SINDICATO UNITARIO DE LA GOBERNACIÓN DEL VALLE DEL CAUCA
NOSOTROSCONTACTO 26 Oct, 2021

ppotes

ppotes10/03/2021
pandora-pp-box.png

9min2210

El chileno Sebastián Piñera, el dominicano Luis Abinader, el ecuatoriano Guillermo Lasso figuran en la filtración al ICIJ. Entre los exmandatarios destacan los colombianos Gaviria y Pastrana. En Brasil aparecen implicados el ministro de Economía y el presidente del banco central.

Millones de documentos filtrados, que dieron pie a la mayor colaboración periodística en la historia, revelan los secretos financieros de 35 jefes y exjefes de Estado, más de 330 funcionarios en más de 91 países y territorios, así como un abanico global de fugitivos, estafadores y asesinos.

Estos papeles secretos exhiben los negocios offshore del Rey de Jordania, de los presidentes de Ucrania, Kenia y Ecuador, del primer ministro de República Checa, y del exprimer ministro británico Tony Blair. Los archivos también detallan las actividades financieras de quien es considerado ministro no oficial de propaganda del presidente ruso Vladimir Putin, y de más de 130 multimillonarios de Rusia, Estados Unidos, Turquía y otras naciones.

Los documentos filtrados revelan que muchos de los actores que podrían acabar con el sistema offshore son en realidad beneficiarios de sus servicios, escondiendo bienes en sociedades de papel y trusts –o fideicomisos– mientras sus gobiernos hacen poco para frenar el flujo global de dinero ilícito que enriquece a delincuentes y empobrece a las naciones.

Pastrana y Gaviria, quienes se presentan como poseedores de las soluciones para el país, figuran entre los evasores de impuestos y quienes se favorecieron de los paraísos fiscales.

Entre los tesoros escondidos que revelan los documentos, destacan:

  • Un castillo de 22 millones de dólares en la Rivera Francesa, con cine y dos piscinas, comprado a través de sociedades offshore por el Primer Ministro populista de República Checa, un multimillonario que ha hecho campaña contra la corrupción de las élites económicas y políticas.
  • Más de 13 millones de dólares escondidos en un opaco trust en las Grandes Llanuras de Estados Unidos por el vástago de una de las familias más poderosas de Guatemala; una dinastía que controla empresas de fabricación de jabón y labiales, y que ha sido acusada de provocar daños a sus trabajadores y al medio ambiente.
  • Tres mansiones en la costa de Malibú que el Rey de Jordania compró por 68 millones de dólares a través de tres sociedades offshore años después de la Primavera Árabe, en la cual los jordanos salieron a las calles para protestar contra el desempleo y la corrupción.

Estos documentos secretos son conocidos como los Pandora Papers o Papeles de Pandora.

El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) obtuvo más de 11.9 millones de documentos confidenciales y encabezó un equipo de más de 600 periodistas de 150 medios –del que forma parte IDL-Reporteros–, quienes dedicaron dos años a examinarlos meticulosamente, a rastrear las fuentes y a excavar en los archivos judiciales y otros registros públicos de decenas de países.

Los documentos filtrados provienen de 14 firmas proveedoras de servicios offshore instaladas en varios países. Estas firmas incorporan sociedades de papel y otros escondites offshore para sus clientes, quienes generalmente buscan mantener sus operaciones financieras en las sombras. La información incluida en los archivos supera en cerca de tres veces el número de operaciones offshore de jefes de Estado reveladas en las anteriores filtraciones de documentos sobre paraísos fiscales, y más de dos veces el número de transacciones de servidores públicos.

Los hallazgos del ICIJ y de sus medios aliados exhiben cómo la finanza ultrasecreta ha infiltrado la política internacional y muestra por qué los gobiernos y las organizaciones globales han hecho tan poco para acabar con los abusos financieros en jurisdicciones extraterritoriales.

Un análisis realizado por el ICIJ a los documentos secretos identificó 956 sociedades en paraísos fiscales vinculados con 336 políticos y funcionarios de alto nivel, incluyendo jefes de Estado, ministros, embajadores y otros. Más de dos tercios de estas sociedades fueron incorporadas en las Islas Vírgenes Británicas, una jurisdicción que durante mucho tiempo fue considerada como una pieza clave en el sistema offshore.

Por lo menos 11 mil 300 millones de dólares están guardados en sociedades offshore, según un estudio publicado en 2020 por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Debido a la complejidad y el secretismo de este sistema, resulta imposible distinguir cuántos de estos recursos están ahí por evasión de impuestos u otros delitos, y cuántos vienen de fuentes legítimas y han sido reportados ante las autoridades tributarias.

Líderes mundiales, los que esquilman los recursos del pueblo, sacaban los recursos de sus respectivas naciones y las llevaban a paraísos fiscales.

EN TODOS LOS RINCONES DEL MUNDO

La investigación Pandora Papers revela los dueños secretos de sociedades offshore, cuentas bancarias anónimas, jets privados, yates, mansiones y obras de arte de Picasso, Banksy y otros artistas. La información que ofrece es más detallada que la que suelen obtener las autoridades gubernamentales.

Entre los personajes que los documentos vinculan con bienes offshore resaltan la superestrella de cricket de la India Sachin Tendulkar, la diva de la música pop Shakira, la supermodelo Claudia Schiffer y un mafioso italiano conocido como “Lell El Gordo”.

