SINDICATO UNITARIO DE LA GOBERNACIÓN DEL VALLE DEL CAUCA
NOSOTROSCONTACTO 08 Feb, 2023

Fernando Alexis Jiménez

IMG-20230125-WA0071.jpg

11min340
Hasta hoy y a lo largo de gobiernos de turno que defendieron los intereses de la clase económica, las reformas planteadas favorecían a los empresarios y golpeaban al trabajador.

Fernando Alexis Jiménez | Editor del Portal del SUGOV


Ricardo es uno de los millares de celadores que laboran en Colombia. Prestó servicio militar y luego, un curso de vigilancia. Desde hace poco más de veinte años viene vinculado a una u otra empresa de seguridad, porque reconoce, no hay estabilidad laboral. Sobrevive junto con su esposa y dos hijos que están finalizando el bachillerato. Para ayudarse económicamente, su esposa Laura, trabaja medio tiempo en un restaurante.

Me entusiasmó lo que vi anoche en televisión—me dijo cuando salía de la unidad de apartamentos donde resido–. Este señor, ¿cómo es que llama? Maltes…

Francisco Maltés, el presidente de la CUT…–, le aclaré.

Sí, el con otras personas anunciaron la propuesta que presentaron al gobierno de Petro. Si la coronan, por fin nos pagarán recargos nocturnos… –Lucía entusiasmado.

Para los empresarios, el margen a pagar no es elevado por horas nocturnas, pero para Ricardo, Laura y sus hijos marcaría la diferencia. Pueden ajustar la canasta familia y no tendrán que pasar mirando las vitrinas de supermercados, donde hay productos a los que no tienen acceso: la mantequilla, el queso o la mortadela, que vendrían bien para acompañar el pan en la mañana. Son lujos que, con esos ingresos, no pueden darse hoy.

UNA REFORMA DE FONDO

Hasta hoy y a lo largo de gobiernos de turno que defendieron los intereses de la clase económica, las reformas planteadas favorecían a los empresarios y golpeaban al trabajador.

Con el gobierno del presidente Petro tenemos una oportunidad de ir cerrando esa brecha con la clase trabajadora; por ese motivo, le presentamos una propuesta de reforma laboral que consulta las necesidades reales de los colombianos”, asegura Francisco Maltés Tello, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores—CUT—Colombia.

El dirigente obrero es consciente que desde los grupos –reducidos, además–, que por años han manejado al país, lo más probable es que se escuchen voces disonantes. “Lo que buscamos es que haya equidad y justicia social y que a los obreros y permítanme incluir, a quienes sirven al Estado, la balanza comience a inclinárseles de forma favorable y no como hasta hoy, que ha sido siempre en contra de ellos.”

CINCO PILARES DE LA REFORMA LABORAL

La reforma laboral que ha sido el producto de muchas jornadas de trabajo, de consultas e incluso, de revisiones para hacer los ajustes pertinentes y nos “desbordar al país” como dicen los empresarios, se soporta en cinco pilara que el presidente de la CUT, Francisco Maltés, sintetiza así:

1.- Reducir la informalidad laboral que hoy está en un 58% y vincular a quienes ejercen funciones en los sectores público y privado, de una forma legal y reglamentaria como ha debido ser hace mucho tiempo.

2.- Construir una política de trabajo decente y salir al paso de la tasa de desempleo que, en los últimos veinte años, ha experimentado un crecimiento galopante.

3.- Generar las condiciones para la igualdad laboral entre hombres y mujeres en e sector privado.

4.- Pago de recargos nocturnos desde las 6:00 pm, lo que favorece a millares de trabajadores que, como los celadores y operarios de fábricas—se trasnochan sin reconocimiento a su labor.

5.- Procurar que los trabajadores de las plataformas—como quienes distribuyen alimentos, por ejemplo—tengan derecho a la salud y a la seguridad social.

Sumado a esto, el próximo 30 de enero se presentará una propuesta de reforma pensional.

IMG-20230125-WA0071

EL CAMBIO EN EL PAÍS COMIENZA PARA LA CLASE OBRERA

Francisco Maltés Tello, presidente de la CUT, reconoce que estas propuestas contenidas en el documento orientado a una reforma laboral, constituyen el punto de partida para un cambio en las condiciones de la clase obrera.

“Aprovechamos que hay un gobierno como el del presidente Petro dispuesto a escucharnos. Y en esta tarea, entre las organizaciones que sumamos esfuerzos, se encuentran también la CGT, CTC y diversas expresiones representativas de empleados y trabajadores”, advierte Francisco Maltés Tello.

Otros elementos que contempla el documento son:

  • Igualdad de oportunidades para los trabajadores.
  • Remuneración mínima vital y móvil, proporcional a la cantidad y calidad de trabajo.
  • Estabilidad en el empleo.
  • Irrenunciabilidad a los beneficios mínimos establecidos en normas laborales y la posibilidad de transigir y conciliar sobre derechos inciertos y discutibles.
  • Situación más favorable al trabajador en caso de duda en la aplicación e interpretación de las fuentes formales de derecho.
  • Primacía de la realidad sobre formalidades establecidas por los sujetos de las relaciones laborales.
  • Garantía a la seguridad social.
  • La capacitación, el adiestramiento y el descanso necesario.
  • Protección especial a la mujer, a la maternidad y al trabajador menor de edad.
  • La garantía por parte del Estado al pago oportuno y al reajuste periódico de las pensiones legales.
  • La ley, los contratos, los acuerdos y convenios de trabajo, no pueden menoscabar la libertad, la dignidad humana ni los derechos de los trabajadores.
  • Principio de progresividad y regla de no regresividad.
  • Principio de protección subjetiva del trabajo.

Lo que se avecina en el país para empleados y trabajadores, es un revolcón pero de los buenos. No de aquellos que históricamente los lesionaban. Y lo que no se puede ocultar—y en esto coincide Francisco Maltés Tello, presidente de la CUT–, él que es catedrático, economista y estudioso de estos temas, es que la economía del país entrará en la fase de dinamización que hace tiempo necesitaba.

Blog del autor: www.cronicasparalapaz.wordpress.com 


IMG-20221223-WA0107.jpg

4min1630
Al cerrar el año, la administración departamental reafirmó su indolencia con un patrimonio de todos los empleados de la Gobernación que se está cayendo a pedazos. En las cabañas de Juanchaco dicen que hasta asustan, por el olvido en el que las tiene sumidas en el camino inevitable hacia su desaparición.

