SINDICATO UNITARIO DE LA GOBERNACI脫N DEL VALLE DEL CAUCA
NOSOTROSCONTACTO 01 Oct, 2022

Fernando Alexis Jim茅nez

281774398_403271015143904_2266730613983501699_n.jpg

8min1790

Con el estreno de “Cena para los ausentes” de la Fundaci贸n El Teatro Vive, se marca un hito hist贸rico con el cortometraje que se ha convertido en un instrumento moderno y asequible para elevar la denuncia por los desaparecidos del estallido social. Un homenaje a las v铆ctimas.

Por Fernando Alexis Jim茅nez

Durante el Paro Nacional del 2021 se estima que desaparecieron 379 personas. Algunas volvieron, otras no. Se convirtieron en estad铆sticas. Desde la perspectiva social, se los llevaron por participar activamente en las movilizaciones. La 贸ptica del otrora presidente Iv谩n Duque era distinta. Consider贸 que eran 鈥渢erroristas o personas vinculadas a la delincuencia鈥 y, en esa direcci贸n, se los llevaron en el marco de los ajustes de cuentas.

De los que regresaron a casa, se asegura que fueron 276 j贸venes y adultos, en su mayor铆a, l铆deres sociales. El manto de misterio se cierne sobre una treintena de ellos. La Fiscal铆a inform贸 que, a corte del 26 de octubre de del a帽o pasado, se les dio tr谩mite a 627 solicitudes para activar Mecanismos de B煤squeda Urgente (MBU). 聽

Uno de los casos m谩s documentados por medios de comunicaci贸n y organizaciones de derechos humanos fue, justamente, el de Brahian Gabriel Rojas. El joven de 26 a帽os desapareci贸 el 28 de abril de 2021 en La Virginia (Risaralda) y fue hallado sin vida el 4 de mayo en Sabanalarga (Antioquia), a m谩s de 330 km.聽

Su hermana, 聽Thalia Rojas,聽, atribuy贸 esa extra帽a desaparici贸n a fuerzas polic铆ales. Ese es s贸lo uno de los tantos casos sin resolver.

UN CORTOMETRAJE EN HOMENAJE A LAS V脥CTIMAS

En reconocimiento al drama de los desaparecidos del Paro Nacional 2021, la Fundaci贸n y Esc茅nica El Teatro Vive produjo el cortometraje 鈥Cena para los ausentes鈥 聽que revive el dolor de aquellos que se fueron y de quienes nunca se supo el paradero.

La grabaci贸n en exteriores, edici贸n y procesamiento hasta dar vida a esta narrativa audiovisual, tom贸 alrededor de un mes.

El texto originalmente era un cuento corto de Alexander Sarria Jim茅nez. En varias jornadas de trabajo le dimos forma para llevarlo a cortometraje y, de manera colectiva, se afin贸 el relato hasta convertirse en Cena para los ausentes篓.鈥, explica el director de El Teatro Vive, Luis Eduardo Jim茅nez, a quien se considera una de las figuras hist贸ricas del arte esc茅nico de Palmira, Valle del Cauca.

No es una producci贸n m谩s ni para que la organizaci贸n que preside se convierta en 铆cono en la ciudad industrial, sino para denunciar que los atropellos s铆 se cometieron y que, levantar la voz, represent贸 para muchos l铆deres sociales, su sentencia de muerte.

UN DRAMA QUE NO TERMINA PARA LAS FAMILIAS

El autor, Alexander Sarria Jim茅nez, quien concibi贸 el argumento, destac贸 durante la premier que el cortometraje no alcanza a reflejar todo el dolor que experimentan las familias de un desaparecido. 鈥En Yumbo, Valle del Cauca, los casos abundan. No solo en el marco del estallido social, sino de otras 茅pocas鈥, explic贸.

Sus palabras rememoran la 茅poca aciaga de la guerrilla urbana del M-19, a la que perteneci贸 el hoy presidente Petro. Fueron tiempos dif铆ciles. Los j贸venes y l铆deres sociales que no murieron en acciones de la naciente insurgencia, fueron llevados a la fuerza y, tras el sonido ensordecedor de carros que se alejan presurosos, s贸lo dejaron recuerdos. Y las fotograf铆as que siempre miran sus familiares.

鈥淐ena para los ausentes鈥 ha sido presentado en varios escenarios. 鈥淟a aceptaci贸n de la audiencia ha sido altamente satisfactoria. Han reconocido la importancia de esta plataforma de denuncia.鈥, anota Luis Eduardo Jim茅nez, quien junto con su esposa, Ana Rosario Grisales, est谩n preparando otros trabajos.

Producir un cortometraje, toma mucho tiempo. Pero junto a un equipo comprometido, creen que antes de finalizar el a帽o tendr谩n a disposici贸n su segundo cortometraje. 鈥淐onsideramos que el teatro y las documentaciones audiovisuales est谩n tomando fuerza y, nosotros, como teatro social, no vamos a quedarnos rezagados鈥, advirti贸 finalmente.

A la pregunta de d贸nde se encuentran los desaparecidos, en su legendario tema musical, el paname帽o, Rub茅n Blades, responde: 鈥淏usca en el agua y en los matorrales 驴Y por qu茅 es que se desaparecen? Porque no todos somos iguales聽 驴Y cu谩ndo vuelve el desaparecido? 聽Cada vez que los trae el pensamiento 驴C贸mo se le habla al desaparecido? Con la emoci贸n apretando por dentro.鈥

Puede apreciar el cortometraje “Cena para los ausentes” aqu铆>>


漏 Fernando Alexis Jim茅nez, autor.


Registros gr谩ficos: Camilo Ernesto Jim茅nez


IMG-20220901-WA0025-1280x763.jpg

14min1350

La agenda p煤blica del presidente Petro, que contempla el Estatuto del Trabajo y la dignificaci贸n de la clase trabajadora, fueron temas abordados en la Junta Departamental de la CUT Valle. Igualmente el movimiento obrero salud贸 con expectativa el inicio de di谩logos con el ELN.

Por Fernando Alexis Jim茅nez | Dirigente del SUGOV


Con un llamado a la unidad en la lucha por la defensa de la clase trabajadora, la necesidad de fortalecer las organizaciones sindicales, el acompa帽amiento al proceso de transformaci贸n que vive Colombia con un nuevo gobierno como el del economista, Gustavo Petro, y un clara favorabilidad a los di谩logos que emprender谩 la Naci贸n con el ELN, avanz贸 durante los d铆as 1 y 2 de septiembre la Junta Departamental de la CUT, subdirectiva Valle del Cauca.

VIVIMOS UN MOMENTO HIST脫RICO

Al instalar el evento, Francisco Malt茅s Tello, hizo una sucinta radiograf铆a de lo que vive Colombia y lo que se avecina, ahora que un gobierno alternativo est谩 decidido a emprender las transformaciones que se requieren y que llevan por lo menos 60 a帽os de atraso.

Estamos viviendo una etapa excepcional e hist贸rica y como trabajadores, no podemos ser ajenos a nuestro compromiso鈥, dijo tras resaltar que el desenlace del Paro Nacional fue cercano a todos, semilla de la transformaci贸n que estamos experimentando desde la 贸ptica social, al tiempo que resalt贸, fueron Cali y el Valle del Cauca bastiones de la resistencia a nivel nacional.

