del Choc贸. Quiz谩 es ambiguo eso de la connivencia鈥

Es cierto, yo creo que ellos manejan todo esto dosificadamente, de tal manera que puedan defenderse y mostrar la otra cara, la de la persecuci贸n, en determinados momentos.聽Pero hay algo que salta como una preocupaci贸n de fondo y es el problema de la verdad.聽

Hasta qu茅 punto los grupos que ellos dicen que han golpeado son realmente del Clan del Golfo, o m谩s bien son delincuencia com煤n o incluso de guerrilla, y tratan de presentarlos as铆. 驴D贸nde est谩 la credibilidad? 驴D贸nde est谩 la verdad?

M谩s de 13 mil reinsertados han sido asesinados desde que se firmaron los acuerdos de paz.

Las misiones humanitarias han tratado de escuchar el testimonio de las v铆ctimas. Aqu铆 los militares piden pruebas y las 煤nicas pruebas v谩lidas son las que van a las Fiscal铆as o a las Procuradur铆as, esas no son pruebas dentro de cierto consenso de los movimientos sociales, en primer lugar porque los que van a denunciar entran en un riesgo grand铆simo y esa no es una v铆a de denuncia para los movimientos sociales, menos en un momento en que todos los 贸rganos de control est谩n cooptados por el alto Gobierno.

Entonces est谩 de por medio el problema de la verdad, a qui茅n creerle y聽c贸mo acceder a la verdad en un momento de estos en que no se puede confiar en los 贸rganos de control. Uno ve tantas mentiras, por miles, de car谩cter oficial.聽El s贸lo hecho de que se destaparan m谩s de 6 mil casos聽de聽falsos positivos聽muestra eso, 6 mil veces que el alto Gobierno fabric贸 falsas verdades y le present贸 al pa铆s grandes mentiras relativas a cr铆menes horrendos que se presentaron como verdades y ahora se destapan.

Eran mentiras revestidas de verdad. Lo mismo es lo que ha pasado con la Comunidad de Paz de San Jos茅 de Apartad贸: si uno mira la masacre del 2005, el gobierno trat贸 de venderle al pa铆s la falsa idea de que hab铆a sido la guerrilla la que hab铆a hecho esa masacre, ahora es la Corte Suprema de Justicia la que condena a 10 militares. Nos vendieron una falsa verdad durante varios a帽os, era una mentira oficial revestida de verdad. Eso ha ocurrido multitud de veces.

Hugo Torres, obispo de Apartad贸, asegura que la captura de Otoniel abre la posibilidad para la paz con el Clan del Golfo, 驴qu茅 cree al respecto?

En primer lugar, eso del fin del Clan del Golfo es completamente falso, no fue una captura sino una entrega. Adem谩s, no se toc贸 la estructura de ellos que hace tiempo ten铆an su nuevo comandante elegido y todas sus finanzas reorganizadas.聽La estructura sigue sin tocar, lo de Otoniel no afect贸 para nada esa estructura.

Luego, el solo hecho de todas estas denuncias de connivencia con el Estado, eso no abre nada, al rev茅s, en lugar de un espacio para la paz creo que m谩s bien se agrave el problema de la guerra. El Ej茅rcito sabemos que nunca ha luchado como una defensa real de los sectores populares y los movimientos sociales, sino m谩s bien como una represi贸n de todas esas fuerzas.聽Y ahora se une con estos paramilitares que tambi茅n son una fuerza contra los movimientos sociales. Se est谩 es agravando el problema de la guerra.

Pero el mismo Otoniel dijo en su comparecencia ante la Justicia Especial para la Paz que ellos est谩n dispuestos a hacer la paz鈥

Yo no sabr铆a valorar eso… hasta donde llegar谩 la sinceridad de todo esto.


ppotes12/29/2021
falsospositivos-1280x720.jpg

7min4930

Semanas despu茅s, el domingo 8 de octubre de 2006 para ser precisos, apareci贸 asesinado el cabo Ra煤l Carvajal, en el cerro de la Virgen, en el corregimiento de Lajas, en el municipio de Tarra, Norte de Santander. Se neg贸 a asesinar civiles para hacerlos pasar por guerrilleros. Desaf铆o la pol铆tica macabra de los “falsos positivos”

Por Ricardo Romero Silva – Escritor y columnista de El Tiempo

Feliz Navidad, don Ra煤l Carvajal, descanse en paz porque de voz en voz en voz sigue viajando la noticia de que a su hijo, el cabo, lo mataron por negarse a cometer un par de “falsos positivos”.

Mijo, 驴y qu茅?: 驴C贸mo est谩 eso por all谩?–, le pregunt贸 usted la 煤ltima vez que hablaron.

Pap谩, esto aqu铆 est谩 muy feo; a m铆 me mandaron a matar a dos muchachos para hacerlos pasar como guerrilleros muertos en combate y yo no los quise matar. Yo me voy a retirar–, advirti贸 茅l joven militar, que hoy encarna a tantos soldados que se negaron a la rutina del horror, como quien va dejando migas de pan en el camino a la verdad.

Semanas despu茅s, el domingo 8 de octubre de 2006 para ser precisos, apareci贸 asesinado en el cerro de la Virgen, en el corregimiento de Lajas, en el municipio de Tarra, Norte de Santander. Y usted, respetado don Ra煤l, se dedic贸 a contar la historia.

Que el hijo que llevaba su nombre pertenec铆a al Batall贸n de Infanter铆a Antonio Ricaurte de Bucaramanga. Que, luego de nueve a帽os de servicios al ej茅rcito, acababa de ser trasladado a la Unidad Destructor Uno de la Brigada 30 de la Segunda Divisi贸n.

Y no fue asesinado por un francotirador de las Farc en la tal Operaci贸n Serpiente, como se repiti贸 hasta la maldad, porque en aquellas fechas no hubo enfrentamientos en aquellos parajes, sino que fue atado de pies y manos, golpeado, torturado, ejecutado a dos metros de distancia y manipulado por otros soldados para cerrarle el paso a su fantasma, a su verdad:.

