SINDICATO UNITARIO DE LA GOBERNACI脫N DEL VALLE DEL CAUCA
NOSOTROSCONTACTO 27 Mar, 2023

Alfredo Molano, toda una vida narrando la realidad de Colombia

El soci贸logo y escritor Alfredo Molano ha dedicado toda una vida a relatar la realidad de Colombia. Ha sido amenazado muchas veces. 
Un hombre que ha narrado el pa铆s rural, un hombre que a trav茅s de su prosa les ha permitido a sus lectores conocer las entra帽as del conflicto armando. Con esas premisas, el jurado del Premio Nacional Sim贸n Bol铆var le agradeci贸 al escritor y periodista Alfredo Molano las letras, los a帽os y los pasos que ha dedicado a darle vueltas a 鈥Colombia como si 茅l fuera su guardi谩n鈥.
Al recibir el premio, Molano describi贸 paso a paso lo que para 茅l significa escribir. 鈥淓s ir hasta mis confines guiado por la vida del que est谩 al otro lado鈥.
Este es el discurso que pronunci贸:
“Se帽oras y se帽ores,

Antonia

Escribir, vivir.

Para m铆, escribir es enfrentarme al ruido y al tiempo. Los primeros palotes, largos y negros, hechos con un l谩piz sin punta, desbordaban los renglones del cuaderno; cuando aprend铆 a hacer las letras, palmer, con pluma, las manchas eran mi firma. Los ex谩menes de colegio, ya con esfero, no sol铆an responder preguntas sino ensayar retos. No aprend铆 a escribir bien a m谩quina, pero me gustaba o铆r el timbre al final de la l铆nea. En una vieja Olivetti logr茅 sacar en limpio una denuncia sobre las injusticias que a mi manera de ver se comet铆an en el colegio cuando cursaba tercero de bachillerato. Qued茅 fascinado por las letras de molde cuando la vi publicada en La Nueva Prensa, una renovadora y cr铆tica revista dirigida por Alberto Zalamea. La publicaci贸n qued贸 d谩ndome vueltas como un destino. Un a帽o despu茅s dej茅 una carta rom谩ntica en la puerta de mi casa cont谩ndole a mi familia que no quer铆a herirla, pero ten铆a que 鈥渙bedecer mis instintos鈥, y, encarnando la aventura de Alicia y Arturo Cova, escap茅 con mi novia adolescente a buscar en el llano mi coraz贸n. Al Llano siempre vuelvo a buscar lo mismo.

En la universidad mi escritura se volvi贸 acartonada y seca, no encontraba ni el tono ni el tema porque mis lectores eran profesores. La excepci贸n fue un manifiesto iracundo de protesta contra la muerte del compa帽ero Carvahalo, asesinado de un tiro en la frente por los servicios secretos. Mi primer libro, escrito a mano y con l谩piz como todos los de aquellos d铆as, ten铆a tantas enmiendas como frases. Contaba mi encuentro con los r铆os del piedemonte, con las guerrillas y con la coca. No fue propiamente un libro sino un cuaderno de campo escrito en una canoa, en una hamaca, en una estaci贸n de bus. No buscaba contar sino contarme. Quer铆a conservar el eco de una madrugada a orillas del r铆o Guayabero oyendo los micos churucos 鈥搎ue gru帽en como tigres mariposos鈥; la peligrosa desconfianza de los guerrilleros y el v茅rtigo alucinado con que los colonos machacaban con sus botas las hojas de coca, para sacar de ellas lo que ninguna promesa de gobierno hab铆a hecho realidad. Ese libro y todos los de aquella primera saga persiguieron 鈥揳 la zaga de los hechos鈥 lo que el tiempo borraba: testimonios de los guerrilleros liberales del Llano; de las 鈥渃olumnas de marcha鈥, huyentes que hab铆an llegado perseguidos por las armas de la rep煤blica, acosados por el hambre, desde el sur de Tolima, desde el norte de Cauca, desde el Sumapaz, desde el Tequendama, que encontraban en el piedemonte la posibilidad de sembrar ca帽a para darles, por fin, algo dulce a sus hijos.

Escrib铆 buscando los adentros de la gente en sus afueras, en sus padecimientos, su valor, sus ilusiones. Borraba m谩s que escrib铆a, hurgaba, rebuscaba el acorde de las sensaciones que viv铆a la gente con las que yo mismo llevaba cargadas en un morral. Un r铆o crecido, una noche oscura, un jadeo debajo del aguacero que golpea un techo de zinc, el terror de o铆r armas en las sombras eran caminos por donde entraba la vida que se jugaba en las selvas y por donde llegaba su soplo a mis letras. Creo que s贸lo ah铆, en el acecho, en el peligro, en el miedo aparec铆a el reclamo de justicia que yo buscaba para contarlo.