Raffaele Amato, ha sido vinculado con al menos una docena de asesinatos. Los documentos filtrados ofrecen detalles sobre una sociedad de papel registrada en Reino Unido, que Amato utilizó para comprar terrenos en España poco antes de huir de Italia, con el objeto de instalar en la península ibérica su propio grupo criminal. Amato, cuya historia inspiró la multipremiada película “Gomorra”, está cumpliendo una pena de cárcel de 20 años. Los abogados de Amato no contestaron solicitudes de comentarios.


ppotes09/15/2021
TAYWGLNL5BGZDPYTZLJ37I4OMY.jpg

8min2110

El próximo 16 de septiembre la Fiscalía llamará a juicio al mayor Jorge Mario Molano, quien está suspendido. Será acusado por homicidio pues, según los cotejos periciales, todo indica que le disparó al joven Santiago Murillo en Ibagué sin que fuera necesario y desconociendo todas las directivas para el uso de armas. La defensa del policía sostiene que es inocente.

Tomado de El Espectador 

A las 2:40 de la madrugada del pasado 2 de mayo, el mayor Jorge Mario Molano (suspendido por la Policía) entregó su arma de dotación. Lo hizo en las instalaciones de la Fiscalía de Ibagué, horas después de que el joven Santiago Murillo, de 19 años, cayera baleado por un disparo que le perforó el corazón en la calle 60 con carrera 5 de la capital del Tolima. La pistola en manos de Molano, con serial SP 0169540, es una de las pruebas con las que la Fiscalía va a llevar a juicio al policía, pues el registro coincide con el proyectil encontrado en el hombro de la víctima, un joven quien no participaba del paro nacional y quien en su última noche regresaba de la casa de su novia.

El Espectador conoció el escrito de acusación en contra del suspendido mayor Molano que la Fiscalía preparó para el juicio que iniciará el próximo jueves 16 de septiembre. El policía asistirá a la audiencia desde la cárcel Picaleña (Ibagué), pues está preso preventivamente. En el documento, el ente investigador expuso su hipótesis sobre el homicidio de Murillo, basándose en informes periciales, documentación de investigadores de policía judicial y un total de 39 testimonios. Se trata del primer llamado a juicio por los homicidios atribuidos a miembros de la Fuerza Pública en el pasado paro nacional, los cuales podrían ser hasta a 77, según Temblores ONG y el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz).

Entre los fundamentos de la acusación, se describe que el pasado 1 de mayo, sectores sociales convocaron a movilizaciones en Ibagué. En la calle 50 con carrera 5, a eso de las 8:20 p.m., se presentaron desórdenes y algunos manifestantes lanzaron piedras contra miembros de la Policía y las instalaciones de una tienda Panamericana. “La situación es conocida por Jorge Mario Molano, quien para el momento de los hechos, fungía como comandante del CAI Norte o estación Norte, y el teniente Andrés Parra, adscritos a la Policía Metropolitana de Ibagué. Los dos oficiales se ubican en la calle 60 con carrera 6, en donde en dicha esquina desenfundan sus armas de dotación en ese primer momento y cada uno realiza detonaciones hacia el piso y al aire”, señala la Fiscalía.

UN BUEN MUCHACHO, ASEGURA SU FAMILIA

Miguel Murillo, su papá, lo recuerda como un muchacho querido por sus amigos, por su familia, por las mamás de sus amigos, por todos los que estaban a su alrededor. “Era un pelado educado, juicioso, sociable, una persona responsable, era un excelente niño”, relató y añadió que Santiago solía pasar mucho tiempo en la casa y que cuando salía, por lo general era con él a montar en bicicleta o con su novia Estefanía, y que, de vez en cuando, iba a la casa de su tía.

La policía representada en el Esmad, reaccionó violentamente ante la protesta social en Ibagué. Resultó muerto, en las movilizaciones, el joven Santiago Murillo.

Aunque algunas versiones previas señalaron lo contrario, el papá de Santiago dice que su hijo no participó en las protestas. Aunque se acercó a una zona de manifestaciones, quizá por curiosidad, Miguel tiene la certeza de que su hijo no estaba manifestándose ni mucho menos lo hizo lanzando piedras o con violencia, algo que de cualquier forma no justificaría, si es que así ocurrió, que recibiera un disparo de un integrante de la Policía.

“Él no era de las personas que participan en esas cuestiones. Yo soy hincha del Tolima, pero nunca le inculqué eso, porque a la edad de ellos me daba miedo que de pronto él pudiera ser parte de ese grupo”, explicó Murillo, quien resaltó que apoya las protestas y exigencias ciudadanas, pero jamás el vandalismo y los disturbios. “Ni yo, ni Santiago, nunca le di la educación para que hiciera eso”, explicó.

UN ASESINATO DE LA POLICÍA

Miguel Murillo pidió que termine la violencia y agradeció a todos los que han marchado por su hijo y le han dedicado homenajes. “Pero eso no me lo va a devolver, lo que quiero es que esto no se repita (…) que todo se resuelva y que no quede impune, porque eso fue un asesinato de mi hijo por parte de un policía”, sostuvo.

A pesar de la situación descorazonadora de Miguel, después de la pérdida de su único hijo, los trámites no dan espera. Estuvo toda la mañana en la Fiscalía y le informaron que la investigación ya está avanzando, pues solicitaron las grabaciones de las cámaras de seguridad. Además, el alcalde de Ibagué, Andrés Fabián Hurtado, también se acercó a él y le prometió que su gobierno se esforzará para que no haya impunidad en el caso.


ppotes08/23/2021
000_1MP1AT-e1629728157454.jpg

4min690

Lo que ha olvidado el gobierno de Duque–después de Álvaro Uribe, el peor presidente de Colombia–, es que el Paro Nacional no se ha “desmovilizado”. Por eso, este 26 de agosto salimos a marchar.