Record贸 de qu茅 manera el otrora presidente, Iv谩n Duque, se convirti贸 en catalizador de estos cambios al proponer con marcada insensatez una serie de reformas lesivas a las clases populares, entre ellas, la tributaria, a la salud, la de car谩cter pensional y, por supuesto, la laboral que estaban cocinando. 鈥Si algo debemos reconocerle a Duque, es que nos hizo despertar para unirnos en defensa de nuestros derechos鈥, puntualiz贸 el presidente de la CUT.

Francisco Malt茅s Tello reconoci贸 que vienen a帽os duros, pero con firmeza, los colombianos podr谩n enfrentarlos y trazar un sendero de esperanza para las nuevas generaciones, seg煤n explic贸 en su alocuci贸n.

Anot贸 que fue gracias a Duque, que tenemos hoy una cifra dolorosa de 1.3 millones de pobres. 鈥Es cierto, tumbamos las pretendidas reformas y dimos pasos s贸lidos para un cambio de gobierno, pero a煤n no podemos ni debemos cantar victoria. Es necesario apoyar los m谩s de diez proyectos de 聽reforma que pretende realizar el gobierno nacional, de car谩cter estructural, como tributo de reconocimiento a las 86 personas asesinadas durante el paro nacional, los m谩s de cien colombianos a los que la fuerza policial dispar贸 a sus ojos y las decenas de agredidos en el marco de la protesta social鈥, asegur贸 el presidente de la central.

UNIDAD EN LA LUCHA, POR ENCIMA DE TODO

El presidente de la Sub Directiva Valle de la CUT, Wilson S谩enz Manchola, fue contundente al llamar a la unidad en la lucha, aunque reconoci贸, hay diferencias de criterio entre las diferentes expresiones obreras y populares. 鈥Si algo debemos privilegiar es la unidad. El momento hist贸rico que vivimos en Colombia as铆 lo reclama鈥, asegur贸 ante las decenas de delegados sindicales que se dieron cita en el plenario.

El dirigente regional llam贸 a propiciar la unidad de las organizaciones sociales que, de la mano con los sindicatos, pueden construir la plataforma para que los cambios que se den en el pa铆s, no solo sean s贸lidos, sino que apunten a tener continuidad en el tiempo.

Record贸 que en la agenda p煤blica est谩n el Estatuto del Trabajo, el respeto a la vida y a las libertades para el ejercicio sindical, as铆 como la urgencia de poner freno al asesinato de l铆deres sociales y sindicales.

Wilson S谩enz Manchola hizo un llamado a ampliar la base de los sindicalizados en la geograf铆a vallecaucana. 鈥Es una tarea urgente en la que debemos comprometernos鈥, dijo a los presentes. Anot贸 que necesitamos m谩s afiliados y menos sindicatos, al referirse a la urgencia de robustecer las organizaciones y evitar la multiplicaci贸n de sindicatos peque帽os, que adolecen debilidad.

NOS RASPARON LA OLLA

Al participar en el plenario de la CUT Valle, Isabel Olaya, quien forma parte de la dirigencia nacional de FECODE, lament贸 la mezquindad del otrora presidente Duque, quien dej贸 la olla raspada, esquilmando los recursos de la salud, la educaci贸n y otros renglones fundamentales para los colombianos.

Igualmente llam贸 a la solidaridad con Buenaventura, hoy en el ojo del hurac谩n por cuenta del desplazamiento forzado, el crecimiento de los 铆ndices de violencia y la miseria galopante, que no da tregua.

Soy bonaverense, del puerto, y uno de los deberes es llamarles a la solidaridad con la ciudad, que podr铆a reflejarse en movilizaciones que permitan llamar la atenci贸n de todos en el pa铆s alrededor de lo que viene ocurriendo all铆 y la necesidad de hacer algo pronto, con car谩cter聽perentorio鈥, anot贸 la docente y dirigente sindical.

LE APOSTAMOS A LA PAZ

En el marco de la Junta Departamental de la CUT, se elev贸 un saludo confiado, con esperanza y expectativa, por el di谩logo que emprender谩 el gobierno nacional con el ELN. De hecho, para adelantar este proceso, est谩n dispuestos pa铆ses como Cuba, Venezuela y Chile, cuyos gobiernos han ofrecido la mediaci贸n y apoyo de cara al entendimiento para la paz de los colombianos.

Edgar Mujica, del ejecutivo nacional de la CUT, se refiri贸 a la paz total, de la que los di谩logos con la insurgencia forman parte esencial y anot贸 que los acuerdos dar谩n solidez a la convivencia sana y de entendimiento que impulse el desarrollo, a la que le est谩 apostando el gobierno del presidente Petro.

En esa direcci贸n, record贸 que ser谩 fundamental el cumplimiento de los acuerdos con las FARC, dialogar con los grupos armados vigentes en el pa铆s, los di谩logos regionales vinculantes y la dignificaci贸n del componente humano.

Mir贸 como alentador el hecho de que la paz se convertir铆a en pol铆tica de Estado, para que sus fundamentos no puedan ser cambiados de un brochazo.

PANORAMA CR脥TICO PARA LA CLASE TRABAJADORA

C茅sar Collazos, ejecutivo de la CUT Valle y Diego Gonz谩lez, presidente de Fenaltrase Valle, hicieron su aportaci贸n al debate con un panel en el que se hizo una descarnada radiograf铆a del ambiente laboral en la regi贸n, fen贸meno que no es ajeno a lo que ocurre en el resto del pa铆s.

De la mano con su exposici贸n, que fue reconocida por los asistentes como un ingrediente valioso de todo el plenario, esbozaron lo que ser谩 el Estatuto del Trabajo y su impacto hist贸rico para la historia de los obreros colonbianos.

NO CESA EL HOSTIGAMIENTO AL SUGOV

Fernando Alexis Jim茅nez, R贸mulo Ram铆rez Andrade y Yecid Gonz谩lez, fueron designados por la Junta Directiva del SUGOV para que llevaran la vocer铆a en el Plenario de la CUT Valle.

Durante su intervenci贸n en la Junta Departamental, el compa帽ero Fernando Alexis Jim茅nez, denunci贸 lo que viene ocurriendo al interior de la Gobernaci贸n del Valle del Cauca, en donde hay quienes, para congraciarse con la gobernadora Clara Luz Rold谩n, se atreven a acosar, hostigar y hasta amenazar a los dirigentes sugovianos.

Cit贸 el caso de las amenazas de hombres armados, cuando el Sindicato realiz贸 la denuncia departamental del incumplimiento del gobierno de Clara Luz a los vallecaucanos. Los incidentes se presentaron en la Portada al Mar y en inmediaciones del Club Noel.

El 19 de junio fue amenazado de muerte el dirigente R贸mulo Ram铆rez y, en un acto p煤blico de los empleados, escarnecido el dirigente Heimer Teodoro Bejarano. La fresa en el helado, dijo Jim茅nez, fueron las amenazas de que fue v铆ctima hace menos de quince d铆as por parte de un energ煤meno a quien se conoce en el 谩mbito dilianista como Torero.

No nos preocupan tanto las amenazas, como s铆 el hecho de que est谩n afrentando no solo al Sugov, sino a la clase trabajadora vallecaucana. Atentar contra nuestra organizaci贸n, es atentar contra todos los obreros鈥, indic贸.