Texto: Fernando Alexis Jiménez | Fotografías: Rómulo Ramírez Andrade

Enviados especiales.


Muchos parroquianos del Macondo de la Gobernación en el que diariamente volcamos nuestros esfuerzos en favor de un Valle del Cauca progresista, estaban felices porque el fin de año se iban a las cabañas de Juanchaco, construidas para el bienestar de los empleados.

Desde el SUGOV nombramos una Comisión que se encargara de verificar el estado. Muy de mañana, con toda la disposición del mundo, arrancamos. Pedimos rebaja por el costo de la lancha, etc. Todo iba bien.

Lo grave fue llegar a ese lugar que esperábamos y en consonancia con lo pactado en el más reciente Acuerdo Laboral de los empleados, estuvieran en buenas condiciones.

Pero no. Nuestra sorpresa fue mayúscula. Llegamos para encontrar la desagradable imagen de construcciones que se caen a pedazos, como si fueran escenario de la guerra Ucrania-Rusia.

Cuentan las malas lenguas de la zona, que Esteban Cruz, el realizador del programa televisivo Más allá, sobre grandes misterios y terror, pedirá permiso para realizar allí uno de sus episodios, porque además del abandono en que se encuentran, dicen que en las cabañas asustan.

Una vez más y para nuestro desconsuelo, comprobamos que la administración departamental no cumplió lo acordado.

Los dejamos con registros gráficos para que no digan que estamos echando habladas…


281774398_403271015143904_2266730613983501699_n.jpg

8min3310

Con el estreno de “Cena para los ausentes” de la Fundación El Teatro Vive, se marca un hito histórico con el cortometraje que se ha convertido en un instrumento moderno y asequible para elevar la denuncia por los desaparecidos del estallido social. Un homenaje a las víctimas.

Por Fernando Alexis Jiménez

Durante el Paro Nacional del 2021 se estima que desaparecieron 379 personas. Algunas volvieron, otras no. Se convirtieron en estadísticas. Desde la perspectiva social, se los llevaron por participar activamente en las movilizaciones. La óptica del otrora presidente Iván Duque era distinta. Consideró que eran “terroristas o personas vinculadas a la delincuencia” y, en esa dirección, se los llevaron en el marco de los ajustes de cuentas.

De los que regresaron a casa, se asegura que fueron 276 jóvenes y adultos, en su mayoría, líderes sociales. El manto de misterio se cierne sobre una treintena de ellos. La Fiscalía informó que, a corte del 26 de octubre de del año pasado, se les dio trámite a 627 solicitudes para activar Mecanismos de Búsqueda Urgente (MBU).  

Uno de los casos más documentados por medios de comunicación y organizaciones de derechos humanos fue, justamente, el de Brahian Gabriel Rojas. El joven de 26 años desapareció el 28 de abril de 2021 en La Virginia (Risaralda) y fue hallado sin vida el 4 de mayo en Sabanalarga (Antioquia), a más de 330 km. 

Su hermana,  Thalia Rojas, , atribuyó esa extraña desaparición a fuerzas policíales. Ese es sólo uno de los tantos casos sin resolver.

UN CORTOMETRAJE EN HOMENAJE A LAS VÍCTIMAS

En reconocimiento al drama de los desaparecidos del Paro Nacional 2021, la Fundación y Escénica El Teatro Vive produjo el cortometraje “Cena para los ausentes”  que revive el dolor de aquellos que se fueron y de quienes nunca se supo el paradero.

La grabación en exteriores, edición y procesamiento hasta dar vida a esta narrativa audiovisual, tomó alrededor de un mes.

El texto originalmente era un cuento corto de Alexander Sarria Jiménez. En varias jornadas de trabajo le dimos forma para llevarlo a cortometraje y, de manera colectiva, se afinó el relato hasta convertirse en Cena para los ausentes¨.”, explica el director de El Teatro Vive, Luis Eduardo Jiménez, a quien se considera una de las figuras históricas del arte escénico de Palmira, Valle del Cauca.

No es una producción más ni para que la organización que preside se convierta en ícono en la ciudad industrial, sino para denunciar que los atropellos sí se cometieron y que, levantar la voz, representó para muchos líderes sociales, su sentencia de muerte.

UN DRAMA QUE NO TERMINA PARA LAS FAMILIAS

El autor, Alexander Sarria Jiménez, quien concibió el argumento, destacó durante la premier que el cortometraje no alcanza a reflejar todo el dolor que experimentan las familias de un desaparecido. “En Yumbo, Valle del Cauca, los casos abundan. No solo en el marco del estallido social, sino de otras épocas”, explicó.

Sus palabras rememoran la época aciaga de la guerrilla urbana del M-19, a la que perteneció el hoy presidente Petro. Fueron tiempos difíciles. Los jóvenes y líderes sociales que no murieron en acciones de la naciente insurgencia, fueron llevados a la fuerza y, tras el sonido ensordecedor de carros que se alejan presurosos, sólo dejaron recuerdos. Y las fotografías que siempre miran sus familiares.

“Cena para los ausentes” ha sido presentado en varios escenarios. “La aceptación de la audiencia ha sido altamente satisfactoria. Han reconocido la importancia de esta plataforma de denuncia.”, anota Luis Eduardo Jiménez, quien junto con su esposa, Ana Rosario Grisales, están preparando otros trabajos.

Producir un cortometraje, toma mucho tiempo. Pero junto a un equipo comprometido, creen que antes de finalizar el año tendrán a disposición su segundo cortometraje. “Consideramos que el teatro y las documentaciones audiovisuales están tomando fuerza y, nosotros, como teatro social, no vamos a quedarnos rezagados”, advirtió finalmente.

A la pregunta de dónde se encuentran los desaparecidos, en su legendario tema musical, el panameño, Rubén Blades, responde: “Busca en el agua y en los matorrales ¿Y por qué es que se desaparecen? Porque no todos somos iguales  ¿Y cuándo vuelve el desaparecido?  Cada vez que los trae el pensamiento ¿Cómo se le habla al desaparecido? Con la emoción apretando por dentro.”

Puede apreciar el cortometraje “Cena para los ausentes” aquí>>


© Fernando Alexis Jiménez, autor.