Escribir para m铆 es templar mis m谩s secretas cuerdas y por eso tengo que borrar hasta traspasar la hoja, hasta encontrar el tono de la pasi贸n por la vida y por la belleza que tiene la gente con la que me topo. La gente cuenta cuando se le oye y lo hace con una sinceridad limpia, cuenta lo pasado como si lo estuviera viviendo, en presente. Y lo hace con generosidad, con soltura, con humor, con fuerza. Chisporrotea. No es dif铆cil o铆rla porque habla lo que vive. La dificultad comienza cuando el que trata de escribir no oye porque est谩 aturdido de juicios y prejuicios, que son justamente la materia que debe ser borrada para llegar al hueso.

Mi oficio de escribir se reduce a editar voces que han sido distorsionadas, falsificadas, ignoradas. No puedo escribir una l铆nea que, de alguna manera, yo no haya vivido. Por eso no escribo una sola sobre tecnolog铆a de la comunicaci贸n, sobre qu铆mica o sobre jurisprudencia. Y por eso escribo con gusto cuando lo hago en primera persona. Escribir para m铆, es ir hasta mis confines guiado por la vida del que est谩 al otro lado. Mi escritura 鈥搊 lo que yo llamo as铆鈥 es un puente construido sobre los escombros del prejuicio, incluido el m铆o. He pagado un alto precio por apartarme de la mirada oficial, la que llaman 鈥減ol铆ticamente correcta鈥: tan falsamente objetiva como parcial y as茅ptica. He tomado partido contra las imputaciones criadas por el inter茅s privado contra la gente que anda por las trochas y por los atajos, por las calles sin asfaltar, y que nada esconde porque nada tiene que perder.

El pa铆s est谩 lleno de prejuicios, sometido a ellos. Han sido construidos con m茅todo, calculadamente, a mansalva y sobre seguro. Surgen de los miedos e intereses de los poderosos. Y avasallan, envuelven y destruyen. No s贸lo no dejan o铆r, sino que tampoco dejan ver. O m谩s bien, dejan ver s贸lo lo que a trav茅s de sus oscuros cristales quieren ellos que se vea: un mundo de buenos y malos donde estos no son nunca ellos. Desde hace m谩s de un siglo se est谩 elaborando esa mirada, esa muralla, esa frontera. Transgredirla tiene costos: el aislamiento, el se帽alamiento, el bloqueo, en fin, el arrinconamiento. No es posible seguir mir谩ndonos con un solo ojo, debemos desnudarnos para saber qui茅nes somos, para poder vivir juntos con todas nuestras flaquezas y nuestros errores. Hay que ir m谩s all谩, el horizonte alumbra y llama. El tiempo de la sangre est谩 siendo sepultado.

En el homenaje que se me hace 鈥搚 que agradezco de verdad鈥 reconozco los toques secos que el futuro est谩 dando afanoso en la puerta. No podemos seguir viviendo en la zozobra, en la par谩lisis, en la oscuridad del miedo. Estamos a punto de dar el paso que el pa铆s, su gente de tierra, barro y sudor merece y no aplaza ni endosa. Los personajes de los que he tratado de ser eco: los colonos de la Serran铆a de La Macarena o del Perij谩, los ind铆genas de Tierradentro o de la Sierra Nevada, los negros del r铆o Salaqu铆 o del Timbiqu铆; los campesinos del sur de Tolima y del Catatumbo, las mujeres de all谩 y de aqu铆 cerca de mi coraz贸n 鈥搒iempre las mujeres鈥 est谩n todos aqu铆 acompa帽谩ndome. A ellos y a ellas devuelvo con gratitud este premio”.
Fuente: Revista Semana | Fotograf铆a: Universidad UniMinuto| 

Sugov

El Sindicato Unitario de la Gobernaci贸n del Valle del Cauca-Diverso pero Unitario, es una Organizaci贸n Sindical de Industria y/o rama de actividad econ贸mica de primer grado y mixta, que tiene en su seno a Servidores P煤blicos adscritos en los Niveles Central-Descentralizado, EICES-ESES-de Nivel Dptal. y Funcionaros de Educaci贸n planta FODE .


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


Nosotros

El Sindicato Unitario de la Gobernaci贸n del Valle del Cauca-Diverso pero Unitario, es una Organizaci贸n Sindical de Industria y/o rama de actividad econ贸mica de primer grado y mixta, que tiene en su seno a Servidores P煤blicos adscritos en los Niveles Central-Descentralizado, EICES-ESES-de Nivel Dptal. y Funcionaros de Educaci贸n planta FODE .


CONT脕CTENOS

LLAMENOS


  • Registro Sindical No. 00002597 de Noviembre 2 de 2010
  • Nit: 900393920-1


Suscripci贸n


    Categorias