Ten铆a la cabeza rellena de papel peri贸dico“, dijo usted, don Ricardo. Hace diez a帽os le dieron los huesos de su ni帽o, en el camposanto donde hab铆an sido enterrados, pues no hab铆a con qu茅 pagar la sepultura. Y empez贸 su odisea para contar lo que pas贸 como pas贸.

Pero Colombia ha sido la distancia entre la verdad y la justicia. Usted despert贸 seguro de su paso a seguir, orden贸 a su familia que se hiciera a un lado porque “yo ya no quiero llorar a otro“, subi贸 al furg贸n Dodge en el que llevaba comida de las veredas a las ciudades, el PAH 605 de Monter铆a, con los restos del cuerpo que fue su hijo, y vino a la plaza de Bol铆var de Bogot谩, el mar que recibe todos los r铆os que ha olvidado, a contarles este relato en la cara a tantos poderosos que se encogen de hombros entre la guerra:

Si usted supiera lo que duele la muerte de un hijo”, le grit贸 a Uribe en la plaza el domingo 20 de febrero de 2011, “ustedes no han querido dejar que se esclarezca este asesinato“.

Y se parque贸 diez a帽os en la avenida Jim茅nez con la carrera 7.陋 a esperar justicia. Y pidi贸 a Dios que le dejara vivir hasta que esta historia pasara de vida en vida.

Muri贸 el s谩bado 12 de junio de este a帽o, a los 73, por culpa de la peste escabrosa que ha sido el fin de 129.534 colombianos. Escuch贸 que su hijo era uno de los 6.402 “falsos positivos” con los que dio la JEP. Pero no alcanz贸 a ver a Santos pidi茅ndoles 鈥perd贸n a todas las familias, v铆ctimas de este horror, desde lo m谩s profundo de mi alma鈥.

No supo que al principio de esta Navidad 鈥搇a moraleja de la Navidad es, se sabe, que vivir es volver a nacer鈥 21 militares aceptaron cargos por cientos de ejecuciones extrajudiciales; no imagin贸 que su gente vendr铆a aqu铆, a Bogot谩, a seguir su tarea, a pedir que su furg贸n quede parqueado en el Centro de Memoria, Paz y Reconciliaci贸n:

Necesito que mi hermano y mi padre descansen donde quiera que est茅n鈥, dijo su hija Doris en un funeral plagado de tapabocas, “ni siquiera sab铆a que esto era silencio“.

Feliz Navidad, se帽or Carvajal, descanse en paz que usted 鈥揷on su historia a cuestas鈥 no solo es el personaje de este a帽o en el que fuimos llamados a decirnos la verdad, sino que ser谩 siempre el colombiano que dej贸 en claro que ning煤n padre merece ser evangelista de su hijo.

P谩gina del autor www.ricardosilvaromero.com


ppotes12/22/2021
ivan-duque-primera-linea-e1640202722914.jpg

4min3320

Ya este presidente se fue as铆: torpe, mediocre y de espaldas a una generaci贸n que en vez de aplaudirlo lo abuchea, se burla de 茅l y le prepara muchos A帽os Viejos en todo el pa铆s para quemarlos como la peor pesadilla que padecieron en este 2021.

Por Ra煤l Ram铆rez, periodista.

Cuando Giovanni Jurado, m谩s conocido como Eko, interpel贸 en el espect谩culo que Duque ten铆a montado en Cali, el rostro de los ac贸litos del presidente se desencaj贸.

“Presidente, 驴Usted cu谩ndo va a reconocer a las v铆ctimas del paro? 驴Por qu茅 tiene un proyecto de Ley que reprime con pena de muerte la protesta social? 驴C贸mo va a garantizar que las elecciones del 2022 no nos la van a robar?”, interrog贸 fluidamente el joven que hace ocho meses, con centenares m谩s, protagoniz贸 uno de los estallidos sociales m谩s potentes que se hayan registrado en la ciudad, y que ayer estaba sentado en el auditorio en calidad de reci茅n electo Consejero Municipal de Juventud.

El presidente, el m谩s joven que haya tenido el pa铆s, empez贸 por lo 煤ltimo: compar贸 el proceso electoral del pr贸ximo a帽o con las elecciones realizadas el pasado 5 de diciembre donde se eligieron los Consejeros Municipales de Juventudes; uno de ellos, su interpelador. Es decir, para Duque es tan similar la elecci贸n presidencial como las de los CMJ. En ellas se juegan los mismos intereses, el mismo bot铆n, la misma burocracia. 隆Vea pues!

“驴T煤 sentiste irregularidades en la que te eligieron? 驴pusiste la demanda? 驴porqu茅 no la pusiste?“, acosaba, preguntaba y se contestaba el presidente, como si no viviera en este pa铆s.

Sobre los 48 j贸venes asesinados en Cali, se fue por las ramas: “Aqu铆 no permitimos la violencia contra los manifestantes“, declar贸 sin aclarar por obra y gracia de qui茅n en la ciudad se cometi贸 ese genocidio, y porqu茅 los civiles y polic铆as que dispararon contra los j贸venes y los ind铆genas siguen sin ser judicializados y se pasean por campa帽as electorales de su partido.

Duque alardeaba de su poder en el escenario, sin notar que -antes que a un Estadista- sus respuestas reflejaban la peque帽ez de sus ideas y la poca estatura 茅tica y moral de qui茅n arrastrar谩 toda su vida esos cr铆menes.

Duque cre铆a estarle hablando a un jard铆n infantil y no a los j贸venes que vivieron en carne propia las consecuencias de sus pol铆ticas, j贸venes que vieron caer a su lado a otros muchachos que reclamaban salud, educaci贸n, comida y di谩logo; y que a cambio recibieron un disparo de fusil.

Ya este presidente se fue as铆: torpe, mediocre y de espaldas a una generaci贸n que en vez de aplaudirlo lo abuchea, se burla de 茅l y le prepara muchos A帽os Viejos en todo el pa铆s para quemarlos como la peor pesadilla que padecieron en este 2021.

En el 2022 estos muchachos tienen la palabra.

 


ppotes12/21/2021
boric-700x391-1.jpg

5min2490

Lo de Chile bien puede tener su resonancia en Colombia en los primeros seis meses del 2022. Amanecer谩 y veremos, a no ser que la violencia se expanda para bloquear la insurgencia revolucionaria de las masas.