Registros gráficos: Camilo Ernesto Jiménez


IMG-20220901-WA0025-1280x763.jpg

14min2900

La agenda pública del presidente Petro, que contempla el Estatuto del Trabajo y la dignificación de la clase trabajadora, fueron temas abordados en la Junta Departamental de la CUT Valle. Igualmente el movimiento obrero saludó con expectativa el inicio de diálogos con el ELN.

Por Fernando Alexis Jiménez | Dirigente del SUGOV


Con un llamado a la unidad en la lucha por la defensa de la clase trabajadora, la necesidad de fortalecer las organizaciones sindicales, el acompañamiento al proceso de transformación que vive Colombia con un nuevo gobierno como el del economista, Gustavo Petro, y un clara favorabilidad a los diálogos que emprenderá la Nación con el ELN, avanzó durante los días 1 y 2 de septiembre la Junta Departamental de la CUT, subdirectiva Valle del Cauca.

VIVIMOS UN MOMENTO HISTÓRICO

Al instalar el evento, Francisco Maltés Tello, hizo una sucinta radiografía de lo que vive Colombia y lo que se avecina, ahora que un gobierno alternativo está decidido a emprender las transformaciones que se requieren y que llevan por lo menos 60 años de atraso.

Estamos viviendo una etapa excepcional e histórica y como trabajadores, no podemos ser ajenos a nuestro compromiso”, dijo tras resaltar que el desenlace del Paro Nacional fue cercano a todos, semilla de la transformación que estamos experimentando desde la óptica social, al tiempo que resaltó, fueron Cali y el Valle del Cauca bastiones de la resistencia a nivel nacional.

Recordó de qué manera el otrora presidente, Iván Duque, se convirtió en catalizador de estos cambios al proponer con marcada insensatez una serie de reformas lesivas a las clases populares, entre ellas, la tributaria, a la salud, la de carácter pensional y, por supuesto, la laboral que estaban cocinando. “Si algo debemos reconocerle a Duque, es que nos hizo despertar para unirnos en defensa de nuestros derechos”, puntualizó el presidente de la CUT.

Francisco Maltés Tello reconoció que vienen años duros, pero con firmeza, los colombianos podrán enfrentarlos y trazar un sendero de esperanza para las nuevas generaciones, según explicó en su alocución.

Anotó que fue gracias a Duque, que tenemos hoy una cifra dolorosa de 1.3 millones de pobres. “Es cierto, tumbamos las pretendidas reformas y dimos pasos sólidos para un cambio de gobierno, pero aún no podemos ni debemos cantar victoria. Es necesario apoyar los más de diez proyectos de  reforma que pretende realizar el gobierno nacional, de carácter estructural, como tributo de reconocimiento a las 86 personas asesinadas durante el paro nacional, los más de cien colombianos a los que la fuerza policial disparó a sus ojos y las decenas de agredidos en el marco de la protesta social”, aseguró el presidente de la central.

UNIDAD EN LA LUCHA, POR ENCIMA DE TODO

El presidente de la Sub Directiva Valle de la CUT, Wilson Sáenz Manchola, fue contundente al llamar a la unidad en la lucha, aunque reconoció, hay diferencias de criterio entre las diferentes expresiones obreras y populares. “Si algo debemos privilegiar es la unidad. El momento histórico que vivimos en Colombia así lo reclama”, aseguró ante las decenas de delegados sindicales que se dieron cita en el plenario.

El dirigente regional llamó a propiciar la unidad de las organizaciones sociales que, de la mano con los sindicatos, pueden construir la plataforma para que los cambios que se den en el país, no solo sean sólidos, sino que apunten a tener continuidad en el tiempo.

Recordó que en la agenda pública están el Estatuto del Trabajo, el respeto a la vida y a las libertades para el ejercicio sindical, así como la urgencia de poner freno al asesinato de líderes sociales y sindicales.

Wilson Sáenz Manchola hizo un llamado a ampliar la base de los sindicalizados en la geografía vallecaucana. “Es una tarea urgente en la que debemos comprometernos”, dijo a los presentes. Anotó que necesitamos más afiliados y menos sindicatos, al referirse a la urgencia de robustecer las organizaciones y evitar la multiplicación de sindicatos pequeños, que adolecen debilidad.

NOS RASPARON LA OLLA

Al participar en el plenario de la CUT Valle, Isabel Olaya, quien forma parte de la dirigencia nacional de FECODE, lamentó la mezquindad del otrora presidente Duque, quien dejó la olla raspada, esquilmando los recursos de la salud, la educación y otros renglones fundamentales para los colombianos.

Igualmente llamó a la solidaridad con Buenaventura, hoy en el ojo del huracán por cuenta del desplazamiento forzado, el crecimiento de los índices de violencia y la miseria galopante, que no da tregua.

Soy bonaverense, del puerto, y uno de los deberes es llamarles a la solidaridad con la ciudad, que podría reflejarse en movilizaciones que permitan llamar la atención de todos en el país alrededor de lo que viene ocurriendo allí y la necesidad de hacer algo pronto, con carácter perentorio”, anotó la docente y dirigente sindical.

LE APOSTAMOS A LA PAZ

En el marco de la Junta Departamental de la CUT, se elevó un saludo confiado, con esperanza y expectativa, por el diálogo que emprenderá el gobierno nacional con el ELN. De hecho, para adelantar este proceso, están dispuestos países como Cuba, Venezuela y Chile, cuyos gobiernos han ofrecido la mediación y apoyo de cara al entendimiento para la paz de los colombianos.

Edgar Mujica, del ejecutivo nacional de la CUT, se refirió a la paz total, de la que los diálogos con la insurgencia forman parte esencial y anotó que los acuerdos darán solidez a la convivencia sana y de entendimiento que impulse el desarrollo, a la que le está apostando el gobierno del presidente Petro.

En esa dirección, recordó que será fundamental el cumplimiento de los acuerdos con las FARC, dialogar con los grupos armados vigentes en el país, los diálogos regionales vinculantes y la dignificación del componente humano.

Miró como alentador el hecho de que la paz se convertiría en política de Estado, para que sus fundamentos no puedan ser cambiados de un brochazo.

PANORAMA CRÍTICO PARA LA CLASE TRABAJADORA

César Collazos, ejecutivo de la CUT Valle y Diego González, presidente de Fenaltrase Valle, hicieron su aportación al debate con un panel en el que se hizo una descarnada radiografía del ambiente laboral en la región, fenómeno que no es ajeno a lo que ocurre en el resto del país.