El Comité Nacional de Paro convocó para este 26 de agosto nuevas y masivas movilizaciones en todo el país. Se pretende continuar con las protestas que se iniciaron desde el 28 de abril y que han traído frutos para la ciudadanía. Cabe recordar que gracias a las movilizaciones se cayó la reforma tributaria que afectaría gravemente los intereses de la mayoría de colombianos.

Sobre las nuevas movilizaciones este 26 de agosto, Francisco Maltés, vocero del Comité Nacional de Paro dijo que las protestas serán pacificas en las principales capitales del país. En un vídeo publicado a través de redes sociales expresó las motivaciones que llevarán a la gente nuevamente a las calles.

Son dos las principales razones para las movilizaciones de este 26 de agosto. La primera es exigirle al congreso que dé tramite a los proyectos de ley que fueron presentados por el Comité Nacional de Paro y decenas de congresistas a finales del mes pasado. Estos proyectos de ley fueron construidos con base en el pliego Nacional de Emergencia que desde el año pasado han venido proponiendo desde el Comité Nacional de Paro.

El segundo punto por el cual se harán las movilizaciones este 26 de agosto tiene que ver con la nueva reforma tributaria. Se protestará contra este nuevo proyecto porque estipula varias medidas que van en contra de las pequeñas y medianas empresas y contra el patrimonio y los trabajadores públicos. “Esta reforma contribuirá a la liquidación de pequeñas y medianas empresas toda vez que le da el mismo tratamiento fiscal que a las grandes empresas” dijo Francisco Maltés.  

La reforma tributaria, contra la cual se protestará este 26 de agosto, también pretende congelar los salarios públicos por 10 años. Esto iría en detrimento de la calidad de vida de más de un millón doscientos mil trabajadores y sus familias. Además, la reforma contempla suprimir los cargos públicos que queden vacantes. Por otro lado, estipula el proyecto, darle facultades al gobierno para que suprima o fusione entidades estatales. Así se abre el camino para la venta y privatización de los activos de la nación que son patrimonio de todos.

Finalmente, Maltés invitó a que todos los colombianos se movilicen pacíficamente este próximo jueves 26 de agosto.


ppotes08/19/2021
pORTADA-1280x643.jpg

3min1170

Por iniciativa de varios agentes de tránsito afiliados al SUGOV, se desarrolló una labor de pintura y señalización en los municipios de Restrepo y Riofrío.

Texto: Fernando Alexis Jiménez – Fotografías: Oliverio Montealegre T.

Siempre se ha dicho que los sindicalistas son sinónimo de exigencias reivindicatorias y no falta el bárbaro que asegura que hasta problemáticos. Tremendo equívoco. Lo que se desconoce es que, de la mano de la beligerancia en defensa de los derechos de la clase trabajadora, también somos propositivos.

Una muestra fehaciente es la decisión de varios compañeros agentes de tránsito afiliados al Sindicato Unitario de la Gobernación del Valle del Cauca—SUGOV–, quienes pintura en mano, se dieron a la tarea de señalizar Restrepo y Riofrío, contribuyendo decididamente a la disminución de la accidentalidad.

Está claro que no forma parte de su Manual de Funciones. Lo asumieron de manera voluntaria, sin dejar de lado el entusiasmo y el compromiso con la comunidad. Dicho sea de paso, los moradores de los dos municipios, acogieron esta labor con entusiasmo.

Los dejamos con algunos registros gráficos que nos envían los compañeros sugovianos…


ppotes06/21/2021
5d1f89e72d60b.jpeg

2min2340

Sobre lo sucedido en Colombia, según los datos que ofreció, del 28 de abril al 16 de junio se registraron 56 muertes (54 civiles y 2 agentes de policía), especialmente en Cali, además de 49 víctimas de violencia sexual.

Agencia Francesa de Prensa (AFP)

La Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, denunció este lunes los “mayores y más graves retrocesos” en materia de derechos humanos “que hayamos visto nunca”, en un discurso ante el máximo órgano de la ONU en la materia.
En su pronunciamiento, la expresidenta chilena hizo referencia a la situación en Colombia y mostró su “grave preocupación” por la represión contra manifestantes.

“Para recuperarnos de los mayores y más graves retrocesos en materia de derechos humanos que hayamos visto nunca, debemos tener una visión que cambie la vida y una acción concertada” para ponerla en práctica, dijo Bachelet a los miembros del Consejo de Derechos Humanos, que este lunes empieza su 47ª sesión.

“Necesitamos (…) sociedades que, aunque diversas, compartan compromisos fundamentales para reducir la desigualdad y avanzar en todos los derechos humanos”, dijo la funcionaria.

Sobre lo sucedido en Colombia, según los datos que ofreció, del 28 de abril al 16 de junio se registraron 56 muertes (54 civiles y 2 agentes de policía), especialmente en Cali, además de 49 víctimas de violencia sexual.

Autoridades civiles y la Defensoría del Pueblo elevan este balance a al menos 61 personas fallecidas, entre ellas dos uniformados.

Bachelet subrayó también que “aunque la mayoría de manifestaciones fueron pacíficas, se registraron algunos episodios de violencia” y animó “al diálogo para resolver la crisis”.


ppotes06/15/2021
Paro-Nacional-muertos.jpg

6min2480

Además de torturar, violar, asesinar y desaparecer personas, ¿qué hace el Gobierno? Poca cosa. Reparte chanfainas y billones. Remplaza funcionarios ornamentales con funcionarios mediocres o plagiarios.