Por Horacio Duque,聽analista internacional

Los resultados electorales de las votaciones presidenciales en Chile este 19 de diciembre del 2021 confirman el vigor del nuevo ciclo聽 de cambios progresistas en la regi贸n.

La ultraderecha pinochetista representada por Kast qued贸 relegada聽 y la ciudadan铆a fue consecuente con la enorme movilizaci贸n desatada desde el segundo semestre del 2019 contra el modelo neoliberal y el poder de las oligarqu铆as financieras y mineras que se apropiaron del Estado y de amplios bienes comunitarios desde la dictadura del General Pinochet y la perversa transici贸n pol铆tica gestionada por la denominada Concertaci贸n que contemporizo con toda la fantas铆a neoliberal y el consumismo postmoderno.

La casta dominante chilena es muy poderosa y exist铆a el temor justificado por la desviaci贸n del proceso democratizador y de insurrecci贸n social que se present贸 desde el 2019, mediante varias medidas o maniobras medi谩ticas y el recurso a la violencia con la militarizaci贸n de la Macro zona sur donde habitan los Mapuches.

Adem谩s, la Convenci贸n constitucional en funciones ha sido objeto de la presi贸n para acotar su trabajo a la construcci贸n de un Estatuto arm贸nico con los Ejes de la Constituci贸n de 1989, inclinada hacia el mercado capitalista y contraria a los derechos fundamentales de la sociedad.

El pronunciamiento de ayer, no obstante las contradicciones pol铆ticas y discursivas de Boric, le da un respiro a las mayor铆as populares y recarga la potencia de la multitud para que se enfoque en una transici贸n estructural que haga el corte definitivo con el paradigma neoliberal, socialdemocratizante, en su pen煤ltima versi贸n.

EL CONTEXTO COLOMBIANO

En los mismos t茅rminos estamos en Colombia. La ultraderecha retardataria y violenta agota toda suerte de maniobras para impedir la expresi贸n pol铆tica de las poderosas movilizaciones de masas ocurridas desde el 2019. La m谩s reciente salida corre por cuenta de la verborrea populista de Rodolfo Hern谩ndez, una especie de Trump andino, que haciendo gala de su asquerosa fortuna derrocha demagogia contra los pol铆ticos corruptos y a favor de la arremetida policial contra los manifestantes estigmatizados como v谩ndalos por la Presidencia de la Rep煤blica, el Ministro de la Defensa y el Fiscal.

Hern谩ndez esta disparado y lo que puede suceder es que con las 铆nfulas agregadas por la maquina medi谩tica del uribismo, el debate se centre entre este personaje y Gustavo Petro, la figura principal del Pacto Hist贸rico, la coalici贸n democr谩tica que crece como alternativa popular para el cambio y las reformas estructurales.

Lo cierto es que la escena pol铆tica nacional se mueve por la preponderante incidencia de Petro que en el mediano plazo debe expresarse en la elecci贸n de un amplio grupo de senadores (40) y representantes (50) como un bloque legislativo comprometido con la propuesta program谩tica del Pacto hist贸rico.

Lo de Chile bien puede tener su resonancia en Colombia en los primeros seis meses del 2022. Amanecer谩 y veremos, a no ser que la violencia se expanda para bloquear la insurgencia revolucionaria de las masas.


Sugov12/21/2021
GabrielBoric-640x360-1.jpg

9min2160
Una persona alcanza su nivel m谩s alto de ignorancia cuando rechaza algo de lo cual no sabe nada鈥.