De la mano con su exposición, que fue reconocida por los asistentes como un ingrediente valioso de todo el plenario, esbozaron lo que será el Estatuto del Trabajo y su impacto histórico para la historia de los obreros colonbianos.

NO CESA EL HOSTIGAMIENTO AL SUGOV

Fernando Alexis Jiménez, Rómulo Ramírez Andrade y Yecid González, fueron designados por la Junta Directiva del SUGOV para que llevaran la vocería en el Plenario de la CUT Valle.

Durante su intervención en la Junta Departamental, el compañero Fernando Alexis Jiménez, denunció lo que viene ocurriendo al interior de la Gobernación del Valle del Cauca, en donde hay quienes, para congraciarse con la gobernadora Clara Luz Roldán, se atreven a acosar, hostigar y hasta amenazar a los dirigentes sugovianos.

Citó el caso de las amenazas de hombres armados, cuando el Sindicato realizó la denuncia departamental del incumplimiento del gobierno de Clara Luz a los vallecaucanos. Los incidentes se presentaron en la Portada al Mar y en inmediaciones del Club Noel.

El 19 de junio fue amenazado de muerte el dirigente Rómulo Ramírez y, en un acto público de los empleados, escarnecido el dirigente Heimer Teodoro Bejarano. La fresa en el helado, dijo Jiménez, fueron las amenazas de que fue víctima hace menos de quince días por parte de un energúmeno a quien se conoce en el ámbito dilianista como Torero.

No nos preocupan tanto las amenazas, como sí el hecho de que están afrentando no solo al Sugov, sino a la clase trabajadora vallecaucana. Atentar contra nuestra organización, es atentar contra todos los obreros”, indicó.

Denunció igualmente el proceso de privatización de la Empresa de Recursos Tecnológicos –ERT_- en el que está empecinada la administración de Clara Luz Roldán. “Están acabando con un patrimonio de los vallecaucanos, y no podemos ser indiferentes”, dijo Jiménez. Anotó que esta avanzada privatizadora, dejará en la calle a cien trabajadores, como igual, quieren hacer con los compañeros del Club de Empleados del Departamento, hoy en una eventual crisis.

El plenario de la CUT Valle concluyó con una declaración política llamando a la unidad obrera.


Registros fotográficos cortesía de Wilson Sáenz, Antonio Gutiérrez y Rómulo Ramírez Andrade.


Intervención del compañero Fernando Alexis Jiménez en el Plenario de la CUT


fajo-billetes.jpg

10min1780

La escritora, Francesca Gargallo, fue docente y feminista italomexicana, Francesca Gargallo, fundó las licenciaturas de Filosofía e Historia de las Ideas y Creación Literaria de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, falleció el jueves 3 de marzo de 2022 a los 65 años como consecuencia de un cáncer.

Miró el gran fajo de billetes que una solícita y alegre secretaria le había depositado de uno en uno en la mano: billetes de cien hasta llegar a quince mil, un atado de dinero que disparó una fantasía de asaltabancos del Far West, tal y como lo pintaban en las películas de 1960. No podía refrenarlo, si se sentía bien y no estaba demasiado cansada, la fantasía funcionaba y ella era, según el caso y la imagen que tenía de sí misma en ese momento, una asaltabancos, una princesa en apuros y con pistola en mano, una guardabosques que debe decidir si salvar o no los oseznos durante un incendio.

Eso sí, el presente no le agradaba. A su fantasía la prende que la gente se comunique a los gritos o con correos a caballo. La niña que cruzó las líneas enemigas para llevarle una carta con recomendaciones médicas a su mamá, podía cambiar varias veces de funciones y color de piel pero siempre ostentaba trenzas cortas de los dos lados de la cara, con o sin moños rojos. Y nunca poseía un ordenador de bolsillo con capacidades de teléfono móvil y localizador geográfico.

Muchas veces tenía diálogos fenomenales con su mejor amiga y aún con una hermana. No, su hermana no era real, pero qué importa, con ese fajo de dinero en la mano podía decirle algo así como: Vamos a invitarle un helado a todos los niños del barrio. A lo cual su hermana respondería: No es mala idea. Se lo pensó dos veces. Su hermana en realidad respondería: Si llegan a ensuciarse la camisa, sus madres te odiarán. O quién sabe, no la veía desde que cumplió los treinta años.

Una secretaria a la vez alegre y solícita, ya eso, en sí, era digno de una historia. Contaba cien, cuatrocientos, mil, canturreando porque quizás por la tarde estrenaría un auto eléctrico que se había ganado en una rifa. O le habían dado el mapa de una mina de oro que no explotaría porque es ecologista y de tal manera pondría a salvo la montaña. La secretaria cantaba porque su hija le estaba preparando una enorme calabaza rellena para la cena y mientras lo hacía la calabaza se convirtió en cohete y pasó por su mamá y ambas se fueron a dar la vuelta por el espacio sideral: gran silencio azul, ninguna burocracia, el canto de los astros y un hermoso libro para leer flotando. Mil cuatrocientos, mil quinientos. Gracias. Hasta luego.

El gran fajo de billetes está al fondo de un bolso de lona. Podría fugarme de la universidad y correr hacia las montañas nevadas que se perfilan en el horizonte, cruzar caminos pensando que soy kurda y combato con otras contra el patriarcado mundial, no soy una partesana francesa de la Segunda Guerra Mundial, sí soy una tibetana que recupera para su pueblo el gran lago de sal. La nieve empieza a caer, la cara se refresca y la nariz se pone roja y brillante como un farolito.

Los pasos se siguen uno a uno, son cada vez más rítmicos. Me compré estas botas porque son cómodas y juego con ella a ser una forajida que monta bien a caballo. Camino. Estoy feliz. Deberían desaparecer los autos para serlo aún más. Se degradan, pierden rapidez, forma, número; pero todavía hay un semáforo a la vista. Avanzo. Cuatro autos se detienen ante la luz roja. Hay mujeres, niñas, hombres que cruzan la calle.

De repente oigo gritos. Soy una defensora de los débiles con un gran fajo de dinero al fondo de una bolsa de lona. Una señora se abalanza hacia un coche donde un hombre y una mujer se están dando un beso. La señora grita que ella es la esposa; el hombre se queda quieto, la mujer que estaba besando también. En la ventana, la señora que grita dice que es la madre de sus hijos, que él no puede tratarla así, dejándola en casa como una estúpida. Dice miles de cosas más, las de siempre: que no tiene dinero para los útiles escolares, que todo su salario se va en sostener la casa y que él no compra ni lo que come, que se aburre haciendo todo el trabajo de limpieza, que no le ha dado un beso en años.