Denunci贸 igualmente el proceso de privatizaci贸n de la Empresa de Recursos Tecnol贸gicos 鈥揈RT_- en el que est谩 empecinada la administraci贸n de Clara Luz Rold谩n. 鈥Est谩n acabando con un patrimonio de los vallecaucanos, y no podemos ser indiferentes鈥, dijo Jim茅nez. Anot贸 que esta avanzada privatizadora, dejar谩 en la calle a cien trabajadores, como igual, quieren hacer con los compa帽eros del Club de Empleados del Departamento, hoy en una eventual crisis.

El plenario de la CUT Valle concluy贸 con una declaraci贸n pol铆tica llamando a la unidad obrera.


Registros fotogr谩ficos cortes铆a de Wilson S谩enz, Antonio Guti茅rrez y R贸mulo Ram铆rez Andrade.


Intervenci贸n del compa帽ero Fernando Alexis Jim茅nez en el Plenario de la CUT


fajo-billetes.jpg

10min600

La escritora, Francesca Gargallo, fue docente y feminista italomexicana, Francesca Gargallo, fund贸 las licenciaturas de Filosof铆a e Historia de las Ideas y Creaci贸n Literaria de la Universidad Aut贸noma de la Ciudad de M茅xico, falleci贸 el jueves 3 de marzo de 2022 a los 65 a帽os como consecuencia de un c谩ncer.

Mir贸 el gran fajo de billetes que una sol铆cita y alegre secretaria le hab铆a depositado de uno en uno en la mano: billetes de cien hasta llegar a quince mil, un atado de dinero que dispar贸 una fantas铆a de asaltabancos del Far West, tal y como lo pintaban en las pel铆culas de 1960. No pod铆a refrenarlo, si se sent铆a bien y no estaba demasiado cansada, la fantas铆a funcionaba y ella era, seg煤n el caso y la imagen que ten铆a de s铆 misma en ese momento, una asaltabancos, una princesa en apuros y con pistola en mano, una guardabosques que debe decidir si salvar o no los oseznos durante un incendio.

Eso s铆, el presente no le agradaba. A su fantas铆a la prende que la gente se comunique a los gritos o con correos a caballo. La ni帽a que cruz贸 las l铆neas enemigas para llevarle una carta con recomendaciones m茅dicas a su mam谩, pod铆a cambiar varias veces de funciones y color de piel pero siempre ostentaba trenzas cortas de los dos lados de la cara, con o sin mo帽os rojos. Y nunca pose铆a un ordenador de bolsillo con capacidades de tel茅fono m贸vil y localizador geogr谩fico.

Muchas veces ten铆a di谩logos fenomenales con su mejor amiga y a煤n con una hermana. No, su hermana no era real, pero qu茅 importa, con ese fajo de dinero en la mano pod铆a decirle algo as铆 como: Vamos a invitarle un helado a todos los ni帽os del barrio. A lo cual su hermana responder铆a: No es mala idea. Se lo pens贸 dos veces. Su hermana en realidad responder铆a: Si llegan a ensuciarse la camisa, sus madres te odiar谩n. O qui茅n sabe, no la ve铆a desde que cumpli贸 los treinta a帽os.

Una secretaria a la vez alegre y sol铆cita, ya eso, en s铆, era digno de una historia. Contaba cien, cuatrocientos, mil, canturreando porque quiz谩s por la tarde estrenar铆a un auto el茅ctrico que se hab铆a ganado en una rifa. O le hab铆an dado el mapa de una mina de oro que no explotar铆a porque es ecologista y de tal manera pondr铆a a salvo la monta帽a. La secretaria cantaba porque su hija le estaba preparando una enorme calabaza rellena para la cena y mientras lo hac铆a la calabaza se convirti贸 en cohete y pas贸 por su mam谩 y ambas se fueron a dar la vuelta por el espacio sideral: gran silencio azul, ninguna burocracia, el canto de los astros y un hermoso libro para leer flotando. Mil cuatrocientos, mil quinientos. Gracias. Hasta luego.

El gran fajo de billetes est谩 al fondo de un bolso de lona. Podr铆a fugarme de la universidad y correr hacia las monta帽as nevadas que se perfilan en el horizonte, cruzar caminos pensando que soy kurda y combato con otras contra el patriarcado mundial, no soy una partesana francesa de la Segunda Guerra Mundial, s铆 soy una tibetana que recupera para su pueblo el gran lago de sal. La nieve empieza a caer, la cara se refresca y la nariz se pone roja y brillante como un farolito.

Los pasos se siguen uno a uno, son cada vez m谩s r铆tmicos. Me compr茅 estas botas porque son c贸modas y juego con ella a ser una forajida que monta bien a caballo. Camino. Estoy feliz. Deber铆an desaparecer los autos para serlo a煤n m谩s. Se degradan, pierden rapidez, forma, n煤mero; pero todav铆a hay un sem谩foro a la vista. Avanzo. Cuatro autos se detienen ante la luz roja. Hay mujeres, ni帽as, hombres que cruzan la calle.

De repente oigo gritos. Soy una defensora de los d茅biles con un gran fajo de dinero al fondo de una bolsa de lona. Una se帽ora se abalanza hacia un coche donde un hombre y una mujer se est谩n dando un beso. La se帽ora grita que ella es la esposa; el hombre se queda quieto, la mujer que estaba besando tambi茅n. En la ventana, la se帽ora que grita dice que es la madre de sus hijos, que 茅l no puede tratarla as铆, dej谩ndola en casa como una est煤pida. Dice miles de cosas m谩s, las de siempre: que no tiene dinero para los 煤tiles escolares, que todo su salario se va en sostener la casa y que 茅l no compra ni lo que come, que se aburre haciendo todo el trabajo de limpieza, que no le ha dado un beso en a帽os.

El hombre baja del auto gris. El auto no podr铆a ser sino gris. Le suelta un pu帽etazo en plena cara a la se帽ora de los ni帽os. Los dedos apretados, duros, engarrotados y el nudillo le queda con un leve rasp贸n o una mancha de sangre de ella. Soy una defensora de los d茅biles. Tengo un bolso de lona con un fajo de billete y botas para caminar y montar a caballo. Le doy un puntapi茅 en la espinilla al hombre que le ha pegado un pu帽etazo a una mujer. Es agradable. Ah, qu茅 rico, le doy otra patada.

La mujer con la que se estaba besando el hombre baja del auto para defenderlo de la mujer que defiende a la mujer que 茅l ha golpeado. Enorme zafarrancho. No les pego a las mujeres, ni siquiera a la que 茅l besaba y me jala el pelo. La verdad es que en mis fantas铆as nunca me importa si ando o no bien peinada. Pero me divierte mucho darle de patadas al tipejo. Jejeje, se pone furioso.