Por Julio César Londoño Escritor y columnista

Colombia no es un país manso. Solo en los últimos 60 años hemos tenido la revolución guerrillera, odiada al principio por comunista y detestada luego porque traicionó sus ideales comunistas y empezó a robar y a matar como si fuera gobierno. La revolución narca, que alborotó los instintos más bajos del espíritu nacional: el guerrillero, el político, la reina, el futbolista y el banquero sucumbieron al irresistible encanto del «mágico».

La revolución paraca, seudópodo hiperkinético de la revolución narca, fue un movimiento mercenario contratado por el Estado y el establecimiento para aumentar la cobertura de la seguridad y realizar trabajillos sucios, pero resultó demasiado hacendosa: atacó a los excomunistas, es verdad, pero hizo una vasta contrarreforma agraria, pintó de rojo los campos y los ríos, refundó la patria, se trasteó a la Casa de Nariño… ¡y allí se quedó! Es la revolución más exitosa de la historia de Colombia, a tal punto que hoy la gente bien conserva sus costumbres, camionetas y pistolas, e incluso sus estrechos vínculos con la Policía.

Casi olvido la madre de todas las revoluciones, la de los contratistas. Torva, silenciosa, omnipotente o, para resumirla con palabras de un experto del ramo, «todas las grandes fortunas tienen su origen en la contratación pública» (Alfonso López Michelsen).

Estas revoluciones atomizaron el poder que estuvo concentrado por decenios en un puñado de distinguidas familias. Así vistas las cosas, la Colombia del siglo XXI es mucho más democrática que la del siglo XX, y definitivamente menos peor.

Y llegamos al estallido del 28A, el suceso que nos puso en una situación menos idiota que la del pandémico y medroso periodo anterior al 28 de abril, cuando el COVID-19 era el único enemigo y el suceso del día era el telediario de la Presidencia de la República.

Después de siglos de ser masa, empezamos a ser un pueblo. En estos 46 días descubrimos que somos una nación solidaria y muy fuerte, capaz de enfrentar a un Gobierno brutal con palos, piedras, canciones y terabytes de imaginación, y desnudarlo ante el mundo.

Además de torturar, violar, asesinar y desaparecer personas, ¿qué hace el Gobierno? Poca cosa. Reparte chanfainas y billones. Remplaza funcionarios ornamentales con funcionarios mediocres o plagiarios. Convoca a expresidentes que ayer vociferaban y hoy recogen las monedas que les arrojan desde Palacio y mañana volverán a vociferar. Cambia de color el uniforme de la Policía. Afirma que le debemos a Santos la mitad de los problemas del país y a Petro la otra mitad.

O al teorema del caos. Estigmatiza los acuerdos de los alcaldes y los gobernadores con los manifestantes, e incluso los que logran los equipos negociadores del Gobierno. Aumenta el pie de fuerza. Se apoya en futuras nulidades, como Char, Barguil y MermeLara; en charlatanes que «hablan lenguas» y en bastones tan reumáticos como Pastrana, Gaviria y Vargas, el que se cree Lleras y reclama a gritos una conmoción interior, como si no estuviéramos ya conmocionados hasta el culo.

Le sugerimos leer también estas dos columnas:

NOTA IMPORTANTE: Los planteamientos expresados en este artículo comprometen a su autor, quien se hace responsable, y no necesariamente reflejan el pensamiento político-sindical del movimiento sugoviano. 


ppotes06/07/2021
1619962925_958942_1619979674_noticia_normal_recorte1.jpg

14min1770

No hay que desconocer el enorme potencial de la acción callejera directa en el propósito de alcanzar las reivindicaciones consignadas en el Pliego, las cuales recogen diversas aspiraciones de los sectores populares.

Por Fernando Rubio – Catedrático universitario y analista político

Sobre el estallido social y político que se da en Colombia desde el pasado 28 de abril se están utilizando varias categorías y conceptos para nombrarlo, intentar su caracterización y descubrir su esencia.

Ya hay suficientes análisis sobre el origen de la conmoción social que afecta al país. Hay estudios acertados sobre las dimensiones del desbarajuste del aparato productivo y la economía (Fedesarrollo habla de perdidas equivalentes a los 6 billones 200 mil millones de pesos, más o menos 2 mil millones de dólares).

El Dane dio a conocer estudios sobre la descomunal caída en la pobreza y miseria de millones de personas que han perdido sus empleos, ingresos y demás fuentes de subsistencia. El enfoque político insiste en la crisis de representatividad, en la perdida de legitimidad de las instituciones y en la quiebra de la gobernabilidad y la gobernanza del aparato de gobierno.

Obviamente, la crisis sanitaria ha exacerbado todos los indicadores del colapso orgánico que sacude el sistema nacional colombiano.

RESPUESTA SOCIAL

Revuelta social, huelga política de masas, huelga general, insurrección popular y revolución social, son los nombres utilizados para identificar el fenómeno que ha causado gran impacto interno y en el resto del mundo.

Sin embargo, es el propio movimiento y el proceso de la acción colectiva los que demandan una mayor concisión en la caracterización del fenómeno. Así, bien conviene señalar algunas claves de esta potente oleada popular que sacude el régimen neoliberal y la estructura de dominación de las castas oligárquicas.

En primer lugar, se debe señalar que este Paro refleja una acumulación de las fuerzas expresadas desde la movilización universitaria del 2011, la huelga agraria del 2013, las manifestaciones estudiantiles del segundo semestre del 2018, las grandes manifestaciones de noviembre del 2019 y los estallidos sociales de septiembre del 2020.