El hombre baja del auto gris. El auto no podría ser sino gris. Le suelta un puñetazo en plena cara a la señora de los niños. Los dedos apretados, duros, engarrotados y el nudillo le queda con un leve raspón o una mancha de sangre de ella. Soy una defensora de los débiles. Tengo un bolso de lona con un fajo de billete y botas para caminar y montar a caballo. Le doy un puntapié en la espinilla al hombre que le ha pegado un puñetazo a una mujer. Es agradable. Ah, qué rico, le doy otra patada.

La mujer con la que se estaba besando el hombre baja del auto para defenderlo de la mujer que defiende a la mujer que él ha golpeado. Enorme zafarrancho. No les pego a las mujeres, ni siquiera a la que él besaba y me jala el pelo. La verdad es que en mis fantasías nunca me importa si ando o no bien peinada. Pero me divierte mucho darle de patadas al tipejo. Jejeje, se pone furioso.

Otra patada, de veras que mis botas son excelentes. Llega la policía. Bueno, a ver qué arregla, yo me largo. Hay dos niñas y un niño. Los hijos de la señora que lloró al ver a un hombre besarse con una mujer en el auto. Niños, digo, les invito un helado de limón. Me miran un poco perplejos. Nieva, no es temporada, pero afirman enfáticamente con la cabeza. Desde la heladería vemos como la policía se lleva a su padre. La señora que me jaló el pelo quiere demandar a la loca que los bajó del auto. Al poco rato la madre de las niñas y el niño entra a la heladería. A ella también le vendrá bien un helado de limón para bajarle la inflamación del labio. Soy Mamá Noël y tengo un bolso de lona con un fajo de billetes abajo. Lástima que en dos horas tenga que ponerme seria e impartir un taller de pensamiento crítico.

 


Contratitis.jpg

5min3500

Acabar con esa modalidad perversa de la contratitis abriría la posibilidad para que el 70% de quienes hoy enfrentan ese calvario, puedan gozar de las prestaciones legales y se liberen de los politiqueros, que son los modernos esclavistas en el territorio colombiano.

En Colombia al menos 1.2 millones de profesionales, técnicos y personas del nivel asistencial, están vinculados al servicio estatal bajo la figura de OPS o contrato, como se le conoce coloquialmente.

Lo grave del asunto es que fortalecer la incorporación temporal bajo esta modalidad, se convirtió en el caballito de batalla para que los políticos (¿o será politiqueros?) puedan presionar al beneficiario y que, periódicamente, consiga un determinado número de votos y así asegurar la permanencia en cargos de elección popular o corporaciones públicas.

Es humillante. No respeta la dignidad del trabajador y, encima, deben pagar el “diezmo”. Y que no se vaya a enojar el vallecaucano John Milton, porque no estoy hablando de los grupos religiosos. Me refiero a los directorios partidistas que piden “cuota” bajo el pretexto de que es para fortalecer el trabajo de la colectividad.

La baronesa me hizo nombrar por contrato. Debo darle una tajada al partido y, al concejal de Cali que me sostiene el contrato, otra parte—nos dijo alguien que lleva seis años bajo esta singularidad. Por supuesto, en caso de demanda, no es el único al que podríamos hacer citar a un juzgado como testigo. Como él, muchísimos más dispuestos a prender el ventilador. No es un fenómeno propio del Valle del Cauca. Se volvió endémico en todo el país, como el Covid-19.

De los honorarios por $3.2 millones que le asignan, debe pagar todo lo referente a seguridad social y los diezmos. Le quedan solamente $1.7 millones. ¡Y con esa plata debe sobrevivir junto con su familia y darle “refrigerio” a los 60 parroquianos a los que invita a las reuniones partidistas!

Alrededor del tema, el presidente de la Central Unitaria de Trabajadores CUT, Francisco Maltés Tello, advirtió que esa práctica denigrante debe terminar. “Esa figura contractual deja a estas personas sin la posibilidad de recibir las prestaciones legales que, si tienen aquellos que están vinculados a la planta oficial, aunque desempeñan igualmente funciones misionales. Muchos cumplen horario y en la práctica son tratados como empleados.”, dijo.

Ese pronunciamiento, viniendo de la central obrera más grande del país, tiene mucho peso y está en consonancia con el anuncio del presidente, Gustavo Petro Urrego, en el sentido de que se deben desmantelar las nóminas paralelas en las entidades oficiales.

Millares de personas llevan años trabajando en esas condiciones, sin los beneficios que se derivan de estar dentro de una planta de empleados”, explico Maltés Tello.

Un ejemplo claro lo representa el SENA. Allí hay aproximadamente 30 mil personas por contrato de prestación de servicios, muchos de ellas como instructores. Igual ocurre en las universidades públicas, colegios y otras entidades.

Acabar con esa modalidad perversa de la contratitis abriría la posibilidad para que el 70% de quienes hoy enfrentan ese calvario, puedan gozar de las prestaciones legales y se liberen de los politiqueros, que son los modernos esclavistas en el territorio colombiano.

Más artículos del autor en el Blog https://cronicasparalapaz.wordpress.com/


NOTA IMPORTANTE: El presente artículo compromete únicamente a su autor ya que, aun cuando los pensamientos expresados tienen una connotación sindical, no necesariamente interpretan la filosofía del SUGOV.


 


Espada-de-Bolivar-1-1280x684.jpg

4min2770

La actitud mezquina del presidente Duque no prevaleció y miles de colombianos recibieron la espada en medio de aplausos, en la emblemática Plaza Bolívar.

La arrogancia le ganó la partida al expresidente Iván Duque. Hizo sentir su posición de poder hasta último momento. Negó el permiso para que la espada de Bolívar, sustraída por el M-19 el 17 de enero de 1974, estuviera en la posesión de Petro. la del 74 fue la primera acción político-militar de la organización. En criterio de Yamel Riaño, uno de sus integrantes, una forma de “reivindicar la lucha del pueblo por la justicia”.

Esa arrogancia de la que hizo alarde en los momentos decisivos del país y que levantó una enorme barrera en lo que puso ser una salida dialogada al Paro Nacional del 2021, fue la que enterró el Uribismo en Colombia.