Otra patada, de veras que mis botas son excelentes. Llega la polic铆a. Bueno, a ver qu茅 arregla, yo me largo. Hay dos ni帽as y un ni帽o. Los hijos de la se帽ora que llor贸 al ver a un hombre besarse con una mujer en el auto. Ni帽os, digo, les invito un helado de lim贸n. Me miran un poco perplejos. Nieva, no es temporada, pero afirman enf谩ticamente con la cabeza. Desde la helader铆a vemos como la polic铆a se lleva a su padre. La se帽ora que me jal贸 el pelo quiere demandar a la loca que los baj贸 del auto. Al poco rato la madre de las ni帽as y el ni帽o entra a la helader铆a. A ella tambi茅n le vendr谩 bien un helado de lim贸n para bajarle la inflamaci贸n del labio. Soy Mam谩 No毛l y tengo un bolso de lona con un fajo de billetes abajo. L谩stima que en dos horas tenga que ponerme seria e impartir un taller de pensamiento cr铆tico.


Contratitis.jpg

5min1920

Acabar con esa modalidad perversa de la contratitis abrir铆a la posibilidad para que el 70% de quienes hoy enfrentan ese calvario, puedan gozar de las prestaciones legales y se liberen de los politiqueros, que son los modernos esclavistas en el territorio colombiano.

En Colombia al menos 1.2 millones de profesionales, t茅cnicos y personas del nivel asistencial, est谩n vinculados al servicio estatal bajo la figura de OPS o contrato, como se le conoce coloquialmente.

Lo grave del asunto es que fortalecer la incorporaci贸n temporal bajo esta modalidad, se convirti贸 en el caballito de batalla para que los pol铆ticos (驴o ser谩 politiqueros?) puedan presionar al beneficiario y que, peri贸dicamente, consiga un determinado n煤mero de votos y as铆 asegurar la permanencia en cargos de elecci贸n popular o corporaciones p煤blicas.

Es humillante. No respeta la dignidad del trabajador y, encima, deben pagar el 鈥渄iezmo鈥. Y que no se vaya a enojar el vallecaucano John Milton, porque no estoy hablando de los grupos religiosos. Me refiero a los directorios partidistas que piden 鈥渃uota鈥 bajo el pretexto de que es para fortalecer el trabajo de la colectividad.

La baronesa me hizo nombrar por contrato. Debo darle una tajada al partido y, al concejal de Cali que me sostiene el contrato, otra parte鈥攏os dijo alguien que lleva seis a帽os bajo esta singularidad. Por supuesto, en caso de demanda, no es el 煤nico al que podr铆amos hacer citar a un juzgado como testigo. Como 茅l, much铆simos m谩s dispuestos a prender el ventilador. No es un fen贸meno propio del Valle del Cauca. Se volvi贸 end茅mico en todo el pa铆s, como el Covid-19.

De los honorarios por $3.2 millones que le asignan, debe pagar todo lo referente a seguridad social y los diezmos. Le quedan solamente $1.7 millones. 隆Y con esa plata debe sobrevivir junto con su familia y darle 鈥渞efrigerio鈥 a los 60 parroquianos a los que invita a las reuniones partidistas!

Alrededor del tema, el presidente de la Central Unitaria de Trabajadores CUT, Francisco Malt茅s Tello, advirti贸 que esa pr谩ctica denigrante debe terminar. 鈥Esa figura contractual deja a estas personas sin la posibilidad de recibir las prestaciones legales que, si tienen aquellos que est谩n vinculados a la planta oficial, aunque desempe帽an igualmente funciones misionales. Muchos cumplen horario y en la pr谩ctica son tratados como empleados.鈥, dijo.

Ese pronunciamiento, viniendo de la central obrera m谩s grande del pa铆s, tiene mucho peso y est谩 en consonancia con el anuncio del presidente, Gustavo Petro Urrego, en el sentido de que se deben desmantelar las n贸minas paralelas en las entidades oficiales.

Millares de personas llevan a帽os trabajando en esas condiciones, sin los beneficios que se derivan de estar dentro de una planta de empleados鈥, explico Malt茅s Tello.

Un ejemplo claro lo representa el SENA. All铆 hay aproximadamente 30 mil personas por contrato de prestaci贸n de servicios, muchos de ellas como instructores. Igual ocurre en las universidades p煤blicas, colegios y otras entidades.

Acabar con esa modalidad perversa de la contratitis abrir铆a la posibilidad para que el 70% de quienes hoy enfrentan ese calvario, puedan gozar de las prestaciones legales y se liberen de los politiqueros, que son los modernos esclavistas en el territorio colombiano.

M谩s art铆culos del autor en el Blog https://cronicasparalapaz.wordpress.com/


NOTA IMPORTANTE: El presente art铆culo compromete 煤nicamente a su autor ya que, aun cuando los pensamientos expresados tienen una connotaci贸n sindical, no necesariamente interpretan la filosof铆a del SUGOV.


 


Espada-de-Bolivar-1-1280x684.jpg

4min1520

La actitud mezquina del presidente Duque no prevaleci贸 y miles de colombianos recibieron la espada en medio de aplausos, en la emblem谩tica Plaza Bol铆var.

La arrogancia le gan贸 la partida al expresidente Iv谩n Duque. Hizo sentir su posici贸n de poder hasta 煤ltimo momento. Neg贸 el permiso para que la espada de Bol铆var, sustra铆da por el M-19 el 17 de enero de 1974, estuviera en la posesi贸n de Petro. la del 74 fue la primera acci贸n pol铆tico-militar de la organizaci贸n. En criterio de Yamel Ria帽o, uno de sus integrantes, una forma de 鈥渞eivindicar la lucha del pueblo por la justicia鈥.

Esa arrogancia de la que hizo alarde en los momentos decisivos del pa铆s y que levant贸 una enorme barrera en lo que puso ser una salida dialogada al Paro Nacional del 2021, fue la que enterr贸 el Uribismo en Colombia.

Porque a煤n le produce urticaria el que nuestro pa铆s emprenda un proceso de cambio, en el marco de un pensamiento progresista, se neg贸 rotundamente a permitir que la espada de Bol铆var鈥攅l moderno florero de Llorente鈥攆uera expuesta en la Plaza donde se produc铆a la ceremonia de cambio de gobierno.

Lo positivo es que, en adelante, lo m谩s probable es que se institucionalizar谩 porque, si algo debe ponderarse, es que Sim贸n Bol铆var fue un revolucionario nacionalista, filosof铆a que en su momento reivindic贸 el M-19 y que es, hoy por hoy, el fundamento para los procesos de cambio de algunos pa铆ses latinoamericanos.

El mensaje lo dej贸 claro el nuevo presidente, Gustavo Petro:

“Esta espada representa demasiado para nosotros, para nosotras, y quiero que nunca m谩s est茅 enterrada, quiero que nunca m谩s est茅 retenida, que solo se envaine 鈥攃omo dijo su propietario, el libertador鈥 cuando haya justicia en este pa铆s. Que sea del pueblo: es la espada del pueblo y por eso la quer铆amos aqu铆 en este momento y en este lugar”.

En esas breves l铆neas queda claro el por qu茅 Iv谩n Duque puso talanqueras. Era su forma de afrentar el nuevo proceso de transformaci贸n social y pol铆tica que comenz贸.

Y, por supuesto, esa actitud mezquina pasar谩 a la historia. Propia de un aut贸crata como 茅l, que privilegiaba la confrontaci贸n sobre el di谩logo. No en vano fue el causante de que el Paro Nacional durara dos meses y, en buena medida, que se legitimara esa lucha por el poder鈥攁 trav茅s de las urnas鈥攓ue llevaron al poder a Petro.