Se trata de una ola sucesiva de explosiones populares encadenadas hasta llegar a la actual situación sin antecedentes en la historia colombiana como bien se puede desprender de la lectura de algunos textos clásicos sobre la protesta colombiana como el de Indalecio Liévano Aguirre, sobre los Grandes Conflictos Sociales y Económicos de nuestra historia; como los trabajos de Leopoldo Munera, sobre las marchas agrarias lideradas por la Anuc; los de Renan Vega, sobre la huelga de las bananeras y sindicales; los densos estudios de Maurico Archila; los de Pedro Santana, sobre los movimientos cívicos de Bogotá; los de Alvaro Delgado; los de Medofilo Medina; y los de Edwin Cruz.

En segundo lugar, hay que resaltar el papel de los bloqueos de ciudades y de vías estratégicas como repertorio de presión y determinador de resultados con gran impacto y repercusión política, acompañado de trincheras y barricadas en los espacios urbanos, particularmente en Cali.

Los bloqueos de vías estratégicas como la que comunica a Buenaventura con Cali; la Panamericana que comunica con el Sur del País; la carretera hacia los Llanos Orientales; las vías del Huila hacia el Caquetá y Putumayo, prácticamente paralizaron el país. Después de muchos años de intentar construir y adelantar un Paro general por primera vez las masas encontraron una herramienta muy efectiva para detener la economía y golpear el corazón de la producción capitalista neoliberal y el tejido del mecanismo de la explotación y despojo de los trabajadores y de la población en situación de desempleo.

Los bloqueos y las barricadas son el mayor triunfo y el más importante aprendizaje de las masas en su confrontación con el dominio oligárquico en los últimos 38 días.

EL COMITÉ NACIONAL DE PARO

En tercer lugar, hay que destacar el papel del Comando Nacional del Paro. A pesar de que en un momento se hicieron visibles algunas prevenciones respecto de este núcleo dirigente de la actual protesta popular, en las semanas recientes el desempeño del Comando ha mostrado pericia y talento en la conducción de la negociación con el gobierno.

El CNP ha despejado muchas dudas respecto de la percepción que se tenía sobre su naturaleza burocrática y gremialista; en la Mesa de diálogos y negociaciones ha manejado con bastante habilidad la estrategia del gobierno que juega a la dilación y la destrucción violenta de la inconformidad social.

El Comando del Paro a pesar de no representar a todos los sectores del actual movimiento social, ha sabido combinar adecuadamente las reuniones y los avances en el tema de las garantías para la protesta con la movilización permanente mediante convocatorias a manifestaciones, plantones y acciones de calle. Tanto que para el próximo 9 de junio ha citado una gran toma de Bogotá, con delegaciones procedentes de todos los puntos cardinales del país. Sin duda este evento marcara un nuevo momento de la actual huelga general que sacude a la sociedad.

Por la manera como Uribe Vélez descalifica y estigmatiza al CNP es posible medir su incidencia y su capacidad para adelantar la interlocución con los delegados del gobierno que juegan al desgaste, el engaño y destrucción de la rebelión social. El CNP ha cobrado las dimensiones de una subjetividad política estratégica que debe realzarse.

MILITARIZACIÓN DEL PAÍS

En cuarto lugar, es interesante destacar los cambios y el papel del Estado en esta coyuntura. La violencia policial y la acción criminal del ESMAD, reflejada en el asesinato de más de 100 jóvenes, 250 desaparecidos y más de 50 lesionados en los ojos, han puesto de presente la naturaleza sangrienta del poder de la oligarquía.

El Decreto 575 del 2021 que ordeno militarizar 8 departamentos y más de 15 municipios significo una remodelación del Estado para hacer prevalecer una línea de autoritarismo en su desempeño como aparato central de la dominación plutocrática.

Ese decreto, inconstitucional a decir de los expertos, prácticamente es el pivote de un “Golpe de Estado” disfrazado que recorta las libertades civiles e impone una dictadura en los territorios en los que la rebeldía ha tenido el mayor despliegue y acento. La autoridad civil de gobernadores y alcaldes queda a merced de la discrecionalidad de los comandantes de las brigadas y batallones militares y policiales.

No es difícil prever que como consecuencia de la denominada “asistencia militar” se incremente la arremetida violenta contra los manifestantes y que en las ciudades prosperen grupos del neo paramilitarismo promovido por la policía; asuntos todos estos que debe analizar la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos, la cual ingresa al territorio colombiano mañana domingo 6 de junio, después de haber sido vetada por la actual Vicepresidente y Canciller de la Republica.

LOGROS POPULARES DURANTE EL PARO

En quinto lugar, hay que destacar las conquistas y logros del Paro entre los que se destacan la suspensión de la reforma tributaria que dio pie a las manifestaciones y bloqueos, la caída del Ministro de Hacienda, de la Canciller, del Comisionado de Paz, los decretos expedidos por los Alcaldes de Cali y Yumbo que le dan reconocimiento político a las Coordinadoras de las resistencias y a las Primeras líneas conformadas para enfrentar al ESMAD.

Lo que se puede prever es la extensión de este último logro a otras ciudades del país como Bogotá, donde avanza un proceso de coordinación de los Puntos de resistencia repartidos por el territorio de la capital del país con sitios emblemáticos como el Portal de las Américas (hoy Portal de la Resistencia), Suba, Usme, Bosa, Héroes y Soacha.

Es interesante como esta nueva red de acción urbana sugiere una modificación del viejo formato de las movilizaciones realizadas en las últimas décadas. Digamos que los nuevos formatos de la movilización distribuidos por todo el territorio permiten un mayor “rendimiento” de la misma en términos políticos, de aprendizaje y construcción de nuevos liderazgos.