Porque aún le produce urticaria el que nuestro país emprenda un proceso de cambio, en el marco de un pensamiento progresista, se negó rotundamente a permitir que la espada de Bolívar—el moderno florero de Llorente—fuera expuesta en la Plaza donde se producía la ceremonia de cambio de gobierno.

Lo positivo es que, en adelante, lo más probable es que se institucionalizará porque, si algo debe ponderarse, es que Simón Bolívar fue un revolucionario nacionalista, filosofía que en su momento reivindicó el M-19 y que es, hoy por hoy, el fundamento para los procesos de cambio de algunos países latinoamericanos.

El mensaje lo dejó claro el nuevo presidente, Gustavo Petro:

“Esta espada representa demasiado para nosotros, para nosotras, y quiero que nunca más esté enterrada, quiero que nunca más esté retenida, que solo se envaine —como dijo su propietario, el libertador— cuando haya justicia en este país. Que sea del pueblo: es la espada del pueblo y por eso la queríamos aquí en este momento y en este lugar”.

En esas breves líneas queda claro el por qué Iván Duque puso talanqueras. Era su forma de afrentar el nuevo proceso de transformación social y política que comenzó.

Y, por supuesto, esa actitud mezquina pasará a la historia. Propia de un autócrata como él, que privilegiaba la confrontación sobre el diálogo. No en vano fue el causante de que el Paro Nacional durara dos meses y, en buena medida, que se legitimara esa lucha por el poder—a través de las urnas—que llevaron al poder a Petro.

 


Gustavo-Petro.jpg

7min3470

Resulta sorprendente la forma como algunos de los inmediatos colaboradores de Gustavo Petro, libran batallas intestinas con otros miembros del Pacto Histórico. Equívoco en sus actuaciones.

Por Fernando Alexis Jiménez


Resulta lamentable el canibalismo entre quienes secundan al hoy presidente electo, Gustavo Petro. Y, por supuesto, motivo de hilaridad y gozo en las toldas de la derecha, indistintamente de cuál sea su origen partidista. Basta con imaginar a María Fernanda Cabal y Paloma Valencia, tomando un refrigerio en el Café El Aquelarre, mientras comentan el asunto. “Véalos. Querían llegar al poder y, ahora que lo tienen, se están volviendo trizas. ¡Valiente cambio el que nos espera!

Me refiero específicamente a las posiciones contradictorias del escritor, Gustavo Bolívar, del otrora sindicalista, Alexander López, de algunos dirigentes de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), entre otros, y de la posición pasiva y pareciera condescendiente de la Vicepresidenta, Francia Márquez.

El enfrentamiento por cuenta de Roy Barreras ha ido escalando. Antes que aclimatarse y permitir que cada uno cumpla su rol, los odios se avivan y pareciera que ahora hay dos bandos: los buenos, es decir, los puristas, y aquellos que provienen de otras vertientes de pensamiento político, a quienes se considera los malos.

Un primer paso, el más acertado, fue el Pacto Nacional que promueve Petro. Está en consonancia con el “gran sancocho” que le proponía el comandante Jaime Báteman Cayón al país y del que mostró sus primeros trazos en la entrevista concedida al periodista, Juan Guillermo Ríos. Una tesis llevada a la praxis que genera tranquilidad en la medida en que escucharnos, sirva para desarmar los temores de que Colombia se encamine hacia un gobierno totalitario.

Los enfrentamientos por el Congreso llevan a rememorar los zambapalos que tanto criticamos desde la izquierda y que eran promovidos por los exponentes de la derecha. Pero una vez en el poder, se repite el mismo escenario con diferentes protagonistas, con la diferencia de que ahora los mensajes desligitimadores a los propios compañeros de lucha, están rodeados por un lenguaje intelectual. Es decir, garrotazos de ida y vuelta con un toque gourmet.

Lo lamentable es que aún estamos a semanas de la posesión de Gustavo Petro como presidente y el mensaje que se les envía a los colombianos es altamente desalentador. Incluso, podríamos señalar que genera incertidumbre acerca de lo que viene en los próximos cuatro años de gobierno.

Si un técnico es propuesto desde la dirección petrista para un futuro cargo, no faltan quienes, habiéndose identificado con la izquierda, salen a criticarlo. La típica falta del desconocimiento de quienes tiran línea y los que avanzan en su cumplimiento, que no es algo nuevo y, por el contrario, primó en las filas guerrilleras. Quienes vivieron esa experiencia recuerdan cuando venía una orden superior e, inmediatamente, salían al paso los de siempre, dispuestos a cuestionarla y, a su manera, sabotearla.

¿Y qué decir de la CUT? Sorprendente y lamentable. Algunos de sus líderes han volcado sus baterías contra Francisco Maltés Tello. Ya era suficiente con que la Unión de Trabajadores de Colombia (UTC)—con sus posiciones gobiernistas que le son legendarias– saliera con la perla de que traicionó el Paro Nacional del 2021, para que sus propios compañeros pongan talanqueras a la propuesta que se hizo en su momento, de que Maltés Tello ocupara el Ministerio del Trabajo. Y siguen con el mismo discurso: que la CUT no es partido político, pero desestimando que, como central obrera, debe asumir una posición política.

Es fácil hoy hablar de traición al Paro Nacional, cuando no fueron ellos—los de la UTC— quienes le dieron la cara al devenir del estallido social, el más grande en la historia de Colombia. Maltés Tello fue quien, desde su perspectiva progresista y sin distanciarse de la realidad nacional, ayudó a conducir el conflicto y encontrar salidas, en momentos en que el peor presidente de Latinoamérica, Iván Duque Márquez, quería acabar con las movilizaciones bajo la premisa de la tierra arrasada.

Así las cosas, el canibalismo promovido por algunos seudo izquierdistas, no hace más que poner tropiezo a un proceso de transformación en los esquemas de poder.  Le hacen un flaco favor a quienes depositaron su confianza en Gustavo Petro y, de paso, deslegitima ante la opinión pública, a quienes por años–soportando persecuciones, encarcelamientos y hasta atentados–, han creído en una Colombia nueva

Lea más artículos del autor en el Blog https://cronicasparalapaz.wordpress.com


NOTA IMPORTANTE: Los planteamientos esbozados en este artículo comprometen únicamente a su autor porque, aunque es dirigentes sugoviano, sus apreciaciones no necesariamente interpretan el pensamiento del Sindicato SUGOV


 


descarga-1.webp

6min2960

La jornada transcurrió tranquila, salvo el borrachito que gritó vivas y abajos, y terminó en la cárcel. Lo encerraron acusado de asonada y de subvertir la tranquilidad de Pueblo Pequeño.