 


Gustavo-Petro.jpg

7min2090

Resulta sorprendente la forma como algunos de los inmediatos colaboradores de Gustavo Petro, libran batallas intestinas con otros miembros del Pacto Hist贸rico. Equ铆voco en sus actuaciones.

Por Fernando Alexis Jim茅nez


Resulta lamentable el canibalismo entre quienes secundan al hoy presidente electo, Gustavo Petro. Y, por supuesto, motivo de hilaridad y gozo en las toldas de la derecha, indistintamente de cu谩l sea su origen partidista. Basta con imaginar a Mar铆a Fernanda Cabal y Paloma Valencia, tomando un refrigerio en el Caf茅 El Aquelarre, mientras comentan el asunto. 鈥V茅alos. Quer铆an llegar al poder y, ahora que lo tienen, se est谩n volviendo trizas. 隆Valiente cambio el que nos espera!

Me refiero espec铆ficamente a las posiciones contradictorias del escritor, Gustavo Bol铆var, del otrora sindicalista, Alexander L贸pez, de algunos dirigentes de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), entre otros, y de la posici贸n pasiva y pareciera condescendiente de la Vicepresidenta, Francia M谩rquez.

El enfrentamiento por cuenta de Roy Barreras ha ido escalando. Antes que aclimatarse y permitir que cada uno cumpla su rol, los odios se avivan y pareciera que ahora hay dos bandos: los buenos, es decir, los puristas, y aquellos que provienen de otras vertientes de pensamiento pol铆tico, a quienes se considera los malos.

Un primer paso, el m谩s acertado, fue el Pacto Nacional que promueve Petro. Est谩 en consonancia con el 鈥済ran sancocho鈥 que le propon铆a el comandante Jaime B谩teman Cay贸n al pa铆s y del que mostr贸 sus primeros trazos en la entrevista concedida al periodista, Juan Guillermo R铆os. Una tesis llevada a la praxis que genera tranquilidad en la medida en que escucharnos, sirva para desarmar los temores de que Colombia se encamine hacia un gobierno totalitario.

Los enfrentamientos por el Congreso llevan a rememorar los zambapalos que tanto criticamos desde la izquierda y que eran promovidos por los exponentes de la derecha. Pero una vez en el poder, se repite el mismo escenario con diferentes protagonistas, con la diferencia de que ahora los mensajes desligitimadores a los propios compa帽eros de lucha, est谩n rodeados por un lenguaje intelectual. Es decir, garrotazos de ida y vuelta con un toque gourmet.

Lo lamentable es que a煤n estamos a semanas de la posesi贸n de Gustavo Petro como presidente y el mensaje que se les env铆a a los colombianos es altamente desalentador. Incluso, podr铆amos se帽alar que genera incertidumbre acerca de lo que viene en los pr贸ximos cuatro a帽os de gobierno.

Si un t茅cnico es propuesto desde la direcci贸n petrista para un futuro cargo, no faltan quienes, habi茅ndose identificado con la izquierda, salen a criticarlo. La t铆pica falta del desconocimiento de quienes tiran l铆nea y los que avanzan en su cumplimiento, que no es algo nuevo y, por el contrario, prim贸 en las filas guerrilleras. Quienes vivieron esa experiencia recuerdan cuando ven铆a una orden superior e, inmediatamente, sal铆an al paso los de siempre, dispuestos a cuestionarla y, a su manera, sabotearla.

Y qu茅 decir de la CUT? Sorprendente y lamentable. Algunos de sus l铆deres han volcado sus bater铆as contra Francisco Malt茅s Tello. Ya era suficiente con que la Uni贸n de Trabajadores de Colombia (UTC)鈥攃on sus posiciones gobiernistas que le son legendarias– saliera con la perla de que traicion贸 el Paro Nacional del 2021, para que sus propios compa帽eros pongan talanqueras a la propuesta que se hizo en su momento, de que Malt茅s Tello ocupara el Ministerio del Trabajo. Y siguen con el mismo discurso: que la CUT no es partido pol铆tico, pero desestimando que, como central obrera, debe asumir una posici贸n pol铆tica.

Es f谩cil hoy hablar de traici贸n al Paro Nacional, cuando no fueron ellos鈥攍os de la UTC— quienes le dieron la cara al devenir del estallido social, el m谩s grande en la historia de Colombia. Malt茅s Tello fue quien, desde su perspectiva progresista y sin distanciarse de la realidad nacional, ayud贸 a conducir el conflicto y encontrar salidas, en momentos en que el peor presidente de Latinoam茅rica, Iv谩n Duque M谩rquez, quer铆a acabar con las movilizaciones bajo la premisa de la tierra arrasada.

As铆 las cosas, el canibalismo promovido por algunos seudo izquierdistas, no hace m谩s que poner tropiezo a un proceso de transformaci贸n en los esquemas de poder.聽 Le hacen un flaco favor a quienes depositaron su confianza en Gustavo Petro y, de paso, deslegitima ante la opini贸n p煤blica, a quienes por a帽os–soportando persecuciones, encarcelamientos y hasta atentados–, han cre铆do en una Colombia nueva

Lea m谩s art铆culos del autor en el Blog https://cronicasparalapaz.wordpress.com


NOTA IMPORTANTE: Los planteamientos esbozados en este art铆culo comprometen 煤nicamente a su autor porque, aunque es dirigentes sugoviano, sus apreciaciones no necesariamente interpretan el pensamiento del Sindicato SUGOV


 


descarga-1.webp

6min2230

La jornada transcurri贸 tranquila, salvo el borrachito que grit贸 vivas y abajos, y termin贸 en la c谩rcel. Lo encerraron acusado de asonada y de subvertir la tranquilidad de Pueblo Peque帽o.

Pedro, Juan y 脕lvaro se levantaron muy de ma帽ana, tomaron caf茅 con un vivo entusiasmo que se reflejaba en sus rostros, mientras hac铆an cuentas mentales sobre el caudal electoral que los acompa帽ar铆a en las urnas. Coincid铆an en algo: consideraban que aquel domingo, seria el mejor de sus d铆as.

Mijo, est谩n reclamando que los huevos salieron pichos, la leche agria y las lentejas con gorgojo. Que si les puede cambiar el mercado–, grit贸 la esposa de Pedro, desde la cocina, pegada del tel茅fono.

Claro, pero despu茅s de las elecciones–, respondi贸 mientras sal铆a de casa dando un portazo que escucharon hasta en el 煤ltimo rinc贸n de Pueblo Peque帽o.

Desagradecidos. Uno les calma el hambre y exigiendo por un voto. Definitivamente, as铆 paga el diablo a quien bien le sirve鈥, murmur贸 mientras se alejaba.

Juan iba de camino a la plaza principal de Pueblo Peque帽o. Pensaba en muchas cosas. Entre otras, que vendi贸 el carro e hipotec贸 la casa para financiar la publicidad de la campa帽a.

Yo creo en el voto de opini贸n–, se repet铆a en voz alta, mientras saludaba con una sonrisa a todos cuanto ve铆a en la calle. 鈥La gente quiere una renovaci贸n鈥 —

脕lvaro, por su parte, se levant贸 tarde. Confiaba en que, como siempre, la gente lo acompa帽ar铆a masivamente. 鈥Ellos saben por qui茅n deben sufragar. Para qu茅 insistirles. Ser铆a tanto como llover sobre mojado.鈥

*******

La jornada transcurri贸 tranquila, salvo el borrachito que grit贸 vivas y abajos, y termin贸 en la c谩rcel. Lo encerraron acusado de asonada y de subvertir la tranquilidad de Pueblo Peque帽o.