Pablo Sep煤lveda Allende (*).
Diputado, me atrevo a responderte porque veo el peligro que significa que importantes l铆deres como t煤, j贸venes referentes de esa 鈥nueva izquierda鈥 que ha surgido en el Frente Amplio, hagan simplonas, absurdas y desinformadas comparaciones en temas tan delicados como lo son los DDHH.
Es muy sesgado y grosero que equipares -sin el m谩s m铆nimo argumento- el supuesto 鈥debilitamiento de las condiciones b谩sicas de la democracia en Venezuela鈥, la 鈥permanente restricci贸n de libertades en Cuba鈥 y 鈥la represi贸n del gobierno de Ortega en Nicaragua鈥 con las s铆 comprobadas atrocidades de la dictadura militar en Chile, el evidente intervencionismo criminal de los EEUU alrededor de todo el mundo y el terrorismo de Estado de Israel contra el Pueblo de Palestina.
El que escribas semejante insensatez no 鈥significa transformarse en un pseudo agente de la CIA鈥 pero s铆 denota una importante irresponsabilidad e inmadurez pol铆tica que puede transformarte en un elemento 煤til para la derecha, o peor a煤n, terminar siendo esa 鈥izquierda鈥 que la derecha ans铆a; una izquierda sonsa, ambigua, una izquierda inofensiva, que por oportunismo prefiere parecer 鈥pol铆ticamente correcta鈥, esa izquierda que no es 鈥ni chicha ni limonada鈥, esa que no quiere quedar mal con nadie.
Una izquierda as铆, confunde, pues no se atreve a se帽alar y enfrentar con coraje a los verdaderos enemigos de los pueblos. Ah铆 el peligro de emitir opiniones pol铆ticamente inmaduras.
驴Acaso te has preguntado por qu茅 Venezuela est谩 siendo tan vilipendiada y atacada medi谩ticamente? 驴Por qu茅 es noticia todos los d铆as en pr谩cticamente todos los pa铆ses del mundo occidental donde dominan los grandes medios de comunicaci贸n? 驴Por qu茅 es atacada por todos los flancos y en patota? 驴Por qu茅 esos grandes noticieros callan las continuas masacres en Colombia y M茅xico? 驴Por qu茅 los que se rasgan las vestiduras preocup谩ndose por un diputado venezolano, confeso de participar en un intento de magnicidio, no tienen el valor de exigir a Israel que cese el genocidio contra el Pueblo Palestino?
El mundo al rev茅s. Ese es el mundo de la pol铆tica sin coraz贸n y sin coraje.
Ya Margarita Labarca Goddard te argument贸 de forma clara y contundente por qu茅 te equivocas en tus juicios hacia Cuba, Venezuela y Nicaragua. Yo solo agregar茅 que Venezuela tiene una democracia mucho m谩s saludable y transparente que la que hay en Chile, cuando quieras te lo puedo argumentar y lo podemos debatir, si es que te interesa.
Tambi茅n resulta f谩cil argumentarte por qu茅 es una falacia la 鈥permanente restricci贸n de las libertades en Cuba鈥. Eso sin mencionar que la palabra 鈥渓ibertad鈥 est谩 tan manoseada, que a estas alturas su verdadero significado resulta ambiguo, y una definici贸n sensata requiere de un debate hasta filos贸fico. O dime t煤, 驴qu茅 es la libertad?
Te nombro estos dos pa铆ses porque los conozco bastante bien. En Cuba viv铆 9 a帽os y en Venezuela llevo viviendo otros 9 a帽os.
A Nicaragua no la conozco de primera mano, pero te invito a preguntarte c贸mo habr铆a sido la reacci贸n de un gobierno de derecha ante la acci贸n de bandas criminales pagadas y fuertemente armadas, que llegan a tomar sectores de las m谩s importantes ciudades del pa铆s; y donde adem谩s, dichas bandas mercenarias se instalan a cometer hechos abominables como secuestrar, torturar, mutilar, violar y hasta quemar vivos, a decenas de seres humanos, por el solo hecho de ser militantes de una causa -en este caso, militantes sandinistas-, donde la persecuci贸n lleg贸 al punto de asesinar a familias enteras en sus propios hogares.
El gobierno leg铆timamente electo en Nicaragua, aun teniendo los recursos, el marco jur铆dico y la fuerza para accionar contundentemente de forma inmediata contra semejante desestabilizaci贸n fascista, bastante se contuvo. 驴Crees que la derecha en el poder habr铆a tenido esa visi贸n pac铆fica y de llamado a di谩logo para la resoluci贸n del conflicto?
La historia nos responde.
Entiendo que puedas estar confundido por los grandes 鈥medios de comunicaci贸n鈥 que se encargaron de victimizar a los victimarios; igualito a como lo hicieron hace un a帽o en Venezuela durante las llamadas guarimbas.
Por tanto, Gabriel, hablando objetivamente, con argumentos serios -sin opiniones formadas y modeladas medi谩ticamente a base de tergiversaciones y mentiras repetidas a diario-, no existe doble est谩ndar en los que defendemos a Cuba, Venezuela y Nicaragua.
No tenemos desaparecidos ni torturados, no metemos presos a quienes piensan u opinan distinto, s铆 a criminales; sean estos diputados, pol铆ticos o supuestos estudiantes. M谩s bien me parece ver ese 鈥渄oble est谩ndar鈥 en ti mismo, al emitir c贸modos juicios de valor desde la manipulaci贸n y el desconocimiento.
Sobre medios de comunicaci贸n, democracia y libertades, podemos discutir comparando a Chile con estos pa铆ses. Te aseguro que lamentablemente Chile no saldr铆a muy bien parado, m谩s a煤n, si incluimos los derechos humanos, econ贸micos y sociales que all谩 no son m谩s que mercanc铆as.
Una persona alcanza su nivel m谩s alto de ignorancia cuando rechaza algo de lo cual no sabe nada鈥.
(*) M茅dico, Coordinador de la Red de Intelectuales en Defensa de la Humanidad, *nieto del Presidente Salvador Allende Gossens.*

60fcd447e448f.jpeg

6min4020

Colombia nuevamente en el escarnio del concierto mundial: la presidente de la C谩mara de Representantes termin贸 gradu谩ndose con una tesis plagiada. Un pa铆s donde se habla de transparencia, pero los mismos legisladores son corruptos.

Por Fernando Alexis Jim茅nez 聽| Dirigente Sugoviano

La doble moral del partido de gobierno qued贸 evidenciada con la denuncia de la Universidad Externado de Colombia, sobre el plagio que hizo Jennifer Arias Falla, presidenta de la C谩mara de Representantes, en la tesis de la maestr铆a en Gobierno y Pol铆ticas P煤blicas.

El pronunciamiento de la entidad acad茅mica se produjo tras meses de investigaciones. La tesis fue sometida a un an谩lisis electr贸nico y oh sorpresa de sorpresas: 鈥Esta operaci贸n arroj贸 un importante n煤mero de coincidencias con fuentes o documentos publicados en internet de autores diferentes a las se帽oras Arias Falla y Largo Alvarado鈥, se lee en el documento.

Como era apenas previsible, la Universidad contrat贸 a un experto en derechos de autor y propiedad intelectual para confirmar o desistir en este caso. Luego concluy贸: 鈥… es ostensible la cantidad de textos reproducidos literalmente (plagio servil) o deliberadamente parafraseados en donde basta la simple lectura para deducir la forma en que tales fragmentos llegaron al trabajo de grado analizado鈥.

Lo sorprendente, adem谩s, es que no se trata de la 煤nica l铆der pol铆tica que incurre en esta irregularidad. Ya otros l铆deres lo han hecho.

Lo grave del asunto es que, en la plenaria donde los congresistas pidieron su renuncia, se exalt贸 y argument贸 que la atacaban porque era del partido de gobierno y 鈥ustedes son de la oposici贸n.鈥

Nuestras leyes dicen que cualquier ciudadano tiene derecho a ser escuchado en cualquier proceso y entregar pruebas. Adem谩s, debe existir un debido proceso. Mi nombre ha sido maltratado sin ser escuchada, eso no es justo y as铆 ustedes no me quieran, por ser del Centro Democr谩tico, eso no es justo鈥, dijo sin poder contener su furia. Ahora resulta que es perseguida pol铆tica. 隆Faltaba m谩s, por Dios santo!

No es nuevo, por supuesto, porque muchos de quienes han sido cercanos e, incluso, funcionarios de corte Uribista, terminaron inmersos en hechos escandalosos y de corrupci贸n. Basta mencionar algunos nombres:

Bernardo Moreno, Alberto Vel谩squez, Andr茅s Felipe Arias, C茅sar Mauricio Vel谩squez, Jos茅 Obdulio Gaviria, Diego Palacio, Mario Uribe, Sabas Pretelt de la Vega, Luis Alfonso Hoyos, Luis Carlos Restrepo, Mar铆a del Pilar Hurtado, Jorge Noguera, Flavio Buitrago y Luis Guillermo Giraldo.