En sexto lugar, hay que indicar que si bien todo lo que está ocurriendo tendrá unas repercusiones electorales en las votaciones presidenciales y legislativas del año entrante, no hay que desconocer el enorme potencial de la acción callejera directa en el propósito de alcanzar las reivindicaciones consignadas en el Pliego, las cuales recogen diversas aspiraciones de los sectores populares.

Por último, hay que entender que el actual movimiento puede entrar en un tramo de repliegue para después retomar el protagonismo correspondiente, una vez se han hecho los balances del caso. Vendrán coletazos en algunas regiones y en sectores que están en movimiento, pero sin mayor visibilidad como la Marcha agraria del Guayabero y Sur del Meta, la movilización campesina del Catatumbo y el despliegue de la Minga indígena del Cauca, ciertamente un actor central de la actual coyuntura con notable presencia en Cali y la Panamericana, cargada de cierta “altanería plebeya” que irrita sobre manera al uribismo –quintaesencia de la altanería y vulgaridad neonazi- y algunas almas progresistas cargadas de una excesiva sensibilidad democrática. Lo cierto es que la Minga indígena caucana ha mostrado fuerza, entereza y prevalencia en la defensa de los derechos de los indígenas del sur occidente colombiano.

NOTA IMPORTANTE: El presente artículo refleja el pensamiento del autor y no necesariamente es la expresión de la perspectiva político-sindical del movimiento sugoviano.


ppotes06/03/2021
Portada-e1622739012671.jpg

10min3280

La intransigencia del gobierno de Duque, que tiene todos los visos de ser una dictadura, ha impedido que se establezcan las negociaciones con el Comité Nacional de Paro. Hay voluntad de diálogo, pero el mal llamado “mandatario de los colombianos”, busca generar desgaste y mala imagen de los manifestantes.

Por Fernando Alexis Jiménez

Fotografías: Oliverio Montealegre y Juan Carlos Vergara

Las manifestaciones que dan solidez al Paro Nacional siguen creciendo en participación y beligerancia, sin que dejen su distintivo original: ser pacíficas. Ahora, ¿por qué persisten estas marchas? La respuesta es una sola, la negligencia del gobierno del presidente Iván Duque a sentarse a negociar.

El más reciente comunicado de los organizadores, es claro. “El gobierno nacional presentó un nuevo documento sobre garantías que deshace el preacuerdo logrado el pasado 24 de mayo, insiste en militarizar las protestas y no acepta cumplir lo establecido en la normatividad, la jurisprudencia y los estándares internacionales.” Sobre esa base, resulta imposible que cesen las manifestaciones por las calles de Cali y de Colombia.

Lea el texto completo del Comunicado haciendo Clic Aquí

Esos cinco puntos sintetizan la fundamentación para que se sigan desarrollando actividades que reflejan la inconformidad de diferentes expresiones populares. De hecho, el próximo 9 de junio nos aprestamos a una nueva jornada de protesta masiva y pacífica.

EL PUEBLO ESTÁ ENARDECIDO

Conforme pasan los días y el presidente Duque busca miles de argucias para deslegitimar el Paro y sumar civiles de las clases privilegiadas a los atentados contra los manifestantes y quienes se encuentran en los diferentes puntos de resistencia de Cali, el Valle del Cauca y del país, crece el nivel de indignación. En pocas palabras, el pueblo está enardecido.

Como bien lo dijo Francisco Maltés Tello, presidente nacional de la CUT y vocero del Comité de Paro: “Esto no tiene vuelta atrás. Vamos para adelante.” Palabras contundentes que reafirman la voluntad de la ciudadanía de seguir azotando las calles hasta tanto el gobierno nacional entre en razón. Uno de los cartelones en la marcha por la calle quinta de Cali, lo deja claro: “Si algo tiene el pueblo colombiano, es aguante para seguir resistiendo”. Esas palabras lo dicen todo.

SUGOV FIRME EN LA LUCHA

Desde que comenzó el Paro Nacional, el Sindicato Unitario de la Gobernación del Valle (SUGOV) ha hecho presencia en las calles. Y lo hacemos por varios factores: Somos del pueblo y estamos con el pueblo; segundo, estamos convencidos de que solamente la movilización lleva a generar transformaciones profundas y duraderas en el modelo económico que nos tiene oprimidos y, en tercer lugar, porque somos y seguiremos siendo un Sindicato comprometido con la defensa de la clase trabajadora.

Ha sido grato contar con la participación de un buen número de afiliados al SUGOV así como contratistas simpatizantes a nuestra organización, que acompañan a los directivos quienes le estamos poniendo el pecho a la brisa en una coyuntura como la actual.

Hemos comprometido nuestra decidida participación hasta el final, hasta que se suscriba el acuerdo con el gobierno nacional, que aspiramos, consulte las expectativas populares.

SOLIDARIDAD CON LAS DENUNCIAS DEL SUGOV

La marcha de este 2 de junio que inició en la Unidad Deportiva o Cosmocentro, como se le conoce también, concluyó en la emblemática Plazoleta de San Francisco. ¿Por qué motivo? Sencillo. Esas miles de personas que marcharon, fueron solidarias con las denuncias del SUGOV, respecto a la arbitrariedad que representa la decisión de la gobernadora, Clara Luz Roldán, de acantonar el Esmad y el ejército al interior del Palacio de San Francisco.