Mientras avanzaban las votaciones, los mercados iban y ven铆an, por encima de las narices de Juan, quien ignor贸 esa realidad o, como sol铆a repetir: 鈥Lo m谩s maravilloso de este remanso de paz, es la solidaridad de las personas unas con otras. Hasta en domingo ayudan al necesitado.鈥

*******

Los escrutinios iban bien hasta que un sorpresivo corte de energ铆a el茅ctrica, dej贸 todo en penumbra. Y en menos de quince minutos, cambi贸 el curso del conteo.

En pol铆tica nada est谩 escrito鈥攋ustific贸 Pedro Continuismo.

Juan Candidote perdi贸 por tercera vez en una contienda. En adelante le tocar谩 andar a pie o montar en bus intermunicipal, al tiempo que debe apropiar un presupuesto para pagar arriendo. Sin embargo, con una sonrisa, repite:

La quinta es la vencida. Voy a ganar en la pr贸xima. Ser谩 mi revancha鈥–se consuela.

脕lvaro Quemadito se encerr贸 desde el lunes en su casa. Perdi贸 hasta la sonrisa. Dicen las lenguas viperinas de Pueblo Peque帽o que el culpable de su derrota fue Pedro Continuismo. Le sedujo hasta el 煤ltimo votante. De paso, le desbarato la maquinaria pol铆tica. 鈥En pol铆tica todo se vale鈥, fue su argumento para tumbarlo.

脕lvaro le dijo a su esposa, quien le estaba curando las heridas de las quemaduras:

Tranquila, mija, de esta nos levantamos. Volveremos a la contienda y, le aseguro, le juro por mi madrecita linda, que no dejo t铆tere con cabeza cuando vuelva al poder鈥A rengl贸n seguido le anunci贸 que montar铆a un puesto de quesos en la galer铆a, para sobrevivir.

Ella lo mir贸, le sonri贸 y le dijo: 鈥No se mueva, que se arranca la gasa鈥.

La calma reina en los hogares de Pueblo Peque帽o. Comenzaron a bajar las vallas y quitar los cartelones, que hab铆an pegado hasta en la casa cural para sacarle la paciencia al sacerdote, de quien dicen las malas lenguas, tiene tendencia izquierdosa.

Todos est谩n contentos, aunque los huevos hayan salido pichos, la leche agria y las lentejas con gorgojos. A menos este d铆a tendr谩n algo en la mesa鈥

 


IMG-20210211-WA0041-01-944x675-1.jpeg

12min3150

En una descarnada entrevista alrededor del panorama social de Colombia, el presidente de la CUT, Francisco Malt茅s Tello, explica por qu茅 se da un fen贸meno pol铆tico sin precedentes: la unidad de diversos sectores en apoyo a los candidatos de la izquierda.

Por Fernando Alexis Jim茅nez | Dirigente del SUGOV

Por primera vez en mucho tiempo los trabajadores de Colombia est谩n unidos alrededor de las figuras de Gustavo Petro y Jorge Robledo, dos de los l铆deres de izquierda que han defendido en diversos escenarios los derechos laborales. Tienen trayectoria porque, con fundamento, han cuestionado a quienes, en su condici贸n de empleadores, promueven en contubernio con el gobierno nacional, el progresivo desmejoramiento de las condiciones conquistadas al calor de la lucha.

Los 煤ltimos cuatro a帽os han sido nefastos. Aument贸 el desempleo, se ampli贸 la base de personas en condici贸n de pobreza que hoy suman los 22 millones y la inflaci贸n sigue galopando, distante de los controles que anunci贸 el mandatario cuando dijo que el 10% de ajuste salarial, buscaba recobrar la capacidad adquisitiva de los colombianos.

La inconformidad es mucha. Y a menos que se produzca un cambio pronto, el estallido social puede reavivarse鈥攁segura con preocupaci贸n el presidente de la Central Unitaria de Trabajadores鈥擟UT鈥擣rancisco Malt茅s Tello.

脡l, como uno de los voceros del Comit茅 Nacional de Paro, explica que las encuestas que favorecen al Pacto Hist贸rico y la Coalici贸n de la Esperanza, tienen una explicaci贸n sencilla: la gente est谩 cansada de gobiernos que han pensado en los intereses de un grupo muy peque帽o de castas en el poder, incluyendo los empresarios, mientras que la base social enfrenta cada d铆a un desmejoramiento en su calidad de vida.

驴Por qu茅 la izquierda se ha fortalecido? 驴Qu茅 explica, por ejemplo, las multitudinarias manifestaciones de apoyo al aspirante Gustavo Petro, como la realizada el fin de semana en Cali?

Malt茅s Tello no duda en responder:

La inconformidad social, as铆 de sencillo. No de otra forma se puede entender que quienes han militado en diferentes vertientes pol铆ticas, ahora le est茅n apostando a un gobierno alternativo鈥

驴Cree en las posibilidades de Petro o de Robledo y de que se produzca un cambio en el Congreso?

El dirigente de la CUT se me queda mirando como si yo viviera en la estrat贸sfera y reci茅n hubiese aterrizado.

Claro que creo que se avecina un cambio. 驴Acaso usted lo duda? Haga una lectura sencilla del escenario nacional鈥

Luego comienza a describir por qu茅 Colombia se encuentra hoy en un punto sin retorno:

El estallido social comenz贸 el 21 de noviembre del 2019 como reacci贸n a las pretensiones del gobierno nacional de sacar adelante tres reformas lesivas para todos: laboral, pensional y tributaria. Esto nos toca a todos, desde la clase media hasta el que se rebusca vendiendo frutas en una carreta, en una ciudad o en un municipio de nuestro pa铆s. Marginarse de esa realidad, es il贸gico, pretender tapar el sol con un dedoAhora, recuerde que esas reformas constituyen recomendaciones de la OCDE, en las que todav铆a siguen insistiendo; de hecho, se lo reafirmaron al presidente Duque en Par铆s.

Pero ahora los aspirantes al congreso o a proseguir en esas curules est谩n present谩ndose como defensores de los derechos de los obreros鈥

Eso es lo gracioso en este Macondo que es Colombia. 驴Recuerda? Cuando a todos les dio la enfermedad del insomnio y olvidaron hasta lo m谩s elemental. Es lo que nos pasa en Colombia. Los pol铆ticos de siempre se presentan como salvadores y muchos de los que han sido golpeados por ellos, les creen nuevamente. Olvidan lo que hist贸ricamente ha venido ocurriendo

驴Y los aspirantes del Pacto Hist贸rico y de la Coalici贸n de la Esperanza?

Quienes hoy est谩n en esas dos vertientes, fueron los 煤nicos que apoyaron la movilizaci贸n social, expresaron su rechazo a la brutalidad del gobierno nacional al reprimir las protestas y estuvieron a favor de tumbar esas pretendidas reformas. Los Mes铆as que hoy quieren llegar o repetir senado y c谩mara de representantes, apoyaron a Duque鈥

驴Tambi茅n los proyectos de Ley en lo que se transformaron los diferentes puntos del Pliego de Emergencia?