No estamos hablando de peritas en alm铆bar ni personas a las que, injustamente persiguieron. Nos referimos a quienes han ocupado altos cargos en el gobierno nacional y en el Congreso.

Pero volviendo al caso de Jennifer Arias, tuvo la desfachatez de declararse inocente y blanco de un complot: 鈥驴Qui茅n me garantiza a m铆 que el documento sobre el que hicieron la investigaci贸n es del documento original de mi tesis?鈥, dijo Arias. Por 煤ltimo, manifest贸 su confianza en la justicia, donde dice que demostrar谩 que no hubo plagio.

Lo 煤nico positivo de esta pol铆tica, que en otras ocasiones ha sido cuestionada, es que reconoce que es del partido de gobierno. Es decir, una representante de la organizaci贸n pol铆tica que ha sumido en la crisis a Colombia y que, fruto de la inconformidad popular, debi贸 soportar poco m谩s de dos meses de paro nacional.

Lo grave ahora es que Oscar Iv谩n Zuluaga, del partido Centro Democr谩tico, se postula nuevamente como candidato presidencial para continuar con la hegemon铆a de corrupci贸n, arbitrariedad y descr茅dito para el pa铆s. 聽

NOTA IMPORTANTE: El autor del presente art铆culo asume la totalidad de la responsabilidad por el contenido, ya que鈥攁unque es dirigente sugoviano鈥攔econoce que sus planteamientos de car谩cter pol铆tico, no necesariamente interpretan el pensamiento pol铆tico de la organizaci贸n sindical.


Casa-Natal-de-Bolivar.jpg

13min2830

El mayor problema que enfrentan es el bloqueo internacional y que, los pa铆ses con los que mantienen relaciones comerciales, no demandan toda su producci贸n. Los estimativos son alentadores para finales de este a帽o y comienzos del 2022.

Por Fernando Alexis Jim茅nez | Dirigente sugoviano

Las im谩genes de una Venezuela donde las personas recogen desperdicios de un tacho de basura para paliar el hambre, distan mucho de un pa铆s que sobrevive al bloqueo econ贸mico promovido por Estados Unidos y sus aliados. De hecho, han emprendido acciones que se ven reflejadas en la progresiva recuperaci贸n de su econom铆a.

鈥淓l mayor problema que tenemos, no es la devaluaci贸n del bol铆var, sino quienes desde afuera levantan barreras para frenar cualquier posibilidad de generar exportaciones鈥, me dijo Neftal铆 Mois茅s Freites, un exponente de la clase trabajadora con amplia trayectoria en PDVSA. Est谩bamos tom谩ndonos un cafecito en El Danubio, desde donde se escucha el rumor de los veh铆culos que transitan la avenida Cacique Guaicapuro, en el tradicional sector de San Agust铆n, en el norte de la ciudad.

CAMINO A LA REACTIVACI脫N ECON脫MICA

En Chacao Danubio, una zona hermosa como las que tiene Cali, muchas personas se dan cita para compartir una buena comida. No son ricos, sino hombres y mujeres de clase media que no se resignaron a la adversidad y decidieron meterles el hombro a las situaciones dif铆ciles. Trabajan o se rebuscan. As铆 de sencillo. No andan a la caza de desperdicios, imagen popularizada por los medios internacionales.

Aqu铆 la vida es normal, como en Colombia o cualquier otra naci贸n latinoamericana. Por eso no entend铆 sus preguntas alrededor de c贸mo est谩bamos ac谩 (una forma muy diplom谩tica de decirme que preguntaba pendejadas). Y ya comprende por qu茅 le dije que ven铆a para Venezuela, no para una prisi贸n gobernada por un dictador, como dicen los pitiyanquis鈥, me dijo tras soltar una carcajada que me hizo sentir que, pese a mi condici贸n de hombre de izquierda, me he dejado permear como muchos, por la informaci贸n que nos venden los norteamericanos a trav茅s de sus canales masivos.

Medios internacionales se han encargado de vender una imagen de miseria sobre Venezuela.

El Danubio es una pasteler铆a fundada hace 50 a帽os. Conserva el toque especial en la preparaci贸n del caf茅, muy propio de sus fundadores. Por su n贸mina han pasado varios colombianos, quien saben de caf茅 y le imprimen su marca especial al prepararlo.

Aunque el producto interno bruto (PIB) experimenta una contracci贸n, los vientos alentadores soplar谩n en el 2022 con un alza positiva del 1%. 鈥淣uestra econom铆a va camino de la reactivaci贸n鈥, me dijo este obrero que, gracias al apoyo del gobierno, pudo cursar ingenier铆a de sistemas y una especializaci贸n. Una oportunidad que tienen todos gracias a una ley obligatoria que permanece en el tiempo. 鈥Aqu铆 estudia el que quiere, y el que no, se va para Colombia, Ecuador o Per煤, a pedir en los sem谩foros.鈥, enfatiz贸.

Contrario a esta perspectiva alentadora, el Fondo Monetario Internacional mantiene su previsi贸n de que el PIB de Venezuela caer谩 5%, aunque su dato m谩s reciente es el de abril.

A rengl贸n seguido me mostr贸 unos estudios del economista, Eduardo Fortuny, de Din谩mica Venezuela, una organizaci贸n especializada en investigaciones financieras. Seg煤n el profesional, se espera un crecimiento del 3% este a帽o, y del 4% para el pr贸ximo 2022.

Este profesional ha sido cuestionado por sus posiciones pol茅micas alrededor de que todav铆a falta la salida de por lo menos 3 millones de sus connacionales para llegar a un nivel de estabilizaci贸n en todos los 贸rdenes. 鈥No podemos seguir ejerciendo un papel paternalista, que鈥攈ay que admitirlo鈥攅s uno de nuestros mayores desangres鈥, insiste. La otra cara de Nicol谩s Maduro que pocos conocen. Ha sido as铆 desde 1998, cuando se inici贸 la era del coronel Hugo Rafael Ch谩vez Fr铆as.