Pedro, Juan y Álvaro se levantaron muy de mañana, tomaron café con un vivo entusiasmo que se reflejaba en sus rostros, mientras hacían cuentas mentales sobre el caudal electoral que los acompañaría en las urnas. Coincidían en algo: consideraban que aquel domingo, seria el mejor de sus días.

Mijo, están reclamando que los huevos salieron pichos, la leche agria y las lentejas con gorgojo. Que si les puede cambiar el mercado–, gritó la esposa de Pedro, desde la cocina, pegada del teléfono.

Claro, pero después de las elecciones–, respondió mientras salía de casa dando un portazo que escucharon hasta en el último rincón de Pueblo Pequeño.

Desagradecidos. Uno les calma el hambre y exigiendo por un voto. Definitivamente, así paga el diablo a quien bien le sirve”, murmuró mientras se alejaba.

Juan iba de camino a la plaza principal de Pueblo Pequeño. Pensaba en muchas cosas. Entre otras, que vendió el carro e hipotecó la casa para financiar la publicidad de la campaña.

Yo creo en el voto de opinión–, se repetía en voz alta, mientras saludaba con una sonrisa a todos cuanto veía en la calle. —La gente quiere una renovación… —

Álvaro, por su parte, se levantó tarde. Confiaba en que, como siempre, la gente lo acompañaría masivamente. “Ellos saben por quién deben sufragar. Para qué insistirles. Sería tanto como llover sobre mojado.”

*******

La jornada transcurrió tranquila, salvo el borrachito que gritó vivas y abajos, y terminó en la cárcel. Lo encerraron acusado de asonada y de subvertir la tranquilidad de Pueblo Pequeño.

Mientras avanzaban las votaciones, los mercados iban y venían, por encima de las narices de Juan, quien ignoró esa realidad o, como solía repetir: “Lo más maravilloso de este remanso de paz, es la solidaridad de las personas unas con otras. Hasta en domingo ayudan al necesitado.”

*******

Los escrutinios iban bien hasta que un sorpresivo corte de energía eléctrica, dejó todo en penumbra. Y en menos de quince minutos, cambió el curso del conteo.

En política nada está escrito—justificó Pedro Continuismo.

Juan Candidote perdió por tercera vez en una contienda. En adelante le tocará andar a pie o montar en bus intermunicipal, al tiempo que debe apropiar un presupuesto para pagar arriendo. Sin embargo, con una sonrisa, repite:

La quinta es la vencida. Voy a ganar en la próxima. Será mi revancha…–se consuela.

Álvaro Quemadito se encerró desde el lunes en su casa. Perdió hasta la sonrisa. Dicen las lenguas viperinas de Pueblo Pequeño que el culpable de su derrota fue Pedro Continuismo. Le sedujo hasta el último votante. De paso, le desbarato la maquinaria política. “En política todo se vale”, fue su argumento para tumbarlo.

Álvaro le dijo a su esposa, quien le estaba curando las heridas de las quemaduras:

Tranquila, mija, de esta nos levantamos. Volveremos a la contienda y, le aseguro, le juro por mi madrecita linda, que no dejo títere con cabeza cuando vuelva al poder—A renglón seguido le anunció que montaría un puesto de quesos en la galería, para sobrevivir.

Ella lo miró, le sonrió y le dijo: “No se mueva, que se arranca la gasa”.

La calma reina en los hogares de Pueblo Pequeño. Comenzaron a bajar las vallas y quitar los cartelones, que habían pegado hasta en la casa cural para sacarle la paciencia al sacerdote, de quien dicen las malas lenguas, tiene tendencia izquierdosa.

Todos están contentos, aunque los huevos hayan salido pichos, la leche agria y las lentejas con gorgojos. A menos este día tendrán algo en la mesa…

 


IMG-20210211-WA0041-01-944x675-1.jpeg

12min4200

En una descarnada entrevista alrededor del panorama social de Colombia, el presidente de la CUT, Francisco Maltés Tello, explica por qué se da un fenómeno político sin precedentes: la unidad de diversos sectores en apoyo a los candidatos de la izquierda.

Por Fernando Alexis Jiménez | Dirigente del SUGOV

Por primera vez en mucho tiempo los trabajadores de Colombia están unidos alrededor de las figuras de Gustavo Petro y Jorge Robledo, dos de los líderes de izquierda que han defendido en diversos escenarios los derechos laborales. Tienen trayectoria porque, con fundamento, han cuestionado a quienes, en su condición de empleadores, promueven en contubernio con el gobierno nacional, el progresivo desmejoramiento de las condiciones conquistadas al calor de la lucha.

Los últimos cuatro años han sido nefastos. Aumentó el desempleo, se amplió la base de personas en condición de pobreza que hoy suman los 22 millones y la inflación sigue galopando, distante de los controles que anunció el mandatario cuando dijo que el 10% de ajuste salarial, buscaba recobrar la capacidad adquisitiva de los colombianos.

La inconformidad es mucha. Y a menos que se produzca un cambio pronto, el estallido social puede reavivarse—asegura con preocupación el presidente de la Central Unitaria de Trabajadores—CUT—Francisco Maltés Tello.

Él, como uno de los voceros del Comité Nacional de Paro, explica que las encuestas que favorecen al Pacto Histórico y la Coalición de la Esperanza, tienen una explicación sencilla: la gente está cansada de gobiernos que han pensado en los intereses de un grupo muy pequeño de castas en el poder, incluyendo los empresarios, mientras que la base social enfrenta cada día un desmejoramiento en su calidad de vida.

¿Por qué la izquierda se ha fortalecido? ¿Qué explica, por ejemplo, las multitudinarias manifestaciones de apoyo al aspirante Gustavo Petro, como la realizada el fin de semana en Cali?

Maltés Tello no duda en responder:

La inconformidad social, así de sencillo. No de otra forma se puede entender que quienes han militado en diferentes vertientes políticas, ahora le estén apostando a un gobierno alternativo…

¿Cree en las posibilidades de Petro o de Robledo y de que se produzca un cambio en el Congreso?