S铆, exactamente. Recuerde que en diciembre del 2019 se realizaron movilizaciones hasta mediados de ese mes y el aguinaldo de Duque fue una reforma tributaria que le 鈥渞egal贸鈥 a los empresarios 12 billones en exenciones. Una reforma que afectaba a los de a pie, inconveniente, como se prob贸 luego.

Ahora, el asunto es que el 28 de abril del 2021 se avivaron las movilizaciones que paralizaron al pa铆s. Un hecho sin parang贸n en la naci贸n, fruto de la inconformidad popular. Quienes hoy forman parte del Pacto Hist贸rico y algunos de la Coalici贸n de la Esperanza, acompa帽aron la resistencia y, antes que deslegitimar a las primeras l铆neas, abogaron porque se escuchara a los j贸venes. Los de siempre, los politiqueros, lo que pugnaban era por la 鈥渢ierra arrasada鈥, en otras palabras, arremeter contra la protesta social. Eso es lo que muchos olvidan鈥

驴Y los proyectos para el Congreso?

Surgieron de todo ese proceso, de movilizaci贸n popular. Solamente el Pacto Hist贸rico y la Coalici贸n de la Esperanza han apoyado las propuestas en su tr谩nsito por el legislativo. Los dem谩s, unieron fuerzas y han hundido 4 de los 10 proyectos. 聽Y debimos presentar esas iniciativas al Congreso porque el Pliego de Emergencia, que buscaba mejorar la capacidad adquisitiva de los colombianos en un periodo tan critico como la pandemia, que aun persiste, fue ignorado por el gobierno de Duque. Desconoci贸 la contundencia de las movilizaciones.

驴El Paro Nacional? 驴C贸mo evaluarlo?

–Fue el despertar de un pa铆s. Que las inmensas mayor铆as, que hoy conservan esa inconformidad, tomaran conciencia que en las calles se logran las reivindicaciones. Ahora el momento es decisivo, porque ser谩 en las urnas. No podemos olvidar a 87 compatriotas que murieron o fueron asesinados, 97 a quienes les lesionaron los ojos y los desaparecidos. Es el momento de recordar que sufrieron las arbitrariedades por creer que otra Colombia s铆 es posible, para ellos, para sus familias y para las nuevas generaciones.

Recuerde que en el pa铆s se realizaron 15 mil movilizaciones鈥

Perd贸n, 驴tantas? No habr谩 alg煤n equ铆voco

Ninguno. Retomo el asunto: fueron 15 mil movilizaciones en 800 municipios. Adem谩s, por primera vez se lograron articular nuestras protestas con las que se desarrollaron en m谩s de 100 ciudades y capitales de varios pa铆ses. La solidaridad internacional fue contundente. Compart铆an nuestra lucha, que es, ha sido y ser谩 justa.

Para Francisco Malt茅s Tello ahora, lo que llama la berraquera del pueblo inconforme, debe reflejarse en un proceso electoral que transformar谩 el Congreso y elegir谩 un presidente distinto al com煤n de quienes han sido ungidos con el voto de la ciudadan铆a.

Con la sinceridad que lo caracteriza me mira y, tras soltar una carcajada, me interroga;

–驴Ahora no me diga que est谩 dudando que Petro ser谩 presidente? Si no es ahora, no ser谩 nunca. Adem谩s, el Senado, la C谩mara de Representantes y, a futuro, los Concejos y Asambleas, tenemos que renovarlos鈥

Me quedo pensando y recuerdo las palabras de Eduard Manuel, guarda de seguridad en el conjunto residencial donde resido, y quien, sin saber mucho del 谩mbito pol铆tico, desconf铆a de Iv谩n Duque cada vez que sale con sonrisa de Mona Lisa en los medios de comunicaci贸n, para hacer alg煤n anuncio que impacta a los colombianos.

Cada vez que en la televisi贸n salen noticias del presidente reunido con gremios y empresarios, uno piensa sobre el garrotazo que se nos avecina— me dijo esta ma帽ana En esta suspicacia se identifican muchos colombianos.

Al igual que 茅l, espero un cambio. Por las miles de v铆ctimas que regaron con su sangre las calles, cuando salieron a protestar鈥

NOTA IMPORTANTE: La presente nota es producto de una entrevista, desde el 谩mbito period铆stico, al presidente de la CUT.聽


Ivan-Duque-en-la-OCDE.jpg

7min2660

En el 2022 son 3.6 millones de personas en situaci贸n de pobreza, que suman a las que ya ostentan esa condici贸n. En conjunto son 22 millones. De esa cifra, se estima que 17 millones no consumen la tercera comida al d铆a, y que cerca de un mill贸n lo hacen s贸lo una vez al d铆a.

Por Fernando Alexis Jim茅nez

Iv谩n Duque fue a Par铆s, pero no a visitar la torre Eiffel, los campos El铆seos, el museo de Louvre, ni tampoco a tomarse un cafecito mientras apreciaba el desplazamiento id铆lico de embarcaciones en el rio Sena. Ya est谩 cansado de esos atractivos luego de poco m谩s de tres a帽os de turismo por el mundo, por cuenta del bolsillo de los parroquianos de a pie. Esta vez fue distinto. Su prop贸sito era rendirle cuentas a la Organizaci贸n para la Cooperaci贸n y el Desarrollo Econ贸micos (Ocde).

Habl贸 bellezas de la situaci贸n de Colombia. Dijo que, pese a la pandemia, la econom铆a creci贸 por encima del 10% y enfatiz贸 que, al terminar su per铆odo de gobierno, habr谩 cumplido con el 80% de los compromisos adquiridos con esa organizaci贸n, que en t茅rminos pr谩cticos es un club social de estrato diez en el que nuestro pa铆s, de estrato tres, pretende codearse con los m谩s poderosos del mundo. Visi贸n arribista de quienes detentan el poder entre los colombianos.

Su discurso era tan inveros铆mil, que uno de sus escoltas intercambi贸 miradas con otro de Europa. Los dos se encogieron de hombros. Pensaban que Duque estaba describiendo una escena de 鈥Alicia en el pa铆s de las maravillas鈥.

De lo que no habl贸 el presidente, fue del crecimiento de la pobreza que hoy azota a los colombianos, como lo ha venido preconizando a diestra y siniestra el presidente de la Central Unitaria de Trabajadores, CUT, Francisco Malt茅s Tello.

Las cifras que comparte el dirigente obrero, catedr谩tico universitario y economista de profesi贸n, son demoledoras. En el 2022 son 3.6 millones de personas en situaci贸n de pobreza, que suman a las que ya ostentan esa condici贸n. En conjunto son 22 millones. De esa cifra, se estima que 17 millones no consumen la tercera comida al d铆a, y que cerca de un mill贸n lo hacen s贸lo una vez al d铆a.

Una situaci贸n dram谩tica, como en las mejores escenas de 鈥Los juegos del hambre鈥, de la escritora norteamericana, Suzanne Collins.

Hablar con Malt茅s Tello, en su c茅ntrica pero modesta oficina en Bogot谩, descorre de manera despiadada la cortina de humo que por espacio de varios meses viene tejiendo el gobierno nacional para ofrecerle al mundo una visi贸n irreal de lo que ocurre con los colombianos.