Las naciones con las que mantienen nexos, se convierten en plataforma para venderles minerales, oro, acero, hierro, aluminio, fertilizantes, ma铆z, pescado, bebidas, vinagre y qu铆micos inorg谩nicos.

Casa donde naci贸 el libertador, Sim贸n Bol铆var. Convertida en un museo.

LA MIGRACIACI脫N, FRUTO DE LOS CANTOS DE SIRENA

Neftal铆 Mois茅s Freites me acompa帽贸 en el recorrido por varios sitios emblem谩ticos de Caracas. Conoc铆 la casa donde naci贸 Sim贸n Bol铆var鈥攗na edificaci贸n suntuosa con placas de m谩rmol en la entrada–; la Quinta de Anauco, una estructura colonial de finales del siglo XVIII a la que Bol铆var iba con frecuencia y convertida hoy en el Museo de Arte Colonial; la Plaza Bol铆var o plaza mayor construida en 1567; el paseo Los Pr贸ceres, el Museo de Arte Contempor谩neo y el inolvidable Puente Llaguno, escenario de una marcha que pretend铆a tumbar al presidente Ch谩vez, andanada en la que participaron ciudadanos azuzados por Norteam茅rica el 11 de abril de 2002.

Hubiese querido conocer m谩s, pero fue imposible por el inesperado deceso de mi suegra, lo que oblig贸 el regreso a Colombia tras exponer en un encuentro de periodistas de varios medios alternativos de Latinoam茅rica. Adelantar el viaje no fue dif铆cil, ya que la aerol铆nea que hace tr谩nsito en la ruta Cali-Panam谩-Caracas y viceversa, viaja con relativa ocupaci贸n. Comprensible: el rengl贸n tur铆stico est谩 diezmado por la mala prensa internacional.

El dirigente obrero me habl贸 de un fen贸meno que sigue creciendo: la migraci贸n de venezolanos a otros pa铆ses. 鈥Ya sobrepasamos los seis millones de compatriotas aguantando hambre en otros pa铆ses, en especial, en Colombia, donde su presidente Duque les prometi贸 el para铆so.鈥 Le aclar茅 que Duque no es 鈥渕i presidente鈥, porque soy de izquierda, y que ni siquiera los derechistas lo quieren porque ha sido鈥攋unto con Uribe–, uno de los peores gobernantes de la historia. Una prueba evidente fue el Paro Nacional que tuvo en jaque al gobierno por m谩s de dos meses.

El tradicional Paseo de los Pr贸ceres.

Alrededor de 850 mil personas han pedido asilo en otras naciones, 175 mil han logrado el estatus de refugiados y hay quienes han corrido con 鈥渟uerte鈥 y viven en buenas condiciones en el extranjero. Suman los 2.5 millones.

Por qu茅 se fueron?, le pregunt茅. Un largo silencio, una mirada perdida en la lejan铆a, hacia donde se levanta el Parque Nacional El 脕vila, para dar una respuesta contundente: 鈥Les falt贸 el coraje para enfrentar los malos momentos. Dejaron su pa铆s para asumir una actitud mendicante en otros lares. All谩 los discriminan y, no podemos negarlo, algunos se han visto involucrado en delincuencia. No todos, pero algunos s铆.鈥, me dijo. Lo comprendo, siente el dolor de patria porque ellos, al igual que 茅l, vieron florecer una Venezuela con esperanza, antes que Norteam茅rica emprendiera la concatenaci贸n de ataques a su econom铆a.

EL PA脥S ESTA EN PROCESO DE RECONSTRUCCI脫N

En criterio de especialistas, es necesaria la liquidaci贸n de empresas estatales que est谩n generando p茅rdidas, la repotenciaci贸n de otras que son prometedoras para el mercado y, en tercer lugar, la b煤squeda de nuevos mercados.

Aqu铆 nos toc贸 reinventarnos. No es un proceso f谩cil, pero vamos a lograrlo porque hay gente dispuesta鈥, explica tras escribir en mi libreta de notas, una serie de cifras que apuntan a una recuperaci贸n econ贸mica. 鈥Mire estos n煤meros. No estamos so帽ando. Ahora somos una opci贸n comercial.鈥, anot贸.

Es cierto, al punto que congresistas colombianos insisten en el restablecimiento de relaciones comerciales entre los dos pa铆ses. No porque amen a Venezuela, sino por conveniencia.

Regres茅 a mi amada Colombia con dos sentimientos: la nostalgia por abandonar un territorio que sigue luchando por sobrevivir al bloqueo de varios enemigos del sistema, y la urgencia de llegar al sepelio de mi familiar.

Solo puedo decir que, al despegar el avi贸n del casi vac铆o aeropuerto de Maiquet铆a-Sim贸n Bol铆var, me fij茅 la meta de regresar y, estoy seguro, ser谩 muy pronto鈥

NOTA IMPORTANTE: El autor de esta nota asume en su totalidad la responsabilidad por el contenido, incluyendo sus apreciaciones pol铆ticas. Aun cuando es dirigente sugoviano, admite que sus conceptos no necesariamente interpretan el pensamiento del Sindicato que lleva en su coraz贸n.

 


Marcha.jpeg

12min3970

El SUGOV lleg贸 a su aniversario n煤mero once. Una fecha especial que coincidi贸 con la movilizaci贸n social en el pa铆s. Ocasi贸n para reafirmar nuestro compromiso con la lucha obrera.

Por Fernando Alexis Jim茅nez | Dirigente sogoviano

Los once a帽os del SUGOV tuvieron una singular coincidencia: la movilizaci贸n gigantesca de los trabajadores que inici贸 en la sede del SENA, en Salomia, y concluy贸 frente a las instalaciones de la Regional del Trabajo, en la avenida de Las Am茅ricas.

La Alcald铆a de Cali, como siempre, con sus pronunciamientos ramplones y destemplados, dijo que s贸lo participaron 800 representantes de la clase obrera.