Esa decisión irreflexiva y, queremos pensar de buena fe, que no fue deliberada, pone en peligro la vida de nuestros compañeros de planta y contratistas, lo mismo que a los usuarios.

La dirigencia sugoviana intervino públicamente ante la multitud, recordándole a la mandataria, que el edificio es la casa de los servidores públicos y de los vallecaucanos, y por tanto, ella no debió tomar esa decisión altamente perjudicial que pasa por alto sentencias de la Corte Constitucional y aún, del Derecho Internacional Humanitario (DIH).

Esa denuncia del SUGOV, con la mediación del Comité Nacional de Paro, será entregada a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Que se hable no solo del Valle Invencible, sino del Valle que arremete contra la población civil y expone a graves peligros, a los funcionarios.

EL ESTABLECIMIENTO QUIERE SEGUIR OPRIMIENDO AL PUEBLO

Francisco Maltés Tello, presidente de la CUT nacional, dijo que han sido justamente las movilizaciones de los colombianos, las que han impedido que el gobierno de Duque arremeta contra las clases populares con una andanada tributaria.

El dirigente obrero, quien resaltó la negligencia, resistencia y tenacidad de los caleños y vallecaucanos, resaltó que la movilización masiva continúa. El 8 de junio en conmemoración de la dolorosa masacre de estudiantes en 1954, al tiempo que el 9 de junio tendrá lugar la toma de Bogotá, que convoca expresiones populares de todos los rincones del país.

Nadie olvida la masacre contra los estudiantes. Habrá una conmemoración para decirle a la dictadura de Duque: “No pretenda seguir con una posición igual, de tierra arrasada contra quienes protestan.”

Mientras siga la lucha en las calles, el SUGOV seguirá participando para hacer resistencia y, en esa dirección, llamamos a nuestros afiliados y participantes: a resistir con berraquera y no bajar la guardia.


ppotes05/31/2021
20592262_xl.jpg

4min2240

Los organizadores señalan: “Desde un inicio hemos declarado y promovido que se realicen corredores humanitarios con lo cual no se está poniendo en riesgo la salubridad pública, la alimentación de personas y animales, el transporte y la soberanía alimentaria.

El derecho de protesta pacífica constituye un elemento fundamental de la democracia, es una expresión normal y necesaria de una sociedad donde coexisten diversos y contradictorios intereses. Este derecho incluye la libertad de elegir el tiempo, lugar y modo pacífico para ejercerlo.

El ejercicio de la protesta, en sí mismo, genera traumatismos en el funcionamiento regular de la sociedad. Se trata de eso, de evidenciar los reclamos, llamar la atención, para abrir espacios y posibilidades que las instituciones no han permitido.
En tal sentido declaramos:

1. Desde el 28 de abril estamos convocando a movilizaciones pacíficas por la vida, la paz y los derechos.

2. Condenamos todos los hechos de violencia que afectan la vida, la integridad y la libertad de las personas ocurridos en el marco de las protestas, tanto los que realiza la fuerza pública, como los que realizan los particulares. Rechazamos la violencia generada por actores infiltrados ajenos a la protesta social.

3. Rechazamos los actos que destruyen infraestructura y bienes públicos, así como bienes privados en medio de las protestas.

4. Los cortes temporales e intermitentes de vías, mal llamados bloqueos, hacen parte de las posibilidades legítimas para el ejercicio de las protestas, siempre que no afecten la vida, la salud, la integridad, el medio ambiente y la alimentación de las personas.

5. Siempre hemos declarado y promovido que se debe garantizar la circulación de la misión médica, insumos para la salud, todo lo necesario para prevenir y evitar el aumento de los contagios y las muertes causadas por el covid 19 y las misiones humanitarias.

6. Desde un inicio hemos declarado y promovido que se realicen corredores humanitarios de abastecimiento con libre circulación de bienes y servicios de alimentos de canasta básica, salud y salubridad pública, insumos agropecuarios y combustibles. Con lo cual no se está poniendo en riesgo la salubridad pública, la alimentación de personas y animales, el transporte y la soberanía alimentaria.

7. Continuaremos impulsando el diálogo para que se llegue pronto a acuerdos con cada sector de la ciudadanía que se encuentra realizando concentraciones y cortes de vías.

8. Adelantar con seriedad y celeridad las negociaciones que conduzcan a la solución de las demandas presentadas por la ciudadanía ayudaría a la reactivación económica.

9. Reiteramos la voluntad para llevar a cabo negociaciones y llegar acuerdos con el gobierno nacional.

¡¡¡A PARAR PARA AVANZAR!!! ¡¡¡VIVA EL PARO NACIONAL!!!

COMITÉ NACIONAL DE PARO


ppotes05/30/2021
paro-colombia-1110x581-1.jpeg

10min2420

Los organizadores advirtieron: “El Paro Nacional continua, y por ello convocaremos a realizar las más grandes organizadas y pacíficas movilizaciones de nuestra historia, a impulsar un gran diálogo con la juventud y la sociedad sobre las agendas de cambio que la ciudadanía está exigiendo en las calles y a convocar a una cumbre social y política en defensa de la democracia.”

La decisión de presidente Iván Duque Márquez de establecer en el Valle del Cauca y otras regiones la “asistencia militar” que no es otra cosa que la militarización rampante, llevó a un empantanamiento los acercamientos del Comité Nacional de Paro y el gobierno. Los organizadores de la actividad que inició el 28 de abril y persiste, publicaron un comunicado en el que cada vez se enreda más la concertación preliminar para entrar a negociar medidas que atiendan las necesidades de la gente que sigue manifestándose tras más de un mes de paro nacional.