Miremos el caso del desempleo鈥攄ice, al tiempo que garabatea sobre su agenda, una serie de cifras que evidencian el crecimiento de este fen贸meno social– Se mantiene en dos d铆gitos, es decir 13.7%. Tambi茅n cabalga a un ritmo enloquecido la informalidad laboral, que superan el 60% de quienes son hoy una poblaci贸n econ贸micamente activa.

Luego habla del 铆ndice Gini que mide la distribuci贸n del ingreso, o la desigualdad. Seg煤n su an谩lisis, se encuentra en 0.54, lo cual muestra una sociedad profundamente desigual.

Nos gustar铆a que se mostrara la realidad de nuestra naci贸n en los escenarios internacionales鈥攑recisa el presidente de la CUT mientras apura el caf茅 tinto, infaltable en su escritorio, junto a un arrume de papeles sobre su escritorio.

Viene una pregunta, que no puede pasar por alto en este breve espacio de di谩logo:

Y la carest铆a?

Grave el asunto. Carest铆a e inflaci贸n son propiciadas por el gobierno nacional cuando incrementa el precio de la gasolina en m谩s del 10%, y los servicios p煤blicos domiciliarios en m谩s del 11% Eso es mucho鈥攅l dirigente de la CUT enarca sus cejas para darle mayor contundencia a sus palabras–: Se estimula la especulaci贸n cuando la Superfinanciera autoriza tasas de inter茅s cercanas al 27%, tampoco controla Duque la tasa de devaluaci贸n del peso frente al d贸lar.

Desde su perspectiva, fundamentado en cifras de las que echa mano como todo economista, lo complejo es que el crecimiento econ贸mico no se irriga a todos los sectores sociales. 鈥Las cifras hablan por s铆 solas. Las ganancias se quedan en los bolsillos de los megarricos.鈥

Al terminar la entrevista y antes de abordar el taxi, me pregunto c贸mo vive el drama el se帽or que vende dulces a la vuelta de la esquina.

Tiene casi setenta a帽os. Obviamente no tiene mayores oportunidades y, junto a la peque帽a caja donde ofrece sus escasos productos, un bast贸n. Asumo que no tiene posibilidades de empleo. Y cuando Duque habl贸 ante la OCDE, lo m谩s probable es que no se estaba refiriendo a la realidad que enfrenta a diario este compatriota鈥

Blog del autor https://cronicasparalapaz.wordpress.com/


60d0d4d35806a.jpeg

6min2490

No es de extra帽ar que ya tenga comprado el tiquete para Europa. Al fin y al cabo, ella no tiene nada qu茅 perder. Se regresa a su vida de siempre, de lujos y comodidades, una vez haya causado da帽o en Colombia.

Lo que muchos colombianos guardan en el ba煤l de los recuerdos, es la imagen de Juan Carlos Lecompte cuando se tatu贸 en un brazo la efigie de Ingrid Betancur. La amaba. So帽aba repetidamente con verla libre, tras el secuestro de seis a帽os en manos de las FARC. Uno de los 鈥males buscados鈥, como dicen los abuelos en Colombia. La segunda postal, color sepia, es la sucesi贸n de plantones que protagonizaba con una fotograf铆a de la pol铆tica. Como buen publicista, Lecompte quer铆a tocar las fibras m谩s sensibles de la ciudadan铆a, en procura de su solidaridad.

Sin embargo, su gran desilusi贸n vino cuando la liberaron. En el recibimiento, ella eludi贸 un beso y luego, con una contundencia demoledora, mir谩ndolo a los ojos y ante el desconcierto de su esposo, le dijo: 鈥Ya no te quiero鈥. Sus aspiraciones ahora no se enfocaban en la pol铆tica, sino en irse a Europa, lejos de las tierras colombianas, de las que quer铆a poner distancia.

Espor谩dicamente aparec铆a en noticieros uribistas, como NTN24 para despotricar del Proceso de Paz, al que considera, un paso para 鈥dar impunidad a los violentos鈥. Ajena totalmente a la realidad del pa铆s. Cercana a sus intereses elitistas, los mismos que ahora defiende en todos los escenarios.

La fresa en el helado la puso el 17 enero 煤ltimo cuando oficializ贸 su aspiraci贸n de ser Presidente. Asumi贸 el discurso mesi谩nico como la 煤nica alternativa de los electores. Y desde entonces, no deja 鈥t铆tere con cabeza鈥. A todos los cuestiona. S贸lo ella enarbola la bandera de la moral. De lo que no habla es de transparencia, porque ese no es un t茅rmino que figure en su diccionario.

La tambi茅n aspirante, pero de izquierda, Francia M谩rquez, la confront贸. Lo hizo en un debate. Dej贸 en claro que se trataba de una oportunista.

Yo le dir铆a a Ingrid, que la respeto y todo, que uno no puede venir cada 4 a帽os a hacer pol铆tica; hay que asumir que nosotros estamos aqu铆 como pa铆s y construimos como pa铆s, pero las situaciones que usted ha vivido las sigue viviendo mucha gente, todos los d铆as, y es necesario entonces asumir el desaf铆o de lo que a m铆 me pas贸 que no le pase a nadie鈥, le dijo con el desparpajo que caracteriza a la negra, descomplicada y franca. Le “cant贸 las cuarenta” en la cara e Ingrid, como en la legendaria foto del secuestro, asumi贸 una actitud de v铆ctima.

Ingrid no respeta las reglas del juego, al punto que se desmarc贸 de la Coalici贸n Centro Esperanza. Una jugada de ajedrecista que ya ten铆a planeada, sin duda. Y sali贸 de all铆 criticando a todos. Como la invitada a una comilona que, sin poner nada para el convite, sale despu茅s de almorzar criticando el sancocho, el tama帽o de la pechuga de la gallina y, adem谩s, diciendo que no le permitieron repetir agua de panela.

Su m谩s reciente desacierto, decir que algunas mujeres brindan las condiciones para ser abusadas sexualmente. La hizo, definitivamente. Y cuando vio el tama帽o de su metida de pata, ella que siempre culpa a los dem谩s por los equ铆vocos, atribuy贸 el asunto a un lapsus porque 鈥揳rgument贸鈥, siempre est谩 pensando en espa帽ol y en franc茅s.

No es de extra帽ar que ya tenga comprado el tiquete para Europa. Al fin y al cabo, ella no tiene nada qu茅 perder. Se regresa a su vida de siempre, de lujos y comodidades, una vez haya causado da帽o en Colombia. Definitivamente, lo que es de esperarse con alguien que sin ser adalid de los principios y valores, ahora se cree la rectora moral de los colombianos鈥

Blog del autor https://cronicasparalapaz.wordpress.com/



Nosotros

El Sindicato Unitario de la Gobernaci贸n del Valle del Cauca-Diverso pero Unitario, es una Organizaci贸n Sindical de Industria y/o rama de actividad econ贸mica de primer grado y mixta, que tiene en su seno a Servidores P煤blicos adscritos en los Niveles Central-Descentralizado, EICES-ESES-de Nivel Dptal. y Funcionaros de Educaci贸n planta FODE .


CONT脕CTENOS

LLAMENOS


  • Registro Sindical No. 00002597 de Noviembre 2 de 2010
  • Nit: 900393920-1


Suscripci贸n


    Categorias