El desplazamiento estuvo enmarcado en la cultura ciudadana, en la tolerancia y el respeto. No hubo bloqueos, tuvimos una marcha que lleg贸 casi a 900 personas diciendo lo que les disgustaba. No hubo necesidad de utilizar la Fuerza P煤blico, no hubo ning煤n evento que lamentar“, asegur贸 Carlos Soler, secretario de Seguridad de Cali. Por supuesto, su perspectiva es la de milico en retiro, a quien toda expresi贸n de protesta social, le produce urticaria.

En Puerto Resistencia se realiz贸 otra concentraci贸n. Como siempre, en esa zona del oriente cale帽o, con amplia participaci贸n ciudadana.

Miembros del ejecutivo de la CUT Valle

 

UN ESTADO DE ALERTA PROVOCADOR

La administraci贸n del Alcalde, Jorge Iv谩n Ospina, realiz贸 el martes 19 de octubre, un Consejo de Seguridad, en el cual y tal como lo registra la seudo-revista Semana (porque hay quienes opinan que es un pasqu铆n uribista), se declar贸 en 鈥alerta por lo que pudiera ocurrir鈥.

Compa帽eros 脕lvaro Ru铆z Erazo y Yecid Gonz谩lez, participando en la movilizaci贸n del 20 de octubre

De acuerdo con su pronunciamiento, estar铆an alerta para proteger las estaciones y los buses del MIO, con lo cual, confirma la posici贸n que lo ha caracterizado, de satanizar la protesta social. Pero se qued贸 viendo un chispero, porque todo transcurri贸 en el marco de la normalidad, sin que esa normalidad, por supuesto, deje de evidenciar la inconformidad del pueblo con Duque y su dictadura.

En consonancia con sus temores, militariz贸 la ciudad. Fueron 1600 agentes de polic铆a y 320 del ej茅rcito. Tem铆a un nuevo alzamiento. 隆Lo que hay que ver y o铆r, definitivamente!

EL ESMAD ACANTONADO EN LA GOBERNACI脫N DEL VALLE

Pero la gobernadora, Clara Luz Rold谩n Gonz谩lez, no se le qued贸 atr谩s. Acanton贸 el Esmad en el Palacio de San Francisco, como ha sido su costumbre. 驴Por las protestas? No, claro que no. Trajo a los alegres muchachos del escuadr贸n m贸vil anti disturbios, porque el Sindicato Unitario de la Gobernaci贸n del Valle鈥擲UGOV鈥celebraba sus once a帽os, un aniversario que no 铆bamos a pasar de agache.

No sabemos qu茅 pensaba la funcionaria. Y lo que hicimos as铆 de subversivo o clandestino, fue presentar el grupo musical Viento y Madera (que interpret贸 canciones sociales) para recibir a los compa帽eros empleados y contratistas, y entregarles a todos un detalle. Fueron m谩s de mil ejemplares de bol铆grafos de lujo, estampados con el logo del SUGOV. Es nuestra forma de compartir con todos, sin odiosas distinciones, la alegr铆a de cumplir once a帽os al frente del ca帽贸n, en defensa de la clase trabajadora.

Fue una jornada maravillosa. Emocionante, si queremos ser m谩s espec铆ficos. Recibimos muchas voces de aliento. La solidaridad flotaba en el ambiente. 鈥Ustedes han luchado por todos nosotros, le han puesto el pecho a la brisa. Gracias, compa帽eros鈥. Fue una expresi贸n recurrente que escuchamos en todos.

Tras entregarles un detalle del SUGOV, les reafirmamos a los agentes del Esmad: “Aunque tengan uniforme, ustedes son parte de nuestro pueblo.” Tambi茅n por ellos luchamos, porque son pueblo precarizado.

HASTA LOS COMPA脩EROS DEL ESMAD RECIBIERON SU DETALLE

Es cierto, sabemos que el Esmad reparte garrote con generosidad en la protesta social. Pero m谩s all谩 de su uniforme de robocop, que resulta intimidante, para nosotros, son clase trabajadora. De hecho, funcionarios explotados a quienes, desde un escritorio, los altos oficiales les dan la orden de arremeter contra su propio pueblo, el mismo pueblo al que ellos pertenecen.

A ellos les dimos su detalle sugoviano. Lo guardaron furtivamente. 鈥Lo vamos a usar, t茅ngalo por seguro鈥, nos dec铆an.

Incluso, se tomaron una foto con algunos de los dirigentes del SUGOV. Una foto para la historia que reafirma nuestro convencimiento de que ellos, desde nuestra perspectiva, son pueblo precarizado, hombres y mujeres que, al t茅rmino de su jornada, regresan a casa y, al d铆a siguiente, hacen fila en un supermercado, pagando altos costos por los alimentos. Al fin y al cabo, tambi茅n golpeados por la dictadura de Duque.

En el marco de los 11 a帽os del SUGOV, rendimos homenaje al compa帽ero 脕lvaro Ru铆z, uno de los fundadores de nuestra organizaci贸n.

HOMENAJE AL COMPA脩ERO 脕LVARO RU脥Z ERAZO

El 20 de octubre fue memorable. Celebramos once a帽os de lucha ininterrumpida y comprometida con la clase trabajadora, pero, tambi茅n, de aporte a la generaci贸n de conciencia alrededor de lo que somos: un pueblo explotado que debe despertar del marasmo y levantar su pu帽o en alto para decir: 鈥Basta ya de sometimiento鈥.

En el marco de este aniversario, se hizo un reconocimiento especial al dirigente y fundador sugoviano, 脕lvaro Ru铆z Erazo. Un batallador de la clase obrera. Se form贸 inicialmente como economista en Colombia e hizo su especializaci贸n, por espacio de ocho a帽os, en Cuba.

Y aunque le fue doloroso irse de La Habana, de las tardes de brisa junto al malec贸n de ocho kil贸metros que bordea la ciudad y recibe como un abrazo gigantesco las olas del mar y el rumor de aguas embravecidas que traen desde tierras lejanas las voces de admiraci贸n por la lucha que han librado, 脕lvaro decidi贸 regresar a su patria, a combatir ideol贸gicamente desde otra trinchera: el sindicalismo clasista.

脕lvaro Ru铆z, primero en la margen derecha y enarbolando su brazo empu帽ado, ha sido un l铆der comprometido con la defensa de la causa obrera.