El dirigente de la CUT se me queda mirando como si yo viviera en la estratósfera y recién hubiese aterrizado.

Claro que creo que se avecina un cambio. ¿Acaso usted lo duda? Haga una lectura sencilla del escenario nacional…

Luego comienza a describir por qué Colombia se encuentra hoy en un punto sin retorno:

El estallido social comenzó el 21 de noviembre del 2019 como reacción a las pretensiones del gobierno nacional de sacar adelante tres reformas lesivas para todos: laboral, pensional y tributaria. Esto nos toca a todos, desde la clase media hasta el que se rebusca vendiendo frutas en una carreta, en una ciudad o en un municipio de nuestro país. Marginarse de esa realidad, es ilógico, pretender tapar el sol con un dedoAhora, recuerde que esas reformas constituyen recomendaciones de la OCDE, en las que todavía siguen insistiendo; de hecho, se lo reafirmaron al presidente Duque en París.

Pero ahora los aspirantes al congreso o a proseguir en esas curules están presentándose como defensores de los derechos de los obreros…

Eso es lo gracioso en este Macondo que es Colombia. ¿Recuerda? Cuando a todos les dio la enfermedad del insomnio y olvidaron hasta lo más elemental. Es lo que nos pasa en Colombia. Los políticos de siempre se presentan como salvadores y muchos de los que han sido golpeados por ellos, les creen nuevamente. Olvidan lo que históricamente ha venido ocurriendo

¿Y los aspirantes del Pacto Histórico y de la Coalición de la Esperanza?

Quienes hoy están en esas dos vertientes, fueron los únicos que apoyaron la movilización social, expresaron su rechazo a la brutalidad del gobierno nacional al reprimir las protestas y estuvieron a favor de tumbar esas pretendidas reformas. Los Mesías que hoy quieren llegar o repetir senado y cámara de representantes, apoyaron a Duque…

¿También los proyectos de Ley en lo que se transformaron los diferentes puntos del Pliego de Emergencia?

Sí, exactamente. Recuerde que en diciembre del 2019 se realizaron movilizaciones hasta mediados de ese mes y el aguinaldo de Duque fue una reforma tributaria que le “regaló” a los empresarios 12 billones en exenciones. Una reforma que afectaba a los de a pie, inconveniente, como se probó luego.

Ahora, el asunto es que el 28 de abril del 2021 se avivaron las movilizaciones que paralizaron al país. Un hecho sin parangón en la nación, fruto de la inconformidad popular. Quienes hoy forman parte del Pacto Histórico y algunos de la Coalición de la Esperanza, acompañaron la resistencia y, antes que deslegitimar a las primeras líneas, abogaron porque se escuchara a los jóvenes. Los de siempre, los politiqueros, lo que pugnaban era por la “tierra arrasada”, en otras palabras, arremeter contra la protesta social. Eso es lo que muchos olvidan…

¿Y los proyectos para el Congreso?

Surgieron de todo ese proceso, de movilización popular. Solamente el Pacto Histórico y la Coalición de la Esperanza han apoyado las propuestas en su tránsito por el legislativo. Los demás, unieron fuerzas y han hundido 4 de los 10 proyectos.  Y debimos presentar esas iniciativas al Congreso porque el Pliego de Emergencia, que buscaba mejorar la capacidad adquisitiva de los colombianos en un periodo tan critico como la pandemia, que aun persiste, fue ignorado por el gobierno de Duque. Desconoció la contundencia de las movilizaciones.

¿El Paro Nacional? ¿Cómo evaluarlo?

–Fue el despertar de un país. Que las inmensas mayorías, que hoy conservan esa inconformidad, tomaran conciencia que en las calles se logran las reivindicaciones. Ahora el momento es decisivo, porque será en las urnas. No podemos olvidar a 87 compatriotas que murieron o fueron asesinados, 97 a quienes les lesionaron los ojos y los desaparecidos. Es el momento de recordar que sufrieron las arbitrariedades por creer que otra Colombia sí es posible, para ellos, para sus familias y para las nuevas generaciones.

Recuerde que en el país se realizaron 15 mil movilizaciones…

Perdón, ¿tantas? No habrá algún equívoco

Ninguno. Retomo el asunto: fueron 15 mil movilizaciones en 800 municipios. Además, por primera vez se lograron articular nuestras protestas con las que se desarrollaron en más de 100 ciudades y capitales de varios países. La solidaridad internacional fue contundente. Compartían nuestra lucha, que es, ha sido y será justa.

Para Francisco Maltés Tello ahora, lo que llama la berraquera del pueblo inconforme, debe reflejarse en un proceso electoral que transformará el Congreso y elegirá un presidente distinto al común de quienes han sido ungidos con el voto de la ciudadanía.

Con la sinceridad que lo caracteriza me mira y, tras soltar una carcajada, me interroga;

–¿Ahora no me diga que está dudando que Petro será presidente? Si no es ahora, no será nunca. Además, el Senado, la Cámara de Representantes y, a futuro, los Concejos y Asambleas, tenemos que renovarlos…

Me quedo pensando y recuerdo las palabras de Eduard Manuel, guarda de seguridad en el conjunto residencial donde resido, y quien, sin saber mucho del ámbito político, desconfía de Iván Duque cada vez que sale con sonrisa de Mona Lisa en los medios de comunicación, para hacer algún anuncio que impacta a los colombianos.

Cada vez que en la televisión salen noticias del presidente reunido con gremios y empresarios, uno piensa sobre el garrotazo que se nos avecina— me dijo esta mañana En esta suspicacia se identifican muchos colombianos.

Al igual que él, espero un cambio. Por las miles de víctimas que regaron con su sangre las calles, cuando salieron a protestar…

NOTA IMPORTANTE: La presente nota es producto de una entrevista, desde el ámbito periodístico, al presidente de la CUT. 



Nosotros

El Sindicato Unitario de la Gobernación del Valle del Cauca-Diverso pero Unitario, es una Organización Sindical de Industria y/o rama de actividad económica de primer grado y mixta, que tiene en su seno a Servidores Públicos adscritos en los Niveles Central-Descentralizado, EICES-ESES-de Nivel Dptal. y Funcionaros de Educación planta FODE .


CONTÁCTENOS

LLAMENOS


  • Registro Sindical No. 00002597 de Noviembre 2 de 2010
  • Nit: 900393920-1


Suscripción


    Categorias