RECHAZO AL DECRETO NACIONAL DE MILITARIZACIÓN

El Comité Nacional del Paro, que reúne a centrales obreras, estudiantes y organizaciones sociales, reprochó el decreto del presidente Iván Duque que lleva “asistencia militar” a varias ciudades y departamentos; mientras que desde Palacio contestaron, una vez más, que se deben levantar los bloqueos para entrar a negociar.

Los voceros del Comité de Paro se quejaron del decreto 575, expedido por Duque luego de que Cali viviera una noche de terror el 28 de mayo.

Lea aquí el pronunciamiento completo del CNP

La norma aplica para Cauca, Valle del Cauca, Nariño, Huila, Norte de Santander, Putumayo, Caquetá, Risaralda, Cali, Buenaventura, Pasto, Ipiales, Popayán, Yumbo, Buga, Palmira, Bucaramanga, Pereira, Madrid, Facatativá y Neiva; cuyos alcaldes y gobernadores deben acordar con Policía y Ejército la “asistencia militar”, para “afrontar y superar los hechos que dan lugar a grave alteración de la seguridad y la convivencia, en sus respectivas jurisdicciones”.

Las protestas seguirán en Colombia hasta tanto el presidente Iván Duque se disponga a negociar.

En pocas palabras es coordinar con la fuerza pública las acciones para levantar los bloqueos existentes y se evite la instalación de nuevo.

Organizaciones de derechos humanos y constitucionalistas criticaron la medida, pues se asimila una figura de la conmoción interior sin serlo, pues no pasará por una revisión de la Corte Constitucional. “Se trata de una conmoción interior parcial y de facto, que elude el control constitucional, involucra a los militares en el manejo de la protesta y subordina las autoridades civiles a los mandos militares, configurando con ello un golpe de Estado”, dijo el Comité del Paro en su comunicado.

De hecho, citaron un pronunciamiento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, institución multilateral que, tras conocer el decreto del Gobierno Duque, manifestó que, “reitera las obligaciones internacionales del Estado en seguridad interna, y los estándares interamericanos que disponen que la participación de las fuerzas armadas en tareas de seguridad debe ser extraordinaria, subordinada, complementaria, regulada y fiscalizada”.

 Organizaciones no gubernamentales como Human Rights Watch también manifestaron su preocupación.

LOS DESBLOQUEOS, REQUISITO PARA NEGOCIAR

El gobierno nacional, por su parte, cerró filas en torno a pretender el desbloqueo en diferentes puntos, como requisito único para entrar a negociar.

En su comunicado plantea: “Para nosotros es claro que, con ocasión de la protesta, las personas expresan su inconformidad, de múltiples maneras, dentro de las cuales está la manifestación por las vías y espacios públicos, por tiempos muy cortos. Sin embargo, abusando de este derecho no se pueden violentar los intereses de los demás ciudadanos, privándolos de sus propios derechos. El ejercicio de la protesta no puede afectar el derecho a la vida, el derecho a la salud, el derecho a la alimentación, el derecho al trabajo, el derecho a la libre circulación por el territorio nacional, o cualquier otro derecho fundamental.”

Lea aquí el pronunciamiento completo del gobierno nacional.

Como es natural, la posición de la administración del presidente Duque ha avivado la inconformidad de diversas expresiones populares, al tiempo que, desde diversos sectores, tanto nacionales como internacionales, se ha cuestionado el que no esté en disposición de negociar y abra puertas para la negociación del conflicto.

Las declaraciones del ministro de Justicia, Wilson Ruíz, han sido consideradas como una burla.

POSICIÓN CÍNICA DEL MINISTRO DE JUSTICIA

Otro elemento que puso una cereza al helado, fue la aseveración del ministro de Justicia, Wilson Ruíz, en el sentido de que las muertes del último mes obedecen a riñas, robos y situaciones aisladas y que no se pueden asociar con el Paro Nacional, ni tampoco, abusos de la fuerza pública.

De acuerdo con el funcionario, se ha difundido información falsa, incluyendo las causas de muerte de los fallecidos en el marco de la movilización social. “Lo que he podido leer es que muchos muertos no son consecuencia del paro, sino que son hechos aislados por riñas y por intentos de hurto”, y añadió que: “Decir que los muertos que ha habido son exactamente consecuencia del paro nacional eso es totalmente falso”.

Las declaraciones las dio a un periodista de la revista Vice y le han dado la vuelta al mundo.  El ministro aseguró que detrás de varias de las acciones en el marco del paro estarían organizaciones criminales de índole internacional. “Fue una situación muy bien orquestada, yo la siento así. Fue una situación que organizaron a nivel internacional para desprestigiar al país. Por eso he salido a los medios internacionales a desvirtuar muchas cosas”, agregó Ruiz.

El panorama para una eventual negociación terminó de enrarecerse en las últimas horas, de un lado por la radicalidad del gobierno de Duque y, de otro, por las desacertadas declaraciones del ministro de Justicia que desestima las muertas de civiles, como consecuencia de los abusos por parte de la fuerza pública.



Nosotros

El Sindicato Unitario de la Gobernación del Valle del Cauca-Diverso pero Unitario, es una Organización Sindical de Industria y/o rama de actividad económica de primer grado y mixta, que tiene en su seno a Servidores Públicos adscritos en los Niveles Central-Descentralizado, EICES-ESES-de Nivel Dptal. y Funcionaros de Educación planta FODE .


CONTÁCTENOS

LLAMENOS


  • Registro Sindical No. 00002597 de Noviembre 2 de 2010
  • Nit: 900393920-1


Suscripción


    Categorias