Desde su vinculaci贸n como profesional en la Gobernaci贸n del Valle del Cauca, 脕lvaro ha sido un defensor de la causa del pueblo, de los marginados, de los sin-techo, de los desempleados. Y fue, a la saz贸n, uno de los gestores del SUGOV porque no comparti贸鈥攋unto con quienes le acompa帽aron en esa gesta鈥攍a actitud sumisa del sindicato de siempre, el de marras, en el que su presidente siente orgullo de posar con el gobernante de turno, mientras que a los afiliados les habla con un discurso acomodado.

脕lvaro Ruiz Erazo est谩 en la antesala de su retiro tras entregar gran parte de su vida a la funci贸n p煤blica. Pero ninguno de nosotros quiere que pase desapercibido su aporte al sindicalismo, porque como dir铆a el coplero de los llanos venezolanos, Rafael Mart铆nez, 脕lvaro es un 鈥amigo sin condici贸n, con trago y fuera de tragos鈥. Es decir, alguien en quien se puede confiar siempre.

Lo ocurrido el 20 de octubre lo llevaremos siempre en el coraz贸n, porque once a帽os de lucha, no se cumplen todos los d铆as…


Sugov10/11/2021
galeria154579.jpg

6min4320

Gobernadora: Le dejamos el encargo de los trabajadores. Le pedimos a usted, como presidenta de la Junta, que les brinden garant铆as para el ejercicio sindical y les respeten sus derechos.

Si el SUGOV聽tuviera una condecoraci贸n o distintivo especial para confer铆rselo a quienes聽le han puesto el pecho聽a la defensa de lo p煤blico, sin dejar de lado la lucha por sus derechos, ser铆a a todo un grupo a quienes deber铆amos exaltar.

Nos referimos a los compa帽eros trabajadores del Club de Empleados del Departamento. Fueron valerosos porque, sin recibir pago durante tres meses, sin que les tuvieran al d铆a la seguridad social y la ARL, se mantuvieron comprometidos, sacando adelante su espacio laboral porque, entendieron, defend铆an un patrimonio de todos. Pero algo m谩s: fueron asignados al mantenimiento y siembra de 谩rboles en el Ecoparque y ah铆 tambi茅n estuvieron, firmes.

Ellos merecen un sentido reconocimiento, y ahora que la gobernadora, Clara Luz Rold谩n,聽empe帽贸 su palabra聽con la realizaci贸n de una asamblea de afiliados para la escogencia de los cinco representantes de los empleados en la Junta Directiva, deben estar siempre presentes quienes han estado comprometidos en su condici贸n de defensores de un Club que es suyo y de nosotros.

Pese a ello, a su tolerancia estoica a pesar de que les estaban vulnerando sus derechos, desde la gerencia no se hizo otra cosa que 鈥減remiarlos鈥 al enviarlos a investigaci贸n disciplinaria porque, en un momento espec铆fico y amparados en el derecho constitucional a la protesta social, no participaron de una reuni贸n con algunos directivos. Lo que se desconoci贸, adem谩s del debido proceso, es que, si bien no se quedaron en tal reuni贸n, se fueron a sus diferentes ocupaciones en las instalaciones del Club.

Estamos convencidos que la gobernadora no sab铆a de ese tema. Y lo traemos a colaci贸n porque ella estuvo reunida con la Junta Directiva, aperson谩ndose de la situaci贸n. Valoramos que lo haya hecho. Y no le estamos quemando incienso, porque hemos sido siempre cr铆ticos, pero como dec铆an los abuelos: 鈥Lo cort茅s no quita lo valiente鈥 y estamos valorando el que haya ido a tomar cartas en el asunto.

Gobernadora: Le dejamos el encargo de los trabajadores. Le pedimos a usted, como presidenta de la Junta, que les brinden garant铆as para el ejercicio sindical y les respeten sus derechos.

Por nuestra parte, siempre los apoyaremos, aun cuando por hacerlo, ellos est茅n estigmatizados. No lo entendemos, porque el聽SUGOV聽no huele a azufre. Por el contrario, all铆 donde hacemos presencia, queda en evidencia que hay defensa viva de los derechos de la clase obrera. Esa es nuestra filosof铆a y, en once a帽os, no ha cambiado鈥

Para terminar, las preguntas fregonas鈥

鈥. 驴Cu谩les son los actuales miembros de la Junta Directiva del Club de Empleados del Departamento que est谩n al d铆a en sus cuotas mensuales?

鈥. 驴Sab铆a usted que, de acuerdo con los estatutos, quien no es afiliado, no podr铆a integrar la Junta?

鈥. 驴Por qu茅 premiaron a los trabajadores del Club, despu茅s de haber guardado su compromiso, aunque no les pagaban a tiempo, envi谩ndolos a investigaci贸n disciplinaria?

鈥. 驴Sab铆a usted que, sin sueldo, sin ARL y servicio de salud, un compa帽ero termin贸 contagiado de covid-19?

鈥.聽驴Sab铆a que, en ciertos sindicatos, simpatizantes con la administraci贸n, quienes los presiden no dialogan ni escuchan a sus afiliados porque su prop贸sito siempre es el de figurar en las fotos con la Gobernadora? 聽

鈥.聽驴Sab铆a, adem谩s, que han olvidado el trabajo en equipo y que un presidente sin e en esa direcci贸n no entendemos porque algunos presidentas y presidentes de sindicatos afectos a la gobernadora, salen solos siempre, como si fueran los 煤nicos que trabajan en sus organizaciones?

鈥 驴Ya visit贸 nuestro Portal聽https://sugov.co/



Nosotros

El Sindicato Unitario de la Gobernaci贸n del Valle del Cauca-Diverso pero Unitario, es una Organizaci贸n Sindical de Industria y/o rama de actividad econ贸mica de primer grado y mixta, que tiene en su seno a Servidores P煤blicos adscritos en los Niveles Central-Descentralizado, EICES-ESES-de Nivel Dptal. y Funcionaros de Educaci贸n planta FODE .


CONT脕CTENOS

LLAMENOS


  • Registro Sindical No. 00002597 de Noviembre 2 de 2010
  • Nit: 900393920-1


Suscripci贸n


    Categorias